viernes, 17 de mayo de 2019

DIOSES DE EGIPTO — SABE, ¡OH, PRÍNCIPE!...

Afiche. Algo comercial, por fuerza, no debe
ser malo; puede contener mensaje profundo.
. Ésta se ciñe a los SFX aparatosos

Un difuso ALEX PROYAS (volvemos a lo de EL CUERVO o DARK CITY, donde el cineasta tanto prometía, al estilo de SAM RAIMI o QUENTIN TARANTINO) agasaja nuestro ocio con una superproducción que hace protagonistas a los más antiguos mitos de los paisanos del Nilo. Teje una (eterna) historia  de ambiciones desmedidas, ODIOS fraternales, venganzas, el imperecedero Viaje del Héroe, remarcada merced a los elaborados SFX computarizados, aunque el edulcorado final termina arruinándola.

Una conclusión semidramática (los lozanos amantes, aunque mueran en este plano, por la gratitud de HORUS o RA se reúnen en el Más Allá donde viven por siempre jamás felices) habría dado un carácter menos para-adolescentes como el que, en su conjunto, exhibe la producción. Entiendo que, para un estudio, una inversión como debe ser ésta es un riesgo enorme; carreras y empleos dependen del éxito. Empero, esconder el talento o la osadía de una historia (desabrida) y que parece sintético taquillazo (juvenil) de verano, tras imágenes conseguidas de dioses y demás apabullantes fenómenos, sin el atractivo de logradas actuaciones, trama, diálogos, es desdeñar al público más maduro.

Hay que rentabilizar la inversión. ¿Cómo? Con una historia
de amor inmortal y jóvenes audaces con los que el público
postadolescente empatice. Suena cínico, mas es así
Debemos, temo, ir resignando nuestro paladar a estas “mocedades” de la industria. La aptitud empieza a escasear (pese a rebosar por doquier), y lo demuestra el desembarco en las pantallas de plata de historias parecidas. Pertrechados fuertemente en lo tecnológico, descuidan los factores de mérito antes citados. En réplica, confieren al cine indie el suplir esas carencias del cine comercial, cuando lo que, empezamos a atisbar, es que adorna mucha arrogancia al tal cine indie, que orlándose de plan contestatario y “de minorías-para intelectuales” espera aparentar ser mejor que el otro.

Estamos frescos, por tanto. Unos nos ofrecen un bibelot superficial recargado de oropel y los otros, pretextando su falta de medios, soflamas sesudas de ‘cine de autor’ que no quieres ver porque, en muchos casos, ¡los cojones!, estás viviéndolo. Las pocas perlas que destacan luego se rinden al cine de las Majors porque el $ sigue siendo poderoso. El discurso pseudoproletario del cine indie que pelea en condiciones desiguales sigue en sus labios, mas atenuado. Porque maduras, tienes sueños costosos, que sólo el $ puede conseguir. ¿Prostitución? Puede. Mas… hasta la muerte tenía un precio, ¿no?

No es IRON MAN en el distante Egipto, aunque alguna
inspiración tiene. Más fuerza que darle al espectáculo
Exceptuando a GERARD BUTLER (cuya actuación sugiere que lo mejor de su carrera va a ser 300, pues en este filme parece recuperar a su LEÓNIDAS pero en Reverso Tenebroso), y la triste actuación de uno de los grandes como GEOFFRIE RUSH, el resto del elenco te deja indiferente. Poner a ese joven ladrón como señuelo para los adolescentes, o los que empiezan a dejar de serlo, que pudieran empatizar con él (por lozanía, descaro, audacia…), sin embargo te recuerda el espanto de DRAGONES Y MAZMORRAS, lo cual pone tus prevenciones en rictus erectus al punto. Horus… bueno. Lo más destacable de él es que sufre para madurar, aprender lecciones, recorriendo fantabulosos escenarios mientras libra combates con asesinos animales antropomorfos.

La mitología es fluente fuente de argumentos para la ficción; está ahí desde siempre. ¿Acaso El Cuervo no es una actualización rock´n´roll de ORFEO y EURÍDICE? Con cierta astucia, los autores del libreto, en la estela de FURIA DE TITANES (remake), han pretendido aprovechar esa baza recurriendo a una mitología en principio más exótica, como la egipcia, limitada a dar momias, escorpiones, o poco más. Bien por ellos, oye.

De asesorar a un rey a gestionar los cielos... pero de qué
manera. Tras leer el guión, así de desmejorado quedó
este hombre
Lástima que, al arrebatarle convincentes elementos de drama y muerte, ceñir la cinta con este “para jóvenes” e impregnar a los más adultos con la sutil sensación de tomadura de pelo, el esfuerzo se diluya en vagos logros estéticos, no artísticos más profundos.

Sin embargo: merece verse. Entretiene. Objetivo: conseguido, pues.

