sábado, 3 de diciembre de 2016

JOHN WICK — HOLLYWOOD ¿HA PERDIDO EL REALISMO DE LA VIOLENCIA?

Poderoso y entretenido ocio, aunque...
La elegante, aunque fría-estilizada, fotografía de este filme no evita recordarme PUNISHER WAR ZONE. La interpretación, controlada, hierática, de KEANU REEVES, más cerca de NEO que de TOM LUDLOW, tampoco disimula estar viendo, de nuevo, al fornido RAY STEVENSON en la sufrida piel de FRANK CASTLE. John Wick semeja un Punisher apócrifo que, por alguna razón, no obtuvo el V.B. para secuela de War Zone.

Reescriben el papel, le llaman John Wick, pero ruedan una aventura del más conocido vigilante Casa Marvel. No debe engañarnos la mutación. Esto es un Punisher. Punto.

También repesca al WILLIAM MUNNY de SIN PERDÓN. Un pistolero (de talento para matar desmesurado, en vez de un outlaw con sangre fría en las venas) se retira porque encuentra el amor y le tientan formas de existencia que desea compartir con alguien. Intenta hacer algo útil con su vida. (Esto de la redención del malvado también tiene su estela fílmica.)

...estamos viendo esto con otro aspecto.
Pienso que, aunque sea una bizarra
fantasía, no todo vale en esta erótica
de las armas y la ultraviolencia
Si una rivalidad entre bandas priva a Castle de su familia, aquí ese drama cambia por la brutal muerte del cachorro (un perrito muy mono obtenido para granjearse tu estima) que legara la difunta esposa de Wick al taciturno exsicario. Algo termina rompiéndose dentro de Wick. Se libera la antigua bestia y todo eso. Tampoco debieron robar su coche…, cosa propia de GRAN TORINO. Wick emprenderá cruzada para desarrollar un viejo clásico infalible: la venganza.

Paremos las máquinas. Es obligatorio ahora comparar cosas. De un tiempo a esta parte, este tipo de producciones se caracterizan por tener unas escenas de acción y/o violencia desproporcionadas, incoherentes, estúpidas. Vale que THE MATRIX se lo permitiera (las acrobacias imposibles); era entorno fantabuloso y tal. Pero ¿ver esos saltos, piruetas, quiebros, y todavía acertar en la diana, pese a tener heridas dolorosas en el cuerpo, en este noir hardboiled? Increíble.

Podría decirse "todo empezó aquí". Pero
aquí usaba esos recursos con efectividad.
Es el cine de Hong Kong el que lo ha
desmesurado, estropeado, todo
Comparando esas ‘proezas’ con el cine clásico de acción (no me refiero al de Década 30, donde todo eso, muy censurado, volvía la acción imbécil por su falta de realismo también), con GRUPO SALVAJE, en concreto, adviertes que, sin llegar a tomadura de pelo, Hollywood minusvalora nuestra inteligencia. Piensa que vamos a creernos todos esos ejercicios sobrehumanos de agilidad y puntería so pretexto de que “es ficción-es acción-podemos tomarnos la licencia”. Yerran, señores. No todo vale. Hay que respetar el mínimo-nimio de coherencia. En Grupo Salvaje, SAM PECKINPAH pone a cincuentones a pegar tiros, y sólo por su volumen, aciertan.

Pero no van dando giros imposibles, derrapando por el suelo, acertando siempre, cambiando de cargador mientras atraviesan el cráneo de alguien con un lápiz. Grupo Salvaje se hace creíble; John Wick son viñetas desbocadas que intentan empero hacer creer que, sí, ¡AJÁ!, todo esto es coherente.

Pocos tiros, pero mucha impresionante
actuación. Comparad este afiche con el de
la cabecera del artículo
Mentira. Los tiroteos son cosas veloces, desagradables; pasan supersónicas y deseas nunca hubieran ocurrido, plagadas de reacciones químicas punzantes. Aun así, John Wick, este no-Punisher con todas sus señas, es obra de arte contrastada con una mierda titulada LA FORTALEZA, donde todavía todo ese circo está elevado a una potencia de absurdo increíble. Lo del poli infiltrado agarrado al spoiler del coche en plan T-1000 y todavía logrando introducirse en el habitáculo a través del maletero y la oleada de tiros, es una hostia que los encargados de esa peli nos pegan, riéndose encima.

Recuerdo A QUEMARROPA. Traslada LEE MARVIN una sensación de fuerza, violencia y peligro que Reeves no logra (no porque no pueda; no le dejan) porque han supeditado su recreación por una serie de efectos, palizas y tiroteos desbordados que pretenden calmar algo muy primitivo del espectador, incapaz de deleitarse en la interpretación, la atmósfera y el controlado uso de una violencia seca pero efectiva.

No creo, visto así, que sea John Wick “el malo”, sino un público con pocos sesos y mucha testosterona que quemar. ¿Dónde terminará todo este despropósito?

domingo, 27 de noviembre de 2016

SOGUETTO — RECOMENDADA EN SITIO DE CIENCIA FICCIÓN

A ver si su polémico 'contenido ideológico
antipopulista' dispara las ventas
Según acostumbra, FRANCISCO JOSÉ SÚÑER hace actualización dominical de los siempre sugestivos contenidos de Sitio de Ciencia Ficción y encuentro, ¡fíjate!, su laudatoria e incisiva apreciación sobre mi reciente ‘hijo’ literario, donde comenta no sólo el texto en sí, sino qué sombras pueden moverse tras el agitado cortinaje de la gráfica ultraviolencia descrita.

Francisco José, de larga experiencia y acumuladas lecturas, siempre sabe ver “más allá” y descubre ‘implicaciones personales’ en la estructura de las novelas que recomienda. Es imposible eludir esa “impureza”. Porque, descubrí (de manera amarga) ‘lo personal’ proporciona trasfondo mucho más creíble y “físico” al relato. Los personajes crecen, se intensifican. Pueden ser bosquejo, o traslación, de conocidos, y deliberada o inconscientemente, apuntas su bondad o mezquindad. ¿Resultado? ¡Novela redonda!

