jueves, 23 de febrero de 2017

(PELIGROSOS) EGOS SOBREALIMENTADOS

Prueba A de lo que es un ego que no tiene medida.
Menuda existencia debe ser la de este "escritor". El
párrafo de las novelas por venir y su gargantuesca
fama, casi impagables
Las capturas adjuntas proceden de una garla sostenida con un editor sobre el ego hinchado que manifiestan muchos autores, sean del campo artístico que sean. Estas capturas son vivo testimonio de un ego desmesurado que reacciona furibundo porque no sólo rechazan su texto que, según traslucen sus palabras, es la H*O*S*T*I*A, ¡además tienen la osadía de subrayarle deficiencias en él!

A estas alturas, empero, sospecho que se trata más de una elaborada broma pesada destinada a causar malestar a este editor. De serlo, no deja de inquietar la salud mental del autor, pues invierte tiempo en escribir una mierda para luego aguijonear con ella a este señor, que debe publicarlo, enmarcándolo además con dorados laureles. ¡Está escrito por MegaFulanito DeTal! ¡Atención! ¡Léanlo aun en todos los telediarios!

Pero trabajemos el postulado de un amateur (y le falta aún para tanto). Imagino al tipo: considerándose capaz, pergeña desde una idea difícilmente original (todo está escrito; nada hay nuevo) una narración que expone a “conocidos” en red social, esperando ¡aclamación! y ¡loas! al ser MegaFulanito el autor.

Vengo observando, desde que estoy en una red social, qué mal es para ciertas débiles ánimas. Las redes sociales han engendrado un insaciable monstruo vanidoso que no para en barras cuando le contradicen. MegaFulanito ha enseñado su relato a los amigos de red social, gente sin la adecuada formación encima, y le han piropeado a ¡alabanzas! hasta henchir su mínimo-nimio pero inflamado ego (cuanto más frágil-sensible, más exacerbado) hasta alcanzar insanos extremos de arrogancia.

Prueba B. En tono aún más pretencioso. Para ser
un espejo de escritores, ya que estamos, pone poco
celo en la ortografía, como tampoco se para en
corregir las palabras que escribe mal. Sólo cuenta
zaherir y menospreciar. Por cierto: pese a que afirma
que el texto ha sido ya publicado en otras fuentes
miente. No existe. Nadie, si de veras se ha remitido,
 se ha dignado a publicarlo
Internet está alimentando a los peligrosos narcisistas (los párrafos adjuntos lo certifican) gracias a las dosis de fatua estima mercenaria procedentes del Me gusta. Unos creen que esto de escribir (por ser la materia que manejamos en el comentario) es sentarse, teclear, engendrando así una obra maestra superior a la PALAS ATENEA brotada del pensamiento de ZEUS.

Sin lecturas, correcciones, referencias, trabajo duro. Decepciones continuas. Lo mando a MegaMenganito DeCual, lo “lee”, inscribe su comentario en mi FB, diciendo: ¡Eres la MegaHostia MegaEscribiendo, MegaFulanito!, y todo un rosario de “amigos” clonan su comentario. ¿Resultado? ¡Me siento un globo aerostático ascendiendo a la Luna!

El narcisista así se ve con el poder de enmierdar a cualquiera que le contradiga desde honesta óptica. ¡Cómo me rechazas, si en FB me ¡aclaman! sin parar por mi ‘literatura’! Veo eso en FB continuamente: trabajos mediocres ¡ensalzados! sin tasa por gente con parco entendimiento, mientras deciden ignorar obras que manifiestan verdadero tiempo/esfuerzo/dedicación. ¿Causa? El talento es cosa que asusta, también he descubierto. Y, al lado, está esto otro: la envidia. Pulula en internet.

Una cosa es apoyo por amistad. Otro: por seguidismo necio. Un amigo DE VERDAD, apoya; pero también señala tus yerros. Hace crítica constructiva. Por desgracia, se cultiva una Sociedad hedonista (¿puede proponerse mejor ejemplo de esto que una red social?) que detesta el esfuerzo, aceptar errores propios que obliguen a trabajar para eliminarlos, cuando es más mucho cómodo culpar a otros de sus fallos. 

sábado, 18 de febrero de 2017

EL NOMBRE DE LA ROSA — AGRACIADA ‘VÍCTIMA’ DEL PARÁSITO REAL

Tanto por el enigmático título, como la
imagen tenebrosa del afiche, muchos
se sentirían prendidos a conocer el
contenido de la propuesta
Prestigioso long-seller, por encima de su impresionante calidad literaria y la barroca trama que aúna lo histórico con el suspense de una investigación holmesiana (como delata el nombre del agudo franciscano protagonista que desvela el origen de los asesinatos), hay que reconocer que, de no ser por su adaptación al cine, esta obra de UMBERTO ECO constituiría otro grueso volumen olvidado en las estanterías, ignorado por la mayoría, salvo una deleitada minoría que disfrutara de su contenido.

En fotogramas fue cuando alcanzó mayor popularidad, introduciéndose en el doble, o triple de hogares, que hubiera conseguido sólo con una tanda de reseñas literarias elogiosas. El efecto de simbiosis entre ambas artes ha sido beneficioso para las dos vertientes creativas, en este caso vemos. Lo importante es que el cine, el parásito real, admita que dependa del resto de Artes para subsistir, no se envanezca creyéndose superior al resto, como no es. Sólo narcisistas arrogantes que disimulan su ignorancia con una soberbia superior al común de los mortales podrían negar esta evidencia, echando por tanto porquería sobre el Séptimo Arte, al que consideramos un ingrato zángano debido a esas lerdas opiniones altaneras pero miopes.

También, al hilo de la cuestión literaria, hay que admitir que, por desgracia, nuestro país es de leer poco. Al libro, la lectura en general, se lo considera un mal, un enemigo. El lector: un loco. Poca pedagogía se hace para cambiar este "modelo". Menos inversión para adaptar a la infancia/juventud al sano hábito de la lectura/ querencia por el libro. Se insiste mucho en la formación física, pero apenas en la cultural. Así, padecemos la fatal fuga de cerebros tan denunciada, cuan pose estética de moda, pero no paliada. Por ningún Gobierno, no importa su adscripción política. Todo se queda en evanescentes intenciones insinceras.

Parecieran seguir ese ejemplo nazi de conseguir una juventud aria atlética pero descerebrada, alimentada con Propagada y Dogmas Adoctrinadores que no deben cuestionarse, sino obedecerse, sin sombra de juicio crítico, para conseguir una masa adulta domesticada en la ciega adoración al líder o sus seguidores, incuestionables.