viernes, 10 de mayo de 2019

EL BASTÓN RÚNICO -4 — EL BASTÓN RÚNICO

Sobre el relato final de este voluminoso
recopilatorio versa el comentario

Esta reseña cierra el comentario del volumen recopilatorio de los relatos dedicados al artefacto mágico que tiene de protagonista al Duque de Colonia DORIAN HAWKMOON y el escenario del brutal Imperio Oscuro de Granbretan y sus beligerantes maquinaciones para apoderarse del ancho mundo. Otra obra que rebosa fantasía, ironía, tristeza.
MICHAEL MOORCOCK, padre de la Nueva Fantasía Heroica, tiñe quizás esta obra de mayor pesimismo que otras que podamos recordar. Aunque los Campeones elegidos para acabar con las atrocidades expansionistas del Imperio Oscuro (no sé cuánto satiriza sobre su patria el autor al hacerle tan opulento como salvaje, si describe un Reverso Tenebroso de la legendaria flema británica, que les hace permanecer impasibles frente a las condiciones más exaltadas —digno ejemplo de esto: los hoolligans—) consiguen la victoria, de modo no obstante oneroso, la nota final que cierra la fábula indica un descorazonado sentimiento de que el Hombre, víctima de los Poderes humanos, o sobrenaturales, que le rodean o someten, está del todo/completamente desamparado.
Al igual que con PANDORA y la Esperanza residente en el fondo de la vasija, la Justicia debe suponer el bálsamo que repare y consuele frente a las arbitrariedades que suframos. Es un anhelo empero, más que una certeza, lo que constatan los personajes de esta épica medievo-futurista, trabados en la Lucha Eterna entre la Ley y el Caos, cautivadora por los fantabulosos escenarios que la imaginación poderosa del escritor conjura.
Un maduro MICHAEL MOORCOCK que puede
enorgullecerse de haber revolucionado el
sword-and-sorcerer a extremos brillantes, en
algún momento, psicodélicos y delirantes. Pero
ha dejado un valioso legado
No serán quizás tan coloridos como otros, los que suelen pisar ELRIC o CORUM, mas tratar de describir un Remoto Futuro, afligido todavía por el Milenio Trágico, tiene su enjundia. Así, el Imperio Oscuro, pese a su arrogancia y sensación de omnisciente  omnipotencia, tiene un conocimiento mínimo-nimio del planeta que pretende sojuzgar. América es distante paisaje lleno de niebla donde habita todo lo imaginable (dragones, Amazonas, cíclopes, ciudades de oro…), y rebasando las nevadas cordilleras de la Europa Oriental, incluso de Arabia, el Extremo Oriente corre semejante suerte. Son un conjunto difuso de líneas que se sustentan del recuerdo evasivo de que, más allá
(de la Cúpula del Trueno)
hubo algo que el Milenio Trágico transformó o engulló, extinguió incluso. No importa; el Imperio Oscuro avanza ¡firme!, creando la realidad según conquista nuevas tierras.
Cuenta esta entrega que Hawkmoon el Bravo por fin obtiene la poderosa y extraña reliquia del Bastón Rúnico, cuya utilidad, aun así, parece escasa. No tiene en apariencia ese poder capaz de arrasar con un solo destello las fuerzas del brutal BARÓN MELIADUS, que empuercan con matanzas sin cuento el mapa de Europa (fragmentada, de nuevo feudal, a duras penas tratando de recordar o alcanzar el Renacimiento).
Cualquier portada de cualquier nueva
edición anglo de la novela reseñada
Todo debe quedar en las espadas de los héroes (y heroína) que cruzan el Puente de Plata que salva el Canal de la Mancha para poner fin a las intenciones de un Imperio Oscuro que, enloquecido por la soberbia de Meliadus, empieza a cuartearse. Meliadus quiere el poder. Su golpe de estado le consigue cuanto ambiciona… pero por muy poco tiempo.
Esta saga hace pensar, aparte de ese sentimiento de soledad y desamparo agnóstico que constata Moorcock del ser humano frente a la(s) Divinidad(es), en que la Historia es cíclica; una era de abundancia y poder tecnológico envalentona al Hombre hasta el estado de la temeraria autoextinción. El precio del reinicio de todo es revivir las más oscuras épocas de nuestra Historia. También está lo de que la decadencia es hermana de la obra humana. Mina el poder aparente del Imperio Oscuro su falta de moral, de justicia, y así acaba cayendo: víctima del más despiadado de todos sus dux bellorum.

viernes, 3 de mayo de 2019

THE GREEN HORNET — DESPROPÓSITO DESMESURADO

Afiche; a destacar ese villano con su
calibre de dos cañones. Ya empezaba
a  avisarte que esto pintaba mal..

Cuanto sé del sujeto es lo visto en DRAGÓN, VIDA DE BRUCE LEE. Que, al parecer, fue su secundario el que lanzó a la fama al fibroso karateka asiático, y poco más. Sé, incluso, que era para TV, en aquellos tiempos de LOS VENGADORES (no los MARVEL), EL PRISIONERO, U.F.O. o LOS INTOCABLES. No sé quién lo creó, por qué, y me ha dado franca pereza buscarlo en Google.

Sí sé que este filme, excéntrico-desmesurado y descolocado, recaudó doscientos millones largos de dólares de una inversión de ciento veinte. O sea: FRACASO. Porque si mal no recuerdo, LOGAN invirtió noventa y recaudó más de seiscientos, o así. Negocio redondo. ¿Motivos del fiasco? El vaivén que sufre la cinta.

Una que llevaba coleando desde Dios sabe cuándo por los estudios. Hasta KEVIN SMITH preparó algún libreto para adaptarlo a la pantalla de plata. No prosperó. Mas SETH ROGEN se hace cargo del asunto y presenta una especie de ARMA LETAL con tipos con antifaces donde las bromas, el drama y la acción padecen tal acrobática acracia que no puedes decantarte por definir qué estás viendo: ¿DANKO, una comedia, una de acción con fuertes dosis de humor, un drama de humor negro a mansalva, qué?

¡A partir caras de los peores pandilleros tribalpunk de Los
Ángeles! En plan
THE SPIRIT sin su empaque, esto es. Una
locura de niñato millonario aburrido. (¿No podía montar un
partido político-populista si lo que quería era dar la nota,
como ha pasado aquí?)
Porque aunque hay una idea brillante en el arranque de todos estos descalabros, cuando el prota (un fiestero niño-bien bont vivant que, ante la pérdida del conservador e industrioso padre —dueño de uno de los últimos rotativos independientes e incorruptibles [en apariencia]—) decide combatir el crimen motu proprio, sin que medie el gran GRAN drama clásico de tales personajes (¡venganza, mataron a papá!), lo hace como una irreflexiva locura más de alguien aburrido, harto millones, que precisa orientar/dar sentido a su muelle vida, en una búsqueda casi desesperada de endorfinas y adrenalina a raudales, luego el decurso de la narración visual se desnorta. Y encuentra a alguien que le sigue el juego, sin pararse a pensar en las terribles consecuencias ulteriores, pese a parecer más sensato (de entrada).