[Algunos géneros no precisan tanto. Léase el gótico. (Con decir “todo era sombrío y cubierto de telarañas”, ¡ya basta! Los personajes, de cartón, bailan por el proscenio exhibiendo su oquedad interior. —¡Qué de flojos es escribir gótico!—.) Léase el pujante weird. Al describir las sombras de perfil achatado en aquella parte del puente, cuando deberían ser abruptas, ¡trabajo terminado!]

Todo comenzó aquí. No sabía, en ese
momento, cómo se diversificaría todo
¿La ciencia ficción? ¿La buena DE VERDAD? Debe currárselo. Tienes que construir un imperio sociopolítico-económico-religioso creíble. Eso, si tienes interés y/o el talento. Puedes ir rápido, atajando, claro. En plan flojeras gótico. Hablar de catástrofes o naves espaciales, sin profundizar. Pero el amor propio impele a hacerlo según Dios manda. Como sucede con Soguetto.

Francisco José delata mis filias y fobias políticas. Son cosas del día-a-día. Por otra parte: cuando te enfrentas a un titán despótico empeñado en convertir el mundo en una antiutopía so pretexto de crear una utopía (en plan URSS, vaya —menuda ‘utopía’, ésa—), no puedes pensar sino de manera opuesta.

Necesitaba un malo inusual; le tocó a China. (O sea: revivo el viejo Terror Amarillo de cuando BUCK ROGERS.) Y desarrollé un concepto socioeconómico con lastre político deformante que, sin embargo, por sus rutilante consignas, obtenía amplio respaldo popular. ¿Es Soguetto novela contra los populismos emergentes? Sí, ajá. Aunque cuando empecé a redactarla, no poseía crítica intención al respecto. Salió… solo.

Pues no podía faltar referencia a una
novela que está tallando nuestra
actualidad, y futuro, y que parece en
la misma línea 'ideológica'
GABRIEL T no es, por otra parte, un luchador por la ‘democracia’ que la falsa “benevolente” Pax Corporativa (Capitalismo Salvaje que sabe disimularlo) podría representar. Es un chaval suicida aturdido, víctima de un brutal coeficiente de inteligencia, atrapado en engranajes de violencia, contradicciones, brutalidad y su temprano drama personal. Vive en perpetuo estado de tensión; de ¡van a atraparme! para convertirme en un instrumento asesino perfecto.

Y no sólo la Pax PragmaSoc; su entorno le reserva ese “bien querer” también. La relación con DAMA DE PICAS, su mentora/cuidadora/maestra, a veces adopta sesgo de “Pienso explotar en beneficio de nuestra vieja causa (los ÚLTIMOS COWBOYS) al chico”. ¿Empezáis a entender la vida de Gabriel? Nadie querría ser él.

Dado nuestro clima de populismo de izquierdas (basado en la rabia y el ODIO, no nos engañen sus sonoras Proclamas), cuyo paladín es el “Purificado” STEFAN ROSLOV, escribir con aire conservador hace a Soguetto novela desafiante, divergente con una mayoría inclinada al fatuo progresismo que no debería confundirse con progreso. Así espero haber defendido, al tiempo que agradezco la reseña, una novela “de un posible futuro” cuya ‘ideología’ es provocadora por ser, ahora, políticamente incorrecta.

martes, 22 de noviembre de 2016

LA CIUDAD Y LA CIUDAD — RESEÑA PRELIMINAR (SIN SPOILERS)

Cubierta ajustada a la sensación gris
que desprende el libro. Uno que, sin
ser denso, como no mantengas la
lectura diaria, puede defraudar
Estoy empeñado en acabar este libro por el cual voy avanzando, sin dificultad, pero sin el entusiasmo como distintas fuentes lo habían ¡recomendado! Tanto por la narración en sí como el ‘innovador’ estilo del autor. La obra además cosechó excelsos galardones que, de entrada, motivan emprender esta prematura indicación.

La ciudad y la ciudad, para empezar, expande/canibaliza una idea de MICHAEL MOORCOCK presente en el primer ciclo de CÓRUM. Describe una urbe de la Europa del Este postcomunista que intenta amoldarse al rock capitalista occidental. En todo momento, la novela desprende una sensación de edificios grises, barrios grises, altos cielos grises barridos por todos los vientos grises posibles. Crepúsculo nublado.

Esa ciudad se caracteriza por estar entrelazada con otra, de apariencia fantabulosa, islámica, que concita grandes recelos en la comunidad local, pese a su larga comunicación histórica. Eso veía Córum cuando su raza gozaba del poder de traslación a otros planos: ciudades incrustadas en urbes de su plano y a las cuales accedía sin dificultad, hasta que el Caos fue distorsionándolo todo, robándoles tal facultad.

El autor, CHINA MIÉVILLE, del cual me
han contado es para enviarle un ejemplar
de
SOGUETTO y que se "divierta"
con lo del Socialismo Pragmático
Como estamos en la era de las ignorancias y las lecturas mínimas-nimias twitter, esas referencias van desvaneciéndose, como la torre moorcockiana, permitiendo levantar altares a personajes ladinos/astutos que, como revelo, aprovechan la circunstancia de este deseo voluntario de des-leer para parecer inmensos.

Hay méritos en la narración, empero. Los premios que acumula no salen de la nada. O quizás sí. Ahora explico eso. Una de sus virtudes es el fraseo nervioso, mundano, como los partiquinos hablan. Intento de dar naturalidad al romance. Luego, el fuerte dibujo de grupos marginales/antisistema/fascistas germen del tribalpunk de SOGUETTO. Esas fuerzas, según acumulan arsenal, plantean obstáculos al crimen investigado.

