viernes, 13 de julio de 2018

PITCH BLACK — EL ÚLTIMO FURYANO

Con este afiche nacía una nueva leyenda; el
Cosmos adquiría una dimensión particular

Y, como sea cierto lo que sospecho, el último (anti)héroe masculino de acción. Llevamos una racha de “inversión” al femilurismo con algunos de nuestros más conocidos iconos que no me extrañaría que, cualquier día, aparezca la versión femirula de RICHARD B. RIDDICK que será lo que, definitivamente, mate al personaje. No las taquillas adversas de secuelas solventes aunque víctimas del gusto veleta del público, sonado ahora con esto de tener una copia en rosa de héroes como MAD MAX, LOS CAZAFANTASMAS o THOR. Lo liquidará esta perversa moda de hacerlo ahora todo en couché morado para tener contento a un rabioso segmento de la opinión hembrista que, en todo lo masculino, ve una amenaza suprema a suprimir sin demora.

Espero que Riddick, el escapista de los sorprendentes huesos “flexibles”, resista, pues es la última figura que acopia esas virtudes, o facultades, que distinguen a los personajes así, dispensadores de catarsis y frases chulas, tan de puta madre magistral en el celuloide, pero ridículas pronunciadas en la vida real.

Pitch Black aterrizó otrora en nuestros cines destinada a pasar ignorada; empero: el boca-a-boca y los talentos del indómito Riddick lo situaron pronto en la admiración por los tíos de una pieza que arrostran los letales peligros del espacio y sus incognoscibles monstruos con entereza; tipos johnwaynescos, clinteastwoodnianos, melgibsonitas. (Otra cosa lista a desaparecer; ahora el héroe debe mostrar capacidad de maleabilidad y contradicción para que así encaje con el gusto de este “nuevo hombre” que las femirulas quieren imponer —y, poco-a-poco, van consiguiendo tener—, porque en los Gobiernos “progresistas” y “paritarios” —como el actual, “paritario” ejemplar— abundan los tontainas dispuestos a premiar todas las estupideces esnobs que jaleen las minorías.)

No fiemos en las apariencias; conforme las cosas empeoran,
los caracteres se ennoblecen o avinagran; sale lo peor, o lo
mejor, de cada cual
A priori, se antoja Pitch Black enésima mala copia de ALIEN. Mínima-nimia inspiración. Veamos: Espacio Profundo Nueve, nave abarrotada de pasajeros inmersos en un peligro inesperado, criogenia que abandonan de golpe… hasta que Riddick actúa. Rompe con “lo conocido”, se hace él, uno, distinto pese a lo “tópico”, como en su momento ELLEN RIPLEY revolucionó en los tenebrosos y claustrofóbicos pasillos de la Nostromo.

Ajá. Sí. Está, sobre todo (el páramo bajo tres soles, los aterrados supervivientes, los aliens —aquí, sin embargo, son los humanos los forasteros—, la violencia…), imponiéndose la figura, el carácter, de un antihéroe clásico. Riddick posee facultades físicas extrañas; es fuerte, no tiene compasión (o eso afirma), arrastra una larga condena, fugas de prisiones de máxima seguridad, convicto psicópata de peligrosa inteligencia. Ignoramos su procedencia. Mas este solitario, con un afilado trozo de acero curvo: hace milagros.

Pues Tattooine tiene este color, de intenso solar cegador
Se enfrenta a las alimañas del remoto planeta (paradigma de los peligros del viaje interestelar que en STAR WARS o STAR TREK, o anejas, se antojan confortables paseos hiperlumínicos) salvando a quienes había decidido condenar porque su libertad está en juego. El cazarrecompensas que le capturó, JOHNS, es la amenaza, el tipo realmente malo pese a su apariencia “angelical”, porque mientras Riddick abriga una inesperada integridad moral para alguien de su laya, Johns pretende sacrificar a los restantes supervivientes para salvar su pellejo de yonqui a sangre fría.

Un nihilista convertido tanto en héroe a la fuerza como en
figura paternal/de fuerza, para una seguidora
desorientada y necesitada de atención y modelos a los
que emular. Uno masculino, por cierto
Daba un grato giro esta película de DAVID TWOHY al mito iniciado con Alien, sí, ajá. Nada lo invitaba a aventurarse, porque otras cintas, de inferior calidad, se limitaban a calcar el estereotipo variándolo lo justo para no tener problemas legales, pasando a cobrar; agradecías asimismo descubrir a otro más en las tropas del espacio dispuesto a combatir a los grotescos alienígenas de instintos asesinos.

Riddick iba a más; las secuelas lo demuestran; lo confirmaban las pretensiones de VIN DIESEL. Pero la taquilla, implacable juez del Radamanto, frenó las expectativas. Confiemos pronto coja velocidad. Te necesitamos, compañero. Créeme.

viernes, 6 de julio de 2018

LOBO – EL ÚLTIMO CZARNIANO — ¡YA ESTÁ AQUÍ!

Y, de pronto, a comienzos de Década 90...
¡EL HOMBRE ataca!

Eso rezaba en la cubierta; un rajado reclamo optimista que dejaba indiferente; atrapaba el impactante dibujo de SIMON BISLEY, quien nos había sacudido con su dinámica versión de SLÁINE. Vivimos comienzos de Década 90. Venimos zumbados de una sucesión de hitos gráficos que han hecho leyenda urbana: WACHTMEN, V DE VENDETTA, BATMAN – DARK KNIGHT. Estaba pegando fuerte DC COMICS merced a que MARVEL había cabreado a ALAN MOORE (y varios más) y éste, pese a lo mal que todo terminó luego, volcó su considerable narrativa en colecciones de la Distinguida Competencia.

