viernes, 3 de diciembre de 2021

LA LEGIÓN DEL ESPACIO — EL MACGUFFIN DEL AKKA

 

Que la portada de la edición de 
MARTÍNEZ ROCA haga guiños
a la
ENTERPRISE lo justifica el
modo de viajar por el espacio
de estos legionarios

No desvelo a quienes hayan leído este clásico de JACK WILLIAMSOM cuánto debe a LOS TRES MOSQUETEROS aunque en el espacio. GILES HABIBULA te infla las pelotas pese a que, al principio, sus ‘quejiqueríos’ tienen “su aquél”, le brindan un carácter que, empero, sus continuos/laboriosos lamentos acaban hastiándote. ¡Puñetero borracho!

Al contraste, los demás participantes son planos, con algunos rasgos físicos o de carácter, mas según avanza la narración descubres cuán huecos están. Parecen de cartón piedra. Sin psicología. Éste es fuerte. Aquél, estoico. JOHN ULNAR, luego John STAR, protagoniza. El de allá, traidor. A este maduro, lo flagelan los remordimientos. Pero ¿discurso interno? Mínimo-nimio, no sea que tronche algo en una evasión no tan violenta como plenamente aventurera (uno de sus aciertos), contagiada de las hedonistas andanzas de JOHN CARTER, a quien también debe recursos.

La novela recoge la transcripción que realiza un moribundo con la facultad de recordar el futuro. Su médico, simpatizando con el peculiar enfermo, se hace su albacea literario, publicando las historias del siglo XXX; relata al común de los mortales las revelaciones sobre una época sombría debido a una invasión extraterrena que amenaza con erradicar del todo/completamente a la Humanidad del Universo.

JACK WILLIAMSON dibujado;
uno de los pioneros del género que
no vacilaba en usar técnicas del
pulp para expresarse

John Carter va dejando trazas de su vida barsoomiana mediante un pariente que es quien describe sus constantes y aparatosos lances caballerescos en el moribundo planeta rojo. Un segmento significativo de esta novela transcurre en Marte, donde reside, entre los escombros de una fortificación abandonada, la encantadora ALADOREE ANTHAR, un adelanto de LEIA SKYWALKER ORGANA, pues posee un conocimiento importantísimo: el del AKKA, arma de devastación masiva que no debe caer jamás en malas manos. (Leia llevaba la información que destruiría la Estrella de la Muerte. Así… se ensamblan, digo.

Fallo: a persona en conjunto tan vital, sin embargo no la custodian como correspondería. Los Tres Mosqueteros (encima, gente más cerca de la jubilación que del vigoroso esplendor físicobélico de RAMBO) la protegen. ¿Lo suyo no habría sido alojarla en un castillo inexpugnable y todo eso? Pues, no. En la escombrera remota marciana.

Así ocurre su secuestro, dando por tanto pie a la construcción de una novela que, he leído, fue el germen de LOS GUARDIANES DE LA GALAXIA. Bueno: me cuesta verlo. Me abalancé a leerla pensando: Puede que Williamson visionara ya los personajes del TBO clásico: el tío bajito joviano; el vidrieras; el arquero azul; el mariquita volador; el capullo de VANCE ASTRO. Nada. Gente corriente-y-moliente que, encima, combate en un tenebroso planeta el triple mayor que la Tierra (¿con tres, o más, veces nuestra gravedad? Porque eso no se relata; otro fallo), respirando un veneno letal durante ¡meses!

Y lo que pienso se equivocan al
decir que este serial ilustrado se
inspira en esta novela. Salvo por
el número de protagonistas, no
hay más parecido
Los defectos de La Legión del Espacio (idea que ROBERT A. HEINLEIN perfecciona en TROPAS DEL ESPACIO) solapan sus aciertos. Primero: no tiene elevadas pretensiones moralistas, en plan FUNDACIÓN. Acierta, ya en 1947, al afirmar que Plutón tiene una luna (cosa descubierta más adelante), así como que el planeta en torno a una enana roja tiene su vegetación negra, o de matices muy oscuros. Para atrapar el calor. ¿Qué falla?

No hay robots en tan avanzada época de viajes supraluz. Un mundo que orbita una enana roja no rota sobre su eje. Si destruyes nuestra Luna, arrasas la Tierra. El final de la novela es súbito Deux Ex Machina, procurando cerrarla con el happy end que corone el idilio entre John Star y Aladoree. Las defensas terranas no pueden caer con la facilidad como Williamson describe, pese al poderío mecánico-metálico del invasor, LOS MEDUSAS. Y estos son varios de sus defectos principales. 

