viernes, 10 de julio de 2020

EN LA CRIPTA — EL QUE TEMÍA A LOS ABISMOS

Portada. Los libros de Alianza, pese a
ser "de bolsillo", siempre me han
parecido de prestigio. Cuidada selección
de autores y formal presentación de los
textos

Atisbo en el cuento El ser en el umbral rasgos biográficos del atormentado autor, HOWARD PHILLIPS LOVECRAFT, a quien considera cierta “progresista” intelligentsia oficialmente racista. No a un escritor al que la bomba atómica popularizó.

Son estos tiempos, ‘iluminados’ por una nueva puritana “pureza” ideológica (nada de machismo, todo feminismo; nada de racismo, todo multicultural...) que tiene un efecto pernicioso: convence al joven lector inexperto, inmaduro, con las ideas “progresistas” de constante rictus erectus, superpopulista (multicultural/sexual, funambulista-feminista, sectario como el peor fanático conservador, intransigente con todo quien no siga su liturgia, prodigada por biliosos líderes tan mezquinos como rencorosos/retorcidos, que ven en el comunismo censor y violador de derechos humanos, supresor de libertades, panacea a todo problema —mas feroz con sus intocables privilegios—) que es una AMENAZA leer a Lovecraft, sin reparar en la época del autor o que, éste, ni siquiera hace política. Lo que nos llega de él, de verdad: es su obra (que contactó mejor con el Hombre que ya viajaba al espacio y “convivía” con mutaciones radiactivas).

Por tanto, signado el SOLITARIO DE PROVIDENCE como racista (y fascista, y onanista, y toda cosa mala acabada en “ista”), ¿qué hacemos con su obra? Porque Lovecraft, al menos, es de las firmas pilares de la reciente literatura universal, si no de la CultuPop. Para empezar, notable es la inspiración que ha generado (y seguirá haciendo), como testimonian ROBERT E. HOWARD, o ROBERT BLOCH, aun MIKE MIGNOLA, o SAM RAIMI. ¿Logran tanto TANTO los escritores progres?

El poco favorecido HOWARD PHILLIPS
LOVECRAFT, un hombre que inspiró a una
saga de autores de más/menos resonancia en
la posteridad. Un mérito que se le está
despreciando, por cierto. (Eran otros tiempos.
El hambre de ilusión y fantasía, mayores)
 
¿Se quema, se esconde (recordemos: CAPERUCITA ROJA se considera machista y debe desaparecer, como PETER PAN y no sé qué más), se sataniza, se reescribe para adaptarlo a lo políticamente correcto de esta Caza de Brujas Inquisitorial Izquierdista, emprendida por quienes siempre condenan las censuras, empero ansían practicarlas? ¿Qué hacemos con sus relatos, siendo tan tóxicamente xenófobos? Para leerlos, ¿los pasaremos, clandestinos, debiendo preservarlos como en FARENHEIT 451, temiendo nos aprese la Policía del Pensamiento Comunistamente Correcto? ¿Qué vamos a hacer, Howard?

Suena a exagerada sátira escabrosa, mas los tiros ya van por ahí. Un mameluco de Izquierdas/Progresista (los peleles de Derechas ni merecen mención) suelta una perla parecida sobre un escritor, y lo condena por los restos, porque aquellos que siguen al memo tienen tan carcomido el cacumen por las consignas desvariadas que ni se plantean investigar por su cuenta; acatan, serviles, las doctas injurias extraviadas.

Lo que nos interesa, empero, es el sondeo a la obra de Lovecraft, como la presente en este recopilatorio. Revela, aparte su erudita y prolija prosa, su “preferencia” por lo arcaico y deforme, físico o mental, junto a qué pánico tenía a los abismos, subterráneos, siderales, oceánicos, boscosos, temporales, sigul de intensa agorafobia personal. Va ese detalle de que paseaba de noche para evitar a la gente, pues quizás su poco agraciado aspecto produjese, si no repulsión, muestras de repelencia. Un glorioso apocado era, el autor.

Donde se forjó la mitología "ocultista"
de Lovecraft, alimentada por su escuela
con abundancia. Por los cánones del
relanzado título, esta portada es ahora
inadmisible por sexista., Las tonterías
con que están estrangulándonos
Repelencia que Lovecraft exponía por los extranjeros (el racismo que le imputan) que mancillaban la puritana y aun virginal Norteamérica que sólo existía en su cerebro, que anhelaba el siglo XVIII por ignoro qué motivo. Entendería en clave steampunk el XIX, pero ¿el XVIII? Da igual. Manías.

En todo caso, Lovecraft es un campeón de la literatura; cuando menos, fantástica. Desde sus influencias (POE, MACHEN, DUNSANY…), edificó un poderoso imperio de terrores basados, sobre todo, en su pavor por lo gigantesco, lo cósmico, los cultos pasados cuyo légamo era tangible, no sobrenatural, fe en amorfos astronautas de estrellas remotas que, como PREDATORS, cayeran cuan indescriptible color a tierra para dominarnos.

El ser en el umbral le retrata, grosso modo, así: el débil coprotagonista, escritor ocultista, cuyas siglas tienen también tres letras; su esposa, a la cual va caracterizando como ente usurpador (la mujer, que va mutando la conducta del marido-soltero), cosa que quizás Lovecraft temiera le pasara (recordemos su matrimonio bianco, poeiano…); la posesión del sujeto, cuan analogía de su cáncer fatal.

