viernes, 12 de julio de 2024

TARZÁN DE LOS MONOS — MOWGLI MADURA

 

Portada clásica. Sin duda,
TARZÁN es como una versión
madura de EL LIBRO DE LA
SELVA, siguiendo sus propias
sendas a contiinuación

Aun sin llegar a aburrirme (EDGAR RICE BURROUGHS logra mantener el interés de la línea narrativa durante todo el relato), Tarzán no me ha impresionado ni he visto justificad0 su éxito. Relato postvictoriano, cumple con rigor el habitual estándar de producción ERB: si por escribir tonterías pagan, ¡aquí estoy yo! No obstante, había amor propio suficiente en el escritor como para que “sus tonterías” no sólo tuviesen calidad y bastante empaque, sino que consiguieran situarle entre los astros de la narración, más/menos popular, y que fagocite sus criaturas el insaciable parásito real, el cine.

Veo a JOHN CARTER más completo e imaginativo, pese a que el fan de Burroughs le tenga en segundo lugar (me dejó destemplado CARSON). La saga de BARSOOM es más audaz además en lo sexual; explícitamente fetish, en ocasiones descuelga insinuaciones sadolésbicas que “acaloran” una eficaz trama ciento por cierto aventurera y que rehúye cualquier elevada pretensión moral, social, predictiva o política.

Disonante de Tarzán es su educación. Está la historia de VÍCTOR DE AVEYRON, el niño francés criado por lobos, aparecido a finales del XVIII. Su instrucción era la de esos altos predadores; respondía a sus rutinas, y salvo por el que fuese hallado por los cazadores y “civilizado”, de haber continuado perdido en los montes, o lo matan de una perdigonada confundido con otra presa, o habría mantenido sus preceptos educacionales lobunos hasta vete a saber cuándo.

EDGAR RICE BURROUGHS, un antiguo
aventurero, hombre propio de su época, que en
la literatura encontró un filón de oro que, sin
duda, de haberse dedicado a eso, jamás habría
hallado. Su pega: la tendencia a la improvisación

Tarzán es igual. Al añito de edad lo cría una gorila y desde entonces el jovencito copia lo que ve: los ritmos y ritos de la manada, calcando sus prejuicios, prevenciones y hostilidades. Aprende a desenvolverse por la enramada y procura alejarse del león NUMA u otros peligrosos predadores que se lo jalarían crudo. Empero lo concerniente a su día-a-día, JOHN CLAYTON, LORD GREYSTOKE, sería un simio más aunque de lampiña piel blanqueada.

Sin embargo le imbuye Burroughs de una herencia atávica cultural victoriana que vive en sus células, tanto cerebrales como musculares. Así, de joven Tarzán encuentra la casa que su padre (ricachón que jamás hizo labor física alguna) edificó tras ser abandonados por los piratas (esa consideración hacia el refinado lord y su delicada esposa por parte de los maleantes no se la cree ni el autor; matan al menda, violan a la señora, rajan su gorja, la tiran por la borda, como al marido, y ponen rumbo a Maracuyá; nadie sabe nada de ingleses entrometidos —que vaya vista la de Greystoke al escoger para su travesía un barco lleno de maleantes—) con sus pertenencias, víveres y herramientas, su completa biblioteca, de la cual el joven John va tomando los modelos y aprende a leer y escribir inglés, si bien es incapaz de comprenderlo o hablarlo.

El Tarzán de BURNE HOGART,
el definido MIGUEL ÁNGEL del
TBO. La versatilidad de Tarzán
en los medios es inmensa, una
fuente de explotación constinua

Bosqueja al superhombre-buen salvaje selvático que la evidencia Víctor de Averyon hace imposible. No veo a ése matando a un lobo para con su pellejo hacerse un taparrabos.

Aunque insiste Burroughs que dentro de Tarzán está el instruido británico que debe heredar vastas propiedades y sus millonarias esterlinas asociadas, y compone un bravo caballero de la jungla que se esmera en que JANE PORTER, con su efigie de Valkiria norteamericana y pudorosa bibelot-muñequita-rubia-ojos-azules MAE WEST, salve la piel y tengan cómoda estancia en sus predios.

No creo que una criatura cridada en condiciones de salvajismo y que no tiene empacho en devorar carne cruda de piezas que ha cazado se comporte con los minuciosos modales de PHILEAS FOGG con Jane. Tarzán es visceral. Satisface sus ansias y apetitos. Lo que vea en los libros debe parecerle tan alienígena como incomprensible. ¿De obligado cumplimiento? No. No tiene maestro que le indique la etiqueta correcta. ¿Iba a conocerla, pues?

En esencia, Burroughs exaltó en su obra el nudista primitivismo que ROBERT E. HOWARD populizaría años después. De sesgo tecnófobo, el carácter de su Hombre Primigenio y sus básicos instintos armonizaban con la Naturaleza, imponiéndose a los lustres que la Cultura y la Educación trataban de amenazar la elemental esencia del Ser Humano Cavernario. Burroughs no obstante traiciona esos principios con los modales caballerescos de Tarzán con Jane. ¡Drokk! Si aun KING KONG quería saber lo que ocultaba el vestido de ANN DARROW. ¡Más querría todavía Tarzán con una hembra de su especie!

Un cine-Tarzán moderno, lejos de la
imagen de salvaje primigenio con el
taparrabos de piel de pantera. En 
algunas cosas, Tarzán me ha recordado
a RAMBO (el meneo que le da al
cuchillo de caza de su padre; ¿su
suerte de
Excalibur?)

¿Qué no habría un hombre-mono, en la plenitud de su juventud sexual, en ese entorno selvático? Esto es como en el espacio, nena: nadie puede oír tus gritos. Imitaría lo que vio centenares de veces a TERKOZ con las hembras de su harén.