Porque, para darle excusa válida al desarrollo de la idea de Moorcock, el autor nos sumerge en una laberíntica indagación que permite, además, exponer la laberíntica burocracia que tiene una ciudad empeñada en “desver” a la otra. Verlas supone cometer sanción que, en el caso más extremo, una entidad sobrenatural (o tanto hasta ahora la narración desprende) castiga. Severamente.

Pues Miéville no cuenta nada que ya no
apareciera en esta trilogía, por cierto
Sucede que la historia, sin embargo, la protagonizan personajes grises que no inspiran afecto alguno por ellos. Indiferencia, lo más. Son seres anodinos metidos en un fregado descomunal y anadean por corrientes de extremistas que no encajan bien el que terminó su mundo comunista, viene el oropel del $, ¡hay que chincharse!, o procuran reciclar conductas totalitarias del ayer al modo americano.

En PRIMERA SANGRE, DAVID MORRELL logra empatices con RAMBO, aun WILL TEASLE. Montones de novelas lo hacen: crear personajes icónicos. Recordados. Pero, aquí, no sucede esto. Eso, según lo veo, resta energía a una narración que, para colmo, elude el canon LESTER DENT. Y sobre el estilo tan ¡alabado!... Nanany.

Todo (acción, explicaciones) se deja a capítulos “después”, lo cual hace anodino el texto. Pero parece ser lo normal del nuevo género de moda: el weird. El fantástico (como preconicé hace años en aquella polémica reseña para LITERATURA PROSPECTIVA) ha muerto. Toca el weird. Y vaya si es weird, la cosa.

Admitiendo que debe haber variedad,
pero por el (átono) tenor de la novela,
¿estas propuestas pueden desaparecer,
por no ser del gusto de jueces elitistas?
¿Seguirán infravaloradas?
Que acumule estos galardones me hace sospechar una preferencia elitista por obras de entrada desabridas. Hace tiempo contienden la CF “de ocio” y las de tramas elegantes, encumbradas, pero aburridas, aunque gozan del apoyo de las eminencias, en este caso, las situadas en jurados de los premios destacados. Buscan ahogar “lo otro” por impuro, comercial, ligero… ¡cuando cuanto busca la Humanidad es evasión!

Terminaré el libro porque, como escritor, me conviene. Ayudará a crecer. Sin embargo, las expectativas que me genera leer LOS SEÑORES DEL CIELO, o unos DOC SAVAGE adquiridos, es mucho mayor. Simples, directos, populares, poco intrincados. ¡Guaaay!

miércoles, 16 de noviembre de 2016

ASH VS. EVIL DEAD — EL ASH DE ASHES ¡RETORNA!

Afiche. Las constantes se mantienen:
el coche amarillo, la motosierra, el
héroe sarcástico...
Tres episodios de treinta minutos confirman ¡el retorno grandioso del más icónico de los héroes desesperados, Ash, caracterizado, como debía ser, por un iluminado BRUCE CAMPBELL (a quien la edad ha echado algún kilo de más, pero sin mellar su mordiente y característico sentido del humor, francamente fresco y irreverente) quien retorna, treinta años después, a enfrentarse con esos perversos poseídos de ojos de pez hervido y afiladas uñas.

Dios santo, ¡qué alegría me produjo visionar esta serie, que destaca sobre esta sórdida atonía anodina de técnicos policiales de probeta-y-laboratorio, o los pedantes pasmas metrosexuales que ni se despeinan!, personajes planos y estereotipados incapaces de transmitir la más mínima-nimia sensación de veracidad. Actuar siquiera. Por no citar a las intragables bulímicas dóminas que se comportan como esos policías, proclamando una absurda postura feminista basada en… emular costumbres machistas.

Y doble alegría supone descubrir que no va de zombis la cosa, ¡puta mierda de zombis, cojones!, sino de entes diabólicos de un plano lovecraftiano. Se introducen en la carne auténtica de personas desafortunadas a las que Ash da matarile con su inconfundible estilo y una ingeniosa frase de recargado humor negro. Le han colocado, pega le veo, un apéndice de dos chavales en plan aprendices. Empero, con el transcurso del metraje, empiezan a granjearse tu aprecio. O tolerancia. (También sale XENA, cuidado.)

BRUCE CAMPBELL se enfunda la sufrida camisa azul de
ASH para adiestrar a estos dos jóvenes perplejos
Hace siglos, un trío de entusiastas jóvenes emprendedores deseaba meterse a cineastas. E idearon lo que hoy conocemos como Evil Dead. A destacar que la pobreza como el proyecto vio la luz se compensaba con enormes dosis de arrebato y talento, quedando en nuestra retina la vigorosa actuación del novel Bruce Campbell y el manejo frenético de la cámara, vital, ingenioso, innovador, de dibujo animado de CHUCK JONES o TEX AVERY de SAM RAIMI. (A ROBERT TAPERT sólo le conocemos tareas de producción.)

La serie (rodada entre Australia y Nueva Zelanda) ha seguido fielmente ese estilo feroz de mover la cámara. Campbell, imagino, habrá efectuado un asesoramiento al respecto, mientras Raimi estaba ocupado en algún otro proyecto. La cosa es que aquellos que, con sorpresa y agrado, descubrimos los avatares de Evil Dead allá por los ochenta (otra vez, Década 80 marca los tiempos/ritmos, ¿qué os parece?), vamos a disfrutar viendo aquellos vertiginosos travelings y fotogramas sacudidos marca Raimi.

¡Menos mal, salimos del puto tóxico zombis! Que
tocaba ya. La niña de
EL EXORCISTA, ha envejecido
Me gusta la gente que imprime su sello particular a su obra. Le independiza. Caracteriza. Las puñeteras entregas de CSI-lo-que-sea se especializan en ser clónicas; nada las resalta un episodio de otro. Todo transcurre en un escenario frío de cristal helado donde recitan diálogos semejantes a cuescos. Tipos como Raimi ‘corren el riesgo’ de tener un estilo personalísimo. La pega es que una convencional/rancia casta de críticos (en su momento, denostaron los Evil Dead por esto: tener una estructura narrativa visual poco convencional) y espectadores vituperen el ‘experimento’.