Como en otras felices ocasiones: la alianza libro/cine fue afortunada, repito. Gran novela. Estupenda película.

miércoles, 8 de febrero de 2017

TANK GIRL (PELÍCULA) — REPELENTE EXTRAVAGANCIA

Afiche foráneo. Tantos díscolos colores
no podían presagiar nada bueno. Así fue
Dentro del sueldo de los actores, en general, del personal responsable de un filme, está publicitar loablemente la empresa en la que han participado. Uno de los actores de esta película (un conocido veterano) promocionó, elogioso, el esperpento. Viéndole con atención, adviertes empero qué esfuerzo pone al buscar palabras que justificasen este crimen perpetrado con alevosa impunidad diurna.

Destacó lo arriesgado del proyecto, cuan conscientes eran de la peculiar aventura que suponía, que la directora echaba el resto desafiando convencionalismos, etc., etc., etc. Pero ahí estaban esos rasgos, procurando aparentar serena confianza, fracasando en el notable intento.

Los autores de algo que tienen la ¿fortuna? de ser elegidos por el parásito real, el cine, para traducir palabras y/o viñetas a fotogramas, deben tentarse las ropas temiendo qué tropelía pueden cometer con su trabajo. STEPHEN KING parece el que mejor lo lleva. Habituado/resignado a ver reventadas sus novelas, sustituidas sus intrigas o avatares por una “iluminación” súbita que el productor/guionista han tenido considerando que eso mejora su obra, supongo que amortigua el golpe recibir los cheques por los derechos de autor/publicación. Imagino que comprende que, pese a todo, habrá quien compre su novela apoyándose en la plataforma publicitaria que ha supuesto la película. Y eso, amig@s, son ingre$o$ bien recibido$.

Pese a todo, la protagonista trataba de ajustarse a
la irreverente piel ácrata de su par en las viñetas
ALAN MOORE lo lleva fatal. Conocido es. Cómo despotrica (con razón) contra quienes han masacrado su labor. Innecesario extenderme al respecto. Está fresco, reciente. Acaso lo ennoblece el que, además de que su nombre no conste en créditos, no cobre lo que le devenga la producción. (El efecto de ventas por publicidad, sin embargo, sigue actuando en su beneficio también. No tan amargo debe serle, en el fondo.)

JAMIE HEWLETT y ALAN MARTIN debieron (si son unos cachondos, pues no) llevarse las manos a la cabeza cuando vieron que su irreverente cazarrecompensas en blindado era alterada hasta lo irreconocible en esta ¿película? que sólo supone una sucesión de idiotas ocurrencias gamberras de golpe llegadas en un ambiente de apoqueclipse madmaxiano protagonizadas por un estrambótico equipo femenino cuyas imbecilidades sin cuento constantes terminan irritándote. (Aquí ocurre lo opuesto a los casos King y Moore: ¿leerme yo un tebeo cuya película es tan infame? ¡Ni hablar!)

¡Que fui la Naranja Mecánica malvada de El Trueno Azul!
¿En qué mierda de película me habéis metido? Digooo...
¡Maravillosa adaptación! ¡Espectacular dirección! ¡Más!
(Esto cuando el de atrás le cuchicheó que cobraba por
hacer promo también)
Imagino que los responsables del generoso desatino pensaron: Bueno: la pelona ésta está liada con un canguro antropomorfo. O sea: bestialismo. O sea: podemos retorcer la historieta hasta el infinito y más allá. ¿Quién va a quejarse? Pues mira: los lectores.

Por supuesto, la película se dio el castañazo padre. Locuras: mínimas-nimias. Pasadas con vago regusto sediento a DUNE, ídem. Que el malo esté mecanizado a medias: muy visto. ¿No hay otros recursos con los que destacar la producción; tanto cuesta seguir lo dibujado en las viñetas? Tanto, parece. La cinta me parece una abominable aberración, y punto. Carece del incisivo fresco desenfado de MYSTERY MEN, digno ejemplo a imitar. Por lo tanto, recomiendo NO la veáis, se envíe al ostracismo, borremos de nuestra mente, como a LOS INMORTALES II. Prefiero resaltar lo siguiente:

Están todos para pegarles 27 tiros. ¿Y STAN WINSTON
hizo estos maquillajes y tal de las boñigas peludas esas?
¿Qué obliga a desfigurar así relatos que funcionan perfectamente en su formato original y que, con alguna licencia o dos, pueden trasplantarse tal cual a la pantalla de plata? ¿Qué arrogancia promueve el que sus “sugerencias” lo mejorarán? ¡Vaya engreimiento! ¡Pero si han comprado esa historia gracias a las virtudes que les han prendido! ¿A qué faltarlas? Es insolente falta de respeto desgarrar ideas ajenas de esa manera, y me solidarizo con Moore cuando denuncia. 

Hay un esfuerzo intenso, desvelos, esperanzas, tras la concepción de tu obra que merece elemental respeto. ¿Por qué matarla de ese modo? Protestemos. ¡Evitaremos más desastres como ésta Tank Girl!

miércoles, 1 de febrero de 2017

TANK GIRL (TEBEOS) — ANTI TODO ANTE TODO

Portada que anuncia cambios en el
veterano personaje: ¡a color!
Esta colección de historietas cortas, semiautoconclusivas, creadas por JAMIE HEWLETT y ALAN MARTIN en 1988 (¡para treinta tacos va!), se encuadran dentro del ‘fenómeno’ conocido como “cómix”, pensado para lectores creciditos que encuentran atinado que impregne las viñetas un tanto de sexo/erotismo, violencia macarra, lenguaje inapropiado, barbaridades satánicas y/o irreverente sentido del humor. Que esté más o menos logrado, todo, ya depende de la habilidad de los autores.

Tank Girl se reviste a priori de características sugerentes para captarnos. Perdidos en el oleaje mainstream de superpoderosos, que aunque han perdido bastante de su inicial carácter didáctico (por dirigirse a un público juvenil que necesitaba patrones educativos concretos), sigue conservando ciertas señas del mismo, la presencia de una insolente tanquista cazarrecompensas australiana futurista en riña con la autoridad y consumidora de cerveza, puede sugerirnos bastantes atractivos. Llega un momento en que el lector (de cómic) gana canas; y, pese a amar las viñetas, descubre empero que precisa tramas más adultas que las de ciertas infantiles concepciones superheroicas. Ahí está Tank Girl.