No procede así Tarzán. Lo obnubila el encanto de la rubia hasta amansarlo. Esto suena a mito germánico de LORELEI o algo parecido. Burroughs entonces concibe al salvaje que lo es de 9 a 5, convirtiéndose en un elegante gentleman el resto del día.

Los estándares culturales actuales permiten veamos el sesgo racista que envuelve a Tarzán: es el bianco supremo/macista que puede imponer sus virtudes a todo piélago de adversidades procedentes de razas inferiores, negroides/mulatas sobre todo. Es propio de la época, y por lo tanto, curiosidad histórica que debe escapar a esta remilgada censura moderna que quiere ver sólo racismo al bianco, ignorando la xenofobia de otras razas hacia el caucásico.

viernes, 5 de julio de 2024

RIDDICK DARK FURY — INGENIOSO RECURSO PROMOCIONAL

 

Dinámica carátula de un corto
que pretendía enlazar dos películas
y ser eslabón de una extensa saga.
(Ah, aquél cochino "corto" sin pies
ni cabeza del majadero cornudo
homoX, todo soberbia, nada talento.
Ofensivo compararlo con este trabajo)


El inesperado impacto que supuso PITCH BLACK, agregando a la CultuPop al último héroe solar (ese que supera la enormidad de la adversidad, que hace escuela, arquetipo, es la clase de hombre que desearíamos ser) tanto del siglo XX y lo que llevamos del XXI (ahora son moñas acomplejados con su heteroX, suplicando les perdonen sean varones, estando obligados a afiliarse a la bandera de los colorines por los fachas-antifascistas, porque es lo IN, como apoyar los nefastos delirios de las femirulas rodillaspelás-comecoños que persiguen vivir principescamente sin dar golpe a costa de su neurótica doctrina y los erarios públicos), promueve las ansias de secuela del protagonista, el antihéroe Riddick, el misterioso recluso fugado con facultades asombrosas, que dice una cosa para hacer la contraria, y constituye un eslabón importante de su biografía esta animación de media hora dirigida por PETER CHUNG, el de AEON FLUX, ese personaje distópico ten efímero como deja indiferente, como constató su paso a la pantalla de plata. Flor de un día, sin aparentes esperanzas de germinar en un futuro próximo.

Dark Fury continúa la saga donde concluyó Pitch Black; una ostentosa nave llena de cazarrecompensas captura el esquife donde Riddick y los otros supervivientes viajan y procuran hacerle pasar las de CAÍN al furyano. Ya aquí revelan la procedencia planetaria del héroe, algo que considero innecesario explicar, como lo de los midiclorianos. De Riddick lo potente era… su enigma; hacerle semblanza vital deslucía sus misterios.

Para RIDDICK los problemas comienzan casi
en seguida de ser abducido su esquife por la
gigantesca nave de mercenarios. Y es que viajar
entre los años luz exige muchos metros cúbicos

La un tanto extravagante animación es enérgica; dinamiza un guión que pudo pulirse algo más. Ciertas cosas se dan por supuestas, sin tener un solo elemento previo de aclaración, o procedencia, volcándose todo a agigantar la figura de Riddick, su letalidad y misántropo carácter contradictorio, antiheroico, aparente impasibilidad.

Preconiza también Dark Fury el aparato de necrófilo barroquismo de los NECRÓFEROS de la película próxima a estrenar con las nuevas andanzas de Riddick. Elementos de refinada “siniestrez” pululan por doquier, cosas que, repito, en la secuela veremos ampliadas hasta el delirio de los juegos estilo WARHAMMER, con recargadas filigranas, estremecedores rostros gimientes y demás truculentos aderezos que impregnan los decorados o armaduras de los concurrentes.

Riddick ipso facto demuestra sus habilidades como experto asesino; elimina con astucia a extraños alienígenas homicidas; impone su voluntad y prepara el “abordaje” de la nave para dominarla y lanzarla a las rutas espaciales que le interesan. Aunque:

Una aparente ambigüedad DUNE-STAR WARS,
como un toque de atención al público sobre las
referencias de que bebe el Riddickverso

¿Cómo-en qué momento la sádica/estilizada capitana de la nave quedó hecha ese guiñapo que, pletórica de rencor, quiere hacer harapos de carne a Riddick? Precipitan el final; sugiere el dinero se acababa y tenían que darle una resultona conclusión aún a costa de sacrificar coherencia a la trama. Ciñen el clímax al cuerpo-a-cuerpo entre Riddick y el lugarteniente de la capitana, cuyas trazas parecen copiadas de THE MATRIX. Tiene fuerte reminiscencia a uno de esos fetichistas sujetos.

El reciente “ruinoso” estreno de FURIOSA evoca esta propuesta de animación. Urdida con inteligencia, persiguió un medio relativamente económico de promoción/difusión que GEORGE MILLER debió imitar. Con “pobre” resultado, no obstante ha dispendiado millones en un personaje de discutible garra… presionado (ahora lo veo MUY claro) por la AGENDA WOKE, que quería su MAD MAX hembra. ¿Quieres seguir dirigiendo, George? Ríndete. Dánosla. Envuélvela en cuantas espectaculares viñetas 2000AD quieras para disimular, mas danos nuestra icónica hembra postapoqueclíptica definitiva.

Sus acompañantes no son inútiles, empero no están
a la altura de las calamidades que Riddick sí puede
exterminar visceralmente

Chantajeado, Miller ha cedido a la extorsión, sin percatarse que has vendido el alma una vez te sometes al WOKE. Sus demandas son insaciables. Y acabará por anularte, sumiéndote en el marasmo de directores complacientes moñas en que el WOKE está convirtiendo el oficio ahora, y cuyos tóxicos tentáculos envenenan toda muestra del Arte.


viernes, 28 de junio de 2024

FURIOSA — NÉMESIS CASTIGA LA “MEGALOMANÍA” DE GEORGE MILLER

 

Afiche... de tantos. Aquí no se
cuestionan actuaciones o escenas
trepidantes, sino una extraña deriva
creativa de (política) justificación

¿De veras una secundaria de dudosa garra o recuerdo en el espectador merece ciento sesenta y pico millones de dólares para contar su relato… y luego recaudar sólo ciento cuarenta y cinco (hasta ahora)? ¿No evidencia eso el acceso de megalomanía que posee a George Miller? Comprendo tenga cariño a su creación, empero tengo esto claro: Furiosa es una figura impuesta por la nociva Agenda WOKE, que quería su MAD MAX hembra, por eso existe, y no ha reparado en conceder créditos al director. Este factor ha primado sin duda más que el de una real demanda del público o la Industria cinematográfica.