En rajada racha, en efecto; Lobo, un oscuro sujeto agregado a una de sus series menores, estaba a punto de saltar a la violenta palestra de nuestra querencia aprovechando el que: A) el cómic evolucionaba hacia postulados más adultos, abandonando el circuito del TBO marginal/fanzine estilo ROBERT CRUMP; B) Bisley hizo una potente obra de ingeniería redibujando a Lobo; C) DC estaba en gracia; D) una sensación de mayor permisividad agitaba a la Sociedad.

Pronto, HARD BOILED (MILLER-DARROW) también sentaría precedentes; hay un coletazo de reacción en Marvel (mediante el sello EPIC). Publica THE LAST AMERICAN o MARSHAL LAW, junto a otras ficciones de ambiente “maduro” que no han pasado a la Historia de la Historieta salvo como mera anécdota.

Es el trazo de SIMON BISLEY
lo que realza y hace atractivo una
miniserie estilo
RUTA SUICIDA
Lobo empero toma por sorpresa. Irreverente, salvaje, desmedido, cruel, sádico. Su feroz humor negro consigue un creciente número de adeptos. La primera aventura (cuatro números) que nos lo presenta (dejando de ser ese secundario de feo uniforme a lo KISS terminal) es una road movie en viñetas donde se ilustran los juveniles antecedentes de un ser sin alma que goza destruyendo, relatados a modo por su maestra de cuarto curso, una estirada y quisquillosa czarniana (¡otra! Ofensa Nivel MAX para Lobo, quien pretendía ser único de su raza en todo el Cosmos, vasto y eterno, del cual procedemos), que destripa a Lobo en una Biografía No Autorizada.

Queda bien, la premisa, y sobre todo dibujada por Bisley, en unos tiempos de creciente nihilismo que preconizan la esterilidad épica de Década 90. Ésta es asimismo retratada en los grupos que, enterados del traslado de la prisionera que Lobo escolta, intentarán entorpecer la misión del czarniano o ayudarlo, caso de los Hijos de Lobo, locos moteros estelares que rinden irracional culto absoluto a EL HOMBRE.

Como sucede con todas las sectas y sectarios, se perfilan paródicamente parias que no tienen oficio ni beneficio, o autoestima, o gozan de un tiempo excesivo de ocio, que se embarcan a esta cruzada, en uno u otro sentido, procurando dar sentido a sus vidas. El mismo Lobo “morirá” víctima de esta ansia de orden, al zambullirlo en aventuras más Más MÁS desquiciadas que lo envenenarán hasta hacerlo la actual nulidad, anecdótica también, que es Lobo.

Si no, compárese el primer LOBO con el de Bisley:
¡estoy seguro de que se rajaría a sí mismo de verse
con esas patéticas pintas!
Porque DC cometió el pecado de explotarlo en demasía; durante una racha de tiempo demasiado larga, Lobo aparecía en todo; zumbaba a todos; lo zumbaban todos. ALAN GRANT lo transforma en un desesperado bufón psicópata protagonista de argumentos descerebrados que, de vez en cuando empero, dejan algún que otro número digno de ser conservado. Mas la constante Grant era: ¡matadestruyerraja! sin sentido pues no se me ocurre nada mejor que hacer contigo, chaval.

Es lo que tienen este tipo de personajes; funcionan de rajada puta madre magistral en espacios cortos, con distancia entre apariciones. Permitiéndose currarse tanto el fondo como la forma. Reventarlo como hizo DC (cuan augurio de los tiempos de estrechez creativa que ahora vive) fue cancerígeno para Lobo. Sin embargo, la lectura de esta aventura no es baladí; conserva intacta su potente frescura. Suerte nada mínima-nimia, en verdad.

viernes, 29 de junio de 2018

WONDER WOMAN — LA PRIMERA FEMIRULA VENGADORA

Afiche. Desde las entrañas de la
antigua Grecia a la Europa
socavada por la Gran Guerra;
en resumen, la película

Los graciosos encantos de GAL GADOT, interpretando a esta hembra alfa, no deben hacernos olvidar que estamos ante una conseguida (pero no mejor) versión antianira de CAPTAIN AMERICA, THE FIRST AVENGER. Como autor, preciso, sentiría vergüenza de firmar este libreto. Puedo aprovechar ideas marginales que quedan, como flecos, de alguna historia que haya visto, leído, o conocido. Pero, fuera de la parodia, ¿mimetizarla? No. Aún queda integridad en este ancho mundo. (Y así me va.)

Critican las adaptaciones cinematográficas de DC COMICS por contener incoherencias que, al parecer, los mundanos rivales más coloristas y luminosos de MARVEL STUDIOS no están cometiendo, o disimulan con mayor fortuna. Podemos hasta ser más indulgentes con ellos pues percibimos que los Marvel van un poco como en broma. No se toman tanto en serio como los veteranos iconos de DC, que parecen envueltos siempre en una bruma trascendental wagneriana de seriedad de ocaso de los dioses.

Una de las incongruencias de este refrito pseudofemirulo con sargazos mitológicos de CAPITÁN AMÉRICA está en el desembarco de las fuerzas alemanas en la playa. Vemos el barco; vemos los botes; vemos a los boches hollar la arena de Temiscira. Y les vemos tundidos de mala manera por la saltimbanqui versión fémina de los 300 del cine. Empero ¿qué fue del barco, y sus potentes cañones, que no cubren a sus tropas apaleadas, y su radio o telégrafo para informar del hallazgo al alto mando?

Antianiras que entrenan sin descanso para el Gran Día de
librar a este afligido ancho mundo de ARES y sus guerras
Todo discurre para que haya romance entre DIANA y STEVE TREVOR, así como que la superdotada andróctona tome partido sin vacilar del bando de Trevor. Dijo: ¡Somos los buenos! Y la joven, bien intencionada, bastante ingenua, aceptó su palabra. Se mete de cabeza en el fregado arropada por su feroz entrenamiento espartano y la fe en leyendas mitológicas confiando destruir al padre de todas las guerras, ARES, a quien identifica en el bando germano, también sin vacilar. Derrotado, vendrá la Pax Aeterna.