De las primeras páginas. El grafismo irá
evolucionando, hasta caer en manos de
otros muchos dibujantes
Tank Girl ha dado más de lo que publica la edición reseñada de La Cúpula. Contemplamos sus titubeantes albores; el estilo gráfico refiere al MIKE MCMAHON de JUDGE DREDD, EL DÍA QUE MURIÓ LA LEY. Luego, como sucede con todas las concepciones que inicialmente precisan soporte, evoluciona, esta protoskin halla su propio trazo, orientando el glacis de su blindado adornado sui generis hacia donde piensa está su destino real, acometiéndolo con bravura irreverente para enmarcarse en la Historia de la Historieta.

No todos sus avatares tienen sesgo procaz y lúdico, de violencia insensata, como indican los tres primeros cuadernos. Tras Un trabajo en Australia (sátira a costa del filme Un trabajo en Italia), estampa Tank Girl sutil denuncia social. Señala abusos colonialistas blancos sobre los aborígenes, similares (o peores) a los practicados por los blancos colonialistas norteamericanos según se expandían al Oeste. Luego, da un giro brusco, para desconcertarnos con la historia del manicomio. Desencuaderna todo el modus vivendi/operandi de Tank Girl: el desmadre, las birras, los locos tiroteos.

Nada hay sacro o respetable para
esta irreverente juerguista bélica
Tank Girl gana o pierde, sin ser caso excepcional, según la comparamos con otros personajes (gráficos). Quedó claro la orientan a un público todoterreno, dispuesto a disfrutar con sus excesos (tampoco tan grandes o graves; un instinto comercial empapa sus páginas, y saben que obcecarse en mamarrachos intelectuales ilegibles, o marranadas supremas, retraerán compradores, y no estamos en lo del “arte por el arte”, abrazando una absurda bandera idealista que no evita la pobreza) o lectores que abominan de los supertipos de bizarros atuendos. 

“Los suyos” gozan más lo antisistema que tiene esta antiheroína, y que comparten. Desafía risueña el establishment corporativo conservador o el que está vendiéndose a los coches oficiales pese a haber jurado no hacerlo. Es su… heroína.

Sus andanzas, aquí lo vemos, fueron
al principio en B/N. Sólo la constancia
y popularidad la hicieron acreedora
del excelso color
Pero conviene señalar que, según el personaje avanza (quizás debería añadir ‘madura’), aunque cuide muchos de su primeros tics irrespetuosos, también debe adecuarse al mercado, sus necesidades, exigencias. Así que lo de “antisistema” iría asimismo diluyéndose hasta quedar en pose nostálgica del personaje para alegrar a sus primeros fieles, que la recuerdan de “cuando salvaje”. Mas Tank Girl (no sé, no he leído lo más reciente; ergo: teorizo) se habrá aburguesado lo bastante como para ser “apta todos los públicos” que esperan ver andanzas a lo MAD MAX (al fin y al cabo: transita el Páramo. O lo hacía, en las viñetas a las que me refiero) por encontrarlas también (necesaria) alternativa al cansino ancho mundo salvado in extremis por SUPERMAN una vez tras otra.

Tank Girl merece considerarse por lo que tiene de anecdótico dentro de la jungla de las viñetas. Depende de cada cual darle mayor o menor relieve a este dato ‘anecdótico’.

miércoles, 25 de enero de 2017

HIDDEN (OCULTO) — ROCK, FERRARIS, ALIENS

Afiche. El título sirve para indicarnos
qué oculto contiene el metraje
JACK SHOLDER filma un vigoroso… western estelar protagonizado por dos alienígenas camuflados de humanos empleando llamativos elementos estéticos, ya probados con éxito, que evocan a TERMINATOR (éste, sobre todo) o ALIEN.

Es decididamente Terminator la influencia que anima una cinta dinámica que ayuda a fortalecer el clímax de mediados de Década 80, la mitificada, de constante referencia nostálgica. No me extraña, pues, contemplando el abismo de la Historia, dudo que hayamos gozado de algo, si no mejor, que prometiese tanto. En la ficción filmada: ¿debo otra vez referirme a qué gozadas las salas de cine proyectaban? Empezando por MAD MAX, los INDIANA JONES, EL RETORNO DEL JEDI, LOS CAZAFANTASMAS… Brrr. Te pones a pensarlo, y entran escalofríos.

Pues cuanto ahora gozamos, pese a las arrebatadoras innovaciones visuales que ILM o similares exhiben, procede de ese légamo. Hay un relente de inocencia/ingenuidad en la mayoría de estas producciones que ha desaparecido. Hidden lo contiene, pese a continuar siendo un filme de Serie B (la denostada que tantos taquillazos generó/sigue produciendo), que suplía con alardes interpretativos o voluntariedad (pregúntenle a SAM RAIMI, por ejemplo) la carencia de los medios actuales.

Empezamos fuerte. Incluso para una nación que tiene casi
tantas armas y asesinatos derivadas por su tenencia como
habitantes (bueno, es un poco exagerado esto)
Ahora parecen rodar películas en atención al repertorio de píxeles que pueden generar esas computadoras; luego, escriben el guión. En algunos casos: improvisadas ocurrencias. El resultado promueve evocar Década 80 y ser aún más indulgente con sus deficiencias. Porque, al menos, atisbas ganas/interés/deseo de hacerlo bien.

Hoy derrochan millones en naderías a veces interpretadas por actores con deficiente formación interpretativa. Pero como dan bien ante cámara, el público juvenil es más grande, por tanto exige infantilizadas tramas con un lenguaje más pobre y sin épicas frases relevantes, ¡adelante! A rodar.

Las persecuciones en potentes deportivos será un sigul
característico de esta producción
Sholder hace insolente Hidden al presentarnos alienígenas muy exigentes con su puesta en escena. Cualquier cosa, no les vale. Una idea estándar de la ciencia ficción es la de que estos entes maravillosos allende las estrellas gustarán de refinamientos culturales como la ópera o las sinfonías. O sea, son las versiones de FRASIER del Cosmos. Al alien malo, con vermiforme aspecto, le mola el rock duro y el metal. Comparte, con el alien bueno (KYLE MACLACHLAN), su predilección por los potentes deportivos. Cuanto más rápidos, ¡mejor! Su desprecio por la vida nativa también es equivalente.

Ambos usan “disfraces locales” para moverse por Los Ángeles en el macabro juego de “atrápame si puedes” que se traen mientras entablan violentos tiroteos, que pillan por medio al detective BECK (MICHAEL NOURI), quien termina aceptando la noticia increíble (¡hay vida alien!) cuando los sucesos se hacen innegables, abrumadores.