No veo nada maligno (sí ameno) en estos relatos, germen de esa fantástica Era Hyboria o Valusiana. Interesa parar a estos mentecatos de la intelligentsia cultureta, porque, de dejarles, cuanto gustamos y es viejo, como CTHULUH, lo reemplazará no sé qué mierda genérica zombificante homoX-minista. Esos sí son la amenaza. No HPL.

viernes, 3 de julio de 2020

IN TIME — SPENDIND MY TIME

Afiche. Gente forever young, de pago la
inmortalidad,, calibres, bugas potentes. El
desenlace dispara el frenesí. No apta para
niños de mimbre ansiolíticos

Un par de cosas me desconciertan de esta película, que sugiere se inspira en LA FUGA DE LOGAN; la principal es la moneda de curso legal como esta Sociedad se gestiona: el tiempo de vida. Supongo que estoy tan habituado a que haya una transacción basada en lo físico (dinero) que abonar lo que consumes en minutos, horas, días, etc., de tu existencia, algo en el fondo intangible, me cuesta aceptarlo. Cierto que, durante un tiempo, los Países Bajos usaron como metálico los tulipanes (qué gilipollez, ¿verdad?), así que ¿por qué no tu tiempo?

Cuando empero vives en un mundo donde la vida se limita a veintiséis años, para gozar de la perpetua juventud exenta de enfermedades (no de muerte, que puede ser accidental o violenta), y que para continuarla debes comprarla, sobre todo con tu trabajo (que así se vuelve la manera más agresiva de esclavitud, más que el actual capitalismo salvaje, o la barbaridad del comunismo donde todos eran igualmente pobres, en equitativo reparto de la miseria —excepto sus capitostes—), pues es una fórmula como cualquier otra para granjearte lujos o cubrir tus necesidades. Quizás sea el modelo definitivo de la esclavitud, la analogía de CHAPLIN de TIEMPOS MODERNOS donde el obrero era engullido por la máquina. En este caso: el Sistema fagocita sin compasión alguna al empleado.

Entre las beldades, elija la de más edad, y la de menos.
Una Sociedad donde la decrepitud está detenida. El precio es
una constante renovación del plazo vital. Como siempre:
las clases obreras lo pagan más caro que el resto
Hoy día puedes volverte uno de esos sargazos que mendigan o duermen en portales, en sus “casas de cartón”, pero vives, a la espera de la dickensiana redención. Un golpe de suerte o bondad pueden mejorar tu desamparada situación. Mas en este mundo del tiempo-por-vida, si caes, es para siempre. Revientas sin esperanza de remisión.

El ritmo de la película, que se vuelve más dinámico conforme avanza el metraje, se hace angustioso considerando que WILL SALAS, el proletario que hereda un siglo y decide emplearlo haciéndole pagar a los potentados de esta Sociedad la muerte de su madre (por sólo segundos no consigue donarla un plazo que pudiera haber prolongado su existencia), vive al minuto. El tío además se jacta de semejante hazaña.

Hasta que aparece una suerte de JOHN DILLINGER y
ROBIN HOOD con su novia sobrevenida, que padece
Síndrome de Estocolmo. ¿Resultado? BONNY AND CLYDE
Y aumenta ese desasosiego viendo en qué apuros se mete con su BONNIE PARKER de acomodada familia (resentida con su padre, magnate del atesoramiento bancario del tiempo), pensando que no, ¡imposible pueda conseguirlo! Los dígitos del reloj tatuado en su piel, activado como el de todos a los veinticinco años de edad, se pondrán todos a cero, concluyendo esta historia. La gente fallece así: de golpe. Merced a esa modificación del ADN que les hace forever young.

Es sin duda un perverso (aunque eficaz) sistema de pacificar a las masas, porque nada, salvo la donación de tiempo, prolonga tu existencia. ¿Te vuelves un indeseable? Impiden renueves tu cuota. ¿Quieres vivir más? Produce más. Paga mis impuestos, por elevados que sean. ¿Cómo lo hago? Currando más. ¿No puedes? Extínguete. Deja tu lugar a quien sí pueda. Es otro modo de evitar la superpoblación, que permite gozar a la elite de sus privilegios. Una cadena de brutalidad empresarial (que los comunistas adoptarían sin vacilar un segundo) que acaba consumiendo al empleado, que vive sólo para producir, no para existir como individuo, con sus ventajas e inconvenientes.

El tiempo en sus manos, literalmente. Y, con el tiempo,
infinidad de vidas. El banquero sin escrúpulos, o tan roído
por el cinismo que olvidó lo que es la compasión. Su
supervivencia, por encima de todo
¿Cuánto puede durar una Sociedad así? ¿Cuántos esclavos pueden producirse antes de descubrir que tan alta tasa de impuestos les consumen más deprisa de lo que se reponen los empleados? Los ricos menos solventes: ¿se convierten en neoproletariado? La situación no obstante elude la solución de estas preguntas; se transforma en una ágil road movie de atracos a bancos de tiempo cuyo fruto se revierte a los más desfavorecidos, en un intento de colapsar un Sistema que fermenta ideas para interesante secuela.

viernes, 26 de junio de 2020

EL RACISMO ANTIKOMUNISTA DE H.G. WELLS, O LA SOCIEDAD FARENHEIT 451 — ¿CUÁNDO ACABARÁN TANTAS TONTERÍAS?

Instantánea de un maduro H.G. WELLS, al
cual cualquier día vemos en el potro de la
infamia erigido por los progres radicales

Vivimos procelosos tiempos. El fantasma de la fanática corrección político-oportunista, disfrazada de sobreprotector paternalismo imbécil, recorre el ancho mundo cortando Cortando CORTANDO con tremendas tijeras cuanto irrita sus falaces estándares socioculturales (tambaleantes, nebulosos, sin sustancia, capricho veleta que apunta acá-allá-acullá, según un menda con pinta de puntilloso NILES CRANE señale) y toma al espectador-lector por tonto integral del culo.

Repito el paradigma: la estúpida idea de HBO de anular de su oferta televisiva LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ tildándola de glorificación de la esclavitud. En algún suntuoso ático neoyorkino, un menda neoyorkino mau-maumizado, sintiéndose el profiláctico jabón del nacionalfeminismo/antirrábico-racista, vio la histórica cinta hallándola atrocidades sin cuento. No tuvo en cuenta, PARA NADA, el contexto histórico.