A cambio, el núcleo de fieles al estilo es acérrimo, y aprecian a Raimi (por ejemplo) por ser constante a él. Mantenerlo. No venderse. (Bueno, eludamos SPIDER-MAN 3. Las Majors a veces meten la mano más de lo debido.) Y esos seguidores, por coherencia, perseveran con el genio, ¡faltaría más! Lo personalísimo está muy criticado porque la inmensa mayoría de creadores carece de ese sentido de “lo único”. Y, siendo la envidia tan grande, estando tan extendida, ¡pues procuran aplastar esa rareza! Eso sí: ¡bien se nos invita, desde numerosos spots televisivos, a ser distintos y únicos!

La motosierra, que no falte. Ah, cómo te han imitado
por eso. Y no en plan homenaje, sino porque no damos
para más

Bruce Campbell… ¡GENIAL! ¿Cómo puedo seguir encomiándole, si está escrita la palabra marco para definirle? Ojalá la serie, su sarcástico protagonista, mantengan el pulso. ¡Necesitamos esta calidad! ¡Su carencia es brutal! Y se multiplique, bendiciendo a otras producciones que reclamen nuestra atención.

miércoles, 9 de noviembre de 2016

TRUMP ‘TRUMPFANTE’ — ¿QUÉ HARÁN LOS SUPERHÉROES MARVEL AHORA?

Aparte de libro revelador (aunque no
sé cuánto de tendencioso), este nuevo
Presidente resucitará las críticas de
este cítrico señor, fijo
 
Panini Cómics, en 2009, publica una mierda de tebeo que recopila distintas historietas bajo el rimbombante título de SPIDER-MAN, LA POLÍTICA NORTEAMERICANA Y LA ACTUALIDAD EN LOS CÓMICS MARVEL. Pero lo más apetitoso del mefítico producto es el extenso prólogo, baboso, pelotillero, intragable donde los haya, escrito por ALEJANDRO M. VITURTIA y JULIÁN M! CLEMENTE.

Si los ditirambos que el LANZARREDES dirigía al electo OBAMA eran nauseabundos (Propaganda que ni LENI RIEFENSTALH hubiera superado), lo que estos dos amigos consignaban en sus párrafos no se deslucían. Comprendo que, asalariados de Panini, debieran ¡exaltar! “sus” colecciones. Pero hay maneras más elegantes de hacerlo, tíos.

Bueno. Al tema. Los superhéroes americanos (canadienses incluidos) se distinguen por ser especie de Fuerza de Paz Internacional. Cumplen cánones de moral, ética, sentido de la ley y la justicia particulares, individualistas, pero que suelen comulgar con los de la inmensa mayoría de las personas decentes. El Mal, por muchas facetas o caras que adopte, es idéntico donde sea. Y lo combaten cualesquiera sea su nativo acento.

Verdadera porquería nauseabunda que
el prólogo hace aún más repelente.
Felices, os las cantabais entonces...
[Viene ahora señalar qué pobrísimo concepto, por lo común, los guionistas norteamericanos tienen del resto del ancho mundo, al que ven masa de clichés y estereotipos que series reaganistas como THE A-TEAM evidenciaban con desnuda crudeza. España es alguna franja entre Tijuana y El Paso. Rusia es un lugar nevado y osuno. Italia está representada por la mafia. Francia la habitan arrogantes escargots. Los brexit beben té con el meñique alzado.]

[Una nación ‘orgullosa’ de tener cuarenta millones de analfabetos (sí: el equivalente a nuestra población) no puede dar más. Sabiendo datos parecidos, te preguntas cómo pudieron llevar un hombre a la Luna. Vale, los nazis ‘reconvertidos’ a demócratas lo hicieron. Los científicos judíos fugitivos del nazismo crearon la bomba A. Logros foráneos que ellos, por abonar la factura, se han apropiado. Pero es cifra llamativa, que explica por qué ven el mundo de modo tan limitado.]

Esta mañana, en la radio (supongo que analistas televisivos habrán hecho igual), los más agoreros tertulianos vituperaban esto y aquello de Trump, quien parece tener una careta de V (de Vendetta) en vez de rostro. Critican su populismo, sus mañas, escándalos sexuales, su cosificación de la mujer, etc. Y aun así: ¡Presidente de USA!

Increíble e imposible página que, sin
embargo, manifiesta cómo de idiotas
piensan los norteamericanos somos.
¿De veras esos megalómanos llorarían?
Siguiendo esa línea, debemos suponerle retorno al reaganismo puro-y-duro de RAMBO y CHUCK NORRIS. Norteamérica Todopoderosa frenando al Comunismo Mundial que encarna ahora VLADIMIR PUTIN. Uno que, al parecer, está a la mínima-nimia para pulsar conmutadores de lanzamiento. ¿Piensa Trump meternos otra vez el miedo madmaxiano a la Tercera Guerra Mundial librada con armas nucleares? Parece.

Trump tomará medidas correctivas/imperialistas destinadas a hacerles prevalecer sobre la comunidad internacional (barrenada por el pánico al terrorismo islámico). Se autodenominan Primera Potencia Mundial. El Presidente de los Estados Unidos: líder del mundo libre. Cuando un arrebato de la soberbia racista que dicen le caracteriza le impulse tomar ciertas políticas… ¿qué harán los Superhéroes (Marvel o DC)?

El día en que violaron a lo bestia a los
superhéroes
Marvel. Mala manera de
presentarles la vida real, tal cual
Porque en el criticado artículo, Viturtia y Clemente no cesan de elogiar a Marvel por sus cómics “pegados a la realidad” de forma tan clamorosa como dolorosa. Estos superhéroes que ¡aclamaban! a Obama por su política “humanitaria”… ¿obedecerán las órdenes del Trump imperialista si desafía sus convicciones? El CAPITÁN AMÉRICA, ¿retará al Presidente, liderando otra Civil War, cuando éste le mande zurrar moros porque se supone tienen reservas de mercurio rojo? ¿O sacudirá a los negros revoltosos, linchado a los invasores espaldas mojadas mejicanos, considerándolos enemigos de Dio$, la Bandera y la Tarta de Manzana$, porque su Presidente lo manda? Trump va de eso, afirman; ¿y los superhéroes (Marvel o DC), espejos de la decencia y la moralidad, paladines del Bien Universal? ¿Pervertirán sus generosos principios por patriotismo casero?