Con esta acreditación parecen abrirse todas las puertas del
mundo. Este inexpresivo señor parece entenderlo pronto
Vuelvo a lo de que Hidden me parece descarada. Se debe a esa imagen benevolente de los extraterrestres. Cierto que abundan las historias que los pintan peligrosos/malvados (modelos: LA COSA, MING EL DESPIADADO…), pero estaban también presentando relatos en que tenían un aire amigable que pretendían priorizar. Sholder rompe con ese concepto; presenta esta persecución, en la que los humanos son herramientas, no seres emocionales, como las panoplias que emplean los contendientes, o sus Ferraris.

Hidden acaba en la espiral de los enfrentamientos armados desenfrenados presentados al estilo ARMA LETAL. En los cines de Hong Kong, sus actores no necesitaban recargar sus armas y era obligado meter quince tiros al enemigo de turno. Ese cine aún se demoraría algo en alcanzarnos. Pero Terminator, o Hidden, ya lo preconizaban.

El detective BECK termina fatal de los nervios una vez
afronta la abrumadora verdad que incorpora este caso
Hay que ser benevolente con los defectos que exhiba Hidden, sentándose a disfrutarla. Conviene contemporizar con su momento de producción. No ser rigurosos. Y pensar en eso: Serie B, voluntariedad por caros efectos especiales, guión, actuación.

Porque el canal SYFY echa cada mierda que daría los dientes por tener, aun en parte, el empaque de Hidden. En serio.

jueves, 19 de enero de 2017

LORNA, SOMBRAS PERDIDAS — DERRAPA AZPIRI

Portada cósmica para aventuras que
rebosan intimidades poco cósmicas
Quiero empezar esta reseña efectuando una apreciación personal. Cuando, en 2012, decidí aparcar momentáneamente mi actividad literaria para recuperar la gráfica, en dique seco desde 2002 (esa década se hizo notar; menos mal que, por fin, las últimas escamas de ese anquilosamiento están desapareciendo), retomando mi personaje de TERHLI TERANAMI (la hoy mucho más afortunada BIANCA BLAZE), me preocupaba que sus andanzas fuesen tildadas de copia de las del conocido personaje, casi icónico (si no lo es ya), de ALFOSO Azpiri.

Recientes lecturas de Lorna me han permitido respirar tranquilo. Salvo por el reclamo de la silueta sexy, son diametralmente opuestas. En todo. Hasta entonces, conocía la gran reputación del personaje y visto diversas provocativas imágenes. Pero, leer sus tebeos, no. Que no se parezcan: ¡mejor para mí! No podrán acusarme de plagiar a Lorna, emular los pasos de Azpiri por esa compleja galaxia erótica donde suceden los avatares de la rubia de expresión casi inmutable. (No puedo, por otra parte, hacer más grande este comentario sin realizar la comparación entre ambas. Espero se entienda.)

Bárbaros en canoas barbáricas en pos de
un bárbaro botín. Esto, el arranque
Mi neumática Bianca, aunque proceda de un mundo remoto y las haya tenido en varios planetas, desarrolla su acción en el ucrosteampunk Sacro Imperio Católico Hispánico de 1805DC y contra las majaderías del presuntuoso EMPERADOR CATACUMBA. ¡Magnífico! Y, cuando vuelva al espacio, no será por donde transita Lorna. Palabra.

Sombras Perdidas, debo reconocer, es inferior obra de Azpiri. Tiene planchas donde el sexy/cautivador dibujo no consigue situarse al nivel del de LEVIATÁN o ARK, donde asombran muy conseguidas páginas y una definición escultural de Lorna, o la chica de turno con la que íntimamente congenia. Azpiri prioriza, en Sombras Perdidas, esa estela: la hiperactividad sexual de Lorna. Empero, en las historietas citadas enreda con habilidad esta sobreactividad con la trama, permitiendo pensar que lo erótico es otro agraciado complemento, no el auténtico fin.

Acaba haciéndose cargoso ese cruce
entre YODA y UKKO de la viñeta tres
En Sombras Perdidas no ocurre eso. Leemos historieta agotada, llevada a empujones, tirando de CONAN y todo su entorno para sostenerse. Refieren de ciertos artefactos letales diseminados por unos planetas. Configuramos, entonces, una gymkana para recuperarlos por distintas esferas, con sus más/menos sexuales. Todo el relato se agota en ese mundo híbrido de la Era Hyborea con resabios futuristas de BARBARELLA, lo que nos faltaba, y secundarios planos, manidos, mínimos-nimios.

Resulta desagradable resaltar estos defectos a un autor y un personaje tan de mi agrado. Mas los hechos son un hecho, y éste es que el ¡aclamado! Azpiri no ha estado a su altura. Sombas Perdidas parece compromiso apresurado donde lo fió todo a la leyenda (erótica) urbana de Lorna y la querencia por el personaje. La idea parecía: Es un Lorna. Lo comprarán. Fijo. ¿A qué esforzarse? Vamos allá.

Regalos para la vista nos dona el autor,
cosa de agradecer
Esa… desidia me induce hacer esta pequeña digresión, quizás un tanto peregrina. Hay historias que se soportan en que, al ser de género, ya vale todo. Las novelas de JOHN NORMAN sobre GOR, pese a ir de erotismo sadomaso, tienen sin embargo el poder de disimulártelo con parecer un refrito de las proezas de JOHN CARTER en Barsoom. Norman se dice: Aquí: sumisión, látigos, cadenas por un tubo. Pero: diciendo que es una aventura en un fantástico planeta exótico/retrógrado, suavizando los elementos escabrosos, etc., consigo lectores. Ergo: ¡venta$! Astuta técnica. Profesional.

Azpiri, en Sombras Perdidas, ha jugado al erotismo por el erotismo. Sin dar más. Ha confiado en esa fidelidad al personaje para vendernos la moto (lo ha conseguido), pero de un profesional de su talla esperas MÁS. Más actitud Norman, por ejemplo. Maestro, usted ha fallado esta vez. Espero sea una rara avis en su dilatada y laureada carrera.

viernes, 13 de enero de 2017

CONVOY — EL DIESELWESTERN

KRISS KRISTOFFERSON deslumbrándonos
con su descamisada musculatura. Camiones y
explosiones de complemento
SAM PECKHINPAH, desde esta canción country de C.W. MCCALL, regresa a sus territorios favoritos, el de los forajidos y desperados, salvo que, esta vez, los malos son los pasmas. Si en GRUPO SALVAJE la línea divisoria estaba mucho más difusa entre unos y otros (los encargados del ferrocarril mostraron tan poca piedad como el Grupo Salvaje durante el tiroteo inicial), aquí enseguida los identificas. Lo consigna la vigorosa actuación del veterano ERNEST BORGNINE, encarnando a un corrupto poli de carreteras que, por un motivo apenas especificado, se la tiene jurada a RUBBER DUCK (o KRISS KRISTOFFERSON).