La Historia es, para estos mendas del resplandor (de STEPHEN KING) progresista, un AHORA continuo, en plan física cuántica, y personajes como esos esclavistas sureños deben juzgarse con estándares actuales, no de su época. Pues vamos listos el día que, a fondo, metan mano a la literatura. EDGAR ALLAN POE será de los primeros en arder en la hoguera del profiláctico racial/nacionalfeminista 451.

Macabra ilustración de EDGAR ALLAN
POE y su POEVERSO. Por su época, y
tal soplan los vientos, hará compañía a
Wells en cualquier momento
Nacido en esa cultura, describe un mundo visto con los ojos con los que creció. ¿Con prejuicios? Claro. Los de su momento. ¿Puede condenársele, por tanto, por eso? Pues, sí.

El ínclito alcalde de Londres (según TRUMP: un payaso —acertó, mira por dónde—) ha tildado a J.R.R. TOLKIEN de fascista. Por ¿qué? Últimamente largan el “fascista” a todo cuanto no sea nacionalfeminista, o progresivo. Ese tipo de mendas no lee. Regurgita “opiniones” de algún menda neoyorkino antirrábico-racial sin pararse a contextualizar, contemporizar, pensar, entender si el argumento que le fuerza a bautizar al autor de EL SEÑOR DE LOS ANILLOS de fascista es válido, o cagarruta. (PETER JACKSON ¿es otro facha, pues su trilogía podría considerarse glorificación del fascismo?)

¿No salían en la trilogía suficientes negros (perdón: afroamericanos, o afroafricanos)? ¿Es eso? Porque bien Tolkien refería que la obra era alegoría del nazismo, su expansión, influencia, amenaza para naciones. No decía: los muchachotes de Mordor, ¡qué tíos, qué uniformes de HUGO BOSS, cómo levantaban el brazo en envidiable rictus erectus de ¡aclamación! al FÜHRER!, sino lo contrario. ¿A qué, señor alcalde, espeta la palabra?

JULES VERNE, por si no lo sabían.
Al parecer, no tenía en gran estima
a las sufragistas ni a los judíos.
¿Qué? ¿Al saco, con los otros? ¿O
lo salva su extensa obra? No puede:
es de un machista
EL SEÑOR DE LAS DINAMOS, de H.G. Wells, visto así, no tiene desperdicio. Léanlo. Seguro enseguida habrá radicales antirrábicos-racistas dispuestos condenar a Wells al más radical racismo. Despreciarán su CV. Pro-abortista, pro-sufragista, fabianista (algo parecido al socialismo), pacifista. Acabó amargado al admitir que la educación podría salvar al Hombre, empero el Hombre no está dispuesto a dejarse educar.

Todo será obviado por esa masa de pretenciosos mendas. Sabemos cómo son, qué traza tienen. Los llaman también “perroflautas”. Merodea su desastrada pinta por los campus universitarios, despotrican contra algo, rabiosos republicanos nacionalfeministas, vagos por naturaleza aunque de candente labia, quieren cazar un apalancamiento subvencionado desde donde poder defender al obrero; léase: chalets de la Casta de la que abominan. Esas pirañas son jockeys de red social donde vierten todo su vesicante veneno de mierda según esperan la subvención apalancadora.

Para eso da su magín, y lanzar estereotipos flamígeros (“fascista, monárquico, golpista”) contra quienes no compartan su harapiento “modo de vida” o “inteligencia”. No bucean en la biografía de Wells, Poe, Tolkien. Vomitan algo oído a un líder también desastrado que, para nuestra desgracia, ha encontrado resonante hueco mediático.

RUDYAR KIMPLING, padre de la
política del
Sagrado Deber (hacer del mundo
Albión). Otro autor clásico que, por ser de
cuando era, debe desaparecer, ¿a qué sí?
Afinando, vemos más perversidad en la obra de Wells. LA MÁQUINA DEL TIEMPO, su exitosa primera novela, es alegato contra el komunismo. Cierto que, en algún pasaje, si no lo abraza, Wells coquetea con la causa. Mas profundicemos. Atentos.

La Humanidad la componen MORLOCKS (subterráneos, industriosos, feos) y ELOIS, bellos efebos áticos, parasitarios improductivos. Holgazanean por vastos jardines amansados de la otrora populosa Londres pétrea, flirteando y perdiendo el tiempo, madurando para alimentar Morlocks.

Wells considera komunistas a los veganos Eloi. Y les describe: inútiles. Incapaces de aprender o contestar preguntas. Sin ambición. Producir. Viven a expensas del capitalista Morlock. Exaspera su interminable indolencia al VIAJERO. Sólo vuelcan energía en goces hedonistas. Mas los Morlocks producen. Son los empresarios del 802.701. Tienen fábricas subterráneas. Por perfidia de ignoto origen, son antropófagos.

El análisis que estos elementos lanza es: el komunismo es estéril. Radicícola. (¡Malo, para los progres! Más motivo de excomunión.) La motriz fuerza productiva es Morlock. Resentido con las clases ricas de su tiempo, el autor les pinta deformes, de bajos apetitos (los del capitalismo salvaje-caníbal). Aunque los hermosos Elois… ¿construyen algo?

J.R.R. TOLKIEN. Le he considerado un
aburrido y pedante, pero ¿fascista? ¿En
base a qué? Por derivación, pues, todos
quienes gocen de
EL SEÑOR DE LOS
ANILLOS son... ¡hitlerianos natos!
Embroma al Viajero su belleza; un defecto racial hace les crea “los buenos”, negando que la fatigosa tarea recae en los Morlocks, quienes debieran recibir su simpatía. Pues, ¿no son obreros de su dura Sociedad y sus máquinas (así les mostró STEPHEN BAXTER), cuan borrador de las oprimidas clases trabajadoras de METRÓPOLIS? Obtienen magro beneficio, pese a ser los aparentes amos del mundo.