Mas, en resumen: La Legión del Espacio es novela simpática estropeada por un secundario quejica, envuelta del pulp más refinado, aunque carente de sus superhombres. Salen abnegados demócratas que cruzan nuestro Sistema Solar como quien va al mercado. Oh, ¡esa ingenua fantasía del pasado…!

viernes, 26 de noviembre de 2021

LAS “PELÍCULAS” DE ALAN MOORE — UN HOMBRE TIENE UNA IDEA…

 

Afiche de esta monserga. Cuando
vi por las calles a tantos gilipollas
usando esa máscara, se me vino
abajo la mítica. ¿Acaso sabían de
qué iba el enmascarado? Hace
ALAN MOORE mal, empero,
jaleando a quienes la usan, por
no conocer su significado. Es
mero postureo; moda

…y la idea atrae a otros hombres, etc. ¿Cómo acaba la idea? Siendo una cara y decepcionante muestra del ansia recaudatoria por parte de un Hollywood sin ideas que ha encontrado en concreta obra, repentinamente popular y llamativa, el poder ingresar en sus arcas un pa$tón. Alan Moore ha terminado completamente exasperado por la violación que esos estudios han hecho de su obra, exigiendo no vinculen su nombre a las películas hasta ahora filmadas de sus historias, apoyándose en diversas matizaciones que debieran hacerle plantearse llamar a STEPHEN KING (¡aclamad al escritor!) para preguntarle: Hey, Stephen, ¿cómo llevas el que Hollywood adapte una novela tuya como le sale de los cojones, apenas respetando tu premisa un mínimo-nimio? Porque se trata de eso: de respetar la idea original porque, en los casos que aludimos, son más luminosas que lo filmado.

Rodado siguiendo los patrones de insaciable avaricia cuyos guiones trastocan conceptos definitivamente delimitados. Caso clamoroso, centrados en King: LA TORRE OSCURA. Durante cientos de páginas bien declara que ROLANDO DESCHAINES viene a ser una versión de CLINT EASTWOOD en ese plano de la Torre Oscura. Y ¿quién le interpreta? IDRIS ELBA. Será un magnífico actor, no se discute. Pero el hombre es negro. Bastante heavy fue ya que actuase de HEIMDALL.

Esas aberraciones King parece haber aprendido a sobrellevarlas, aceptando a modo de compensación el dinero (Moore, no, como gesto de dignidad), y resignándose a ver cómo destrozan su novela.

Moore quizás razonara esto y aprendiera a resignarse (aunque sé es duro). Está empero emperrado en no coger el ca$h (muestra definitiva de prostitución, supongo entiende es) confiando que esta visceral protesta espabile algunas consciencias en Hollywood. Pues las lleva claras, el británico. Pocas entrañas hay en el moderno Tinseltown amariconado y femirulo actual que, empero, para eso se sensibilicen con semejantes actos de repudia.

No puedo comentar la comparación
entre la novela gráfica y la cinta al
no haber leído la primera. Mas me
pareció decente adaptación. Igual
luego pierde bastante...

No comento FROM HELL pues no he leído la vasta y exhaustiva obra que tanto tiempo llevó concluir. Sí las otras tres: LA LIGA DE LOS CABALLEROS EXTRAORDINARIOS; WATCHMEN y V DE VENDETTA, declarando de antemano que son porquerías muy bien revestidas. Veámoslas:

Hasta la cinta, casi tenía en un altar la novela gráfica de V de Vendetta. Elabora principios morales que me han sugerido aceptar lo único válido de la acracia: cuestiona. Cuestiona a los líderes. Las causas. Los movimientos.

Cuando tras el estreno veo a un sinnúmero de apalancados gilipollas con la careta de V, se desplomó la mítica. Esos tiparracos no habían leído una página. No habían asimilado la obra. Mas allí estaban: explotados por un mercantilismo visual semejante a una dictadura que les había vendido esa pálida careta, so pretexto de sigul reivindicativo, que paseaban por ahí haciendo gratis la promoción a la nefasta adaptación, no a la historieta.

Porque es nefastísima. Cogieron aquí/allí elementos que sonaban rimbombantes y cinematográficos, creando una versión postnuclear de EL FANTASMA DE LA ÓPERA y lo situaron en un Londres dictatorial que tenía poco de despótico y mucho de metacril resplandeciente. ¿La elaboradísima idea de oscuro barroquismo de Moore? Postales de la Noche del Diablo. Cabreo justificado del escritor.

Farragosa. Larga. Presuntuosa.
Moore acertó al afirmar lo
compleja que era de adaptar al
fotograma. Eso, al voraz Hollywood.
le importa tres pimientos. ¿Da pasta?
Hagámosla. Exprimamos a los
freakies. Para eso están

Watchmen es todavía más MÁS criminal. La serie es, de por sí, inadaptable por mor de la densidad de información, visual e intelectual, que posee, diseñada para que el lector empatice con los personajes, comprendiendo las entretelas de sus cuitas. Mas ¿qué sacamos en claro? Un primer plano del culo azul de DR. MANHATTAN. Una rotación dolorosa de la fecunda trama, eliminando elementos que brindaban mayor/mejor comprensión del conjunto de la historia, y fabricando una inefable trama en que Manhattan es el destructor del mundo porque eso de que OZIMANDIAS hubiese urdido aquél complicado plan para evitar el apoqueclipse atómico es demasiado elaborado para la mente estadounidense, al parecer, y del resto del planeta.

Hacemos malo al nudista azul porque los despelotados son pervertidos, y ¡Santas Pascuas! Otra postal de la Noche del Diablo.