Todo esto obliga a preguntar: ¿es comedia, es acción-comedia, es…? ¿Qué? El AVISPÓN VERDE es un fanfarrón presuntuoso con un antifaz de LONE RANGER que sobrevive a los peligrosos apuros donde se mete de impulsiva forma loca, en su afán de obtener el subidón supremo, gracias a KATO, el moderno Bruce Lee, tipo frío, cerebral-disciplinado, con deslumbrante habilidad para los artefactos y los coches molones que transforma en arsenales rodantes y apabulla cuando reparte estopa. Es el contrapunto, aun contrapeso, de un rico irresponsable y eterno PETER PAN al que sobremanera le cuesta pasar de la pubertad a la adolescencia.

Claro, que el otro enmascarado en funciòn de compinche no
puede tampoco presumir de prudencia o inteligencia. No sé
lo que tienen las caretas, que deshiniben de mala manera
El malo… se defiende, aunque siga siendo un estereotipo estilo Arma letal o cualquier ruso mafioso (no JOHN WICK) con cierto empaque al que, por repentino delirio, se le sube a la cabeza la transfiguración de las máscaras (véase MARSHAL LAW) y pretende darse todavía más notoriedad poniéndose una capa roja, mutando incluso su nombre para, de este modo, con ese toque de teatral truculencia, convertirse en la irresistible e irrebatible fuerza hampona definitiva de Los Ángeles.

La verdad: ignoro qué hace esta señora
en esta película. Porque su actuación...
CAMERON DÍAZ ignoro qué hace en la película. No es la de GANGS OF NEW YORK ni de coña. Otra actriz con menos caché pero buena preparación, una secundaria afable, podía hacer su interpretación: la de hacendosa tía buena cualificada suma cum laude que acaba embridando al díscolo jefe que, con fines sexuales, se la disputa con Kato, el fenómeno de la mecánica y los guantazos.

Puede que el personaje per se tampoco diese para más, fuese un mínimo-nimio, empero sospecho que sí, ajá: prometía. Con otro equipo (no el de un cómico pretencioso), un poco más serio/profesional, podríamos habernos llevado una grata sorpresa. Una franquicia estilo DEADPOOL, irreverente a quien, sin embargo, ni de lejos este Green Hornet pica… ni con la punta del aguijón. 

viernes, 26 de abril de 2019

EL CONFESIONARIO — LAS CLOACAS DEL ESTADO

El asesino protagonista de esta obra
es el único que muestra sincero
arrepentimiento y dolor por sus
muchos actos delictivos. Los demás
los encuentran... inevitable

A veces te las ponen a wevo. Un Ministro va ufanándose por ahí de, en esta infausta época presente, haber liquidado las cloacas del Estado. Parece ser hombre con tendencia a las fantasías buenistas. Porque, conociendo el malvado espíritu humano, estoy seguro de que, en un aparte, a este señor le han dicho que, de liquidar cloacas, nanay. Porque por inmundas que puedan ser, son indispensables para el funcionamiento del país. Otra cosa es que el populux sepa, o quiera saber, qué circula por tan hediondas aguas negras. (E incluso, parece ser también, que el actual Presidente No Electo ha estado sirviéndose de esa información reservada de los submundos oscuros del Estado para vejar a sus oponentes y afianzar su candidatura.)

JACK HIGGINS, el prolífico autor de REQUIEM POR LOS QUE VAN A MORIR (entre otras muchas), describe, en este interesante y aventurero complot desesperado para matar al Papa JUAN PABLO II, a qué extremos los poceros del Estado son capaces de llegar con tal de mantener un país funcionando según está previsto, manifestando total falta de escrúpulos éticos o morales al establecer alianzas (con el mismísimo Diablo, si toca), so pretexto de nuestra tranquilidad, prosperidad y seguridad.

También aquí aborda el terrorismo irlandés, así como, más somero, qué ODIO los protestantes ingleses, o escoceses, procesan por los católicos; en especial, por los de Irlanda. El protagonista, un agente soviético insertado en la comunidad irlandesa vía Boston, disfrazado de forma muy convincente de sacerdote (porque el KGB encontró en su capacidad de pistolero excepcional como su habilidad actoral para mimetizarse en lo que fuese un importante activo), sufre durante años ese desprecio, tan frecuente que se ha convertido en un picotazo de resignado enojo.

Juvenil foto del autor, un hombre que sabe
que un terrorista nunca deja de serlo, no se
arrepiente de sus asesinatos (por numerosos
o crueles que sean) y que jamás entregará
su arsenal. La causa nunca muere ni se rinde
 creo que, sin llegar a estar en absoluto de acuerdo con los radicales métodos del IRA, refleja sin embargo que la “causa protestante” tampoco es ese paño virginal de blancura victimista que vende. Cita organizaciones terroristas protestante tan radicales, o más, que el IRA. Ahí hay conflicto profundo con antiguas raíces que incluyen la religión, batalla que pudo iniciarse en tiempos de CROMWELL, o antes.

Higgins hace, por tanto, prolijo retrato del activista, en este caso, irlandés, cuyas acciones empero pueden traspasarse a cualquier alimaña decidida a causar el Estrago Máximo en una Sociedad que va a lo suyo, porque bastante tiene con intentar llegar a fin de mes, si llega. El terrorista (Higgins hace frecuente alusión a que su objetivo es aterrorizar, como mandó LENIN) goza en España de un glamour que tiene a la Xtrema Ixquierda loquita del coño. Lo dibujan suerte de caballero andante con fuertes y justas motivaciones que tienen, no obstante, ese feo matiz de las bombas, las mutilaciones, las muertes.

Pero siguen siendo perfectos luchadores por la libertad (¿cuál; la de quién?) que merecen respeto y, llegado el proceso penal, hasta compasión, siempre comprensión. No se les arresta y pagan por sus crímenes: el despótico Estado los represalia. Esto opinan ésos.

EL CONFESIONARIO tiene pasajes
que remiten a ésta otra; parecieran
estar cerrando un círculo
Con tales avales, ésta Xtrema Ixquierda quiere gobernar el país. No digo que los otros sean los inmaculados ángeles que pretenden venderse; no lo son. Mas, al menos, eluden la hipocresía de hablar mal de los terroristas cuando les interesa para luego mostrarse magnánimos, comprensivos y dispuestos al inmediato perdón porque, en el fondo, son hermanos ideológicos: quieren imponernos su brutal tiranía doctrinal femimarxista.