Kritica al Komunismo Wells al dibujarlo como Eloi. Consciente o subconscientemente, lo hace. Así que, cuando la oleada de neopuritanismo antirrábico-racista repare en estos datos, vilipendiarán a Wells. Como a VERNE, un machista, o RUDYARD KIPLING, declarado imperialista, como CONAN DOYLE, cuyo misógino SHERLOCK HOLMES será tan maldito, y acosado, como RHETT BUTLER o SCARLET O´HARA, en estos tiempos de quienes quieren acabar con los prejuicios. Mas durante la embestida, están creando otros nuevos, alentados por sus vacuas veleidosas “morales”.

viernes, 19 de junio de 2020

LA CONQUISTA DEL OESTE — LA HISPANOFOBIA TAMBIÉN ES RACISMO

Afiche foráneo. Como un complejo de
inferioridad, Norteamérica anhela las
vastas y viejas raíces de la historia de
Europa, como su mitología. Las recrea
a modo, cuando no las roba y adapta
a su modo de ser/ser las cosas

Quizás la película PEQUEÑO GRAN HOMBRE complementara la reseña de DARE; a modo, guardan similitudes. Empero, la novela de PHILIP JOSÉ FARMER trata otro tema (el colonialista hombre bianco triunfa sobre las razas bárbaras de allá donde lleva la religión, cultura, política, industria y economía bianca) que merece igual atención. Aun así, ambas cintas guardan concordancias entre sí a su vez.

Recuerda: en Dare, un puñado de terranos abducidos y llevados al planeta en torno a Tau Ceti intenta recomponer nuestra Sociedad, desde sus idiosincrasias nativas, en un entorno semisalvaje al cual quiere domar a desdén de los nativos, quienes en su momento fueron víctimas de la erótica del poder de la HITECH. Arrasaron su mundo. Ahora optan por sistemas políticos ecolorreligiosos-matriarcalnudistas, buscando la Gran Armonía con la Madre Tierra que desarrolla los espíritus, más que el intelecto. O las máquinas.

La conquista del Oeste va de eso: varios colonos, abducidos por la erótica de las lejanas tierras llenas de ignotas aunque abundantes riquezas minerales o metálicas, sin escrúpulos avanzan Avanzan AVANZAN por las graves planicies norteamericanas, despojando a los nativos de sus tierras y recursos. Les embroman con tratados que rompen sistemáticamente. Montan un genocidio encubierto de Destino Manifiesto y describen al pielrroja con todo apelativo despectivo. Los masacran tanto de hambre como a tiros, encerrándoles en reservas que son miserables guettos, o gulags, donde los degradan prohibiéndoles la transmisión de su cultura, “blanqueándolos” cuanto pueden, siempre atisbados desde la excluyente superioridad protestante-puritana-creacionista.

El Nuevo Mundo tiene, empero, Viejos Ocupantes. Mientras
los Pobladores españoles intentaron integrar a los nativos,
donándoles nuestra Cultura, que a su manera los indios
adaptaron a sus ritos, los anglos se limitaron a
exterminar a los pielesroja. Y no problemo, baby
Cuanto cuenta Farmer en Dare. Los nativos son nudistas; los terranos quieren vestirlos. Tienen ricas tierras. Los colonos planean arrebatárselas mediante genocidio. Desprecian la propiedad ancestral del aborigen. Es destino manifiesto bianco quitárselo todo porque… es destino manifiesto protestante-puritano-creacionista.

La conquista del Oeste es una ILÍADA norteamericana de hombres biancos y sus familias que busca insuflar al espectador patrio una grandeza orgullosa por sus logros sin reparar en los medios, o cómo se obtuvieron. Un garabato sobre la Guerra Civil, algo contra los mejicanos, siempre bajo el estandarte de la laboriosidad calvinista carente de reparos morales al destruir indios a mansalva. ¡Estamos de cruzada! ¿Van a pararnos salvajes en cueros? La electricidad protege los flancos, cuando falta el Séptimo de Caballería.

Un poderoso aliado ayuda a la Gesta del Destino Manifiesto.
Tecnología. A grandes retos, las grandes soluciones de un
gran país con sus negras sombras también
Los estadounidenses no ven esto inmoral. Un vistazo a su cine, de esta época, muestra cómo humillan al indio de forma vergonzosa. Cualquier colono bianco vale por mil indios. Quitarles las Black Hills cuajadas de oro: destino manifiesto. Emprender un progrom por lo del Séptimo de Caballería: justificadísimo. La bandera barrada cuajada de estrellas contempla vuestro arrojo y presume de él.

Mas la culpabilidad debe corroerles porque no dudan en considerar la conquista de Iberoamérica por los Reinos de España o Portugal atrocidad innombrable. Casi suerte de Holocausto nazi. Así echan balones fuera. Despistan al crítico. Para eludir sus culpas, emplean y repiten un “argumento” racista (criminalizar a los españoles, tintándonos de genocidas codiciosos). Les sale más barato y, encima, enaltece patrióticamente.

Con audacia, ambición, coraje y tíos en pose
heroica se construyen las naciones. Luego,
se forja la aristocracia que compita con la
tradicional europea. Por cierto: los cowboys

negros contribuyeron a la mítica del Oeste.
En este filme no se ve ni uno. ¿HBO y las
demás cadenas cretinas del antirracismo
repentino excluirán esta película de su 
programación?
España, ante esta vileza, ¿cómo reacciona? Callando. Agacha la otrora orgullosa cerviz. Acepta los crímenes que les imputan los anglos y quizás ni existieron. Sumisa, tolera la hispanofobia (otra forma de racismo) y a quienes la alientan, allá y aquí adentro. Es harto progresista renegar de un pasado cultural y actos propios de su contexto histórico. Italia no se avergüenza del Imperio Romano. Aun saca pecho. ¿Y nosotros? ¡Costeamos charlas a los que nos vejan, para quedar bien ante los hispanófobos de ultramar, o donde sea! 