La liga de los Etc. es quizás, si no la peor, la más deplorable, porque sin llegar a los niveles de compleja profundidad de las dos obras antes comentadas, filmaron material extraído de sabe Dios dónde (¿TOM SAWYER? Seamos serios. ¿Venecia? ¿De qué vais? ¿DORIAN GRAY? Tócame las bolas, menosmolas) pensando hacerse los creativos, supongo, porque, aun cambiando varios elementos de la novela gráfica, por mor de agilizar la acción y tal, Moore entregó en bloque, aun en storyboard, cómo debía ser el filme, desde qué ángulo enfocarlo incluso.

Baste comentar que el difunto
SEAN CONNERY acabó diciendo
de todo y malo del resultado

Y ¿qué hacen? Sacan a LA MASA en Siberia mientras los demás abortan el exagerado proyecto de incendiar el mundo en la Primera Guerra Mundial ideado por un recreado Fantasma de la Ópera-MORIARTY. Unos aires de grandeza wagneriana-hollywoodiense que pudieron ahorrarse. Porque el trabajo ya estaba hecho (la historieta) y era sólido. Mas prefirieron ciscarse encima de la obra. ¿Cabreado Moore? No. Lo siguiente.

Ineptitud, arrogancia, despilfarro, toda una sucesión de desatinos destinados a granjearse un público casi infantilizado que luego les pone muchas estrellitas, o muchos “me gusta”, por caprichosa moda. Porque el simple detalle de dedicarle una hora a leerse estas obras es trabajo de HÉRCULES para sus mentes, medio idiotizadas por una cultura de la imagen tan acelerada como desconcertante, carente de fundamentos.

viernes, 19 de noviembre de 2021

HECHIZO EN NORTHAMTON, UNA BIOLOCALIZACIÓN DE ALAN MOORE — UN HOMBRE TIENE UNA IDEA…

 

Portada del libro, exhaustivo
repaso de la vida de este genio
británico. Irónicamente, quienes
ahora están destrozando su mito
son de la ideología que practica,
no los conservadores que suele
criticar en sus obras

…la idea atrae a otros hombres; la idea se convierte en una institución. ¿Cuál era la idea? (TOP DOLLAR dixit.) La pregunta al final quiere señalar que, conforme la idea ganaba adeptos (en este caso, los imitadores que el barbado escritor ha tenido), éstos sumaban sus pareceres, deformando de tal modo la idea (el abuso del “superhéroe oscuro”) que ésta quedaba reducida a postales de la Noche del Diablo. Mercantilismo.

Este espléndido libro de ALEJANDRO BARBA tiene dos inconvenientes; a saber: su poca difusión (más merece) y que se centra en un tema para especializados, o especialistas: la (psico)biografía del genial historietista (y actividades anejas a la divulgación, la imagen, la música…) quien pasmó al mundo de las viñetas, desde casi comienzos de Década 80, con obras tan refinadas, controvertidas e imitadas como V DE VENDETTA y la más célebre: WATCHMEN. En efecto: hablamos de Alan Moore, hombre-espectáculo que explora sin cesar vertientes polémicas, si fuese necesario, para procurar encontrarse en ese laberinto que es su peculiar vida.

Porque, Alejandro, lo que tu admirado Moore hace es intentar encontrarse. Recurrir a la magia (al ocultismo, pienso lo describe mejor) es la muestra más desesperada de su huida al miedo a no saber quién es (acaso por eso se esfuerza por conocer cada centímetro de su ciudad natal, por si encuentra rastro mínimo-nimio de algo que le conduzca a sí mismo por ahí) y querer encontrarse para, por fin, hallar la pax que reclama.

El autor, ALEJANDRO BARBA,
a la derecha. El señor mayor es
ALAN GRANT, veterano de
2000AD, sobre todo

Al margen de esto, o acaso como consecuencia, destaca su actividad prolífica, inagotable, cómo encara cada reto artístico con efusiva energía (la que constante describes con tu esmerada y prolija prosa, estilo literario docto, elegante, depurado, tan ameno como didáctico), esa furia genial que le distingue de la mediocridad general. Ese mismo ingenio le lleva a la extravagancia (el ocultismo —sería cauto con alguien que afirma haber garlado con un dios sierpe, al que venera, tras haber “experimentado” con psicotrópicos, pues parece el inicio de la locura que tanto teme padecer—), impresa en su imagen casi de chatarrero, siendo a un tiempo válvula de escape de los enormes bríos creativos que bullen en su interior, como manías de un hombre excepcional.

Está bien documentada, detallada hasta lo extenuante, esta biografía que tanto procuro por encomiar y recomendar. Compuesto de seis capítulos, subdivididos a su vez en varias entradas cada capítulo, hace completo examen de la vida personal y trayectoria profesional de Moore, desde la pringosa fábrica a la “gloria” de ser acosado en los lavabos por los freakies en la convención aquella de cómic. Pasando a continuación por su caída (se pasa pronto del hosanna al crucifícale) y el resurgir, el de ABC COMICS de comienzo del milenio, que, feminismos radicales aparte, concluye en esa placidez de la tercera edad (ajá, sí) que parece gozar ahora. Quizás al fin se encontró a sí mismo. Tal vez vio que su obra estaba culminada y, como Dios, al séptimo día descansó.