Puestos a hacer spin-off de personajes de la saga, ¿por qué no rodarlo de WEZ y su novio; de HUMUNGUS y cómo acabó desfigurado; o cómo el CAPITÁN DEL GYRO obtuvo su helicóptero? ¡Hasta PAPAGAYO se merecería una historia que cuente cómo montó la refinería! O de AUNTY ENTITY, que mostrara cuánto luchó por edificar Bartertown.

Miller, encoñado de Furiosa (personaje que no me interesa; tiene su aquél, pero…), habrá asediado durante esta casi década entre películas determinados despachos para que le financien lo que ha terminado siendo un fiasco en taquilla. Porque, sinceramente, esos millones debiera haberlos invertido en la secuela de FURY ROAD, en el genuino icono-matriz de la saga: MAX ROCKATANSKY, tan citado como RAMBO y ROBOCOP.

THOR haciendo de macarra
del Páramo. Tengo entendido
se llama DR, DEMENTUS.
Vaya pedazo de nombre de
personaje de TBO. Influencia
de 2000AD supura esto. Y me
acuerdo de aquél "cineasta"
homoX cornudo que decía que
el TBO le debía mucho al cine.
Sí, tus putos cuernos cabestro.
¿No será al revés, degenerado?


Sin embargo, los difiere a contar una fábula de su chica mutilada favorita, refinado remozado de viñetas de 2000AD y su Tierra Maldita de JUDGE DREDD, lo bastante maqueado todo como para dejarnos en la duda, no obstante. El filme, aun así, o gracias a eso, estará constelado de electrizantes momentos de épica factura, ritmo impecable, seductores personajes secundarios y conseguirá mantener en tensión al espectador durante bastante metraje… sazonado con burdos fotogramas poco espectaculares, incongruentes y que cueste creer pertenezcan al mismo filme.

[A menos que sean en realidad desastrosos, esos momentos tienen todavía una función: hacen sublimes las secuencias ‘legendarias’. Claro que, si quieres ver la cinta de nuevo, por sus excelsas imágenes, también evocas las peores, que logran eclipsar tu deseo de repetir menú. Por mínimos-nimios que sean, te arruinan la sesión de cine.]

Baso esta disquisición en reseñas que pululan por ahí, que contienen un dato fiable: pincha en taquilla. Esperan que las ventas en plataformas u otros soportes tradicionales salven del desastre. Pasó con DREDD (aunque no bastó para realizar la ansiada secuela) o WATERWORLD. (Las ventas en el añejo VHS aliviaron el mastodóntico desastre.)

George Miller debutó en la palestra en las postrimerías de Década 70, la pesimista y de los desastres, estrenando una película de bajo presupuesto (casi paupérrimo): Mad Max. Pese a eso, Miller se lió la manta a la cabeza, tuvo la suerte de encontrar a un guapetón y joven MEL GIBSON, que encandiló al público, y condujo su proyecto con turbopropulsor hasta el fin que, hoy, le garantiza invertir decenas de millones de dólares y quemarlos en su nueva apuesta apoqueclíptica. Esa economía, la capacidad de hacer historia con cuatro perras, le dio prestigio. Reputación.

LA MUJER GUERRERO de
THE ROAD WARRIOR, cuyo
empaque podría merecer spin-off.
ya que estamos, MR, MILLER.
Porque
FURIOSA sale de ella

Ahora pregunto: ¿realmente Miller necesitaba esa morterada para nitroimpulsar el spin-off? ¿O atropelló su habilidad “artesanal” para filmar con un adecuado presupuesto (¿cincuenta, sesenta millones?, que siguen siendo lustrosas cifras, comparadas con SALVAJES DE LA AUTOPISTA) y quedar estupendo? Parece ser.

Intuyo sufre un subidón de ego sobrealimentado que desvirtúa al “artesanal” Miller de THE ROAD WARRIOR, cuya magnificencia entusiasmó al mundo entero y creó un verdadero mito. El de ahora semeja uno de esos ricos que cree que un suculento cheque puede resolverlo todo, arropado por una escudería de implacables abogados sin escrúpulos, por si la víctima se pone tozuda. Pienso carece del alma, del genuino impulso creativo primigenio, de la magistralidad que le endosan en los afiches, el del soñador que lo consigue, de antaño. Perdió la imaginación y la audacia por sobrados presupuestos que no garantizan el éxito. Némesis castigó su soberbia.

viernes, 21 de junio de 2024

VATEL — FASTOS, VANIDAD, ARISTOCRACIA

 

Afiche; el hombre de baja procedencia
acaba explotando ante la cortesana
malcriada. (Recuerdo de paso que las
inquietudes culturales del autor de este
blog son extensas y variadas; no debem
extrañar estas reseñas, pues)

Esmerada película francesa que cuenta con soporte inglés y estadounidense. Retrata un hecho real… alterado lo suficiente como para ser intenso/tenso/dramático y capturar al espectador desde el primer fotograma. El corpulento GÉRARD DEPARDIEU (poco antes de exiliarse a Rusia, donde decía vivía mejor —menudo personaje debe ser—) encarna a FRANÇOIS Vatel, maestro de ceremonias de un príncipe-general, CONDÉ, enfermo, arruinado y ávido de la munificencia del Rey LUIS XIV, monarca entre cuyos méritos está el de haberse lavado tres veces durante toda su vida. Menuda fragancia, despediría…

Cuando los franceses se ponen (reposaré sobre los galos el mayor peso de la producción), hacen grandes películas…, que debieran ser examinadas por nuestra arrogante casta cinepolítica patria, más empeñada en hacer gloriosa Propaganda del PEDRONISMO y del antifascismo, el fascismo del siglo XXI, que en entretener con una calidad superior al público. Se esfuerzan en aborregarlo y dogmatizarlo para que el GRAN TIMONEL siga tranquilo guiando la nave España hasta los peores escollos.