La fuga de Trevor también plantea dudas. En medio del cataclismo que origina, ¿alguien podría seguir su rastro aéreo? ¿Por qué lo buscan con barco, cuando sería más lógico que otro aviador decidiera seguirle? ¿Cómo ese navío consiguió identificarle, si al parecer los medios de comunicación quedaron invalidados? ¿Debe importarnos? ¿De qué otro modo iban a motorizar a Diana a decantarse por los aliados, ganando la Primera Guerra Mundial por su bello rostro sino?

Tengo dudas... tratándose de una copia de CAPTAIN
AMERICA, ¿esta es la versión fémina de CRÁNEO ROJO?
DC va a remolque de los éxitos encadenados de Marvel. Copia (con poco pundonor) los hitos estelares de la competencia esperando obtener victoria resonante. Arranca una buena taquilla al espectador, al que sin embargo tanto le da ver algo de IRON MAN como de BATMAN. La cosa es que le entretengan con calidad y coherencia.

Sólo los freakies bien metidos en la pomada van viendo cómo las cosas son de uno u otro bando, qué poca originalidad, o lo contrario, tiene ésta o aquélla otra producción, cómo se copian unos de otros… o solo uno (DC) al otro.

Y estalla el amor entre ellos, aunque los hombres no sirvamos
para nada. Es interesante ese breve detalle de dotar a DIANA
de unas gafas estilo CLARK KENT para disimularla entre
la población londinense. carente de sus superpoderes...
Puede incluso Wonder Woman pecar de apresuramiento. Visto por los ejecutivos de WARNER/DC que el supercrossover que tiene Marvel montado rinde de puta madre magistral, ellos, repito, ¡a calcar! Su Everest es LA LIGA DE LA JUSTICIA, supuesto de tratarse del sumun de todos sus éxitos, emulando a THE AVENGERS. Así que van rodando a toda prisa filmes de los integrantes de La Liga para obtener réditos.

Diana es una maternal luchadora por la paz, insiste. Y ahí está, en los albores del siglo XX, dispuesta a desfacer entuertos bélicos doquiera aparezcan. Te hemos visto en acción en la Gran Guerra, maestra. ¿Cómo te fue durante la Segunda Guerra Mundial? Ah, ya. Steve ROGERS, otro capitán, estaba allí para ganarla. No eras necesaria, imagino.

Y ésa sí sería un pedazo de historia que contar.

viernes, 22 de junio de 2018

LOS BURDELES DE AD-DARA — BELLO Y CONMOVEDOR

Portada de un recopilatorio magnificado
por la excelencia del dibujo

El fallecido ALFONSO AZPIRI lega un volumen lleno de encanto y magia con elementos eróticos de muy buen gusto. Reproduce, a modo, relatos de LAS MIL Y UNA NOCHES y alguna que otra fábula aneja. Empero, la primera aventura parece sugerirnos una de trascendencia extraterrestre. Una reina es destronada, tras brutal batalla, y castigada con la deshonra de ser convertida en prostituta del reputado burdel de Ad-Dara.

En el establecimiento, de notoriedad muy extendida (¿allende los Mundos Exteriores?), la versan en los muchos y estimulantes placeres carnales. Ofrecida a numerosos viajeros atraídos por la fama del lugar, aquellos que la derrotaron consideran que esta sucesión de vejaciones aumenta su victoria sobre la otrora altiva soberana. Con el tiempo, y la ayuda de un abnegado guerrero, cobra venganza sangrienta pero descubre que ahora su palacio y corte es el burdel, al cual regresa desentendiéndose de su antiguo linaje.

Destacan del volumen ésta primera, aquella en que aparece un agotado GENIO DE LA LÁMPARA, quien, por sus muchos años de servicio, recibe de su agonizante ALADINO el regalo de una noche de placeres como jamás el ente habría imaginado, y la que cierra el álbum, que, sin duda, es la mejor, por su trabajo de los personajes profundo, resonante.

El prometedor acabado a lápiz lo resalta
luego el trabajo a acuarela
La última historieta relata el drama de una ladrona que, “salvada” de la mutilación al llegar victoriosas tropas a Ad-Dara para recibir de recompensa los favores de las hetairas por sus éxitos, es codiciada hasta extremo de mórbida obsesión por un elevado, impío y sádico cortesano, que disfruta torturando a la infortunada joven.

Ella tiene un amante, otro ladrón, que por amor acomete los peligros que encierra el palacio donde retienen a su amada, hasta que descubre que la muchacha, para evitar ser dolorosamente maltratada una noche tras otra por su actual dueño, se ha desfigurado. Esto logra exacerbar más la vileza del amo, y concita el desprecio del bizarro amante, que la abandona al cruel sujeto sin el menor escrúpulo o vacilación.

Un repentino aliado, el fornido guardaespaldas del cortesano, intenta aliviar la situación de la joven; mezcla de EL FANTASMA DE LA ÓPERA y QUASIMODO, como ambos acaba mal. Igual que la muchacha, pues sufre noche tras noche tormento hasta que, un día, el silencio hace sospechar que la muerte la arrebató al fin del cruel destino.

La obra derrocha tanto talento como
sensualidad; de buen gusto
Este tomo merece justificados elogios. Pero voy a desviarme un tanto de la propagación de ditirambos para realizar la siguiente digresión, que no va muy desencaminada:

Vivimos una fuerte reacción de reivindicación feminista. Hay elementos que la motivan. Pero a esta reclamación la acompañan unos… excesos… que pueden resultar asimismo perniciosos. El Feminismo rampante que ‘ataca’, de volverse quasitodopoderoso… ¿acabará prohibiendo obras como la que reseño, al estimar que dan ofensiva imagen cosificada e irreal de la mujer? (Recordemos la bella línea délfica como Azpiri las ilustraba.) No es improbable. Hay ya un antecedente. La directora del Museo de Arte de Manchester ha retirado una obra pretextando algo como lo expuesto poco más arriba.