ALAN MOORE, algo más joven, en su residencia
habitual. Fuertemente ligado a su terruño, no cree
que deba emigrar a escenarios cosmopolitas para
inspirarse o crear. A Moore le pasa como a éste,
vuestro
Scriptor: considera las obras un conjunto
de elementos que influyen en el transcurso del
relato de diverso modo. Es un elemento fluido.
Por otra parte, su apreciación despectiva sobre
Los Vengadores y al público maduro que gusta,
es errónea, Y ahora explico por qué

Llamativo detalle, referente a su vida personal, porque la profesional está documentada y es accesible (acaso en títulos como SUPREME o W.I.L.D.CATS, aun SPAWN, que parecen demasiado frívolos y bastardos para Alan Moore), es que su primera pareja, la biX, le deja por la otra con la que convivían (un nido de cotilleos malsanos, esa situación “matrimonial”) y, sin embargo, con su actual esposa, que lleva la tira de años, la cosa perdura. La convencional vida heteroX le ha aportado una estable “continuidad” que la fogosa relación de trío no proporcionó. No sé si ha reflexionado sobre la cuestión.

Al hilo de esto destaco el aparato político de sus creencias. Moore vive en un insostenible espejismo ácrata. No sé si debido a sus creencias, o por la hierba del diablo que consume, o sumadas, pero está archiconvencido de que la anarquía es EL sistema político válido (su primer matrimonio lo desmiente), y apela a lo de Atenas como ejemplo, pese a su endeble validez.

El problema es que Moore es hombre íntegro. Cumple con sus compromisos y convicciones, y supone que todo cristiano a su alrededor es igual. ¿Acaso las experiencias editoriales, o la de JIM LEE, no le han persuadido de que el codicioso elemento humano desbarata su lógica anarquista de gobierno? ¿Cuántos Jim Lee no poblarían su régimen “ideal”? ¿Qué pretende hacer, cuando le traicionen? ¿No hablarles, como a DAVID LLOYD, o DAVE GIBBONS? ¿Enrocarse en la dignidad de no querer el dinero de las lamentables películas que adaptan sus historias? ¿Cree que eso reformaría a los fraudulentos anarcos que persiguen ser aquello que quieren derrocar, en el fondo? ¿No conoce, hombre tan culto, la criminal historia opresiva del comunismo y la URSS?

El milenio empieza con TOM
STRONG y otra batería de obras
que acomete Moore con arrojo.
Así intenta reconciliarse con
la ficción, más simple, que le
motivó en la infancia. La misma
que agradecen los otoñales que
flipan con
Los Vengadores. Les
devuelve a tiempos más gratos, a
fantasías
no inclusivas politizadas

En ese sentido (y abundo en él, porque ocupa espacio en esta biolocalización, e impregna sus obras), Moore es de los que despanzurran al capitalismo y los males de la democracia parlamentaria, pero cuando le preguntas por Cuba, o Venezuela, o mira hacia otro lado con avinagrado rictus erectus, o te espeta una chorrada, refrescando su discurso sobre los males del parlamentarismo corrupto y el capitalismo explotador.

Es otra huida, mas hacia el hipócrita cinismo. En su disputa con FRANK MILLER por lo que podemos comparar como el 15-M norteamericano, Moore no tiene razón. Sí Miller. Porque, agitando a la masa de legítimos ofendidos, estaban niños bien pijipogres que, para escapar de sus negadas vidas, se apuntaron al anarcofascismo de la careta de V, consiguiendo en recompensa so pretexto de estar erradicando los problemas de los pobres chalets de seiscientos mil euros y/o ministerios.

Sin embargo, prefiero más resaltar las virtudes de este estupendo libro, el cual debería haber tenido difusión mucho más amplia, sobre todo entre los aficionados a la Historia de la Historieta, y de Alan Moore en particular. Fecundo, agradable, interesante, espero que Alejandro goce de una segunda oportunidad para poder difundir este documento a un diverso público más amplio.

viernes, 12 de noviembre de 2021

GRAN GOLPE EN LA PEQUEÑA CHINA — COMO DICE JACK BURTON…

 

Colorido afiche de DREW
STRUZAN (¡aclamad al
autor!) para una película que
no creo critique los clichés
del héroe imperialista
bianco
tóxico macho alfa (al decir
de los tontainas de hoy día),
sino que mejor lo humaniza

Entre las singularidades de esta comedia fantástica de acción de JOHN CARPENTER está que los biancos son la minoría; al menos, en pantalla de plata. Jack Burton, el personaje de KURT RUSSELL, es a momentos un simplón secuaz de su camarada chino, quien emprende audaz el rescate de su novia raptada por los TORMENTA, sicarios inspirados en los SEÑORES DE LA MUERTE de EL ASESINO DEL SHOGUN.

Es algún momento de mediados de Década 80 (que, conforme avanza esta segunda del Tercer Milenio, más prodigiosa y mágica se hace, no sólo por la otoñal nostalgia que sus supervivientes demostremos, sino porque REALMENTE las cosas están adquiriendo un pernicioso cariz “zoociocultural”) y las producciones de este tipo obtienen luz verde para existir. Una más afortunadas o inspiradas que otras. Es como si, en Hollywood, hubiesen oteado el horizonte advirtiendo algo que les hizo gritar: ¡Hey hey, gente! ¡Hay inmensa cantidad de peña allá al fondo HAMBRIENTA de buenas diversiones, de ocio, de historias fantabulosas que disparen todavía más su imaginación! ¡Hey hey! Démoselas.