¿Qué va a hacer la liberal Marvel (y sus series pegadas a la realidad) ahora? ¿Plegarse, o sus iconos plantarán cara? ¿…a riesgo de ser tachados de antiamericanos, enemigos del pueblo, perseguidos por comunistas? ¿Liderarán el ala crítica, o se arrodillarán?

Auguro que vamos a ver interesantes y divertidos episodios de hipocresía en las viñetas. Ah, qué catástrofe.

jueves, 3 de noviembre de 2016

YO, FRANKENSTEIN — EMPEORA LA COSA

Afiche en plan apoqueclipse madmaxiano
donde constata que: ¡las escurriajas de
UNDERWORLD acabaron aquí!
Reconociendo que sólo vi parte, esta vez me sobró eso para dejar este “postre” a ocasión más… desesperada. Cierto que el desventurado-remendado/caracortada protagonista, EL MONSTRUO DE Frankenstein, alias la CRIATURA, ha corrido ciertos revivals de parecida naturaleza en el tebeo. En SWAMP THING, por ejemplo. La patética Criatura tiene su encanto. Pocos pueden resistirse a añadirle episodios apócrifos a su azarosa biografía. (Yo mismo “lo resucité” en LOS IMPERIOS PERDIDOS, sin ir más lejos.) La acrobática VAN HELSING lo demuestra, de igual manera.

Esta vez atarean a la Criatura contra demonios (en fin; supongo iba tocando) como un arma en apariencia virtualmente indestructible que anduvo perdido por esos pagos de Dios avergonzado de su apariencia y concepción. Otro motivo de su autoexilio es que posee interés bélico para éstos del inframundo.

Este rato visionado me permitió intuir qué alto grado de desesperación debe estar colapsando a Hollywood (a la industria del ocio en general, que debe alimentar a un mercado insaciable, que exige más Más MÁS que ingerir, por esperpéntico que sea el giro dado), y qué poca salida están obteniendo guiones más frescos, ideas más potables, quedando relegadas al olvido u ostracismo porque alguien entiende tiene más futuro esta tentativa sobre la que estoy escribiendo.

Esta vez son gárgolas las que llevan parte de la trama. A
este paso, los llamadores de las puertas protagonizarán
telenovelas. (Esa pava es la reina de las gárgolas)
Producto (con toda la fuerza que de inferior y deleznable tenga esta voz) que aprovecha ‘residuos’ de filmes como BLADE o UNDERWORLD (que se las apañaron para remozar su contenido, haciendo que el continente pareciese nuevo, virgen, por explorar) para ocupar pantalla de plata.

Mas lo que nos llega de Yo, Frankenstein, es algo agotado, sin gracia, mezclado con otras tantas referencias similares que componen esta especie de boa multicolor que serpentea a duras penas por su metraje, buscando hacer bueno un libreto loco donde el coprotagonismo ahora recae en ¡gárgolas!, dando a entender que los ángeles de toda la vida de Dios ya están demasiado vistos. Y la pobre Criatura tiene sus más/menos con esos pétreos guardianes de nuestras almas encaramados a las cornisas de las catedrales, capaces de adquirir carne auténtica para hacérsenos menos horripilantes.

Qué mal ha envejecido el MR. SMITH de THE MATRIX
La pizca de originalidad que Yo, Frankenstein pudiera ofrecer recaería en los SFX. De hecho, sospecho que fue la parafernalia espectacular de ILM, o anejas, lo que inspiró financiar la película aun antes que la idea que desarrolla. Veamos, se dijeron algunos avispados: esos SFX permiten estas gamas cromáticas y retorcer así-asá los cuerpos, dar semblante agraciado a las gárgolas, desfigurar atrozmente a los demonios, ¿no? 

Buscaron a un guionista necesitado, le surtieron de estos elementos visuales a imponer sobre el argumento, y trincaron a la Criatura para darle cuerpo al desastre. Notar todo esto fue lo que me hizo abandonar el visionado del desabrido producto.

No tengo palabras para definir este fotograma. En serio
Que terminaré viendo otro día, no obstante. Por morbo de saber cuánto acierto/yerro.  La oferta deber ser de peor calidad para hacerlo, empero. Porque, insisto: cuanto vi, hueco, se apoyaba tan sólo en los barrocos escenarios por computadora y las demás pirotecnias digitales. Historia, en sí: mínima-nimia. Poca.

lunes, 31 de octubre de 2016

HALLOWEEN 2016 —Y LA POLÉMICA RELIGIOSA

Un año más, ilustración al respecto
No me refiero a la soberana sandez ‘inspirada’ por las “ínclitas” ‘inteligencias’ que parecen regir el clero patrio, que solos se han desprestigiado. Sino a lo que viene siendo el comentario del blog para esta ‘celebración’.

Un paganismo que el mercantilismo norteamericano nos ha picado en vena, pasando de ser una pequeña extravagancia moteada por nuestra geografía, a rito obligatorio. Hay negocio en el invento. Los avispados comerciantes no pueden ignorarlo. Es ley.

Siempre enfatizo, sin embargo, el que muchos de los que celebran Halloween luego tramitan cuanto sea para abolir la Navidad. Suprimirla. Ahí, nada. Por lo laico del progresismo o qué sé yo. La tradición milenaria, aquí no cuenta. Menudo sentido del respeto, manifiestan estos sujetos.