Otro ejemplo del esmero galo puede ser EL EMPERADOR DE PARÍS, como, pese a todo, debo admitir al inefable LUC BESSON querer hacer filmes “a lo norteamericano” que acaba no obstante convirtiendo en patochadas. Empero esto no viene ahora al caso.

Fastos luminosos para el REY SOL, un personaje
complicado de agasajar que arrastraba en sus 
saraos multitud de parásitos de abolengo. Un
germen poderoso para una revolución proletaria

Luis XIV, en el gigantesco boato emperifollado de su pompa y Corte (nunca la española frisó esos excesos; conocía mejor la contención), quiere guerrear contra Holanda (¡ups! ¡Una palabra franquista!) y lo encara con la frivolidad de una divertida bagatela. Las vidas y haciendas que pudiese arruinar: avatares del juego.

Siempre ejercitando su espléndida indiferencia, coquetea entre Condé y otro general, de igual prestigio, a quien encargarle la empresa. Para decidirse, se traslada al palacio de Condé, a quien obliga a atender hasta la más mínima-nimia pijotada de su regio invitado, escoltado por ingente masa de aburridos, pervertidos y caprichosos cortesanos.

Condé fía en la carta del prestigioso maestro de espectáculos/cocinero/repostero Vatel para colmar las exigencias soberanas y de los parásitos que arrastra al sarao. El grueso del metraje es ver cómo lucha Vatel para acomodar los limitados recursos del extenuado Condé a las exacciones de todos esos sujetos, así como revelar las sordideces de una corte abyecta donde todos saltan de cama en cama, buscando el regio favor de un monarca que lo encara todo con indolente semblante casi hierático, concediendo sin embargo a Vatel la merced de reconocerle la fastuosidad del espectáculo con el cual le agasaja.

Dos hombres que se juegan mucho y por motivos
diferentes, aunados además por la misma causa

Vatel vulnera parte del suceso histórico que relata; en realidad, Vatel sí se suicidó por aquello del pescado. Tan fuerte fue el impacto de fallar en eso (cosa sobre la cual ningún control tenía) que se empaló en su espada. Fantástico. No sé cómo designar esa acometida de desesperación. Si hubiese sido algo como una salsa cortada, una vianda mal preparada, algo que de él sí dependiese… bueno, vale; aunque sigue siendo reacción exageradísima. Pero ¿de unos carros que debían venir del quinto pino? ¿Controlaba los céfiros marineros y las corrientes náuticas que podían impedir salir a faenar?

La cinta lo resuelve como resultado de un desplante amoroso. UMA THURMAN aspira, en su papel, a ser amante del rey, pero se enrolla con Vatel, mas el monarca la reclama a su lecho. Vatel comprende por fin su plebeyísima y esclava condición, y decide matarse antes de seguir sirviendo a gente que trataba al personal como objetos u animales.

El peligro aristocrático que acusa sin piedad al
estresado Maestro de Ceremonias

Aparte del gran combate de las comidas, ese es el plato fuerte social de Vatel: retratar una sociedad mezquina, miserable, sometida, sin derechos, pendiente del capricho de los poderosos (designados a serlo por Dios, así que nada podías hacer, sino someterte, era el credo) y cuya vida nada valía. Todo realizado con una cuidada ambientación y puesta en escena que demuestra que el talento es universal, no privilegio de una sola nación.

viernes, 14 de junio de 2024

HISTORIA DE DOS CIUDADES — RETRATA NUESTRA ACTUALIDAD

 

Una de sus muchas portadas. En
la obra se establecen las causas de
la RevoluciónRevolución Francesa, que,
teniendo ciertos paralelismos en
Inglaterra, allí empero no prosperó.
El baño de sangre republicano
(cómo no; sólo saben hacer eso)
alcanza tal nivel que aun DEFARGE,
asaltante de la Bastilla, descubre que
se están excediendo... y su esposa
sugiere merece la guillotina al creerle
desleal a la causa. Eso pasa con las
revoluciones: acaban convertidas en
lo que combaten, aunque en peor

Esta obra de CHARLES DICKENS, aparecida por entregas en su momento (y se nota, pues hay una curiosa dislocación en la trama, pues el abogado STRYVER, que apuntaba a tener más protagonismo, se desvanece sin más, como si a Dickens se le hubiese olvidado por entero) me “reconcilia” con los clásicos. Respeto a los clásicos… empero no a quienes, en los albores de tu carrera de escritor, insisten debes venerarlos, no conocerlos, y adoptar sus pautas, que nuestra Zoociedad ha dejado anquilosadas, desfasadas, perjudiciales para relatar. Los ritmos modernos imponen veloces impulsos literarios que empero desarrollan temáticas eternas, creadas en la remota hoguera donde el cavernícola ingenioso de la tribu inventaba por qué sale el Sol, hay estrellas, sugirió la existencia de un Dios Todopoderoso, etcétera.

Es encajar con la actualidad y su fraseo lo que ‘enemista’ al escritor con los clásicos. Un ejemplo pudiera ser cómo CHARLES DARNAY pide permiso para cortejarla al padre de LUCIE MANETTE, el muy mortificado DOCTOR MANETTE, ex recluso de la Bastilla. O cómo SIDNEY CARTON, el de los dos impresionantes rasgos masoquistas, se deshace en las lacrimógenas emociones que le producen el autonegarse pedir cortejo a Lucie, a la que con intensidad ama. Páginas y páginas que resuelven pocas certeras frases cortas.