Luego dependía del talento de cada cual para que lo que consumíamos fuesen aceptable, deleznable o despreciable. Por cada JAMES CAMERON, o Carpenter, había cuarenta Fulanitos de Tal mediocres, o nulos. Ocurre hoy, aunque parece que eso está más tapado.

Muy recuperados de su enfrentamiento a ITTO
OGAMI, los "sobrenaturales" sicarios se disponen
a darle el día a BURTON y su amigo chino

Lo importante es que entonces había ciertos dinosaurios, los productores, con instinto para una sola cosa: money. Eran fumadores de puros con papada y algunas otras feas costumbres. Empero tenían un admirable ojo clínico para los negocio$ y sabían, por haberle tomado el pulso, qué afiebraba al personal. Esa gente, de basto aspecto grosero, fueron los que, en la música, apadrinaron a QUEEN o POLICE, los músicos que pusieron al planeta a bailar durante Década 80. (Hoy día ignoro quién lo hace. Lo que veo en TV son mindundis estéticamente metrosexuales con “tenue” sesgo afeminado, o matones negruzcos cuyos movimientos semejan amenazas según riman.)

Hoy esos dinosaurios son petróleo. O van camino de convertirse en hidrocarburos. Les sustituyen atildados graduados de Harvard, muy esmerilados en todo, metrosexuales veganos gimnasiasta-maquillados, comprometidos con cuantas causas piensan están en IN. Y, como bastardos de la Generación de Cristal, esa aberración indescriptible zoociocultural, hacen sólo lo que a ellos les gusta, pues entienden es el criterio global. Su producción inserta numerosa cantidad de variedad étnica, género LVDRA+ y, sobre todo, feminista. De qué vaya la historia, no importa. Vital: la representación coral+.

¡Misión conseguida! Empero salir de la fortaleza
del dragón (chino) con las princesas prometidas,
va a ser más complicado que rescatarlas...

Pues Gran golpe en la Pequeña China manifiesta que antes “del Cristal” existía gente con sensibilidad capaz de dar relevancia a las minorías, transformando a la mayoría en la minoría. Además, criticando sus supuestas virtudes. Burton a duras penas da en el clavo, ni de chamba. En un combate crucial, se autonoquea disparando al techo. Los cascotes le golpean, tumbándole. Todo el heroísmo surge de los aparentemente secundarios. Hay tres caucásicos, si he contado bien, en la trama. El resto: asiáticos que satirizan con astucia el cine de hostias de Hong Kong-BRUCE LEE. Para culminar su victoria final precisan que Burton les saque de la guarida del Mal en su camión. Es lo más trascendental, piensas, que Jack (otro ejemplo de “masculinidad tóxica”) hace por todos, aparte de mostrar solidaridad inquebrantable con su camarada en problemas.

Desde el más allá, LO PAN pretende regresar a la
carne y sus problemas y demás ambiciones

Es paradigma del buen cine que utiliza para realizarse los tópicos del “tóxico imperialismobianco” como ahora definen esos mequetrefes “nuestro” cine. No importa que el caucásico la cague o triunfe el asiático. Comprendes que todas las razas tienen héroes y villanos. Ocurre que mientras Carpenter hace una exhibición de sagacidad y espectáculo, los de ahora lo convierten todo en un estrafalario “panfleto pro-minorías”, todo muy rosa y lila, millone$ volcados a una estéril fantochada políticamente correcta. Por desgracia, hasta el próximo RIDDICK redentor, queda dura travesía aún por delante por mor de esos ácidos mequetrefes de cristal. Cuántas gilipolleces por conocer…

viernes, 5 de noviembre de 2021

DOC SAVAGE Nº 9 – LA CAMPANA VERDE — DOC, REVALIDA SU LEYENDA

 

Oscura portada para este escapismo
sin traza progrepolítica, al contrario
de como debe suceder ahora. Todo
por un compromiso vacío empero
rimbombante prominorías

Si en LA CALAVERA ROJA vemos a un Doc Savage y sus CINCO FABULOSOS COMPAÑEROS que merodean la desastrosa mediocridad, KENNETH ROBESON (alias de LESTER DENT) recupera aquí el impresionante poderío de EL HOMBRE DE BRONCE en una aventura que puede recordarnos PRIMERA SANGRE, pues la policía acorrala al Aventurero Supremo (y no por un tirado sheriff de un pueblo perdido de Norteamérica, sino por agencias estatales —el FBI del controvertido J.E. HOOVER—) en su intento de desentramar la compleja maraña en envuelve al misterioso Campana Verde (aunque el  título anglo leas EL ZAR DEL TERROR; licencias que se tomaron, supongo).