No lo parece; pero este fragmento
está relacionado con la obra
También plantean prohibir la pornografía. Los burdeles de Ad-Dara puede estimarse porno. Soft, pero porno. Y una vez ilegalicen el porno, detrás irá el Arte. Porque un oscuro conciliábulo de fanáticas (eso que en SOGUETTO defino como IMELDITAS), apoyadas por género masculino en su onda de progrerreclamación, podría decidir qué cuadros, novelas, música…, deben ser censurados atendiendo a brumosos criterios ‘morales’.

Confiemos esa sombra de fememccarthismo intolerante sea sólo eso: niebla, y podamos seguir disfrutando de creaciones como este TBO, pues su mutilación, o desaparición, pedida por aquellos/as que tanto TANTO critican tiempo pasados donde imperaba la Censura, perjudicaría la totalidad del Arte. No es cuestión mínima-nimia.

viernes, 15 de junio de 2018

DARK CITY — LOS TÍTERES Y SUS AMOS

Argenteo afiche con sutil evocación a
METRÓPOLIS. DARK CITY es más de
tensión que de acción; aunque la contiene

ALEX PROYAS fue uno de esos directores de nueva hornada de Década 90 que tanto prometía. Lo siguiente que ha hecho (acaso se salve SEÑALES DEL FUTURO) ha demostrado que se ha diluido. Nos conmocionó con la adaptación del miniserial gráfico THE CROW gracias a la combinación de maquetas urbanas claustrofóbicas empapadas de lluvia casi constante, una versión americanohongkonesa de dinámicos tiroteos y ese TOP DOLLAR que daba un contrapunto cínico e iconoclasta al torturado difunto héroe.

Empero, se nos fue. Mientras SAM RAIMI se ha mantenido en su constante casi siempre, dejando huella nítida de su artesanía al rodar escenas, Proyas ha ido amalgamándose hasta mezclarse con ese río de insípidos directores de dramones de sobremesa que obliga a preguntar: ¿Qué ha pasado, Alex? Entiendo no quisieras pasarte toda la vida en el sombrío set urbano de maquetas y un toque de SFX. El mismo autor llega a provocarse para saber hasta dónde puede llegar su talento, variar, mostrarse versátil. Sin embargo, procura no olvidar sus orígenes. Como Raimi. Tú… te has difuminado.

Una mutación incontrolada e inesperada que tiene poder
quasidivino. Pero parte del tiempo vive atormentado al
ignorar quién es en realidad
Dicho esto, profundicemos en una película que, otrora, permitió soñar con una versión del fantástico contemplada desde proyectos de urbes oscuras tipo Gotham City cargadas del encanto de lo añejo, de cuando no había computadoras diseñando (o, en atención a la reseña, “sintonizando”) el metraje. Esos modelos trocaban los bits en sólido. Tangible. Nos conciliaban con nuestra niñez.

Me pregunto por qué Dark City recrea Década 50. Puede que fuese por capricho. O por hallarlo interesante. Como si de esos años llegase un efluvio de originalidad, o candor, que permitía hacer más dramática la trama. Por especular, propongo querían realizar una parábola sobre el mccarthismo, y que los OCULTOS eran esas gubernamentales fuerzas (FBI sobre todo) que escrutaban a los ciudadanos estadounidenses a la caza de los ROSENBERG de turno.

Amos de títeres borrados y recreados una vez tras otra
para obtener un conocimiento remoto y arcano
La “impresión” mental que modifica una vez y otra a los humanos abducidos recluidos en esa versión del Asgard Marvel con mates edificios ramplones era la misma voluntad del ciudadano por adaptarse a tiempos cargados de prejuicios y persecución y mostrar la cara leal acorde con lo que el Poder quería de uno. Que Dark City retrata una Norteamérica subterránea (siempre nocturna) aguardando al hombre capaz de romper con todo lo tenebroso y arrojar luz sobre una era que se las ha apañado, bajo otro disfraz, para sobrevivir hasta nuestro presente.

Pero creo es cuestión meramente estética. Imitar una época más avanzada (ahora) estaría preñada, si no de neón y vinilo, de CDs, tiroteos salvajes, descarnada violencia tribalpunk que suprimiría la tensión con la que Proyas pretendía anegar su película. Y, bueno, también está que fue cuando realizaron los primeros “avistamientos” de OVNIS tipo ROGER CORMAN... ejemplificados en los Ocultos…

El gigantesco laboratorio que está a punto de colapsar.
Como sus habitantes, no sabe dónde está ubicado
Los 50 eran un momento de coyuntura, ¿sí? Entre los Años Nazis y el Movimiento Hippie que cuestionaba todo de forma insolente. Los Años Nazis generaban sujetos adeptos al Poder sin debatirlo. Eso parece tampoco convenía demasiado a los Ocultos en su ansiosa búsqueda de su inmortalidad a través de infinitos ensayos con nuestros recuerdos y nuestro carácter. Querían algo de brío, desafío. Lo otro, demasiados contestatarios, excedían sus deseos. ¿Qué queda? Década 50. De transición.

También plantea un leve dilema sobre si Dios nos tiene en su versión de Dark City y nos contempla inmersos en un gigantesco estudio sociológico para probar después con una Humanidad .02 más dócil con sus “oscuros designios”. O vete a saber qué. En todo caso, el espíritu humano parece llama constante de rebelión capaz de abrir brecha en los más densos muros hasta encontrar la salida al luminoso vasto océano y el amor verdadero.

viernes, 8 de junio de 2018

CIUDAD (BARREIRO & GIMÉNEZ) — UNA HISTORIA DE LA FRONTERA

Una de sus portadas. Talmente: una historia
de la frontera

La historieta europea, en su conjunto, es tan grande y magnífica como la oriunda del otro lado del Negro Atlántico. Posee singularidades y carácter propio, como identificativas manchas del leopardo, aunque también defectos que no conviene ignorar u ocultar; el pecado no estaría en la crítica constructiva, sino en callar esas deficiencias pues se perpetúan. Todos (autores, lectores) salimos perdiendo.