La novela contiene elementos de espionaje antibondianos. Muestra a un implacable KGB que se desprende sin escrúpulos de sus activos, por valiosos que fuesen antaño. Lo cual, sabida la radical e ingrata decisión, lleva al espía/asesino/sacerdote a tomar la extraordinaria venganza de matar al Papa para desvelar, al fin, mediante investigación, todos los sucios recovecos y tejemanejes impúdicos que suelen elaborar los poceros de las cloacas del Estado, no importa cual. Son gemelos en esto.

jueves, 18 de abril de 2019

LA PASIÓN DE CRISTO — SEGÚN MEL GIBSON

Uno de los tantos afiches. Reflexiono ahora
en que muchas de las críticas que esta cinta
ha recibido se basan en la pura envidia por
haber hecho una obra maestra

Obliga la fecha recordar la impactante y polémica película de Mel Gibson, en la que, con aparente crueldad, refleja el aterrador via crucis que JESÚS sufrió antes de ascender al Gólgota para protagonizar un trascendente episodio de la Historia.

Gibson eludió, de provocadora forma deliberada, las ‘ingenuas’ recreaciones que, de este martirio, se han filmado o caracterizado, de uno u otro modo, durante este tiempo. Los Cristos que procesionan ‘evitan’ mostrar el andrajo al que reducen a JIM CAVIZIEL para no escandalizar a quienes ven estas imágenes con mayor/menor grado de fervor o fe. Empero, sujetos a los hechos y a la violencia de la época, es una imagen falsa y endulzada de una salvaje realidad con la que Gibson quiso ser fiel. O, al menos, consecuente.

Todos recuerdan esas (y con razón) escalofriantes imágenes del Ecce Homo hecho un… ecce homo. Faltaría más. Aun así, la cinta acopia valores que suelen quedar solapados por la casquería. Hay dos momentos brutales: la flagelación y la crucifixión. El resto parece lo habitual en el actual cine de acción o policíaco. Por otra parte, el cine de terror tampoco es remilgado cuando decide descuartizar gente. ¿Se critica tanto? No. Ocurre que quien sufre es el Redentor, y toca sensibles e íntimas fibras del público.

El Sanedrín, corrupto, elitista, ahíto de privilegios que temía
perder, bien que se muestra sobornando a una parte pequeña
del populux para obtener su asesino fin. Culpar al pueblo
judío es falaz. Y así lo manifiesta MEL GIBSON

Es además película destinada al católico. Los cristianos en general pueden hallar algún grado de empatía con las escenas propuestas, pero son los católicos quienes, de verdad, sienten con mayor intensidad este padecimiento.

Aunque he mencionado que el filme posee otros méritos (presentarse en arameo y latín, las actuaciones, el poderío de momentos concretos del relato visual) donde unas figuras, por lo común maltratadas por la voluble Historia y los Evangelios, destacan sobre otras. Gibson, primero, refleja la época tal como era: el judío era un pueblo ODIADO por Roma y las tropas (auxiliares) no sentían ninguna simpatía por gente empecinada en su fe y el resentimiento de siglos de maltrato, y respondían por tanto con rápida violencia. Y lo hacen en un escenario similar al de un western-spaguetti, no en los precioso y limpios sets que suelen ofrecer LA TÚNICA SAGRADA o, pese a la querencia, BEN-HUR.

Si JUDAS ISCARIOTE representa al impulsivo socavado
por los remordimientos, PONCIO PILATO es el funcionario
aterrorizado trabajando en el peor lugar del ancho mundo

Sitio polvoriento, hostil, con la población fanatizada y tropas hastiadas de luchar contra toda una nación, tipos que ya de nacimiento repudiaban a los israelitas.

Uno de los llamativos personajes de la película es PONCIO PILATO. Irradia el estado de terror en que los romanos vivían bajo el imperio de TIBERIO, un emperador que suelen reducir al absurdo de su fealdad para, no sé por qué, tapar su brutalidad. Con la presión de un césar despiadado, Pilato se obliga a hacer lo que el envidioso y elitista Sanedrín exigía. Matar a un inocente, crear un mártir, dar origen, sin proponérselo, a una religión universal duradera en el tiempo… aunque ya no goce de su mejor momento.

Pilato es la angustia, el miedo del hombre corriente preso entre muelas de piedra que lo triturarán ignorando sus razones o la menor merced. La obstinación del Sanedrín por ver muerto a Jesús le produce el asco que devendrá luego en ODIO. No creo que la Historia trate a Pilato con la debida justicia. Es un extraño pelele que sirve para cierto cometido sin comprender sus circunstancias políticas o vitales.

Inevitable mostrar el sangriento estrago. Sin embargo:
la interesante e importante figura de MARÍA, que debe
contemplar impotente este salvaje martirio. Como madre,
¿qué llegó a sentir realmente?
 ¿ODIO por Dios?
Acusaron a Gibson de hacer una película antisemita por la insistencia del populux judío en matar a Jesús. Falso. Gibson mostró a una hipócrita casta corrupta de sacerdotes que sobornó a ruidosa gente (minoría dentro de la población de Jerusalén, ausente encima de las calles) para hacer su sucio trabajo. ¿Describir esto (que lo hace sin ambigüedad) es ser antisemita? Es, me parece, mostrarse demasiado puntillosos.

La Pasión de Cristo, en fin, es una de las grandes películas de la Historia. Evita las visiones cándidas para mostrar un sórdido periodo sangriento del mundo y la Historia, que no había tenido un adecuado retrato hasta ahora. Así debe contemplarse.

viernes, 12 de abril de 2019

LA LEGO PELÍCULA — BALADA DEL SEQUITUR HEROICO

Afiche. A un tiempo, apuesta por el
individualismo y la cooperación, no por
el ciego seguimiento de las doctrinas o
las masas que anulan al sujeto

Compleja y madura película rebosante de guiños freakies que la hacen, por tanto, mucho más del querer de los aficionados a los temas que toca. Son, sobre todo, cinéfilos: aunque claro, la presencia del torvo BATMAN, el pasota SUPERMAN o GREEN LANTERN tontaina (y, en favor de las damas, camionera WONDER WOMAN) remite a las viñetas, así que más/menos estamos pisando terreno familiar por todos lados.