Las broncíneas andanzas del joven Savage se definen en tres partes. Comienzan con un prólogo, de cierta extensión, donde presentan al que pide ayuda y parte de las acechanzas que amenazan destruirle, el escenario donde esta agresión se despliega, sigue la participación de Doc y sus Ayudantes, junto a sus inventos, y llega el desenlace, el cual puede suceder a las famosas tres mil millas de distancia del punto de origen.

Todo asimismo desarrolla un clima de majestuoso admiración por las grandes facultades, físicas y mentales, del Hombre de Bronce, el cual empero a veces recurre a ardides un tanto pueriles (difíciles de aceptar hasta para el más entregado de sus fans, si es honesto), como en este pulp es llevar petardos en los bolsillos (!) para confundir a sus enemigos creyendo que entabla un tiroteo, o supuestos parecidos.

El autor, LESTER DENT, en
pose como de mirar hacia el
tenebroso futuro que se nos
avecina. Espera ver un 
salvador destello broncíneo
pese a todo en la negrura

La idea de ver al formidable coloso broncíneo con los bolsillos llenos de petardos, en plan BART SIMPSON, choca tremendamente con su estampa de atlético campeón graduado cum laude en no sé cuántas prestigiosas Universidades, varón casi sobrehumano que deja sin aliento a las impresionables féminas de su época y causa un secreto torrente de envidioso asombro a los hombres. ¡Y va por ahí tirando petardos!

Son rasgos de… ingenuidad que suelen impregnar sus pulps. Desconciertan, mas acabas aceptándolos porque entiendes que era como vendían su material en aquella época. ROBERT E. HOWARD lo hacía mediante el erotismo que contenían sus relatos de CONAN, como el indisimulado fetish barsoomiano descrito por E. R. BURROUGHS, rasgos me asombra pudieran publicarse en una época postvictoriana y en un recatado provincianismo como el estadounidense de ese tiempo. Doc parece no podía explotar ninguno de esos factores al estar ya ocupados. Enfocan a Doc a otro público: el juvenil. Era formador. Un amable instructor paciente que debía instruir a una generación de muchachos, de cuerpo fuerte y mente preparada, limpia y asexuada, o tanto como esto fuese posible, para enfrentarla al hombrecillo alemán del bigote cortado a lo CHAPLIN y su tremenda maquinaria bélica, operativa gracias a haber explotado un resentimiento colectivo nacional.

Esta vertiente formativa de Doc Savage está muy pronunciada. No la he encontrado en otros personajes. JOHN CARTER es, en el fondo, un combativo fanfarrón. TARZÁN se pierde en sus míticas junglas. CARSON NAPIER es escuálida copia de John Carter. LA SOMBRA preconfigura a BATMAN. BILL BARNES estaba en las nubes. Sobre Conan´nuff said. Eran batalladores que se limitaban a limpiar el corral de asesinos. Su ejemplo civil… es diferente. Mas el de Doc… debe inspirar. Instituir. Crear una Sociedad de genios que mantienen atlético su físico. Visto así… ¡Doc Savage era el ideal del ubermench nazi!

Y también sobre féminas audaces
escribía Dent. Discriminación:
mínima.nimia

Esta novela presenta, como en todas, dos presuntos malos. Pero ya sabes quién es, casi de entrada, por hábito. En La Campana Verde y su destructiva labor “sindicalista” (como si el sindicalismo fuese per se amenaza, en esta época del New Deal), hasta el último momento persiste la duda. Ágilmente relatada (obviando sus chirriantes “cuatro cositas”), mantiene la tensión y el suspense, exigiendo a Doc esfuerzos como pocas veces antes ha debido realizar. La última: escapar con vida (porque casi muere) de la guarida subterránea del villano enmascarado (otro clásico: el enmascarado, que no falte).

domingo, 31 de octubre de 2021

LITTLE THEFT AUTO — RECIENTÍSIMA PUBLICACIÓN (COMO HOY MISMO)

 

En efecto. También este cuento debe situarse en
uno de los extremos de este serial

Tal como precisa la addenda situada al final, este cuento, una vez más aparecido gracias a la generosa cortesía del editor de Sitio de Ciencia Ficción (donde me dejan aún publicar, porque no están estos tiempos de cristal, fomentados por la cancerígena  Generación de Cristal, para permitir que se difundan relatos designados  “de masculinidad tóxica”; más aún: ¡deben desaparecer!, sustituidos por no sé qué mierda “progresista”) es tanto capricho como continuación de EL ROBBITH, relato donde contaba, con mayor detalle, aspectos de una ‘Sociedad Progresista’ (de Cristal) instaurada por el siniestro Socialismo Pragmático, cuyos tentáculos opresores exprimen casi todo el ancho mundo.

El Robbith es un tanto intimista; esfuerzo de GABRIEL T por comprender, aun empatizar, con jóvenes (uno, en realidad) de su edad, apreciando de qué forma una enloquecida pedagogía “de género” está deformando mentes y conductas. Dista él de ser el mejor ejemplo a seguir; empero comparado con su entorno, aún retiene un relente de coherencia y normalidad sobre un mundo de cambia sus reglas de juego y conducta de repentina forma caprichosa, orwelliana, creando intereses espurios que persiguen ver hasta dónde pueden pisar el cuello al populux antes de que éste decida sublevarse.