Convoy es película crepuscular en la carrera, asimismo crepuscular, de este realizador. Sin embargo, buena parte del metraje mantiene su pulso vigoroso, porque las leyendas deben alcanzar la inmortalidad mediante esfuerzo ímprobo y coraje excepcional. Y así lo filma Peckinpah.

Pese a como la denueste la crítica excelsa, Convoy debe aceptarse como sencilla evasión protagonizada por estruendosos camiones Mack cuyas ruedas asustan a las cacatúas, según enfilan hacia Méjico, santuario habitual del forajido y desperado norteamericano. Así de simple. No lo compliques más. Disfruta del espectáculo. Está permitido. No todo debe ser ese cine denuncia estético-wagneriano de desgarradoras actuaciones pretenciosas y aburridas. Convoy inaugura el dieselwestern, con grandes planos-secuencia, y endeble trama sociopolítica que merece, empero, señalarse.

Tejemanejes, corruptelas y tensiones raciales bajo la
nerviosa mirada de ALLY MCGRAW, dispararán el
convoy y el drama
Los tejemanejes corruptos de DIRTY LYLE empujan a Rubber Duck y sus dos camaradas a ponerse al otro lado de la ley. Hay un entramado de corruptelas (el policía exige dinero a cambio de no encerrarles, lo cual demuestra que las fuerzas del orden están para aprovecharse de las prebendas que proporciona su cargo, autorizadas por la Ley, no para ayudarnos) que se aceptan cosa natural, cuando no debe ser así.

Este es parte del mensaje que impregna Convoy. Esa extendida red de corrupción, común, soportada, irresoluble. Se acepta pagar ese peaje para no tener problemas, o agilizar trámites que permitan emprender una industria, de cualquier naturaleza. Una denuncia, investigación, juicio, no tiene la fuerza disuasoria suficiente para erradicar el problema. Y puedes terminar enmarronado para siempre, porque los otros corruptos piensan joderte por haberles reventado el negocio.

RUBBER DUCK acaba convertido en líder popular sin
desearlo. Porque la gente necesita un guía. Parece tener
el carisma necesario. Y sólo quería tomar café...
Así que apoquinas pasta al de la placa (en este caso) esperando que una tarde coja mal una curva y acabe hecho mierda en una cuneta. No hay ilusión de que algo remedie la situación. Más aún: un político oportunista, viendo en año de elecciones que este contubernio existe, y pensando que su apoyo a la “reclamación camionera” (que ni Rubber Duck ni ninguno de los camioneros que componen el convoy realiza; se limitan a escapar de Dirty Lyle), será de ayuda a su reelección, acaba inmiscuyéndose con falsas promesas. El peligro del populismo, que sabe cebarse en las desgracias comunes para incrustarse bien hondo en los estratos más castigados de la Sociedad, imponiéndose.

Eso también aparece en Convoy, la advertencia, más que denuncia. Porque Peckinpah, a estas alturas, está tan cansado del inmovilismo de la Sociedad que no hace clamorosa denuncia. De ninguna clase. ¿Variará algo, más allá de un aspaviento moral cosmético? ¿Qué ha cambiado tanta canción-denuncia, tanto filme-protesta, tanto 15-M, en el fondo? Algunas cosas parecen evolucionar hacia positiva dirección. Pero ¿grandes cambios, PROGRESO REAL (no progresismo)? Ninguno.

CONVOY es el enésimo OK CORRAL con otras armas.
DIRTY LYLE piensa sobrevivir al duelo homérico
 empleando una ametralladora digna de RAMBO
Por eso, no engañan a Rubber Duck los cantos de sirena populistas que el oportunista-embaucador político brama. Nunca olvida que es un transportista metido en un grave lío y el cual pretende eludir fugándose a Méjico. Sucede que nuestra Sociedad, pese a infamarlos (pues la mediocridad envidiosa está muy extendida), anhela héroes, líderes íntegros, y su acto desesperado es confundido con rebelión de la Masa contra el Poder.

Y termina convertido en leyenda, como ALLY McGRAW se encarga de fotografiar. Pero, no. Rubber Duck sólo emprende el vuelo.

miércoles, 11 de enero de 2017

SECTION ZERO — EL SOGUETTO FRANCÉS

Un poco me recuerda esta imagen al
afiche de
DREDD. Aunque ese caos
urbano es más de la Franja que evita a
Soguetto devorar las Arcologías Aurora
Agradezco me hayan soplado esta información. Nuestros vecinos galos han “lanzado un dardo” al género con esta teleserie. Describe una futura Europa Distópica gobernada por Corporaciones. La trama se centra, siempre según sinopsis, en que una de estas Corporaciones (a lo OCP de ROBOCOP) desarrolla un ejército biónico destinado a mantener la seguridad como-sea, a coste de sacrificar libertades, creo, e imagino que garantizando sus altos ingresos por el mantenernos a salvo.

El líder de esa fuerza parapolicial parece calcado a mi JOHN FORSON. Y como detrás de todo gran hombre hay una mujer, supongo que este émulo contará con su inspiradora LIANA Forson.

No obstante, la resistencia no la acaudilla un genio adolescente freakie warsie, sino un adulto poli antihéroe aunque con principios, el modelo que se estila desde hace mucho.

Lo singular del comentario reposa: en que dos autores podemos tener la misma idea, o muy parecida, en puntos distantes del ancho mundo, y verla prosperar de manera muy distinta. Este proyecto francés: en imágenes. Soguetto: en novela. La suerte, habilidad, deseos, ambiciones, entorno, pueden elevar una o deprimir a la otra opción.

Mi vanidad me hace desear que, y es mucha fantasía la que propongo, si alguna vez nuestra televisión quisiera seguir este ejemplo, se fije en Soguetto para llevarla a la pantalla, aunque sea pequeña.

domingo, 8 de enero de 2017

LA (PESIMISTA) COLABORACIÓN ANUAL EN SITIO DE CIENCIA FICCIÓN

Afiche de un filme que puede sinrtetizar
lo negativo del futuro asociado a un
gran logro como es el viaje temporal
Es ya también tradicional anunciar, por estas fechas, mi nueva participación en Sitio de Ciencia Ficción, que recoge el habitual surtido de agudas firmas opinando sobre una materia propuesta para el análisis.