Con grandes dosis de dramatismo e ironía, Dickens, preso de las modas de su época, casi necesita un capítulo entero para que Darnay diga al Doctor: Oiga, me pone la muñequita rubia de piel de porcelana de su hija. Quiero rollo, y seguro acabamos dándole nietos. Casi un capítulo de: “Mi querido Doctor”, “la divina criatura”, “si en el mundo hubiese impedimento”… o fórmulas anejas. Selva de adjetivos y farragosas metáforas superfluas a solventar del modo coloquial, aunque basto, como consigné al principio del párrafo.

La abundancia de palabras obedece a una cuestión que internet y la prisa de la actualidad han resuelto. El lector dickensiano (por extensión, de aquellos escritores) no tenía TV y precisaba llenar su ocio con algo sustancioso que le diese intriga y emoción, además de algún légamo de cultura. El cristiano Dickens cumple con todo el proceso.

CHARLES DICKENS en relajada pose ante el
daguerrotipo. Comprometido con las causas
sociales de su tiempo, crítico con los ricos de
su época... ¡fue entre ellos donde más éxito
cosechó sin embargo!

Destacó Dickens por ser un escritor social, comprometido con denunciar los males de su época. Bueno: esos males persisten, mas perjudicados por la corrupción comunista. Dickens criticó al irracional explotador capitalista victoriano, la esclavitud, el trato que recibían las prostitutas, censuraba la pena capital, harto usual entonces. Esta novela la condena, como los sádicos castigos excesivos y salvajes por “delitos” mínimos-nimios.

Empero adonde barrena es contra los revolucionarios prepopulistas/precomunistas de la Revolución Francesa. Cierto que entra en voluntaria contradicción: denuncia la inhumana actitud despótica y despiadada de la aristocracia (caso del Dr. Manette), motor de la Revolución. Para, sin tránsito, detallar los totalitarios excesos igual de expeditivos de los republicanos. Alimentan la guillotina sin parar. Y no sólo de aquellos para la que la diseñaron, sino también de víctimas del capricho que un anónimo/vil/envidioso denunciante quisiera, como sucede con la joven costurera que Carton conoce en prisión. ¿A quién había perjudicado? Era inocente. Más: debía asumir alegre que su muerte era necesaria, por la salubridad de la República. 

Caricatura de nuestro ROBESPIERRE
latente. O no tanto. Engañó al populux
sólo para obtener una grandiosa manta
de privilegios de la Casta. Y todavía
algunos votan a un sujeto, salvaje hijo
de terrorista, que quiere ahogar a España
en sangre; la de sus opositores. Es la
revolución, kamarrada, y todo vale...
para perpetuarme en el Poder

Dickens ya denuncia nuestra actual opresión inmoral y narcisista-PEDRONISTA, gemela de la STALINISTA que ha borrando de los libros de Historia. Ese credo establecía: la República, super ones; el ideal republicano, absoluto; el familiar del guillotinado debe festejarlo, o es mal republicano (guillotina); si muestra duelo por el reo, mal republicano (guillotina). Llegó a valer cualquier excusa para ajusticiarte (o sea, trasladaba las vilezas arbitrarias de la aristocracia, pero en republicano. Por ser republicanas: las limpiaba).

Aparte de querer censurar/manipular nuestra más/menos libre o independiente prensa, ¿qué hace el PEDRONISMO? Señalarte si criticas, y marginarte designándote facha. Exige adhesión incondicional al Líder y sus políticas, por perversas que sean. Hitos similares. Inmersos en un salvaje proceso revolucionario, vemos practica sin tapujos la persecución y el inmoral adoctrinamiento. 

¿O acaso no quisieron instalar una guillotina en la Puerta del Sol, quedando tan ufanos?

viernes, 7 de junio de 2024

STAR TREK: BEYOND — PENÚLTIMA ANSIA TREKKIE SATISFECHA

 

Afiche que, por alguna razón, me
parece más propio de
GUARDIANES
DE LA GALAXIA que de STAR
TREK... aunque... existe concordancia
en sus misiones...

Estimando el formato clásico agotado, manipulado hasta lo indecente o insustancial, un nuevo equipo, con ideas renovadoras, no nuevas u originales, reconstruye la mitología ideada en Década 60 por GENE RODDENBERRY y se apoya en un portentoso aparato de SFX computarizados para proyectar a más allá

(de Orión)

del siglo XXI la suculenta franquicia. Seguro esto en su momento originó vesicantes sarpullidos a sus puristas. Los trekkies son exacerbados fanáticos, de los de anatema y hoguera, si pronuncias mal el puto klingon, confundes un maromo de éstos de serie y Enterprise, o desconoces razas aliens.

Que Star Trek, serie TV, sea el paradigma referencial de las ficciones estelares, es un hecho incontrovertible en la CultuPop; nunca dicen “era como en PERDIDOS EN EL ESPACIO” o “cosa de ESPACIO, 1999”; no: al momento evocan a JAMES KIRK o a MR. SPOK. Icónicos natos.

Imperaban hasta que… GEORGE LUCAS, hacia finales de 1977, estrena STAR WARS y termina esa hegemonía. Lo logra con su concepto de western-samurais-mito artúrico que proyecta a una galaxia lejana, muy lejana, así como la “implantación” de un “culto” (la Fuerza) de innecesaria explicación (es La Fuerza; por tanto, ‘nuff said!) que servía/se servía de los CABALLEROS JEDI (traslación de la Tabla Redonda) para imponer iustitia y pax entre sus alborotadas nebulosas.

La más destacada elite de la ENTERPREISE
ataviada para una fiesta de pijamas... o correr
un par de kais antes del aparitivo

Se acabó el monopolio icónico Star Trek; ahora es la Fuerza; los Jedi; el Imperio. DARTH VADER. Los trekkies rscataron su mito con películas protagonizadas por ajados actores y un sin-fin/sin-fin de moñas series TransX y cuanto quieras del sonsonete LVDRA+, confiando así ahogar a Star Wars. Nada. Insumergibles.