No, DAMA DE PICAS. Esta vez,
tiroteos por vuestra parte, ninguno.
Os toca quedar con esa fea 
sensación intestinal de ser las
repentinas víctimas de un suceso

Procurándolo, imponen sartas de constantes tonterías denigrantes (como que los chavales vistan faldas y jueguen con muñecas, emasculando su instinto natural, u obligar a las muchachas a comportarse como Marines) que demuestran perversa lógica invasiva. Siempre metiendo presión Presión PRESIÓN para alentar la rebelión… que termine, tras un baño de sangre, con toda oposición y prevenga a futuros rebeldes de qué sucederá si no sucumben sumisos a las asfixiantes consignas del Partido.

No hay grandiosos hechos de armas aquí… salvo descubrir un inquietante rasgo biográfico de los HERMANOS FORSON (esos malos tan competentes) según van rumbo a Soguetto donde, como quienes han leído la novela, saben cómo terminan medrando, implantando su enésimo harén caníbal.

El papel de DAMA DE PICAS y Gabriel T es más bien marginal, esta vez. Les toca ser víctimas, de la forma más inesperada posible.

Little thetf auto es otro jalón de una larga historia surgida, como por casualidad, hace más de doce años. Pudo haber quedado en lo que fue al final publicado, aunque su aliento ha ido fortaleciéndose durante estos años y, como todas las buenas narraciones, busca la forma de contar, completando, la inmensidad de su tragedia.

viernes, 29 de octubre de 2021

SAIGÓN – TE CORTO LOS HUEVOS, MACHO

 

Afiche. Era la época de las pelis
de compañeros. Había, por tanto,
que bandeárselas para darle un
toque de originalidad a la trama.
Aquí: las calles de Saigón, donde
Norteamérica encontró resentido
su aparente poderío

Quien parte la pana en esta cuando menos correcta buddymovie es ALBABY PERKINS, interpretado por GREGORY HINES, porque por apropiado que esté WILLEM DAFOE como BUCK MCGRIFF, su personaje no tiene la vehemente proyección o energía que el detective negro lanza en casi todo momento presente en pantalla.

Punto para las minorías que así demuestran que no se trata del color de la piel, sino de la auténtica capacidad del individuo para motivarse y transmitir según qué mensaje, o con qué intensidad. Los actores de color suelen ser también buena materia prima. Hay suficientes ejemplos, aunque sucede que suelen quedar eclipsados por la presencia de su compañero bianco. Aquí, pese a sus continuos intentos por protagonizar, es McGriff el que está “oscurecido” por Perkins.

Aunque Dafoe quizás prefirió fomentar la imagen de una elegante estampa doméstica de NORMAN ROCKWELL del joven norteamericano respetuoso con las creencias de su educación y una visión de su nación que se desmoronaba apenas colisionó con culturas diferentes, o primitivas. Ese barniz de noble ingenuidad vuela apenas pasa lo suficiente entre salvajes, mostrándole en el fondo no tan distinto.

Por cómo procede, Perkins me recuerda a GRAVEDIGGER JONES y COFFIN ED JOHNSON, detectives realmente duros que podrían estar a la altura, si no superar, a HARRY CALLAHAN. Esto me lleva a considerar las negativas reseñas que DIRTY Harry cosechó en su estreno. Eso de la calificación de fascista y tonterías anejas que la selecta crítica afeminada endilga a toda obra que no encaje en sus estándares de amanerada belleza o “perfección”, los cuales les induce un pequeño éxtasis al contemplarla.

Los esforzados protagonistas, policías militares
que se emperran en resolver un caso entre mil en
un entorno donde todo importa una mierda. La
honra personal exige aclaren los asesinatos


Es evidente, para esa “delicada” crítica, que no han leído, por ejemplo, ALGODÓN EN HARLEM. Pueden acaso conocer, de remotas oídas, la novela (o la película), plagada de momentos de brutalidad policial y expeditivas maniobras armadas por parte de esos detectives, inmersos en una conflictiva zona urbana donde la fuerza bruta es la principal ley a aplicar, pasando a continuación a la normativa para que las cosas no acaben desbarrando del todo/completamente. Empero si hay que dar un culatazo en los dientes para obtener pax deprisa, se pega.

O sea: el Estilo Callahan de zanjar problemas. Aunque entra en valor otra cosa: lo que es intolerable en un policía bianco, es aceptable en dos agentes negros por aquello de las minorías y la culpabilidad paternalista racial que ahora a la raza bianca le ha entrado, que despide a actores biancos de papeles de personajes de color porque parece un salvaje insulto y rasgo de opresión esclavista de cuando LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ.