Y uno de sus defectos es que no saber terminar sus historias. Construyen una fantabulosa ensoñación gráfica llena de interesantes perspectivas. No obstante, a la hora de rematar, defraudan. En eso, los norteamericanos llevan ventaja. Consiguen el Big Bang que los europeos diluyen en anodinos finales tipo: «¿Y esto es todo?»

También lastra al cómic europeo el que, no sé por qué causa, éste se considera sólo la producción franco-belga. Todo cuanto no proceda de allá, no es TBO europeo. Parece un rasgo… xenófobo… de la idiosincrasia local, que hace excelsior! cuanto sus paisanos produzcan. 2000AD no es europeo; MORTADELO Y FILEMÓN, tampoco. ¿Por?

Nuestro hombre y héroe. Quiere hacer
eso que retan los anuncios de la TV: ser
distinto, único, diferente. Acabará
ansiando su antigua y supina vida vulgar
 
Empero aquí estamos, ante una producción ilustrada nada mínima-nimia aparecida en talleres franceses aunque sus autores bien que se expresan en nuestra lengua materna, con un sólido acabado y una imaginativa narración que ayuda mucho a defender nuestra calidad, comparar al alza entre lo que producimos “aquí” y en Marvel o DC.

Barreiro y Giménez diseñan una historia que va de que, parafraseando a OSCAR WILDE, se sufren dos momentos trágicos en la vida: cuando se desea algo y luego se obtiene. Ciudad relata cómo un currante anodino, harto de la cotidianeidad que siente le oprime con cadenas invisibles, atrapado en una relación moribunda, sin futuro, una noche emprende el que será el viaje más estremecedor y adrenalítico de su vida.

Lo hace sin proponérselo; paseando, inmerso en sus cuitas, de pronto nota que el dédalo sombrío de calles por las cuales camina son desconocidas. Algo ha cambiado. De modo sutil. No hay forma, encima, de retornar a lo familiar, lo seguro. Todo lo que ahora cuenta es avanzar, Avanzar, AVANZAR, en ese interminable viaje (el del héroe, por ende) donde un error puede costar la vida.

Pedía estimulantes cambios y, fíjate, obtiene un aluvión de aventuras aterradoras por la alta dosis de devastación que conllevan. Está bien ver tiroteos en la TV o el cine. Vivirlos… amigo, ¡vaya experiencia pavorosa!

El vasto escenario, interminable. Sin
aparente fin ni horizonte
A este héroe lo acompaña una prostituta que se encontró en su misma situación: un día, las calles se volvieron distintas, enemigas. Lleva más tiempo en la Ciudad, que descubren semeja un titánico ente con extraña inteligencia caótica, lleno de recovecos y singulares sujetos variopintos, más náufragos del asfalto y el ladrillo, que como pueden sobreviven o combaten a la Ciudad y sus muchos, cambiantes y escarpados relieves.

Ciudad ofrece una salida a quienes parezcan merecerla. Nuestros esforzados héroes consiguen ese premio. Pero, en el último momento (aquí es donde el final flaquea), descubren que hasta esa salida puede tratarse de otro giro macabro de la Ciudad, que acaso estuviera alimentándose de las emociones y vivencias de sus ocupantes raptados en otras urbes, a los que brinda crueles formas de perecer o hacer leyenda… urbana.
Enriquece esta novela gráfica de Giménez y Barreiro la Historia de la Historieta. El dibujo en particular, de un maestro reputado que vuelca en el B/N de estas planchas todo su considerable talento. Es toda una Historia de la Frontera, en efecto, eso de que tu vida normal sufre un cambio radical y peligroso que lleva hasta donde no se pensaba llegar. Esa permutación pone a prueba. Interesa poseerla, deleitarse con el tesoro de sus viñetas.

viernes, 1 de junio de 2018

TED 2 — DECEPCIONANTE

¿Volvieron, de verdad? Porque sólo se
quedaron en el intento. Fíjense en
WAHLBERG, el zonbi

Poco que ver con la primera parte, provocativa e irreverente, donde presentaba el problema familiar de unos personajes arraigados en una zona de confort estupefaciente y cómo se resistían a madurar pues comprendían que estaban, de manera instintiva, al borde de una situación irreversible.

A grandes rasgos, seguimos en esa zona de confort drogadicta (parece ser el único motivo para realizar una secuela, a priori), que incluye a algún secundario. Continuamos en ese canto mórbido a la adicción que prefiere ignorar qué terribles efectos producen las drogas. Porque aunque los realizadores en algún momento afirmen que, no, no, tíos, en serio; sabemos qué dramáticas son y cómo destruyen vidas, no sólo las de los yonquis, sino de quienes les conocen o rodean, y sólo rodamos una peli en la cual exageramos las cosas, pero, te aseguro, comprendemos lo profundo del problema, no. Mienten. Ensalzan el consumo de drogas, transmiten la impresión de que ir fumao por la vida es la vida, y todos los que no sean así son unos fracasados atontaos sin wevos de existencias grises y tolais perdidos que os den, amén, in saecula saeculorum.

Cierto es que incluyen un sutil guiño al efecto dañino de las drogas. Mas, tan suave, que parece un cómico choque de coches accidental con efecto mínimo-nimio. El mensaje sigue siendo: colócate. Pasa de las normas. Son para pringaos lamebotas.