Este año, vigésimo de vida de este espacio (¡un éxito!), el reto consistía en cotejar cuáles son los proyectos faraónicos que la ciencia ficción ha ido mostrando en multitud de propuesta o relatos. No escapa la fastuosidad tampoco al género, y ejemplos da, desde la concepción a retales de la CRIATURA de VÍCTOR FRANKENSTEIN a la más “mundana” ESTRELLA DE LA MUERTE, pasando por las GUERRAS DEL GRAN TIEMPO y su ineludible origen: LA MÁQUINA DEL TIEMPO. Una palabra reservo para EL MUNDO DEL RÍO. Es colosal hito, resucitar a la Humanidad en un mundo singularmente transformado, a la espera de que nuestros peores tribalismos atávicos desaparezcan en una inmersión sociocultural masiva y un pacifista credo particular, permitiéndonos ser seres humanos dignos de ese apelativo.

Otros dos hitos asociados al desastre: una cibernética
puntera que resucita a un muerto. Y un tétrico marco de
deprimida Sociedad deshumanizada que debe afrontarse a
punta de calibre
Ojeando y hojeando con atención el género, empero, debo registrar que quizás el mayor logro que constata es la distopía o antiutopía. Nos puede. Que todo se tuerza nos parece natural. Esperado. Lo gozamos. Todos los grandes logros (desde el viaje espacial o replicar el poder divino de dar vida en replicantes diseñados en fábricas) acaban empañados o eclipsados por algo que permite derribarlo. Oscuras “profecíascyberpunk liquidan nuestra presente Sociedad del Bienestar. La Criatura de Frankenstein expresa deseos de independencia que pudieran contradecir las previas intenciones del “Moderno PROMETEO”. El Mundo del Río colapsa porque, entre los ÉTICOS, hay un traidor que trunca todos sus planes. Y siga usted contando. Y, desde este ángulo, he enfocado mi trabajo.

Orientado el lector, me remito al primer párrafo, sugiriéndole lea esas colaboraciones. Habrá muchos y acertados razonamientos cuya principal fuerza estará en la variedad prismática como se consideran los distintos aspectos de la propuesta.

La participación en:

lunes, 2 de enero de 2017

EL IMPERIO CONTRA STAR TREK — OPINO QUE…

Después de esto, el Universo fue
diferente ¡para siempre!
Vi el 31 de Diciembre El Imperio Contraataca. Comprendí, otra vez, por qué sigue siendo la más ¡aclamada! de la Doble Santa Trilogía. Un detallismo profesional y cuidado en el planteamiento de los decorados, una atmósfera inquietante, densa, obsesionada en remarcar lo desesperado de la situación y el momento, un acabado hacer actoral que alcanza su clímax cuando DARTH VADER, durante su lucha a sables de luz con LUKE SKYWALKER, hace la revelación destinada a conmover los cimientos de la historia de la ciencia ficción, sentando grave precedente.

De más joven, no aprecias estos elegantes matices. Parece menos grande al faltarle las sorprendentes acrobacias que contenía LA GUERRA DE LAS GALAXIAS, aquél estreno ‘medio fallido’ que, sin embargo, se convirtió en un poderoso elemento de la ficción, un revulsivo frente a la pretenciosidad de 2001, UNA ODISEA DEL ESPACIO (siempre la consideraré un camelo colosal, digan lo que digan los entendidos), que conquistó tantas más salas de cine como el corazón de un público hambriento de esas emociones, porque se oponían al cariz catastrofista de la mayoría de filmes de ciencia ficción de Década 70 (cintas como CUANDO EL DESTINO NOS ALCANCE o NUEVA YORK, 2012 —con la satírica salvedad de LA CARRERA DE LA MUERTE DEL AÑO 2000—) permitiendo tener esperanza en el Mañana-Mañana. Los héroes clásicos retornaban, los elementos familiares, artúricos, del Bien-contra-Mal, la taumaturgia del elegido, la casta princesa en peligro, se reencontraban con el espectador. Y éste los recibía agradecido.

Unas frases enigmáticas, un sencillo
pero familiar sentido de la diversión y
la maravilla... y he aquí un mito
El tirón de STAR WARS instigó la ‘resurrección’ del televisivo Star Trek. Estas fechas navideñas han puesto en la parrilla las películas protagonizadas por el equipo “clásico”. La comparación con tan sólo El Imperio Contraataca hace apreciar que las intenciones de la “serie decana” de viajes hiperluz galácticos al volar a la pantalla de plata nunca fue emular a Star Wars. Las actuaciones son pésimas. El geriátrico devolvió a los decorados a una sarta de mediocres actores que temían el 35mm. Los platós son baratos. Los SFX, de saldo. Las tramas: impregnadas de jactanciosas ocurrencias.

Star Trek no deja de ser eso: películas para televisión con más dinero. ¡Y mira que Star Wars no podía ir presumiendo, entonces, de la financiación de la que goza ahora! Los personajes se sentían acobardados frente a las Panaflex y la idea de ir a una gala de estreno donde pudieran toparse con su competencia, que tanto estaba superándoles. ¿Qué podrían decirles? Habría cortesías elementales, pero eso de “Somos mejores”, permanecería siempre entre ellos, como la Fuerza, dividiéndoles.

Aunque sea opinión de freakie: ni de
coña esta es la "mejor serie" de toda
la historia de la CF. Jamás
No he visto, en esas películas, el estímulo: ¡Aprovechemos la oportunidad! Mostremos, por fuero propio, qué talento ha derrochado la competencia. Cuando menos, estemos a la altura. No. Se arroparon en la arrogancia de ser Star Trek, la serie ¡amada! por listos como SAN ISAAC ASIMOV o la NASA, y querer crear un episodio especial más de TV.

GEORGE LUCAS sólo ha necesitado seis espaciados Episodios para consolidar un mito que tiene rehén a ingente cantidad de público. Ha generado un mercado impresionante. Star Wars, como MAD MAX, es la medida de “todas las cosas”… en ciencia ficción.