A quienes conviene recordarles que Halloween tiene bases religiosas. Paganas, desde el cristiano punto de vista. Católico, más ceñido. Pero sigue habiendo culto por medio. ¿Podemos, por tanto, celebrar Halloween, pero no Navidad? ¿No es eso una contradicción… hipócrita? Tan sacro lo uno como lo otro, en pura esencia. ¿No interviene el laicismo aquí?

Luego, para cargarse la Navidad, aducen que es una fiesta elaborada por ElCortinglés y anejas. Que es mercantilismo luminoso puro y duro. Pero, veamos, esto de los disfraces, las calabazas, los caramelos… ¿los regalan, o se abona? O sea, ¿atiende a comercio puro y duro? A ver, señores antiNavidad: ¿esto tampoco les ofende? Comercio uno, comercio lo otro. ¿O no?

Unos han caído por burros. Ustedes, por hipócritas. Estamos bien, oigan.

miércoles, 26 de octubre de 2016

GRAN TORINO — O LA ‘DESCOMPOSICIÓN’ DE NORTEAMÉRICA

Un hombre debe defender su coche y
su casa con un rifle potente, ajá, sí. El
afiche lo demuestra
Una clave del cyberpunk es la globalización, el fin de las fronteras, el cambio de roles de poder, el mestizaje cultural y étnico. De modo tangencial, esto anima este filme de CLINT EASTWOOD, centrando en las vivencias de un vet de Corea, jubilado, viudo, que resiste en su casa de toda la vida (como el protagonista de SOY LEYENDA, novela con la que también podemos comparar esta cinta, pues WALT KOWALSKY parece a NEVILLE en que se siente rodeado de chupasangres procedentes del extranjero), avinagrado al ver cómo el mundo se mueve… a peor. Se la tiene, además, jurada a Dios.

Es la segunda vez que Eastwood exhibe reto con el Altísimo; lo hizo en MILLION DOLLAR BABY y aquí dirige duras críticas al bien intencionado reverendo de su parroquia, que intenta entenderle según sigue fiel a la fe. Los curas tienen un interruptor en los sesos: cuanto pasa es porque Dios tiene un Plan y hay que aceptarlo. Los misteriosos caminos del Señor y todo eso. Cuando muramos, lo sabremos todo.

El ocioso rey del mundo contempla desde su porche cómo
un mundo en apariencia inmutable desaparece aprisa
¡Vaya vaina! Porque las cosas cuentan ahora. Es su forma de escapar de la realidad y exculpar al Todopoderoso. Les evita sentirse hipócritas, estúpidos, cegándoles ante los desmanes que Dios podría detener con mínimo-nimio gesto del meñique. (O así nos adoctrinaron en el cole.) Empero no quiere. Hay Un Plan En Todo, Y…

Kowalsky habita su hogar (pulcro comparado con el de sus vecinos asiáticos) mirando cómo se corrompe un planeta ordenado bajo las indestructibles barras y estrellas. El mal procede allende las costas norteamericanas. De paganos de ojos rasgados con rituales exóticos con los que acaba comulgando pese a su inicial resistencia.

Siempre ha habido pintas; pero estos mendas se llevan la
palma. ¿Y ésto debe reemplazarnos, gestionar el planeta?
Pasea por un barrio en mutación; aunque no para mejor. El intercambio cultural y étnico demuestra no ser eso bondadoso que progresistas un tanto ofuscados predican. Así, ve cómo pandilleros negros asedian a la vecina coreana mientras miembros de esa familia acosan al tímido chaval con el que Walt termina congeniando. El mensaje no es tanto que de afuera traen problemas como que éstos son internacionales. Sólo cambia el idioma como se plantean.

Kowalsky razona que su país está desintegrándose. Las nuevas generaciones no sienten ese fervor patriótico de su propia juventud, y los inmigrantes parecen indispuestos a devolver el favor del asilo comportándose decentemente. Los valores están subvertidos; o no tienen fuerza. Todo se critica. Todo es deleznable. ¿Cuánto más puede resistir una Sociedad en esas caóticas condiciones?

Desunido de sus hijos, en los vecinos asiáticos
termina encontrando los lazos fraternales que, por linaje,
deberían prestarle los suyos. Lo que son las cosas
Ese problema está socavando Occidente. No sostiene valores del ayer porque, en varios casos, causaron lío. Aceptar extranjeros en nuestro país se estima un premio moral. Sin embargo, algunos vienen a expoliar el Sistema y burlarse, agresivos, de nosotros. Respeto e integración, solicitamos. Nadie les pide caigan de rodillas para adorarnos. El vecindario de Walt le detesta por ser blanco, por residir allí; la abuela de sus vecinos, en coreano, le insta abandone el barrio. ¿Qué pinta en él?

Existe cierta mitificación del inmigrante; creemos que no tienen sentimientos racistas u hostiles. Pero sí. Y más acusados de lo que pensamos. Generalizar es peligroso, desde luego. Aunque habría que considerar que hay inmigrantes que pretenden imponernos sus costumbres erradicando las nuestras, que desprecian. Y lo hacen porque hay un instinto de sobreprotección discriminatorio que algunas personas aplican sin vacilar.

El último día de HARRY EL SUCIO. Vaya con Dios
Eastwood está de despedidas; en Gran Torino dice adiós a DIRTY HARRY, como en SIN PERDÓN enterró al pistolero sin nombre de LEONE, o en Million Dollar Baby su faceta de duro incuestionable.

Drama sobre la vejez y los vínculos familiares rotos, también induce reflexión sobre la decadencia occidental y las presuntas ‘bondades’ que aportan los inmigrantes.

jueves, 20 de octubre de 2016

BASURA — APOQUECLIPSE AMBIENTAL

Portada de una obra profética. Anticipó
el reciente subgénero del
"greenpunk"
De Basura quiero destacar su poderoso mensaje político antipopulista. También el cómic sirve para eso: transmitir. Concienciar. Cierto es, y el cine, el parásito real, está demostrándolo, la vertiente lúdica, sea humorística, o fantástica, o superheroica, del tebeo es más trascendental de entrada. Y justo es admitir que los beneficios que genera así (otra historia es su desigual reparto, que pocas veces reporta lo debido a los creadores) es lo que permite subsistir al medio, así como permite posibilidad que historias ‘más maduras’, o ‘responsables’, como ésta, vean la luz.