Viéndola, pensé que los de DC-WARNER, o Warner-DC (tanto monta, monta tanto…) deberían haber pedido a los guionistas de este filme que se hicieran cargo del mamotreto catedralicio construido en torno a Superman y Batman y LA LIGA DE LA JUSTICIA para hacerlos menos Ocaso de los Dioses y arrimarlos más al paródico sol que calienta las (exitosas) producciones MARVEL. Pues los diálogos están tela de currados, llenos de la justa acidez para no ser desagradables, hacerte reír (con risa sana, además) y plantear diversas cosas que critican mediante una cómica parábola jugueteril sobre la Sociedad en que nos “desarrollamos”.

Es verdad que La Lego película (con ese no obstante desconcertante final, que remite de soslayo a TOY STORY) en el fondo toca un tema manido de la narración, creo que, sobre todo, contemporánea: el individuo visto como un engranaje más de un deshumanizado complejo. El sujeto debe ser uniforme por doquier, sin salirse de la norma impuesta por no estamos muy seguros quién (en este caso, MEGAPRESIDENTE —que luego resulta ser peón de un Dios infantil [¿como nosotros?]—), concentrando sus esfuerzos en no destacar, sino encajar Encajar ENCAJAR aunque eso le sea, si no imposible, antinatura.

El elenco; con BATMAN, te partes. Pero destacamos al
protagonista, EMMET, que de forma áspera descubre que
es un donnadie; que sigue a la multitud porque lo mandan.. 
Luego están los disidentes MAESTROS CONSTRUCTORES. Al Sistema desafían más/menos construyendo cuando quieren lo que les parece. Desde la Óptica Social, son quienes originan modas punk, leen TBOs antes que ven deportes, leen libros, no siguen los convencionalismos sociales y son, por tanto, encuadrados más que, de raros, de locos. Merecen ser perseguidos hasta la extinción… o se amalgamen con la Norma imperante.

Peligroso para un estamento gubernamental “uniformista” una disidencia basada en la creación sin cortapisas. Lo curioso es que, cuando surge este tema, se piensa ipso facto en Gobiernos conservadores, cuando los de Ixquierdas laminan hasta más restrictivamente que los conservadores. Quizás en eso sean iguales. Pensemos en países como Cuba, China, Corea del Norte… bueno, en esa elite del comunismo. Norteamérica (Occidente, en conjunto) se las trae, aunque tiende a respetar más al individuo (o así nos engañan) y sus derechos y libertades. Procura no joderlo demasiado en la esfera privada.

Iconos clásicos de bizarras viñetas, un ejemplo de cuánto de
influyente es la CultuPop`en esta cinta. Recuerda un poco a
TOY STORY. los juguetes parecen cobrar vida en ausencia
de humanos; o ¿sólo son marionetas de la fantasía de un
niño solitario? ¿Cuánto de ellos es real, y cuánto inventado?
¿Imaginan ustedes a los punks de Moscú, o Pekín, durante el momento más duro del comunismo? Empero por Europa pululaban sin problemas, aunque destacando por sus pintas, eso sí. Furtivo, el Gobierno conservador (pienso más que la Sociedad en sí, con sus confusas normas a veces basadas en un mal entendido sentido de la religión, o la moral, otras en exabruptos de la progresía que condena con idéntico rigor todo cuanto vulnere sus planteamientos “libertarios”) puede ejercer algún control riguroso. Siempre cuesta de probar, sin embargo. Lo cierto es que esos que tanto hablan de libertad, luego aprietan el dogal hasta el doble de fuerte.

Apela La Lego película también al valor del simple ciudadano para salir de su costra (más que concha) y atreverse a hacer cosas… a su gusto. Satirizan al mesianismo (EMMET es un matao llamado a ser NEO) y lo que se predica es que el individuo pueda construir un entorno saludable con alegría. Hay alguna causa buena por la que luchar, y ésta, en este caso, es poner el tapón al bote de pegamento que esparce el anquilosamiento por la ciudad de bloques de plástico y sus paisanos. ¿Qué nos está paralizando a nosotros?

viernes, 5 de abril de 2019

ARMAGEDÓN 2419 DC — PELIGRO AMARILLO Y CELULARES

Portada edición española. Siempre
creí que BUCK ROGERS era más del
espacio que terrano. Empero, no. Lo
dicho: importa lo visionario que es

Los trekkies se ufanan afirmando que en STAR TREK apareció el celular por primera vez. Pues, no: ANTHONY ROGERS, el RIP VAN WINKLE atómico, una vez despierta en 2419, ya emplea uno. Desarrollado por los resistentes de los Estados Unidos que combaten, desde extensos bosques (en plan CURRO JIMÉNEZ, o alegres pillastres de ROBIN  HOOD en Sherwood) y, en apariencia, precarias condiciones, al decadente invasor mongol, omnipotente en las capitales que gobierna, permitiéndose desdeñar a esos rebeldes gracias a su poderosa flota llena de desintegradores y maravillas similares.

Es 1927, tal vez 1928. (Lo digo porque entre el desarrollo del concepto y la idea publicada pudiera mediar este paréntesis, o más. Hasta que PHILIP NOWLAN concibiera a TONY Rogers incluso al final de la Gran Guerra.) Esto hace más sorprendente este recopilatorio de los relatos de Rogers, en formato pulp, pues hacen gran visionario a Nowlan.