En cambio, los encargados de prolongar Star Trek han arrojado montones de secuelas (televisivas) esperando ahogar, por cantidad, no calidad, la iniciativa de Lucas. No. Star Trek no tiene empero ni el mínimo-nimio garbo que desborda Star Wars, basado, sobre todo, en el equipo técnico y de actores británicos que hicieron ilimitada la Galaxia. Star Trek, por miles de pársecs que digan recorrer, no ha salido nunca del decorado de Paramout. Compáralas como te digo. Esto verás.

sábado, 31 de diciembre de 2016

2016 — AFORTUNADO BISIESTO RECAPITULADO

Una agradable sorpresa de este 2016, que
expresa confianza en mi fuerte estilo,
¡que lo hace una magnífica novela!
La última jornada del año invita a realizar la tradicional recapitulación de estos trescientos sesenta y seis días (consumimos un año bisiesto) que expiran hoy. Lo editorial ha alumbrado la precuela de RECALIBRADOS (¡poco puedo quejarme por ahí!), y poco a poco, en un competitivo ámbito literario, va haciéndose nombrar. Debo admitir que 2016 ha sido un año plenamente “escritorado”. He tenido la fortuna de conocer buenos conocedores del Libro, cuya charla ha sido muy educativa, editores, autores, firmas de mi libro, un ambiente anejo que deja, empero, agridulces reflexiones.

BIANCA BLAZE, pese a alternar su labor gráfica con la novelesca, ha ido aumentando su “biografía” con la publicación de un número de presentación y nuevas historietas, junto a una novela gráfica que voy moviendo “por los ambientes”, procurando recabar atención. Cosa que, me alegra, empieza a conseguir. No obstante, siendo el país como es, donde los más altos elogios se manifiestan en la forma de gritos del silencio, sé que, a más de uno, le está repateando ver su poderosa evolución y comprender que esto es sólo el principio. Ya asoma 2017 trayendo una nueva y vertiginosa novela gráfica que, estimo, dibujarla me consumirá entero el año.


Continuado manantial de satisfacciones
personales. Gran negocio, para el editor
que decida publicar sus andanzas
SKYRED también adquiere forma. Y aunque anuncio prematuro, puedo afirmar que a más de un seguidor dejará perplejo las transformaciones que aloja su trama.

En lo personal, estimo debo remitirme al primer párrafo, a las nuevas amistades, o contactos, que han arrojado esas sombras (más que luces) que, sin embargo, forman parte del aprendizaje. Es muy triste tener que progresar a base de palos, pero ¡qué le vamos a hacer! Y reconocer que, inmerso en el tornado de la actividad desplegada, la cual he permitido enseñar un poco, para incentivar la curiosidad, el tiempo ha transcurrido veloz. Siempre parece costar un poco arrancar a partir de mañana, y hasta Marzo. Luego todo empieza a tomar velocidad. De pronto: ¡Navidades, otra vez!

Mis blogs han mantenido el pulso con mayor/menor acierto en sus apreciaciones; creo que quien los sigue ha podido apreciarlo. He intentado mantenerlos actualizados con semanal regularidad, aunque, a veces, simplemente el tiempo falta, otros factores impiden esta labor, y comentas cuando puedes. Al fin y al cabo, ambos blogs ya tienen sus años. No tantos pueden decirlo, sobre todo, en lo referente a publicar un material decente o ingenioso con frecuencia.


Una pequeña muestra del contenido
de esas páginas
Empieza 2017 (¡vaya fecha digna de ciencia ficción!) como todos los años, imagino: con notable preñez de incertidumbres. Se espera tenga todo un buen discurrir/desenlace, porque ya nos castiga bastante el día-a-día como para sufrir hasta el último segundo del año a estrenar. Nos merecemos ganar, a veces. Hay ciertos indicios, acá/allá, mínimos-nimios, ajá, sí, indicando alguna cosa, permitiendo atisbar novedades, continuismos, cosas así, en ese sargazo de posibilidades. No obstante, por lo común, es eso: una gran masa de viables por venir que pudieran contener rumbos esperanzadores.

Sólo queda desear un divertido colofón de año y una serena entrada de Año Nuevo, que los Reyes Magos y sus Roscos están ahí mismo ya, y no conviene recibirles con la resaca propia de esta noche.

Gracias por vuestra continuidad. Seguimos leyéndonos el año entrante.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

FALLECE CARRIE FISHER — LA GALAXIA, DE LUTO

ADAM HUGUES la dibujó así
La noticia nos sorprende ayer tarde-noche (hora nacional). La que fuese PRINCESA LEIA, sutil icono fetish imitado en las convenciones, sucumbió víctima de un infarto. (Pese al acoso de los láseres imperiales, fíjate.) Está, parafraseando a YODA, ahora en el abismo de la Fuerza. (No sé cuántas notas como ésta he escrito este año, por cierto.)

Lo trascendental de Carrie Fisher es que, como actriz, la hemos visto en numerosos filmes. Pero ninguno la ha inmortalizado como este cliché sui géneris de DEJAH THORIS. Porque, seamos sinceros: grande o mediana en talento tespiano, Carrie jamás será recordada por su interpretación en, no sé, HANNAH Y SUS HERMANAS. Por brillante que fuese su participación.

Es la Maldición STAR WARS: te hace eterno merced a su aparición en sus fotogramas. Los actores prefieren ser recordados por otro tipo de papeles. Pero es lo que hay. Tiene sus ventajas. Te hace una avalancha de admiradores. Inmortaliza. Empero…

…imagino que la alabastrina piel de Leia ORGANA acabaría siéndola pesada con los años. Ese registro actoral la había marcado. Llegaba a un set, y fijo que había coña con lo de su regio estatus galáctico. Pero, en lo profundo de ella, debería admitirlo: que de no llevar aquella túnica blanca siempre impoluta por los metálicos pasillos de la Estrella de la Muerte, dudo hoy conociera esta notable popularidad. Le ocurre como a SIGURNEY WEAVER: siempre será ALEXANDRA RIPLEY.

Agradezcamos habernos encandilados, de muy jóvenes, su estampa de íntegra rebelde mayestática que osaba contestar, airada, al aterrador tótem de DARTH VADER. Vaya con Dios (o la Fuerza), Carrie.

jueves, 22 de diciembre de 2016

¡HEY HEY! ¡FELIZ NAVIDAD Y PRÓSPERO 2017!

Y moderación con la bebida
Otra tradición de este blog es desearos, lectores habituales y paseantes interesados, unas dichosas pascuas y unos Reyes Magos que satisfagan vuestras peticiones especiales para tan señalados días, que no se limiten al campo material que tanto nos seduce. Algo para el espíritu/espiritual sería también adecuado.

Confío reine la concordia durante estas fechas y esos espectros aterradores que invaden los noticiarios se esfumen, o los congele el frío estacional, fundiéndose luego con el deshielo para que no sepamos de ellos nunca más.

Se aproxima Reyes Magos. Vuelvo a recordaros que los animales no son juguetes, sino criaturas de Dios también con alma, sentimientos y carácter, que no vale comprar ese cachorrito tan adorable hasta el siete de Enero para luego tirarlo a la cuneta según se le embroma pensando se le lleva a jugar al campo. También vale esto para los gatitos. Merecen tanto nuestro cariño, generosidad y lealtad como ellos nos lo dispensan.