El potente remozado de comienzos de este siglo logra deshacerse de la astrosa chatarra que gloriaba a Star Trek para clonar sin complejos los imponentes portentos de Star Wars. Desnudaron de paso un hambre impúdica: la emulación de los grandes hitos que caracterizan la idea de Lucas: la destrucción de Alderaan; la Estrella de la Muerte; el Superdestructor. Primer nuevo Star Trek: destruyen Vulcano. Segundo nuevo Star Trek: aparece un Superdestructor; Star Trek Beyond: sacan la Estrella de la Muerte… a modo.

Beyond empieza adrenalítica; para compensar el metraje con tendencia al reflexivo tedio que suponen las observaciones sobre lo de llevarse un lustro en el espacio desconocido, acechados por ignotos peligros, siendo la Enterprise un espacio cerrado (en algún caso: claustrofóbico) donde ves las mismas caras (amores y rencores) día tras día tras día… Para aligerar esa monotonía (explorada con tino en los relatos LA SOMBRA y UN MOMENTO DE PURA ESENCIA), abordan misiones hostiles (antiespíritu pacifista Federación, ojo) que mantienen de rictus erectus los reflejos de la audaz tripulación.

Nuevos y aliados personajes caracterizados por
el exotismo de sus orígenes. Nada que extrañar

En Beyond, los trekkies cubren la emulación “faltante”: destruir la Estrella de la Muerte. En su caso, una estación espacial en cuyo corazón la Enterprise debe introducirse por su inmenso sistema de ventilación, para destruir, a modo, el núcleo de la estación y evitar que un agente ¿biológico? extermine la vida en la estación al inhalarla. Traslación: lo visto en EL RETORNO DEL JEDI.

Ea: cumplieron. Los trekkies ya pueden compararse a los warsies. Tienen sus juguetes terrotecnológicos, personajes menos moñas, permitiéndose su mensajito de tolerancia homoX (nada escandaloso, por otra parte) para satisfacer al aterrador Lobby de las insaciables peticiones narcisistas. Os toca superaros para seguir liderando, warsies.

Aunque Star Trek incurre en grave hipocresía; a saber: dibujan la Federación como utopía socialista de diversidad, tolerancia y blablablá; mas es una distopía de megabloques acechados por agresivos klingons y romulanos, o lo que quieran inventar. Eso fermenta un clima bélico que rompe el esquema de civilización y pax; genera lobbys industriales que compiten por obtener lucrativos contratos, forma partidos y partidarios y, ¿por qué no?, hasta religiones más/menos radicales…

El malo, el malo, cuya mutación no queda del
todo/completamente explicada con satisfacción

Eso le falta emular a Star Trek para completar su círculo: afrontar su Amenaza Fantasma preñada de Reverso Tenebroso.

viernes, 31 de mayo de 2024

DREDD – URBAN WARFARE — PARARREALIDAD CINEMATO-GRÁFICA

 

Portada "de lujo", Y digo yo; la fe
radical de JOE DREDD en la ley... 
¿no es un pretexto para evitarse ser
humano, pensar en su empleo y el
entorno, tener remordimientos?

Insisto: JUDGE Dredd es la distopía definitiva. En sus años de existencia (casi cincuenta) ha ido evolucionando desde el héroe al literal funcionario villano. Al comienzo, era un héroe duro empero comprensivo en sus sentencias. Evitaba la ejecución in situ lo posible. Obedecía a una política editorial que incluye a BATMAN o SPIDER-MAN, quienes no quieren en su conciencia una muerte. Además, son personajes públicos cuya conducta ejemplarizante debe influir en sus lectores. O sea: Obey the law.

No importa que las leyes de la realidad puedan suspenderse en esos casos. Alegar es fantasía. Tampoco los personajes tienen ese discurso íntimo previo al sueño donde se hace exhaustivo examen de conciencia… quien la tenga. Un narcisista cornudo envidioso con conducta de dañina alimaña no tiene, por ejemplo. En la ficción matas, quedando justificado por ser consecuencia legítima de los sucesos narrados. Sin remordimientos.

Dredd, según “madura”, se convierte en simbólico espejo de cómo convulsiona nuestra realidad inmediata, teniendo reflejo hasta estrambótico en Mega City One, despiadada jungla de ochocientos millones de potenciales asesinos. Una guerra entre bloques estalla por el motivo más mínimo-nimio. En Mega City One los muertos de cualquier refriega se cuentan por miles. O decenas de miles.

La sátira e ironía del pasado dan paso
a la parábola social; en este caso, la
explotación de la inmigración ilegal.
¿O esta línea deja los impulsos del
Dredd clásico para hacerlo más
maduro, tocar temas controvertidos?

Es idóneo medio para desvirgar las buenistas utopías tan caras a la ciencia ficción clásica y señalar las incongruencias de nuestras conductas o leyes; satiriza personajes políticos o públicos. Su saga es un gigantesco lienzo que descubre que esos enormes avances científicos que permiten la regeneración física o el rejuvenecimiento, viajar a Mundos Exteriores o dimensiones más/menos paralelas, no impiden las violentas algaradas que agitan la inmensa ciudad sitiada por la Tierra Maldita radiactiva. Registra el conspicuo fracaso que supone creer que el lujo material aplacará/civilizará al cavernícola interior.

Como soporte complementario de la película, procurando establecer simbiosis entre el clásico y el “nuevo”, Dredd - Urban Warfare contiene tres historietas de varia extensión, siendo la primera, destinada a precuela del filme, la que cuenta el origen de MADELEINE MADRIGAL, bastante accesoria. MA-MA es uno de esos personajes que no necesitan orígenes. Aparecen, cumplen estupendamente su función y punto. Darles un pasado, por violento, desesperado o tortuoso que sea, desluce el recuerdo que han dejado.