Por entonces, nadie decía “la Primera Guerra Mundial”. Era la Gran Guerra, la que debía terminar con todas. Parte del ancho mundo sigue embargado en la Belle Époque, la Gran Depresión ni siquiera se aventura, y aquí este señor, ¿arquitecto de nuestro ahora?, habla de cinturones antigrav, auras de energía, rayos repulsores, armas atómicas. Puede que en el ambiente científico de la época todo eso fuesen proyectos lanzados al etérico esperando encontrar elemento$ que los materializasen. Mas el innovador DOC SAVAGE no estaba tan avanzado, aunque en su arsenal contara con inventos a estimar futuristas. (Contemporicemos, y comprenderemos cuán pasmosos eran.)

PHILIP FRANCIS NOWLAN, en
un retrato un tanto decimonónico.
La de ocurrencias que este hombre
consigna en estas entregas
pulp
Aunque el querer escribir un hard science pulp de Nowlan a veces hacen tediosas estas historias, encaminadas a exaltar el espíritu combativo norteamericano, que frente a un invasor despótico, en este caso, el Peligro Amarillo (su gran némesis), está listo a lanzarlo a patadas al brillante océano por siempre jamás. Hay otros detalles que imputarle a la literatura de Nowlan; cosas quisquillosas, quizás, empero que reclaman atención.

Una: nunca define su escenario como Estados Unidos o Norteamérica, sino América. Engulle Canadá y Méjico. Y Centroamérica, me parece, si no engloba todo el Cono Sur. Ignora fronteras. Despoja a esas naciones de algún carácter propio o protagonismo en la lucha contra el invasor de ojos rasgados. De hecho, hasta su propia descripción de la Segunda Guerra de la Independencia es bastante chapucera. Detalla que los resistentes se agrupan en clanes que confraternizan en distinto grado unidos por la causa común por la libertad. Y que hay, aun así, clanes “afrancesados” con el invasor, siendo constante causa de problemas y bajas entre los rebeldes.

Portada foránea un tanto a lo
BUCKMINSTER FULLER. Parece cosa
de Década 50, estilo
PLEASANTVILLE,
no del caótico ambiente de resistencia en
subterráneos y cuevas de los relatos
Emprenden un progrom contra una de esas comunas… y nunca sucede. Rogers, el forastero cuyas nociones de vet de la Primera Guerra Mundial organizan de puta madre magistral los comandos partisanos (eso lo ODIO. La verdad. Sea en este tío, o JOHN CARTER; ese mesianismo que quizás fuera muy efectivo a principios del pasado siglo, empero hoy semeja un afán de impropio protagonismo) para conducirlos a la Victoria Final que describe de forma apresurada, se enfrasca en una guerra aérea (eso le pone) para acabar cautivo de los mongoles, que, ¡al loro!, especifica en el epílogo (sucesión de ocurrencias súbitas) son alienígenas que, con los siglos y la opulencia de su HITECH, han degenerado en decadentes absolutos. (Como si China no se bastase sola para gobernar la Tierra, si se lo propone.)

También flaquea Nowlan en el diálogo; los evita cuanto puede, así como en destacar a la némesis de Rogers, su FU-MANCHÚ particular. Es fundamental en la ficción tener un adversario de enorme calado y dignidad. LUKE SKYWALKER sería un matao chulesco del espacio sin DARTH VADER (lo demuestra GALÁCTICA). Esa suerte corre Rogers. En todo caso: estas aventuras son notables no por qué cuentan (FLASH GORDON lo hace con más maña), sino por los actuales artilugios que, en su momento, debían ser imposibles destellos de pura fantasía irrealizable. Como el celular. ¿Oído, trekkies?

viernes, 29 de marzo de 2019

LOS SIMPSON: EL GOLPE LITERARIO — OTRA CAUTIVADORA DENUNCIA


Tropecientos mil episodios que parecen
escritos por un/una mismo/a autor/a. En
ese episodio de LOS SIMPSON delatan
la verdad, al respecto. No hay tanta
habilidad ni capacidad narrativa
El enésimo capítulo de la famosa familia amarilla televisiva comienza como siempre: un acontecimiento de apariencia mínima-nimia conduce, minutos después del inicio del episodio, a lo que ciertamente quiere contarse. Esta vez: qué grosera adulteración hacen las editoriales sin escrúpulos (¿o supervivientes?) de los ‘géneros’ literarios y timan a sus compradores, ergo también: lectores.

LISA, la ecofeminibudistariana etc. (una marisabidilla sabihonda que hace tanto de conciencia del espectador como de la más irritante muestra de la progresía de endeble fortaleza moral), impostada en la serie para burlarse de refinada manera de esos movimientos tan “modernos” y corrientes de opinión buenistas, en contraposición a un establishment conservador militarista-expansionista (o imperialista, según quién) hace el cítrico descubrimiento que, por milésima vez, estragará sus poderosas convicciones hasta que la más pragmática sabiduría doméstica de MARGE la ponga de nuevo sobre los rieles. 

Hoy, la listilla advierte que su autora favorita de fantasía es, en realidad, un grupo de escritores “sombra” (otrora llamados “negros”) que trabajan como esclavos para poner en su imaginación las imágenes que las escogidas palabras transmiten a su erudito (aunque infantil) cerebro... susceptible a éste u otros engaños parecidos.

Baladí bombazo literario. Filfa que,
empero, pese a estar en la onda de
DE SADE, no irrita a las feministas.
¿Será porque lo escribe una autora?
(Porque a de Sade se la tienen jurada)
Un ejemplo de cómo las editoriales
trilean con nosotros
Desde esta decepción, el episodio satiriza las modas de dragonadas y magufadas (creo son los términos), emporcadas todavía más con las vampiradas y licantropadas. Desvela que una editorial concibe una serie aprovechando una aritmética elemental donde tiene base fundamental la explotación de los cándidos sentimientos de pertenencia o empatía con el protagonista de sus jóvenes lectores. No importa la calidad, lo creíble de la trama. Concierne inventarse algo que tenga un glamour pasajero (y es la palabra: glamour) y forrar$e. Una atractiva campaña publicitaria, un argumento intemporal que se refresca a ritmo de Taylor Swift u otra penca parecida y… he voilà! ¡Un best-seller! seriado.