El peluche procaz y su esposa; en serio. Para que digan que
sobre fetichismos está todo escrito. Oh, aquí empiezan la
avalancha de problemas que componen la trama del film
El peluche borde que te partía la caja en la primera parte tiene todavía varias caídas que te inducen alguna risa… suave. Carecen sus ocurrencias de la espontánea fuerza original del metraje del fantástico rompedor que suponía la anterior entrega, no obstante. MARK WAHLBERG semeja un zombi. Por la cara. En la primera, era ese drogata adolescente de más de treinta tacos que arrostraba la difícil decisión de crecer, comprometiéndose con su novia y dando el complicado paso del matrimonio.

La unión fracasó; se divorció; se deprimió. Sigue en esa onda. Pasa por el metraje a empujones. Un poco sugiere el que: tengo un contrato, así que haré lo justo y aprobado para no complicarme la vida con temas legales y cobrar el cheque. Puede decir el tío luego lo que quiera. Empero un atento vistazo a su actuación le desdecirá rotundamente.

Los problemas legales llevan a TED  a contratar a una novata.
Sus migrañas son el pretexto para defender el consumo de
estupefacientes. Oye, debíamos elegir. Ganó el alcohol

Ted 2 va, de verdad, de compromiso social con las minorías. Es una parábola sobre la exclusión/aceptación de aquellas personas que, por una causa u otra, son aparte de la mayoría. Aunque, dicho en plan bestia, o sea, en plan Ted: va de maricones. Y cómo debemos aceptarlos con normalidad en la Sociedad. Los irreverentes autores han querido mostrar un cariz humano/comprometido haciendo esta película que “denuncia” cosas, sospecho que por alguna velada presión (como sufriera KEVIN SMITH con JAY Y BOB EL SILENCIOSO CONTRAATACAN) del poderoso e influyente lobby homoX.

Manifiestan el desarraigo, discriminación, borderías, empleos inferiores, o de categoría menor a la que en verdad correspondería por méritos, por ser distinto a la mayoría. Todo ese baldón que recae sobre colectivos determinados (o sea, el homoX; los demás, hasta el feroz feminista, son pretexto). El cómo hacen la ‘denuncia’ la centran en la lucha de Ted por ser considerado humano. Emocionalmente puede tener todos los aprobados; por biología, ni uno, se ponga como se ponga.

Una especie de ardid DISNEY al final permite a Ted obtener
la humanidad. Bienvenido al colectivo, compadre
Esto abre, no obstante, la polémica sobre si, demostrando aquello que consideramos nos hace humanos, las Inteligencias Artificiales serán incluidas. o no, en el catálogo de la Humanidad. Pero esa polémica será en otra reseña. La verdad es que, Ted 2, va de chistes, contados; observaciones graciosas, con cuentagotas. ¿Lo importante? ¡Os apoyamos, amig@s!, y lo demostramos sacrificando un conspicuo hito del gamberrismo fílmico a vuestro Moloch multicolor. Triste. Temo vivamos otro modo de mccarthysmo.

viernes, 25 de mayo de 2018

HAN SOLO (SORPRESA NO LA HAYAN TITULADO “HANNA SOLO”) — Y OTRAS CONSIDERACIONES GENÉRICAS SOBRE STAR WARS

Afiche; extrañamente setentero. Bueno,
con
ROGUE ONE acertaron. Confiemos
que la Fuerza también acompañe a ésta

Si juzgo la película por el tráiler visto, pienso que para recrear los orígenes del cósmico sinvergüenza que robó el corazón de una “princesa del pueblo” con brumosos sesgos populistas, están reciclando metraje descartado de GUARDIANES DE LA GALAXIA.

Sí, ajá, ¡tal afirmo! PETER JASON QUILL, alias STAR-LORD (el actual, no aquél que, en sus principios, era mezcla de FLASH GORDON y JOHN CARTER), es un ladrón espacial independizado de su logia que hace algunos trapicheos acá/allá confiando enriquecerse para vivir del cuento. Por referencias conocidas, el corelliano de los amores de LEIA ORGANA subsistía de eso, además del contrabando, y quizás de algún asesinato ocasional que mejor eludimos mencionar en las películas para evitar enfangarle en exceso. Esto es para Todos los públicos. No queremos brigadas de jóvenes delincuentes imitando a Solo por nuestra AMERICAN GRAFFITI, hey hey.

Seguramente, la cinta mostrará cómo se avecinó de CHEWACCA y se la jugó a LANDO CALRISSIAN (¡que resulta es homoX! —Imposible—) para obtener esa joya de la velocidad que es el Halcón Milenario. Habrá un sinfín de aventuras más/menos urdidas, que concluirán en la tasca subterránea de Mos Eisley.

Entrando, a continuación, como EL CID, en la leyenda urbana de LA GUERRA DE LAS GALAXIAS. Aunque, tras ver cómo lo matan, es triste fin para un héroe a regañadientes que las pasó putas dentro de la carbonita y ayudó a terminar con un tenebroso Imperio. Cosas que cambian a uno. No hay respeto en la muerte de Han. JJ ABRAMS y Cía. lo han despachado como a una molesta polilla: de un papirotazo. Indignante.

Porque, lo que están siendo los Episodios
lineales, como mínimo cosechan polémica
y desatinos
Abrams & Cía., sin apenas imaginación, cuanto están haciendo es refrescar los conceptos acuñados en el enésimo borrador que sobre Star Wars tenía escrito GEORGE LUCAS y trasladó al 35.mm. Pero, por mor de una caprichosa moda, mefítica, “actualizándolos” en clave feminista, con presencia de minorías raciales a tutiplén y diversas orientaciones sexuales. Cuanto sea de ese tenor, sacrificando no sólo la historia (lo importante), o las actuaciones, sino una franquicia billonaria que ha encandilado durante cuatro décadas a millones de espectadores. Procediendo así, confirman que Hollywood quebró en ideas.