En cambio, La conquista del Oeste embellece un genocidio encubierto, desarrollado de tal modo que parece un acto grato a Dios y que aún complace a Norteamérica.

viernes, 12 de junio de 2020

DARE — ARDE MISSISSIPPI, DIGO, TAU CETI

Cubierta española. Obra "naturalista",
contiene los temas habituales de FARMER.
Y, bajo cierto prisma, novela cuyo mensaje
está de plena actualidad (semblanzas con
"elementos mágicos" aparte
)

Esta novela de PHILIP JOSÉ FARMER incluye dos sorprendentes giros hacia el final. En principio, atisbas que nace como alegoría de los movimientos sociales pro derechos sociales de los negros en Norteamérica de parte de Década 60. Elementos del relato animan creerlo. Otra conclusión es que, o forma parte, o es un apócrifo al Opus Magna del autor: la saga de EL MUNDO DEL RÍO.

Pistas que lo soportan: Dare orbita la estrella Tau Ceti; de allí “vinieron” los extraterranos que asolaron la Tierra en el futuro. Dare está colonizado por humanos (principalmente) llevados allá por expediciones de poderosos ARRAS (estilo los ËTICOS). Abdujeron pequeños grupos de “colonos” durante los siglos XVI a XVIII. Dare poseía una “raza autóctona” (los MYIR), mas también oriunda de la Tierra, aunque de eras más remotas. En Dare evolucionaron hasta gestar una cultura tecnológica tan avanzada que destruyó su civilización (el irrompible círculo violencia-Humanidad).

Su función original en Dare era ser esclavos; sin embargo, componían asimismo parte de un gigantesco experimento sociológico que sufría alteraciones, como la inserción de otros “colonos” (como de los que nace el protagonista, JACK CAGE), para ver cómo los humanos interactuaban con los mutados Myir, y qué salía del mestizaje (cosa que se suponía los Éticos estaban haciendo con los RESUCITADOS en el Mundo del Río).

PHILIP JOSÉ FARMER y familia. Hombre de obra
extensa y rapidez en escribirla, según los publicaciones,
y sus palabras, confirman
Para complicarlo más, otra raza alienígena atacó Dare, causando estragos como la casi total desaparición del hierro del planeta. (Carencia que comparte con el Mundo del Río.) El hierro es guerra mecanizada, matanza a mansalva. Armas de piedra o madera pueden inducir a reflexionar si hay lucha o no, porque el esfuerzo es mayor, la masacre menor, el resultado apenas pírrico. El hierro, no. Respalda la humana brutalidad de la guerra por su capacidad mucho más alta/acelerada para destruir.

Pese al trasfondo de aventura que imprime a la obra Farmer (como casi siempre), detalle que la excomulga para las altas elites que gobiernan la ciencia ficción (en España, al menos), que exigen al género sea lo más aburrido e inerte posible, la digresión sobre cómo el Hombre no puede confraternizar con otras especies, y menos las que en apenas nada se nos parezcan, ocupa bastantes páginas, párrafos, consideraciones.

Los Wiyr (u horstel), tras el apoqueclipse que casi les extinguió, cultivaron una pseudorreligión matriarcal. Viven un extremo más naturalista (otro “querido” de Farmer: la desnudez) y casi nada materialista la existencia. La propiedad no les interesa, el territorio es sólo el lugar de origen, generosos, comparten con los nuevos llegados sus cultivos, animales “de granja” (variedades exóticas nativas, o mutadas, parecidas a hombres lobo, unicornios o dragones —andantes-parlantes—), detalles similares. Su carácter guerrero, que puede ser feroz, se limita a la defensa propia… para indignación humana.

Portada foránea, que describe lo más
llamativo y esencial del relato. Hay
un "juego de palabras" incluido.
Los HK pueden ser tanto
hosrtelkillers como humankillers...
Por tanto, crean una sociedad “secreta”, estilo KKK, preparando un progrom contra los Wiyr. Casi lo consiguen. La aversión hacia los desinhibidos nativos es grande entre los humanos, esclavos de puritanas leyes religiosas. Les escandaliza la desnudez de “sátiros” y sensuales “sirenas” Wiyr, como su comunión espiritual-no materialista con la Madre Naturaleza. Farmer describe su época. Los HK del KKK. Los negros-como-Wiyr. La doble postura del Gobierno, que condena la violencia pero no la reprime. Que el Hombre no puede congeniar con otros. Debe imponerse, ser superior. Llevar la razón, siempre.

Cuando piensas que Jack será el intermediario entre ambas razas, creando un marco de convivencia, ¡estalla una guerra mundial en Dare! (primer giro), que hacia su mitad ¡abortan astronautas de la Tierra! (segundo, inesperado y desconcertante giro). Farmer descoloca con estas maniobras. Más, la segunda, que no encaja ni por apuesta. Con el sugerente grueso de la narración, que estaba bien encarrilada, no necesitaba de estos dos “artificios”. Ya, con la “crítica social”, tenía tela para rato.

miércoles, 10 de junio de 2020

LIBERALES DE LIMUSINA — OBSCENO OPORTUNISMO OSCURANTISTA


Clásico mítico e histórico del cine, ahora
repentino e innecesario objeto de polémica.
Procelosos tiempos vivimos si esta cinta
se considera una amenaza
La decisión de HBO de retirar LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ de su lista de películas, en este momento de protestas antirracistas en Estados Unidos (oleada que, con toda hipocresía, el komunismo español ha aprovechado para montarse una multitudinaria orgía donde incumplieron la distancia social, cosa que no se les critica o censura, por su luminosa perfección kominista, empero a otros sí), so pretexto de ser una película que glorifica la esclavitud, es, cuando menos, desacertada, estúpida, moña y de despreciable oportunismo moral.

En el caso más grave: es una decisión endiosada y prepotente más del fascismo de la Izquierda, de esos “liberales de mierda” de los filmes de CHARLES BRONSON, que impedían actuar al justiciero de turno, y excarcelaban a los peores criminales so pretexto de contradictorios escrúpulos progresistas, decreto que amenaza a la industria del cine que pretende proteger o negar los peores excesos de la Historia.