Lleva la industria literaria años timándonos de esa manera. Un lector con lecturas, y más, maduro, o sea, baqueteado en varios sentidos, puede comprobarlo en una gran superficie que venda libros. Verificará que las esplendentes camisas de los libros “juveniles” hieden a basura aun a esa distancia. La temática ha quedado antes expuesta: dragones, magos púberes, pruebas dignas de un argonauta artúrico… y un amor adolescente que pone a prueba las convicciones del chaval y estremece su acné.

Libros vacíos, insustanciales, dependen del voluble capricho despótico dictado en una junta de editores y encargados de marketing durante la reunión donde proyectan las campañas literarias en base a necedades. Los lectores de una saga (venga, el farragoso HARRY POTTER —por cierto, ¿por qué no es HARRIET POTTER? Lo escribe una autora, ¿no?—) acaban admitiendo que la frescura de los dos primeros libros desapareció a mitad del tercero. Empero la manivela sigue girando; las novelas, por nefanda que sea ya su calidad, salen de la máquina como las salchichas de la trituradora. Se venderán.

También los Grandes Nombres se
pueden prestar al chanchullo. La
pregunta es desde cuándo se usaba
un "negro-sombra" en el trabajo
que se firmaba como propio
So pretexto del best-seller, cuan canción del verano, una cocción literaria rápida que por poco no resulta indigesta, las editoriales degradan la literatura hasta escandalosos niveles. Marginan a los buenos escritores, con vocabulario, porque han creado una legión de lectores de “libros rápidos-basura” cuyo nivel intelectual apenas exige algo. Para colmo, los que tienen lecturas se han vuelto eunucos tan arrogantes que se permiten despreciarlo todo, apabullando (o intentándolo) con sus “conocimientos”, que en verdad, de nada les sirven, porque, fuera del pomposo aquelarre troll de la AEFCFT, ¿quién se pone a discursear sobre DICK o SAN ISAAC ASIMOV sin parecer un freakie tarado made in THE BIG BANG THEORY? Nadie. Los listos cambian de tema pronto.

En fin. Otra sutil y agradable crítica procedente de Los Simpson para deleite de los cultos. Y una alarma sobre los extremos de la humillación cultural que está asfixiándonos.

viernes, 22 de marzo de 2019

ROBERT A. HEINLEIN/CHINA MIÉVILLE: COMPARATIVA — O ¿POR QUÉ UNOS PUEDEN EXPRESARSE COMO QUIERAN Y OTROS DEBEN CALLAR?

De PREMIO HUGO a  panfleto militarista
y machista (todo se andará) decidido
por una Ixquierda ignorante cargada
de prejuicios fanáticos

[Caveat lector: es justo reconozca que parte de este comentario se efectúa sobre rumores que pudieran ser tendenciosos.]

La conocida historia es vieja; a Heinlein, Gran Maestre de la Ciencia Ficción (algo así como el Papa del género), alguien hace años le echó el baldón contaminante de ser un fascista (al parecer, por un comentario sobre la mili, y dos novelas, una la de TROPAS DEL ESPACIO) y el bulo prosperó. Creo que esto sucedió a comienzos de Década Setenta, cuando las convulsiones sociales hippies que han ido cambiando el ancho mundo, se esperaba que para mejor, aunque en lo más importante seguimos más o menos estancados. Hay algún progreso. Mas, por desgracia, hasta eso está siendo arteramente podrido por ideologías indeseables antagónicas a lo que, dicen, Heinlein representaba: la Derecha Clerical Atlantista Monárquica Capitalista Militarista Colonial, suerte de sombra de la inteligencia, la moral, los derechos, la pluridad/diversidad, que pretende encadenar a la Humanidad en las mazmorras de Mordor in saeculae saculorum, amén.

Heinlein, apenas le tildan de lo que no es, pierde entero el derecho no sólo a publicar, sino a expresarse. Y quienes le PROHÍBEN este derecho, considerado universal y que debe beneficiar y bendecir al colectivo sin discriminación, resulta ser la Xtrema Ixquierda Populista Libertaria Transgénero Feminista Republicana que siempre anda con campartas y pancartas abollando cacerolas exigiendo Exigiendo EXIGIENDO a las autoridades (de Derechas) que la libertad (como la de expresión y/o creación) sea libre, universal, sin discriminaciones… siempre y cuando el autor sea “uno de los nuestros”.

Un libro aburrido y pretencioso que
posee esos galardones sólo porque el
criterio de los jurados se ha atontado.
En todo caso, y siempre a tenor de
ciertas afirmaciones que pudieran ser
sesgadas, lo que cuenta es que la
ideología del autor es la IN, en tanto
la de HEINLEIN es la OUT
Meter la política (un sucio invento, PEPPONE dixit) militante en la ciencia ficción es malo, mas peor es segregar por las creencias personales que, se supone, son sagradas. Puedes (ahora, obligan a) creer en el transgenerismo femimarichulerista republicano y que los emigrantes campen por donde quieran sin contribuir en nada, que para eso hay sesenta mil idiotas mal pagados cotizando como cabrones para mantenerlos. Eso, es del todo/completamente aceptable, maravilloso, en absoluto criticable. Humanista. Podría Heinlein poner sensatos reparos a un buen puñado de estos aborrecibles buenismos que se han transformado, no sólo en mandamientos, sino en armas de discriminación masiva empuñadas contra la parte de la Sociedad que mira, ceñuda, todos esos aberrantes excesos dialécticos populista gestando reacción.

China Miéville (un escritor aburrido, todo el mundo me afirma) supone el opuesto de lo que “defiende” Heinlein. Es progre. Es avanzado. Es transgenerista femimarichulerista-pro-migrante republicano. Pongamos, ¿de acuerdo? Invitado a una ComicCom, disparata cuanto desee contra el Capital Atlantista Monárquico Clerical Colonialista… ¡y sale cuan torero, sobre hombros de enfebrecidos lectores, y bajo palio si se tercia! Heinlein debe huir por la puerta trasera, que toda esa masa de pelucas moradas pro-marichulería (léase: AEFCFT) desean lincharlo por hablar bien del servicio militar, algo despreciable, retrógrado, machista fuerza de opresión de los ricos, como la policía… hasta que los necesitamos, para defender el chalet de la Casta del líder plutoproletario bocazas.