Eluden darles trasfondo a los personajes clásicos que sacan. A Leia y Han, dos egoístas incapaces de ofrendar sus carreras, o lo suficiente, para salvar su relación y al inestable hijo, EL DE LA CARETA. Leia, la feminista fracasada, supongo se vuelca en una inútil carrera política senatorial que ¿impide la formación de un aborto del Imperio hinchado y egocéntrico con demasiados paralelismos nazis? No. Pierde al hijo. Su esposo. Su carrera. Termina en una cueva, cuan bandolero del Sacromonte, liderando, ¡OTRA VEZ!, una sección de la Rebelión embutida en feo traje de faena. ¡Vaya mierda de victoria! Qué porquería de Nueva República Galáctica. Incapaz de resistir al totalitarismo.

Y Han… ¡el trapero del Cosmos! Un tirado sin sentido del decoro y el amor propio. Sin gracia alguna. Seguido por el gigantón hirsuto que, a este paso, ¡va a resultar su auténtico amor! Otro egoísta, que prefería esta criminalidad estelar barriobajera a afrontar la madurez que traía derrotar al Imperio. Ya tocaba, Han. Todos debemos crecer.

¡Acelera, pelucas! A ver si así disimulamos que copiamos
a los GUARDIANES DE LA GALAXIA en plan apócrifo
(al loro, que tiene toda la pinta)
Sobre LUKE SKYWALKER… no comparto la opinión que esta semana aparece en Sitio. Hemos debatido amistosamente la cuestión. Sostengo que es trasunto de ARTURO PENDRAGÓN. Recibe la Excalibur láser de su padre de manos del MERLIN Jedi y sólo le queda encontrar la épica muerte en Salisbury cuando mate al MORDRED de la saga: EL DE LA CARETA. Nadie le busca para pedirle se sacrifique por la Galaxia en bien del populux. Para su desgracia, nació para ser reliquia viviente, el Jedi que Fue y Será, cosa que veremos cuando Abrams & Cía. dejen la franquicia en manos de personas menos interesadas en realzar STAR TREK a costa de Star Wars.

viernes, 18 de mayo de 2018

CHAPPiE — ROBOCOP RELOADED

Afiche. El experimento que adquiere
plena consciencia de sí y supera al
creador. ¿Nos pasa esto con Dios?

NEIL BLOMKAMP parece obsesionado con la conciencia, aparte de imprimir un aire contumaz, pero bien llevado, de historieta manga a sus películas. En DISTRITO 9 recrea sui generis Thypares/El Patio de los Desperdicios, que luego amplía en ELYSIUM. Aquí incorpora un toque de APPLESEED al protagonista, quien desde la chatarra (otra referencia a ALITA), se abre azaroso paso hasta la consciencia, las emociones, el libre albedrío, la divina capacidad del perdón.

En sus cintas anteriores sucede algo similar; desde el funcionario atontado pero víctima propiciatoria de las oscuras maquinaciones de la Corporación para la cual trabaja, cuya metamorfosis (más amena que la de KAFKA) le eleva sobre distintos prejuicios o ideas preconcebidas, pasando por el exconvicto transformado en potente cyborg con los días contados (un plazo similar al de Chappie) que se sacrifica por la Humanidad, hasta Chappie, cuyo creador invirtió horas sin fin-sin fin para generar el algoritmo que le hace una nueva forma de vida en un planeta quizás mal dispuesto a aceptar más inquilinos.

Obviando estas consideraciones, debo empero imputarle mínima-nimia originalidad al planteamiento de Chappie. Soslayaré repasar la insistencia de la ciencia ficción en dotar de alma al androide (acaso el primer ejemplo, el MONSTRUO DE FRANKENSTEIN), intento de emular a Dios, consiguiendo además dar un punto de vista insólito del ancho mundo que se nos hurta por estar demasiado encima del objetivo, como dirían a RICK DECKARD en ¿SUEÑAN LOS ANDROIDES CON OVEJAS ELÉCTRICAS? (Y los replicantes son otro paradigma de los artificiales que persiguen conciencia y ánima.)

Creador y creado enfrentados; uno sólo tiene preguntas; el
otro carece de respuestas. Los dos tantean a oscuras la vida
Iré a la materia. Directo. Blomkamp, afirme lo que quiera, esta vez se ha tirado al palo. Para nosotros, sin embargo, favorablemente. Porque se ha limitado a copiar la estructura de RoboCop (la buena, la de VERHOEVEN) adaptándola a Johannesburgo, un Soguetto de violencia tribalpunk donde irrumpe no un guerrero cibernético con tejido humano empotrado en el resistente titanio, sino una brigada entera de ágiles máquinas policiales que combaten resueltos/sin sentimientos al encrespado crimen.

Con el severo castigo que nuestro protagonista artificial recibe Blomkamp casi intenta despistarnos (también las pasó putas ALEX MURPHY). De que no es “su” RoboCop. “Lo” parece. Sucede que, listo al desguace, el inventivo creador lo somete a una prueba de inteligencia artificial total. El resultado es exitoso. A modo, este Murphy… recuerda.

Claro, que a estos megatatuados tanta filosofía se la trae
floja.  Las complicaciones del día-a-día prima sobre todo
Tras ese “acto de generosidad” no obstante se oculta un extraño egoísmo, aun desprecio. Pues Chappie, dañado, durará unos días. El creador, pues, estaba ensayando con una máquina que adquiere una noción absoluta de sí y su entorno consciente de que, agotada la batería, terminaría el experimento. Y ahora ¿qué? Chappie no sólo debe lidiar con los delincuentes que le educan en la rudeza de la vida, ¡encima su existencia, que desea vivir con plenitud, acabará porque su creador no le vio individuo, sino test clínico de ensayo! Desechable. (No sé si Dios actúa así con nosotros también… —Otra idea lanzada en la cinta, pero poco desarrollada, sutil—.)