La segunda es parábola sobre la explotación de la emigración ilegal. Unos mafiosos seducen con mentiras los nidos de mutantes para convertirlos en esclavos en sus fábricas de la droga que sustituye al Slo-Mo. Con esta historieta, procuran hacernos cobrar conciencia del problema de los que emigran al Gran Norte Europeo considerándolo un paraíso, pero acaban explotados por codiciosos maleantes.

El Jinete Oscuro a la carga; nada parece poder
impedir su avance, alcance su objetivo

Encajan a Juez ANDERSON por sacarla, pues apenas colabora en la historia salvo para criticar una decisión poco razonable del Departamento de Justicia y tratar de aguijonear la conciencia de Dredd con una pregunta que deja sin contestar. Apelan a la literalidad casi maniquea de Dredd (muy acentuada ahora), refugiándose en que aquello que el Departamento juzgue apropiado es correcto… aunque no sea justo.

La extensa UPRISE tiene leve regusto a V DE VENDETTA. Una joven activista hackea pantallas para boicotear a una Corporación que construye megabloques para ricos en un sector marginado de Mega City One. La Corporación soborna a un Juez, hastiado de su trabajo, para armar una virulenta insurgencia en la zona que supera al expeditivo y competente Dredd. Así logra colar robots pacificadores construidos por la Corporación.

No se lo ponen fácil, desde luego

En estas historias, es relativo el papel protagónico de Dredd. Como nunca, es vehículo para hacer denuncia social, supongamos. Su desmedrada faceta de héroe alimenta la represora. Le privan de los días en que su oscuro sentido obstinado de lo correcto combatió las demencias de Judge CAL. Ahora es títere para hacer críticas hasta políticas cuya finalidad puede parecernos innecesaria, hasta espuria.

En todo caso, el objetivo primordial perdura: es tenebroso el futuro y los avances no lo mejoran. Aun podrían colaborar a oscurecerlo todavía más.

viernes, 24 de mayo de 2024

CALLEJÓN INFERNAL — TÍTULO-GANCHO PARA UN DESPERDICIO

 

Voluntarioso afiche que trata de salvar
lo insalvable. No sólo esta macarrada
estuvo antes de
MAD MAX. Hubo
otras con más calidad y modestia

Es producto propio de Década 70: catástrofe pesimista como la que reflejaron títulos como NUEVA YORK, 2012, CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE o EL ÚLTIMO HOMBRE… VIVO. Se compaginaban con distopías como ZARDOZ ROLLERBALL, NAVES MISTERIOSAS, o LA CARRERA DE LA MUERTE DEL AÑO 2000. Todas esas superan por casi increíbleble margen a esta desganada y bastante absurda cinta regida por JACK SMIGHT (semeja alias) sobre la novela de ROGER ZELAZNY. Considerando que algunas adaptaciones al cine suelen ser superar al original literario… ¡miedo da pensar cómo es realmente la novela!

Quizás un embrollado rollo pseudopacifista reflexivo sobre la Guerra Mundial Terminal librada por superpotencias empero impregnado del concepto de la Administración EISENHOWER de que semejante conflicto sería como el bombardeo de Dresde, aunque a lo bestia, con secuelas decrecientes en un par de años.

[Hoy sabemos que un intercambio nuclear total/radical dejará daños por siglos. Y a saber cuántos lograrían sobrevivir a un Invierno Nuclear más prolongado de lo que los primeros estudios aducían: un lustro.]

Este conceto abriga una historia ceñida al único argumento que existe: el viaje. Tanto el físico como el emocional que sufren los participantes. Personajes planos bastante estereotipados que bordean la desafección. A grandes rasgos, esta cinta es una payasada televisiva que, al loro, hasta una pésima obra inefable como LOS NUEVOS BÁRBAROS supera (y soy consciente de qué ejemplo pongo). Todo lo concentran en mostrar el poderío mecánico-metálico del vehículo todoterreno-anfibio que atraviesa los Estados Unidos achicharrados por los átomos (la Tierra Maldita, qué carajo; el Páramo sin HUMUNGUS asediando) bajo un firmamento de perpetua aurora boreal.

El anfibio cacharro todopoderoso que es el
verdadero protagonista. Es increíble cómo una
película que versa del drama de la Tercera
Guerra Mundial no suscite ni una vez una
pregunta como: ¿Sobrevivieron muchos más?
¿Cómo le fue al resto del mundo?, o similares.
Una evidencia de su burda nulidad

[Este extremo pudiera tener aun base científica. Una guerra termonuclear barrenaría la capa de ozono, quizás el escudo electromagnético, permitiendo el paso a partículas del espacio casi letales, y que se manifestasen de esta manera en el alto cielo drenado por todos los vientos.]

Y cuando no es la máquina rodando por eriales carentes de ruinas, es el macarra de la moto macarreando entre escorpiones mutados gigantes (guiño al cine del difunto ROGER CORMAN y sus filmes de insectos enormes radiactivos), o a GEORGE PEPPAR pre THE A-TEAM afeitándose o a la tía groupie cuya única función parece esa: berrear. BILLY resulta tener más cuajo y redaños que los dos entrenados soldados de Aviación cuando los amenaza el hatajo de purriosos estigmatizados por la radiación (supuse), logrando salvar el pellejo a todos.

Y, superado el trance: el vehículo. Por los secarrales de romería hacia Albany, donde todavía emiten. No hay espacio, y eso que sobran momentos, para elucubrar sobre las consecuencias de la guerra nuclear. Ni incluyen un mal plano hasta dibujado de ciudades derruidas. Esqueletos. Chatarra. Autopistas-cementerios colapsadas por los fugitivos a los que sorprendió el Flash Fatal. Granjas donde astrosos caníbales medio moribundos habiten aún. Lo habitual. Bascular entre la pelea con los rabiosos supervivientes hambrientos/harapientos, embrutecidos por alguna doctrina sectaria, o la desolación. Tras dos años a resguardo en el búnker, descubren que Norteamérica es un camposanto de desnudos esqueletos insepultos. Lo limitan a la tontería de Las Vegas habitada por la pulcra/nutrida superviviente que parece esperar cita en la peluquería y estilista.