Los pueblos que olvidan su Historia, se condenan a repetirla, reza el refrán. Por viejo, no deja de ser cierto. El retrato que efectúa la cinta de VICTOR FLEMING (uno de sus regidores) del Sur del algodón, el algodón, visión idílico-onírica de un Camelot que sólo existió en algunas mentes, dibuja una época que, si no se quiere repetir, debe recordarse. No es ninguna glorificación, o insulto, o desprecio, sino imagen de un modo de vida, que hoy día condenan y desaprueban, pero del cual no podemos sustraernos porque le “horrorice” a algún liberal de limusina con repentinos escrúpulos raciales.

MARGARET MITCHELL, autora del long-seller original.
Seguro que, tras este escándalo, prohíben el libro también. Y
más: ¿cómo una mujer pudo escribir algo sobre esclavitud?
El imperante nacionalfemismo lo repudiará, alegando que
¡la Mitchell era un travesti!
Sobre todo, porque estos sensibles izquierdistas viven en bloques, o zonas residenciales, exclusivas-exclusivistas-excluyentes. En una colonia de cien, puede haber tres negros (con pa$ta), cuatro italianos, dos irlandeses, siete católicos. El resto: es selecta W.A.S.P. VIP protestante que adooooora los vean junto al taimado racista de WILL SMITH, o el declarado racista de SPIKE LEE, en actos sociales glamourosos sobre causas perdidas.

Mas ¿tenerlos de vecinos? ¡Impensable! Su liberalismo se funde. Desaparece todo compromiso social. Si a durísimas penas les toleran es por su fortuna o popularidad, y, ahora, porque conviene les vean fundidos en un fraternal abrazo Ebony and Ivory.

Pasada la moda (lo es; no es ningún compromiso moral permanente) del negro muerto, retomarán, con cierta cautela, sus hábitos segregacionistas, que manifestarán en un sardónico comentario ambiguo, o mueca o gesto de desdén que pudiera, también, tener confusa intencionalidad.

Escalofriante testimonio sobre el
Holocausto... que puede ser a su vez
excluído por algún tontarina que crea
que "exalta al franquismo", digo, al
nazismo.. Por cierto, ¿cuántos clásicos

pueden caer por esta movida de lo
racialmente correcto?
Excluir Lo que el viento se llevó (la película más romántica-taquillera de la Historia) por mor de lo que aducen es letal para el arte, la creación, las libertades que las asisten, la Historia. Quieren (re)construir una Historia donde tíos como VLAD TÉPÈS nunca han existido. Todo son gatitos de la diversidad, algo blandurrio y pueril. Mientras dicen: HITLER era el nombre de un refresco fallido, en la calle otro policía mata a otro negro. Estallan nuevos motines. ¿Cómo conciliar la versión Liberal-hollywoodiense de la vida con la Vida Real? ¿Con un esquizofrénico doblepensar que ni el IngSoc pudo soñar?

Porque si suprimen Lo que el viento se llevó por esta causa, ¿no pueden argüir que LA LISTA DE SCHINDLER encumbra al nazismo? En ella masacran judíos a mansalva. No será contar un aterrador episodio de la Historia, destinado a evitar se repita. No. Es exaltación del nazismo. Por tanto, ¡fuera! Pasad Los gatitos de la diversidad en su lugar.

Una de las productoras de FRIENDS lamentaba que en esa sosa serie (estúpida encima: pijos neoyorkinos judíos —al menos— “sufriendo” avatares absurdos y sin gracia, en un desaliñado esfuerzo por rivalizar con la salvaje SEINFELD o la inofensiva FRASIER) hubiese “sobreabundancia de blancos”. Vale. Veámoslo así. Dentro del contexto USA: vivo en Brooklyn. Un barrio judío. Mis amigos y vecinos, hasta la enésima generación: blancos. ¿Con quién voy a relacionarme, si en la zona no hay individuos de otras razas? Lo haré con mis amigos blancos, ¿no?

No es cuestión de razas, o su diversidad: es pertenencia al grupo.

Por ese baremo, todas las series están, pues, condenadas. THE BIG BANG THEORY, por citar una popular reciente, peca de lo mismo. Chicos blancos, romances blancos, una gota de color hindú para cubrir ¿cuota de política étnica? Volvemos al ejemplo de Brooklyn: si mi entorno lo componen blancos, ¿con quién voy a juntarme?

Y con los mimbres que urdimos, ¿qué
vamos a decir de este
thriller? Otro a la
basura sin demora
Pero, qué curioso, EL PRÍNCIPE DE BEL AIR no peca de negritud. Ellos replican lo que sea que acusen a las producciones blancas. Mas no se les puede criticar por hacerlo.

Todo esto es otra terrible muestra del delirante neopuritanismo en alza. Ladran mucho, insisto, contra la censura franquista. Mas quienes lo hacen meten más y más a fondo la tijera que los tipos del Régimen. Y, apúntatelo, ¡son los hijos de aquellos que sufrieron la censura los que, AHORA, con denuedo, quieren imponer una censura brutal! Basada en conceptos nacionalfeministas, otro pretexto con público, junto a zarandajas progres que desprecian en su intimidad.

Debemos oponernos, con toda firmeza, a estas endiosadas decisiones arbitrarias, cretinas, de esos liberales de limusina, porque podemos perder el derecho a crear como queramos cuando queramos, quedando sometidos al capricho de un cualquiera que reparta carnets de "artista" o "producción" como y cuando se le antoje. Y ya hay bastante injerencia de eso en estos momentos. Por experiencia personal lo digo.

Y se me ocurre que quizás JUEGO DE TRONOS (de la cual no he visto un episodio) pueda contener elementos de glorificación de la esclavitud, lo cual contradeciría esta oleada de moralidad racial capulla de la HBO, esa productora que, a comienzos del milenio, era tan rompedoramente innovadora y prometedora.