So pretexto de un colapso ecológico masivo, el relato centrado en el cono sur americano (de donde proceden los autores de esta novela gráfica), se dispara contra el contaminante consumismo inconsciente, contra los populismos surgidos del trato discriminatorio y contra los personajes encumbrados que, con el paso del tiempo, para sostenerse en su burbuja privilegiada, han empezado a sacralizar una serie de conceptos, estableciendo restrictivos rituales “divinos”. Esto también se deplora, cómo se abusa de la fe de las personas para someterlas y proporcionarles un justo/necesario castigo si transgreden no sé cuántas y cada vez más numerosas normas.

Un ambiente tan tóxico que hasta el Sol se
vuelve acontecimiento que vaticina
Sucede, para dar cuerpo a esta parábola, que uno de esos privilegiados (todo de blanco, con mascarilla respiratoria aun dentro de los confines depurados de sus domos) comete una infracción (en su mundo, ya digo, cualquier cosa puede valorarse crimen) y le condenan a desterrarle al inmenso vertedero exterior. Ahí vivaquea la humanidad que no ha tenido tanta suerte, que debe contentarse con el despojo que una descontrolada cultura de consumo, muerta por esa misma causa, ha arrojado al resto del mundo.

Dos hermanos, acostumbrados a vivir en estos y de estos desechos, admirando desde lejos unos bloques blindados donde habitan “Los Altos”, con cierta fuerza tanto militar como policial entre los habitantes del basural, recogen al deportado. El ambiente es tan tóxico que una simple inspiración casi logra matarlo. Pero consiguen salvarle. Lo cual terminará siendo mala cosa para estos desamparados vecinos del vertedero.

Este juicio desencadenará un trágico
equívoco en el vertedero mundial
De inmediato el deportado, a quien los obtusos tribalismos supersticiosos de esa gente identifican como El Elegido (confundido, por su inmaculado atuendo, con “El Blanco”, idealización celeste de un Mesías —basada en el muñeco de Michelín— que reparta justicia y pureza al colapsado planeta) intuye potencial bélico entre quienes le rodean. Con artera deliberación, aumenta su irritación, se aprovecha de su desesperación, malea sus creencias, induciéndoles al combate… estrategia que enmascara su intención de regresar a su esterilizado ambiente purificado. Aunque, esta vez, desde un estatus de privilegios que antaño no poseía.

Conociendo las debilidades del entramado urbano natal, golpea el Talón de Aquiles de su (moribunda) civilización. Revierte toda la porquería que genera a la ciudad, esparciéndola por sus saneadas avenidas blancas. Obtenido un acuerdo con sus jueces, despega de vuelta. Bajo falsa promesa de negociar mejoras, se desentiende totalmente de la fuerza que le aupó, abandonándola sin reparos. 

Privilegiadas plazas hasta en esta
salvaje degradación ambiental
Los autores sugieren: Debemos tener cuidado con los que nos prometen, en base a nuestras necesidades imperiosas, remediarlas. Pueden perseguir unas egoístas ventajas personales que saben camuflar de solidaridad con el que sufre, que está ansiando oír que alguien le aliviará. Pensemos.

El dibujo de JUAN GIMÉNEZ acentúa más el mensaje puesto por escrito; impone reflexión, ternura, con el drama de los personajes principales, y su estilo ahonda todavía más la miseria a la que un desprecio acusado por nuestro medioambiente les ha condenado a vivir, esperando remedio en vano, acabando víctimas de un desaprensivo que se dice “su amigo” y explota imaginativo ciertas consignas y blasones tradicionales para beneficio personal. En resumen: Basura es de esas laudables obras ‘menores’ que terminan haciéndose mayores. Inducen metáfora. Reflexión. Comentario.

sábado, 15 de octubre de 2016

LA FAMILIA LITERARIA — AUMENTA

Y recordemos las novelas
publicadas en
Amazon
La imagen lo constata: mi familia literaria (en papel, al menos; recuerdo los títulos aparecidos en ebook de Amazon), crece de manera gradual. Es sensación singular la de tener TU LIBRO en tus manos. Y, especialmente, con el esmero como lo ha editado Triskel. Creo que la supera el que personas que de nada conoces te lean y aprueben tu labor, haciendo comentario en persona o trasladándolo a reseña.

Entre las actividades del ELF 2016 estuvo una interesante conferencia impartida por editores y con amplia participación de público. En cierto momento, un pequeño grupo (creo que claque de una autora integrada entre ellos) “denunció” qué “escaso valor” los editores (presentes, por ejemplo) daban a la autoedición. Esto reclamó mi atención. Y vigilando atentamente al grupo, sospechar que abrigaban a la autora (que no se identificó, por otra parte, aunque desprendió su opinión).

Reprocharon que estaban autoeditándose grandes obras que rechazaban los editores y que, porque lo demanda el impulso creador, no daban más opción a estas firmas que lanzarse a la procelosa aventura de la autoedición. Conceso entre los editores: aceptaban el argumento, SÍ, AJÁ (latiguillo habitual de Soguetto). Pero también recurrían al sistema historias impresentables y soberana pobreza literaria. Caprichitos.

BIANCA BLAZE también forma, ¡destacada!, del conjunto
Uno de los editores la palabra clave: FILTRO. Un editor es, en última (o primera) instancia, el tamiz. Puede avalar una obra maestra (o ignorarla, cuidado; sucede) o publicar, por ejemplo, un truño jactancioso además ilustrado con láminas moñas. Toma ya castigo. Pero esa es la palabra: FILTRO. Amazon carece de él. Y corremos esta suerte singular: adquirir una obra maestra o una cagarruta moña.