GEORGE PEPPAR como modelo del militar
estricto y puntilloso... que sólo vale para afeitarse.
Ante una auténtica crisis, un chaval le salva la vida

Material desaprovechado por una miope concepción del espectáculo, o quizás un recortado presupuesto que, no obstante, un hábil director habría sabido desarrollar amputando intrascendencias como los afeitados de Peppar, buscando la tensión dramática del choque entre el militarista y el desertor. Su acusación de que militares narcisistas como DENTON e irresponsables políticos hedonistas mandaron la Humanidad al cuerno dejando esta herencia: polvo y sedimentos óseos.

Tampoco. Toda su protesta la centra… en macarrear con la moto.

viernes, 17 de mayo de 2024

FURIOSA - 2000AD — SU SINUOSA SIMBIOSIS

 

Un afiche más. Es llamativa la fuerza de
las gamas cromáticas. Miren ustedes 
cómo queda THOR tras el Ragnarok

Cuando me aficioné a JUDGE DREDD, esa oscura lectura de apariencia marginal, con su factura “económica” del BATMAN o SUPERMAN de Editorial Novaro, distinto a los casi hegemónicos superhéroes Marvel y los LA ESPADA SALVAJE DE CONAN en los quioscos de mediados de Década 80, advertí enseguida la eléctrica conexión entre el inflexible Juez de Mega City Uno y MAD MAX. Veamos:

Judge Dredd comenzó a publicarse un par o tres de años antes del estreno de SALVAJES DE LA AUTOPISTA. La influencia de una publicación inglesa en Australia debe ser mucho mayor que las de DC Comics o Marvel, supongo. Por tanto, desde “mi hallazgo”, llevo suponiendo que JAMES MCCAUSLAND y GEORGE MILLER ojearon y hojearon (cosas distintas, mamarracho cornudo) el material de esa antípoda 2000AD hallándole filón al concepto. A su futuro distópico con trazas de LA FUGA DE LOGAN (a su vez, casi un estreno contemporáneo, rondado por LA CARRERA DE LA MUERTE DEL AÑO 2000 —aseguran el uniforme de FRANKENSTEIN sirvió de modelo para el de Dredd—), basada en la homónima novela publicada en 1967.

No pudiendo adquirir derechos o cosa igual… ¿qué tal si forjarnos nuestro sucedáneo?, debieron elucubrar en una tormenta de ideas que incluso pudo acelerarla el consumo de algunas cordiales cervezas, disparando la creatividad. Estas cosas funcionan así; del más anodino acontecimiento surgen ideas grandiosas. O en los momentos menos esperados. Pese al obstáculo del dinero, consiguieron hacer un hito con cuatro perras (dijéramos) que trasciende las décadas, constituyéndose incluso un pilar de la más fecunda CultuPop.

BRIAN BOLLAND lanza desde
esta portada el irresistible anzuelo
de esta imagen que ¿anuncia la
muerte del protagonista?

Similitudes de JOE Dredd-Max ROCKANTANSKY: misma profesión, mismo uniforme (sui generis), patrullan por una civilización en rápida decadencia, limítrofe a un entorno apoqueclíptico denominado el Páramo, o sea… la Tierra Maldita. Más indicios:

¿No sugiere EL GUERRERO DE LA CARRETERA ser trasunto de Judge Dredd legisla en la Tierra Maldita? (Aunque esa saga se inspira más en la novela adaptada al cine CALLEJÓN INFERNAL, serie B aspirando a ser Z.) En esa epopeya, Dredd atraviesa la caótica Tierra Maldita para llevar unas vacunas a Mega City Dos, asolada por una epidemia que induce impulsos caníbales. Por el camino lo pierde todo: fragmentos de uniforme, compañeros, vehículos. El guerrero de la carretera: semejante símil.

Todo esto insinúa que, sí, ajá: hay simbiosis entre Mad Max y específico material de 2000AD. Es previa adaptación del personaje, antes de hacerlo SYLVESTER STALLONE y KARL URBAN. No sé hasta qué punto George Miller admitiría estas evidencias ante un arranque de sinceridad, confirmándolas. Podría salirse por la tangente, negarlo, imputarse genial originalidad, repelencia por las viñetas… mas uno de los autores de FURY ROAD había trabajado para 2000AD… en Judge Dredd.

Una Australia postapoqueclíptica
es el telón de fondo de este TBO;
una simbiosis manifiesta estre
el personaje gráfico y el de cine

Aporta más evidencia el inminente estreno, spin-off creo dicen en inglés, de FURIOSA, “homúnculo” presentado en Fury Road, pareciéndome versión brutal de la alocada ácrata TANK GIRL (más material 2000AD). Furiosa me cabrea un wevo porque… ¡es una versión femenina de Max! Y, para eso, ¡ya está el masculino original! Sin embargo, los recelosos WOKEtiempos están de tal WOKEmanera que, lo que pudiese haber sido una sobresaliente singularidad (como RIPLEY en ALIEN), ahora es una WOKEobligación. Extorsión estilo: George, ¿quieres seguir en el cine? Pues tías guerreras y minúsculos héroes masculinos disminuidos/subnormales. Y ha claudicado el hombre.

Ya hubo una gran guerrera antes: la MUJER GUERRERO asesinada durante el feroz asalto al tanque de gasolina tirado por el Mack. Furiosa supura “mejoramejora” ese personaje, como oscurece Tank Girl. Han decidido darle más vidilla, protagonismo, aprovechando un entorno de las madmáximas posibilidades. Lo cual me lleva a plantearte, George… ¿no había trama para secuela de Fury Road protagonizada por el lacónico errante Max?