Creo que este fotograma es más descarnado sobre la situación
comentada que todo
LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ
Mira por dónde. Con estos humos de santidad, podrían adquirir un conservadurismo que ni la FOX, por lo que he oído a LOS SIMPSON.

Addenda:
El racismo positivo (el que practican negros o asiáticos, por citar al albur), también existe. No sólo los blancos están apuntados al viejo uso. ¿Eso, no se condena?

viernes, 5 de junio de 2020

BABYLON A.D. — SOBADA ESPERANZA MESIÁNICA

Afiche.  Vegemente contaste de entornos:
del bélico-decadente del protagonista a la
Neon Jack City multicultural de EE.UU.
Y otros manidos tópicos cyberpunk de
esta producción gala basada en libro

El cine francés suele atreverse con los géneros. No refina tanto como el de Estados Unidos, donde sus Majors nos tienen acostumbrados a despliegues de calidad visual y pirotecnias SFX computarizadas que o logran entusiasmar o producir buen disgusto. De los francos importa qué esfuerzo ponen, aunque éste a veces sea tan manirroto como LUC BESSON muestra en sus vehementes películas de acción.

¿Qué pasa en España? Me consta que gente con talento, brío, deseos, hay… oculta bajo mantas de pretenciosos, hedonistas, politicastros, mediocres y nulidades de delicada sensibilidad que, como damiselas de BÉCQUER, lloriquean dolidos alegando les impiden progresar (así ocultan su brutal falta de talento). Alimentan la megalómana teoría de enemigos emboscados por doquier que traban sus (pobrísimos) planes. Entre bujarrones iguales, encuentran el confort de los mimos que éstos les prodigan. (Lo que sólo buscan.)

Nuestro cine se ha tirado, cuando no al terror que mimetiza fórmulas norteamericanas, a copiar las comedias de JENNIFER ANISHTON o SANDRA BULLOCK, o, peor: las de descerebrados gamberros con actores que apenas gruñen un insignificante “diálogo”, ocurrencia cuartelera de taberna, filmados con insalubre desparpajo y regidos por un director que está ahí sólo por tener carnet del Partido. Talento: mínimo-nimio.

TOOROP, el cínico misógino macho-alfa, etc., (lo que
ahora por orden nacionalfeminista debemos aborrecer) en
faena. Hombre de un tiempo caótico y un mundo que se
desploma al faltarle todo soporte razonable
Los europeos, en general, se arriesgan. Conciben algo que promete, o resulta sugerente, como esta película protagonizada por VIN DIESEL, que aprovecha su estela de RIDDICK más que de TORETTO. Ocurre que… los franceses imprimen a sus producciones un sello… inefable… que los estadounidenses procuran eludir. Filman algo extravagante y absurdo. Ejemplo: proporcionar a TOOROP (el cínico misógino macho alfa, que recibe palos como una estera, aunque gane un alma después) un coche anclado a un helicóptero mediante un electroimán. ¿Habría formas mejores de concretar esa escena?

¿Qué tal la habitual/manida de dejar las llaves en el contacto y circular por las carreteras de pesadilla de esta distopía centrada sobre todo en Rusia, mostrando la acelerada descomposición del komunismo (dando metraje, creando drama), pues la mascarada de democracia que se supone ahora disfrutan es sólo oropel para que, en Occidente, nos sintamos más tranquilos con el vecino Oso Ruso? Ese gigantesco país ha camuflado los kuadros komunistas por los del krimen organizado, fluctuando sinergia con el Kremlin, lo cual hace que, renqueando, la superpotencia funcione. Vendiendo chatarra militar, novias-por-catálogo, alojando multitud de servidores pornográficos de internet. Baby-lon AD bosqueja convincente esa entropía colosal, que ha convertido las ciudades en Soguettos. Violentos buscavidas y traficantes de todo reinan en esa acracia multicultural.

La Virgen de Probeta y su guardaespaldas monjil. La
que debe proteger al recipiente de los LUKE y LEIA
que deben traer el equilibrio a la Fuerza de esta
turbulencia  futurista. La verdad,
MICHELLE YEOH no sé qué hace en esta película.
Su interpretación es bastante... apéndice
Así, a Toorop le encargan escolte a una muchacha a los Estados Unidos Tecnocráticos. Babylon AD busca ‘romper’ con las distopías gibsonianas al uso metiendo un interesante e inquietante elemento religioso (pienso somera crítica a la gente “iluminada” y sin escrúpulos que abusan del miedo humano al Más Allá, erigiendo una secta para triunfar). AURORA resulta sólo la vaina, moderna VIRGEN MIRIAM de Probeta, que porta en su seno inmaculado a ¿nuestros salvadores? (Imposible salvarnos.) Creados en laboratorio (¿tal hizo Dios con JESÚS?), son inseminados híbridos de las más avanzadas tecnologías artificiales computarizadas imbricadas en tejido vivo. Se sugieren enlaces entre dos razas: la pujante de las IA y la decadente humana. Recuerda una elegante versión de MODERAN, mas con la ilusión de que auxiliarán a este pobre mundo, no lo arrasarán.

Lo destacable de una cinta que sobrevuela lo mediocre es, repito, que bruñe un arrojo lleno de orgullo patrio por destacar, competir, con producciones foráneas. España está en el parvulario tanto en democracia como en generar proyectos ambiciosos. La amenaza fantasma del cine de recreación narcisokomunista de la Guerra Civil, contada por un niño (una larva progre), está latente en las bobinas de película virgen que malgastarán en comedietas tontas, bufonadas bordes, o chillón terror de buhardilla. Triste desperdicio.

viernes, 29 de mayo de 2020

AMOS DE TÍTERES — NORTEAMERICANA GUERRA DE LOS MUNDOS

Y la muchacha salvará a la Tierra gracias
a una infección... ¡venusiana! Los mismo
que en
LA GUERRA DE LOS MUNDOS
al invasor lo barrena un virus. Imagino que
todo autor que se precie quiere hacer su
particular versión del clásico de WELLS.
Aunque, claro, también puede verse, de
esta libro (y por su año de aparición), una
sutil alegoría contra el comunismo

Destaco de este clásico de ROBERT HEINLEIN aspectos que encuentro ingenuos… así como inquietantes paralelismos con la actualidad. La ingenuidad desprende como… impropia inmadurez de este autor, tan sólido y versado. Esboza elementos que luego cristalizarán en la polémica (porque los tontolavas progres quieren) TROPAS DEL ESPACIO, como la compleja relación paternofilial de los protagonistas, la amenaza estelar, la fuerza expedicionaria terrana que viaja al planeta origen de los problemas con sanguinario afán vengativo. Lo demás: el lector lo está viviendo.