Vale de sermón. BIANCA BLAZE ya lo dice todo al respecto. Comparto sus deseos.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

COBURN — PENDIENTE DE RESEÑA

Hay un extenso público lector que
encuentra grata y de calidad obras
de esta apariencia y trama
Debo confesar que el formato de esta novela me ha embrujado. (Gracias de nuevo por ella.) Pese a “lo barato” que pudiera parecer de entrada, insolente para los ‘selectos’ paladares que, autistas, consideran que la tapa dura es sigul automático de calidad (¡la de truños que ese cartón de aparente prestigio oculta!), tiene empero la virtud de ser manejable, dúctil, atractivo, seducir para llegar adonde otros no pueden, enfoscados en superficial oropel.

Tras un par de lecturas, ineludibles debido al trabajo, sin duda leeré con agrado la obra de PABLO GARCÍA NARANJO, quien me ha sorprendido por su extensa producción de estos últimos años. Se ha ‘agarrado’ a un “formato” de consumo que le permite eso: ser autor popular capaz de intrigar a muchos lectores, porque su promesa es simple, directa, amena. Factor que debe encomiarse.

La prosa de Pablo, fuerte, contundente, me permitió por entonces ver su talento para describir personajes marginales y ambientes de arrabal con una descriptiva energía que, me ha confesado, prefiere seguir cultivando. Le gusta el noir duro, a lo GARTH ENNIS o BRIAN AZZARELLO, estilos que tributa en sus narraciones.

Coburn, ya desde la portada (que tanto por el aspecto del libro como la ilustración me recuerdan a mis pulps de THE EXECUTIONER), promete situaciones comprometidas límite y regusto a cine setentero de vigilantes CHARLES BRONSON y escenarios decadentes, elementos que están espoleándome a iniciar ¡cuanto antes! la lectura.
Ya os cuento. Pero apunta formas. Mucho. 

jueves, 15 de diciembre de 2016

DRIVE — CLÁSICO WESTERN RENOVADO

Afiche. Pese a lo que te digan, no lo
olvides: es nueva versión de
RAÍCES
PROFUNDAS
No sé si esta película es obra de arte o pretenciosidad. Pienso que amalgama ambos conceptos. La excelsa crítica, que la tiene ¡vitoreada!, empero ha pasado, en apariencia, por alto algo importante. Drive es nueva versión de RAÍCES PROFUNDAS. ¡Incluso termina igual! Sustituyen las graves planicies del Far West por las largas cintas alquitranadas de las autopistas y cierran dejándote con la incógnita de si este nuevo, pasivo, casi inalterable SHANE, muere o no. En su caso, en el asiento de su bólido.

Una vez adviertes este paralelismo entre las cintas, Drive ya no puede evitar ser comparada con el western de GEORGE STEVENS. Hay diferencias. Como su tratamiento noir, para despistar. Pero, una vez lo aprecias, eso: adiós, originalidad.

Drive, a enigmatic stranger, es un piloto excepcional metido a conductor de criminales por espacio de cinco minutos. (Shane era un pistolero rápido como el de la leyenda que pretende abandonar su vida pasada.) Drive se esfuerza por dejar atrás esa faceta, sumergiéndose en las competiciones automovilísticas. Conoce a una joven madre con cuyo chaval establece una firme amistad. (Shane se transforma en granjero, entablando apego con el hijo de los asediados nesters.) Driver acepta un trabajo peligroso que terminará costándole, se nos sugiere, la vida. (Shane retoma su piel de gunslinger para acabar con los matones que acosan a los granjeros, costándole, se insinúa, la vida.) Ambos se alejan en la distancia. Dejan abierta la posibilidad de futura secuela… o fin romántico que purgue lo peor de sus existencias.

DRIVE es otro tipo de western: su protagonista viene de
Dios sabe dónde y se implica con la bella residente para
solucionarle un profundo problema personal
Aunque termina haciéndose cautivadora, de culto ya está declarada, Drive aún acumula otros defectos. O los veo así. Uno es que los flashbacks que explican ciertos pasos que nuestro inalterable protagonista da no quedan bien diferenciados del decurso de la historia en sí. Un ejemplo sería: lo ves pilotando su raudo coche trucado y, de pronto, está de comida de familia momento Kodak. Te obliga a prestar cierta atención para comprender está rememorando.

Otra, y no incumbe sólo a esta cinta basada en la novela de JAMES SALLIS, es la parquedad de los diálogos. Últimamente, el cine se ha puesto de un lacónico un tanto preocupante. Estamos casi al regreso al cine mudo amenizado con frenéticas partituras de piano. Los actores apenas deben memorizar una o dos líneas casi monosilábicas. En Drive sucede esto: los protagonistas tienen tal parquedad de texto que contribuyen a hacer más irreal, de plástico, algunas escenas.

La violencia, al contrario que en JOHN WICK, se refleja
con crudo realismo. Hollywood aún tiene esperanzas
Recuerdo esas películas de Década 40-50, los duelos verbales de SPENCER TRACY u KATHERIN HERPBURN en sus comedias de guerras de sexos, cuando disparaban extensos diálogos más o menos brillantes, pero que veías estaban urdidos. Drive suele concentrar su hierática actuación en una gestualidad que, en su caso, bordea la estulticia. El cine de acción no suele destacar por declamaciones isabelinas, está claro, pero tiene todavía una trama de contenido verbal indispensable para evolucionar.

Es irreal, esta secuencia. Las stripers
lo contemplan todo con absoluta, e
ilógica, frialdad, indiferencia
El trhiller, y Drive lo combina con fuertes momentos de violencia radical, sin embargo siempre se ha apoyado mucho en el diálogo. QUENTIN TARANTINO lo manifestó en su ópera prima. Los personajes deben hablar, pues así justifican sus actos más allá del que aceptemos que hay gente malvada por que sí.

Sin embargo, estamos llegando a eso: a un cine donde un leve arqueo de cejas suple todo un elaborado parlamento. Bueno, si consigue el efecto deseado, ¡de puta madre magistral! Pero si obtiene un final ambiguo, sin aclarar qué pasó, ¡chungo! Y Drive peca de este defecto, esta ausencia de locuacidad, y le perjudica. Repito: no es la única película en esta ‘tesitura’. Pienso no hace bien al cine, el parásito real, tanto silencio gestual, copiado al moderno cómic post ALAN MOORE, también carente de texto.