Linda instantánea donde vemos miembros y simpatizantes
de la AEFCFT quemando aquella literatura que consideran
conservadora, machista, militarista... Puro
SOGUETTO, vaya
Entre las notables infamias que arrastra la Ixquierda está el haber robado, al Colectivo, a la Humanidad, crear en libertad y a hacerlo en virtud a nuestras creencias. Luego habrá jueces que limiten el exceso. Pensemos que la Ixquierda que tanto pide ¡LIBERTAD! a lo WILLIAM WALLACE en verdad está deseando prohibir todo cuanto no siga su “corriente de acción”. Y aplasta oposición, como HULK, con las mismas perturbadoras técnicas de un fascismo que pide desaparezca, aunque bien aprovecha sus métodos de coerción, ostracismo, acoso, persecución, represión.

La Humanidad jamás progresará mientras no admita esta brodignaniana hipocresía y, arremangándose, la elimine. Debemos cercenar estos desmanes de la Ixquierda pero YA, porque la (creciente) reacción va a ser harto virulenta y, de veras, no la necesitamos.

viernes, 15 de marzo de 2019

DEADPOOL — MÁXIMO ESFUERZO

Afiche. DEADPOOL es una grata
sorpresa más que nos llega desde 
la factoría MARVEL

RYAN REYNOLDS se rehabilita tras la fallida GREEN LANTERN, peli glamourosa empero con claro sigul televisivo pese a sus pretensiones de cara a la pantalla de plata. Y lo hace encarnando al gárrulo MASACRE, rocambolesco personaje de factoría MARVEL que riza el rizo convirtiéndose en otro portentoso éxito de taquilla… y hace sientas más interés por el TBO de un tipo cuyo aparente único superpoder es ser bocazas.

El filme rebosa brío, autoparodia, autocrítica, buenos SFX, que desarrollan un elaborado libreto que sigue pautas del recopilatorio que cuenta los trapos sucios del proyecto ARMA-X según puedes leer en LA GUERRA DE WADE WILSON, aunque eliminan la parte gubernamental para centrarse en un mundo más turbio, secreto, de fabricación de mutantes como armas de destrucción masiva, o simples esclavos al servicio de terroristas de cualquier nacionalidad.

Wade, que no es el "hombre menstrual" que exigen los marichulos "tiempos modernos" y los trolls acosadores llorones de la AEFCFT, curra como mercenario un poco “tirado”; acepta encarguillos mínimos-nimios de intimidar a acosadores y trabajos así. Hasta que el karma se la juega. Le detectan varios tumores mortales que terminan empujándole a aceptar la oferta que encierra trampa. Tarde descubre qué nefandas intenciones tienen sus presuntos benefactores (como el tocapelotas inescrutable de FRANCIS), lo cual le lleva a revolverse contra quienes pretenden explotarle de la peor forma imaginable.

Venganza y observaciones sarcástica a mogollón; con
dosis de humor de sal gruesa ocasionales
El amor (VANESSA) ha entrado en su vida; si acepta el peligroso trato es para sobrevivir, para llevar una vida con esa mujer (vehemente, apasionada, solícita) que todas las señales indican es la ideal, la que necesita, la de su vida. Esa parte de la cinta, con el drama de su transformación en monstruo (a lo DARKMAN), intenta darle profundidad a un tipo que derrocha superficialidad, especializado en fanfarronadas/ser fanfarrón. Y consigue, si no hacerlo por entero, acercarse con bastante eficacia.

Tras ese “lapsus”, DeadPool, logra ser competente diversión para mayores a quienes no trata como estúpidos; se sirve de las fluentes chorradas impregnadas de palabrotas, los temas más/menos polémicos (asesinar a dos sicarias: ¿es o no sexista? —Estoy como él: confuso—), los tiroteos donde Wade va de sobrado… y busca entroncarlo con el resto del Universo Marvel que está cosechando tan pingües beneficios en taquilla. Aparecen dos X-MEN, que juegan cierto papel relevante en el desenlace de la historia, mas sirven, sobre todo, con objeto de allanarnos una secuela, así como eso: enhebrar DeadPool con el resto de la producción que, años ha, IRON MAN iniciara con magnífico resultado.

La pareja está dispuesta a continuar
su romance donde lo empezaron,
acaso constituyendo una singular
unión
Una conveniente observación al respecto: DC COMICS y su wagneriana panoplia de legendarios iconos ha tirado la toalla. Todo ese Universo a imitación del Marvel (más ligero, más irreverente —como demuestran LOS GUARDIANES DE LA GALAXIA, o la actitud de TONY STARK—, más colorido y centrado hacia la simple evasión humorística) con unos glaciales/góticos BATMAN o SUPERMAN, una LIGA DE LA JUSTICIA que parece perseguir ser “el hermano mayor” de THE AVENGERS, cuando les copia con poco descaro (vaya, WONDER WOMAN no es CAPTAIN AMERICA de casualidad), no puede competir con ellos. Se prepara un reebot, supongo que esperando impregnar todavía más sus imágenes del cromatismo irreverente de los Marvel. Supongo. Por si cuaja.

Los Marvel triunfan por la cercanía con el espectador y lo poco que se toman en serio. El SPIDER-MAN homecoming está más cerca del de SAM RAIMI que “la continuación”, con un PETER PARKER con el cual sintonizas. El previo, no. Estuvo ese resbalón de LOS 4 FANTÁSTICOS indescriptibles, empero insinúan enmendar el entuerto. Y DeadPool hace máximo esfuerzo por mantener el pulso, siendo fiel a una… “tradición”… que está enriqueciendo a Marvel Studios… mientras sus TBOs carecen de toda su frescura, fuerza, ingenio, haciéndote preguntar si, de veras, pertenecen a la misma empresa. ¿Por qué este abismo? Lo ignoro. Sin embargo, disfruto con películas como ésta. Me vale.