Diferencias: un ente espacial contagia a la población, que sufre sus secuelas a todo nivel. Nosotros padecemos una mutación gripal. En el libro: son parásitos de Titán, la brumosa luna que orbita Saturno (y tiene encandilada, junto con Marte, a los astrónomos. Suponen algo habita allí —no antropomorfo, tal vez vegetal— por precipitaciones desde las nubes de materia orgánica. —Empero, en ese plan, estaban con Venus, y, al final, ni dinosaurios ni nada. Sólo calor extremo y presiones insoportables—.)

Los NIVENS, padre-hijo, agentes de un supersecreto grupo gubernamental de defensa y espionaje (como S.H.I.E.L.D.), investigan una anomalía sorprendente. Un OVNI (el disco clásico) aterriza en una población norteamericana de relativa importancia (en un país superviviente de la Tercera Guerra Mundial, cuyo estrago apenas se traza, y de modo tan local como insuficiente —pese al apoqueclipse nuclear que se afirma en alguna parte hubo—, aunque no impidió esfuerzos colonizadores en Marte o Venus, o existan aerocoches —pero no computadoras personales, pese a tener los teléfonos especiales implantados en el coco) y libera babosas. Tras pegarse a la nuca, controlan al portador.

ROBERT A, HEINLEIN (otro habitual del blog) firmando. A
la sombra de esta narración se han hecho ciertos filmes. Tal
vez el último sea HIDDEN (o que yo conozca)
Su alarmante expansión vírica domina, en días, una vasta extensión de Estados Unidos. Sospechan que la Unión Soviética (otra superviviente de la Tercera Guerra Mundial) está ENTERA colonizada por los repulsivos invasores. Heinlein atina cuando afirma que una invasión de este tipo prosperaría mejor en naciones que mantienen el secretismo, la manipulación informativa y la injerencia en la privacidad ciudadana en tal grado de erección que la paranoia no es una enfermedad, sino una forma de vida.

Gran parte de Norteamérica estima que la plaga es, por su misma naturaleza, imposible. ¡Aliens prendidos a los hombros de la gente, a la que esclaviza para obtener sus siniestras metas! Ni con la evidencia ante sí, creen al Gobierno. Fructifica el recelo al federalismo y la centralización. (¿Te suena, caveat lector?)

Portada foránea de un mundo
que supera la Tercera Guerra
Mundial (nuclear) con viajes
a otros mundos o coches
voladores. ¡Pasmoso!
Amos de títeres retrata nuestra España actual. Sólo que nos enfrentamos a dos contagios: el vírico y el que el Gobierno “progresista”, obra de avarientos nazionalistas, genera mediante la adulteración informativa y las redes sociales. Vivero de sus republi-sicarios, arrojan ponzoñosos mensajes de ODIO contra la población crítica, no… “participativa”.

Primero, niega la gravedad del contagio. Segundo, manipula la información, sobornando a los medios incluso, lo cual obligó a redactar comentarios errados. Tercero: causa una sensación de improvisada precariedad con las medidas sanitarias, que suena a broma que gasta al sufrido ciudadano: hoy mascarilla, sí; mañana, mascarilla, no. Fíjate en esos gilipollas: nos obedecen en todo, pese a su absurdo, con tal de decirles “es por su salud”.

Este ‘Gobierno’ actúa con duras konsignas kriminal-komunistas: negación de los hechos, deliberada desinformación, despiadado ataque al crítico mediante la agitación de las masas desde las redes sociales, desde donde trabajan como los esclavos de las babosas del relato: sin pensar. Degluten lo que les mandan decir desde El Galopagar…. o Caracas. Por tanto: nos “lideran” engreídos amos de títeresprogresistas”. Manipulan nuestras vidas a su dictatorial antojo. Son hechos contrastables. No ocurrencias al descuido.

Los amos de los títeres de España. El HIJO DEL TERRORISTA
 y el otro HIJO DE...Eso. Controlan al electorado de Izquierdas
de tal modo que te cuestionas si dentro de esos cerebros hay
de verdad inteligencia autónoma, capacidad de análisis. Beben
las más estrambóticas consignas y las siguen fielmente sin
meditar su absurdo. El daño que esta pareja está haciendo a
a nuestra nación costará años reparar
Heinlein muestra ingenuidad al tratar la forma médica del ‘contagio’, e inseguridad por no acabar de precisar si las babosas son los amos, o las armas de esos titanes élficos que, se supone, construyeron las naves. Apenas describe laboratorios llenos de técnicos concienzudos. ¡Hacen en un zoo las pruebas genéticas! La ficción nos ha abarrotado de imágenes de trajes estanco y sótanos acorazados donde tamizan exhaustivamente toda partícula del aire. En el libro, sin embargo, ¡en cueros que van! (Sobre esta medida “sanitaria”, creo que PHILIP JOSÉ FARMER le hubiese sacado mucho más divertido provecho. Aunque eran otros tiempos. Más conservadores, recatados, anublados por el MCCARTHISMO —que Amos de títeres también puede verse alegoría sobre el poder infeccioso del comunismo—.)

Au así, incomoda leer imaginaciones de 1951 que vives ahora, en 2020. Por algo les llaman, a estos autores, visionarios.