Lo de un ingeniero competidor con un .02 del ED 209, envidioso del éxito del más joven creador, a quien destinan atención y fondos abundantes, evidencia sin tapujos que Blomkamp “recarga” la trama de RoboCop. No sé si por “homenajear”, por si consideró que merecía recuperarse/recontarse aquello de la toma de conciencia/resurrección de Murphy dentro del sistema computarizado, por falta de originalidad…, lo que sea. Pero el resultado, eliminado el cinismo sociopolítico/publicitario sangrante que imprimió a su cinta Verhoeven, es un… remake… afortunado de RoboCop.

¡Hola, ED 209! Parece irte mejor aquí que con la OCP
Y afortunado afirmo pues el remake “oficial” de RoboCop es CRIMINAL. Aunque, pese a todo, me temo que Chappie confirma esta opinión: Hollywood se ha quedado sin ideas. Y, seguro, que las tiene. Mas, por alguna negra razón, no permite salgan.

sábado, 12 de mayo de 2018

NO SOY EL ÚNICO QUE PIENSA QUE LA NUEVA TRILOGÍA DE STAR WARS ES UNA PORQUERÍA — O LA VENGANZA DE GEORGE LUCAS CONTRA SUS DETRACTORES

Encarnado afiche (insinuación de pasión)
que permite decir que GEORGE LUCAS
es una CASANDRA moderna. Harto de
tonterías de
freakies, vendió la saga con la
certeza de que sus "continuadores" la
empeorarían hasta el infinito y más allá

En mis novelas, los personajes suelen referirse a Star Wars como “la Doble Santa Trilogía”. Se niegan a admitir hubiera alguna más. Lo escribí en su momento (RECALIBRADOS) un poco por cachondeo, un poco por darle un contexto sociocultural a un futuro descorazonador donde la distópica Sociedad ha decidido, tras varias tentativas y ensayos, revivir Década 80 por siempre jamás como ejemplo del mejor momento de nuestra Historia… Eso que, al parecer, quieren hacer en READY PLAYER ONE.

[Cómo son las cosas… y el país de publicación. Allí llama la atención, la hacen película. Aquí no pasa de ser una anécdota que escribo cada vez que puedo.]

En su momento, también señalé que quienes ahora tirotean la Trilogía que abarca los Episodios I a III pronto empezarán a ¡aclamarla!, defraudados por la Nueva Trilogía, fijándose en detalles de los que ahora abominan porque, sí, ¡ajá!, señores, es posible: se puede hundir a Star Wars. Pese a su brodignaniana inmensidad.

Pero están haciéndolo. En algún momento, aun oiremos al presuntuoso SHELDON COOPER decir que “quiero ser defraudado por la Nueva Trilogía en el orden que Disney lo ha decidido”, retractándose luego de haber expresado algo parecido de Lucas.

Va mal. La Nueva Trilogía va fatal. Es una ostentosa porquería (¡nunca creí que diría esto de LA GUERRA DE LAS GALAXIAS!) llena de espectaculares SFX que no pueden solapar interpretaciones apretadas, equívocas, insustanciales, que persiguen contentar una presunta “realidad social” feminista/racial (debe haber X números de negros; X número de homoX; X número de mujeres mandamases —léase: dominatrix—) que sepulte para siempre el machismo falocrático clerical, atlantista y belicista asociado a la vieja pero sólida tradición educadora de JOHN WAYNE/MAD MAX del formidable Héroe Solar heteroX solitario.

Sigan el enlace para saber más
El entorno de $PIELBERG regente ahora de los destinos de Star Wars/LUCASFILMS ha eliminado el entrañable espíritu de camaradería y amistad tan ¡elogiado! en LOS GOONIES y que nos hermanaba con LUKE, LEIA y HAN SOLO por mor de preservar el hálito de lo políticamente correcto (¿quién decide qué es lo políticamente correcto, por cierto?) que prima ahora, por estúpido y vacío que esté. Lo que sea por tal de no tocarle los ovarios a las hembristas y a los perros falderos que las hacen fiestas.

¿Cobarde, Luke? ¡Ciertamente! Tanto en su momento escribí. (Fracasado, más bien.) Star Wars es además la historia interminable del CICLO ARTÚRICO. Luke es ARTURO, y el de la careta, ¡EL DE LA CARETA DE SOLDADOR!, MORDRED. Arturo cayó enfermo hasta que lo revivió el Grial; la tierra recuperó al rey y la prosperidad. Es deber ahora del Rey Herido acabar con Morded, su Reverso Tenebroso, fuente del Mal. Y, en efecto: morir para después, como EL CID, entrar en la leyenda. Urbana o inmortal.

Ya por aquí empezaron a sonar los tiros
del
feminismo solar que nos ataca. La
alimaña fan de
STAR WARS, ¿llega al
extremo de negar la falta de calidad de
estas "secuelas"?
Luke, último Caballero de Jedi instruido, tiene el poder, el conocimiento, la sabiduría, la experiencia, para enfrentarse al díscolo padawan que emula de mala manera al abuelo. Pero deserta. Sin desear saber nada. ¿Puede entenderse mayor incoherencia?
Lo sustituyen una serie de patochadas a gusto de la nueva mediocridad reinante; producen un bibelot cursi profeminista que aplaque a las Furias que desde la prensa o la TV de l@s enterad@s ladran ahora. ¿Resultado? Un fracaso, una confusión, una presión antinatural que está estallando el embudo por donde lo tamizan por todos lados.

ROGUE ONE tuvo la suficiente dignidad como para respetar sus orígenes. Pero ese trekkie resabiado, JJ ABRAMS, se ha jurado por sus difuntos matar a Star Wars ¡y lo está logrando! Disney encima le está proveyendo de los fondos. ¡Loco mundo, éste!