Se supone que, si está en papel, con alta calidad de impresión, es porque DE VERDAD la obra lo merece. (Aquí podríamos desglosar entre los best-sellers de confección, los que un instinto rapaz editorial ¡encumbra! porque intuye negocio en algo que, sucintamente, tiene calidad mediocre, pero que un caro bombo publicitario ¡ensalza!, y los long-sellers que perdurarán in saecula saeculorum.) La impresión es el logro máximo. El certificado que el lector busca para arriesgar la compra.

Visto de perfil, tiene este aspecto
La autoedición, reitero, tiene la desagradable vertiente de publicar lo deleznable. Este detalle crucial era el que ese grupo se negaba a admitir, siendo clamorosa verdad. Personalmente, si me arriesgo a la autoedición es DESDE LA PLATAFORMA de mis méritos. Los libros y las menciones como finalista. Hay calidad aquí. Pero no podemos prohibir a nadie luchar por obtener sus sueños. Sí, con amabilidad, destacarle que sus presunciones pueden ser fatuas. Que el borrador merece otro repaso. Los amigos pueden tener las mejores intenciones. Pero creo que su solidaridad ayuda en poco si, a algo sin calidad, le dan el V.B. sólo porque… eres amigo.

Ya es cuestión de la autoestima. Cómo absorba el golpe. Y humildad.

jueves, 13 de octubre de 2016

SOGUETTO — ESA REMARCADA FRASE

En serio: los 16 euros quedan ampliamente
amortizados. Resalto la llamativa frase del centro
No sin primero agradecer a SITIO DE CIENCIA FICCIÓN el promocionar la novela, quiero destacar no obstante la curiosa frase en mayúsculas, de la cual tan profesional espacio no es responsable, que anuncia que ‘la batalla por la libertad se juega en Soguetto’. Es singular porque… nadie lucha por la libertad en Soguetto.

Nuestro genio adolescente protagonista, GABRIEL T, lo hace por motivos personales y, con renuente inercia, por el equívoco movimiento ‘terrorista’ donde lo ha criado DAMA DE PICAS: el de los Últimos Cowboys, que pretendían ir a su aire según el implacable dogma del Socialismo Pragmático aplastaba realmente las libertades occidentales para reemplazarlas por el protocolo Sacrificio y Disciplina. Los HERMANOS FORSON por el pleno poder tribalpunk. TERRY LAWRENCE, por tener un hospital digno. Los HERMANOS FÁTIMA, surfean la estela de los Forson.

STEFAN ROSLOV es una pulcra máquina genética. Aplica protocolos y consignas de modo automático. Poco a poco, espabilándose, ansía poder. Pero lo que, en verdad, le mueve es querer matar a Gabriel, su competidor en edad e inteligencia.

Los demás eunucos Probetas pretenden imponer la Pax GATTACA por convencimiento ciego, carente de humanidad y escrúpulos.

La cubierta sin la interesante sinopsis
Los chinos del PragmaSoc tiranizan. Así que… si Gabriel y los demás de Soguetto más que todo pelean por sobrevivir un día más obteniendo pequeños lujos, ¿quién lucha en Soguetto por la libertad?

¿Hemos caído en un extraño hábito por el cual un libro debe venderse porque “luchan por la libertad” en sus páginas, cuando meramente relata una fatalista fábula con altas dosis de esparcimiento? Si no ‘luchan por la libertad’, ¿merece leerse la novela? Los vecinos de Soguetto comparten mi total descreimiento por el tema. Desconfío, como la inmensa mayoría, de los políticos. Sus promesas. Me plantea, empero, el que, una vez vencido el PragmaSoc (sé cómo acaba todo; lo consigné en RECALIBRADOS), todos estos sujetos que pelean por su supervivencia y dignidad en un salvaje ambiente marginal caótico… ¿qué harán después, acabado el tiroteo?

¿Votar? A ¿quién? ¿Qué? Cínicos, están demasiado quemados para confiar en líderes. Proclamas. Les ocurre como a nosotros. Sin embargo, es frase con enjundia.

martes, 11 de octubre de 2016

SKYRED — NUEVO (Y AMBICIOSO) PROYECTO

Con ese vago sesgo a SIN CITY...
Sugerente anticipo del nuevo proyecto en el que ando embarcado. No quiero avanzar demasiado, empero espero que esta imagen concite interés general, genere preguntas, establezca hipótesis, casi obligue a estar al tanto de qué planeo ahora. Os adelanto sin embargo que es una narración poderosa, plena de acción y drama, que amplía aún más las fronteras de esta ‘historia de la frontera’.

Y para abundar la entrada, mínima-nimia apreciación sobre SOGUETTO. Inevitable, pues estoy de firmas y promoción, y los lectores que se han sentido estimulados a conocer su contenido visitarán este blog, donde podrán toparse con este dato que aportará mayor calidad e interés a la novela.

Uno de sus principales personajes es una vet(erana) de la Guerra de las Dunas, DAMA DE PICAS. Cuida a GABRIEL T durante su adolescencia, según (tristemente) se perfecciona para ser el cyberterrorista más temido/peligroso del futuro.

Estableciendo referencias, agradezco
el deleite que produce esta obra
Teniendo presente qué volumen de referencias gráficas, literarias, fílmicas, despide mi producción en su conjunto, era ineludible hacer ese elíptico homenaje a 1997… RESCATE EN NUEVA YORK. Al protagonista, el ácido y desencantado SNAKE PLISSKEN. Dama de Picas quedó tuerta, como Plissken, de modo que así establezco ‘el paralelo’ entre distopías de avanzado corte sociopolítico.

Pero… fijaos qué retorcido… Dama de Picas es mentora… Tiene experiencia. Sabiduría. Y ODÍN era también tuerto. El precio que pagó por la omnisciencia fue un ojo. Otra correlación de hechos/datos que, sin duda, hará las delicias de los/as lectores/as que disfrutan encontrando estas referencias en las novelas que leen.

Así somos en ‘la frontera’: ¡operamos a múltiples niveles!