El "elemento en discordia" que no compromete
la amistad de los muchachos. Entre tantos, un
amor imposible de consumarse

Pues ocurre que Perkins no necesita de ese cretinismo paternalista protector racial para desempeñar su difícil tarea. Pues, para cumplir con los adecuados formulismos, está McGriff, quien tampoco es manco llegada la situación. Mas le reservan la complicación amorosa imposible (o sea: liarse con la monja, cuya fuerte fe en sus votos supera a sus pasiones carnales) por obediencia a “esos tiempos”, en que si eran dos los machotes sin compromiso con alguna fémina, se sospechaba de compadreo sexual entrambos. Detalle chungo. (Hoy no, claro. Hoy tanto TANTO ha cambiado… Se alienta, incluso…)

Perkins lo primero que dispara al adversario es el adjetivo maricón. Cuando ametralla al terrorista vietnamita que intentó asesinarles, no cesa de llamarle maricón aun cuando lo tiene reventado en la calle. Eso, hoy, es anatema absoluto. ¡Colosal pecado homófobo! Queda, por tanto, como una distinguida muestra de la incorrección política adrenalítica cuando alguien intenta liquidarte mientras aclaras un caso de asesinato múltiple que implica a oficiales de alta graduación, prostitutas vietnamitas con hijos de soldados estadounidenses y un popular coronel sadomaso que se arroja desde un helicóptero a la jungla sin paracaídas al no poder soportar desvelen su comprometedor secreto…

viernes, 22 de octubre de 2021

ALGODÓN EN HARLEM — LAS MINORÍAS TAMBIÉN DELINQUEN

 

Una de las tantísimas portadas
para esta vigorosa novela que
se destaca por su poderoso y
ágil ritmo narrativo

Tenía particular interés en saber cómo un escritor afroamericano desarrollaría un noir, género (sea hard boiled-policíaco) que tanto TANTO depende de la idiosincrasia de los personajes y su ecosistema. Su entramado psicológico, cómo el entorno presiona, perfila, remodela, afila, achata, el carácter del personal. CHESTER HIMES (fallecido en nuestro país, a donde vino huyendo de las presiones raciales de Norteamérica) responde de forma tan admirable como vigorosa esas cuestiones en esta novela con grato regusto pulp, mostrando un entramado de sujetos y situaciones sociales implacables a ambos lados del color de la piel.

De mano de dos durísimos detectives de policía negros adscritos a Harlem, GRAVER DIGGER y COFFIN ED, profundos conocedores del conflictivo y legendario barrio neoyorkino y qué clase de tipejos lo habitan, Himes procura ser tan honesto en su narración como le es posible tratando el tema racial. Huye cuanto puede del victimismo de la minoría aplastada por el supremacista bianco. Para eso crea al REVERENDO DEKE O´MALLEY, estafador negro sin reparos de explotar los anhelos de prosperidad y libertad de su raza, montando un espectáculo pseudorreligioso definido Retorno a África. Los interesados apoquinaban mil dólares arduamente ahorrados/trabajados y así obtenían camarote en un barco fletado por el reverendo Deke que les devolvería a África.

Ignoras a dónde de África, porque las cosas por allí los telediarios las muestran candentes en numerosos países. Empero lo importante era ir allí, obtener vivienda digna (el dibujo de Himes sobre el Harlem negro —aun hispano— es chabolista, de edificios cutres en plena kippelización) y un mulo para arar tu parcela, y a vivir de las cosechas.

CHESTER HIMES, quien
parece encontró su vocación
literaria en la cárcel. Una vida
un tanto aventurera que fue a
encontrar su fin en España

Himes relata el descarnado retrato de unos brutales desalmados que hurgan y explotan la miseria de los desesperados situados en escalones muy bajos de la Sociedad, próximos a la delincuencia o condenados a empleos de baja categoría tanto por su color de piel como por la carencia de formación adecuada, propiciada, directa o indirectamente, por los biancos. Que esto sea Nueva York apenas significa mucho. No es tan descarado como Birmingham, Alabama, pero el apartheid ronda cerca. Descritos los hechos de O´Malley (quien ya ha tenido problemas con la Mafia, por cierto), ¿tan malos resultan los biancos? Al menos, van de cara, como el timador CORONEL CALHOUN y su “contramovimiento” de Regreso al Sur, donde ofrecía a la población de Harlem un apacible y paternalista retorno a los tiempos del idealizado Sur confederado. Ahí plantea Himes la pregunta.

Las minorías tienden a un victimismo sobrealimentado que adultera las verdades históricas. No niego la esclavitud, cuidado, ni sus excesos. Me refiero a ese victimismo que declara: Nosotros, Minoría Tal, fuimos vestales oprimidos por el Conquistador Bianco pues, antes de su llegada, vivíamos en una socialista armonía femeecológica inspirada por la Virgen sin Madre. Vale. ¿De dónde salen entonces los tíos como O´Malley? Son de tu raza. Comparten tus miserias. Peor: las incrementan sin escrúpulos.

Afiche afro de la adaptación al
cine de esta novela. Creo haberla
visto. Recuerdo algo

Esa fraudulenta exageración victimista de las minorías lloronas encuentra entre los biancos un légamo de gilipollas instalados en poltronas que, por un lado, se sienten responsables/culpables (rasgo que las minorías explotan de forma artera) y, por otro, ven un afán de lucro insaciable basado en “retribuir” por los daños. Y esa despreciable faceta debemos denunciar. Falta a la justicia y a la verdad, sea ésta moral o histórica.

Sobre Graver Digger y Coffin Ed sólo pueden decirse cosas buenas… siempre que no te sacudan o apliquen su tercer grado fuera de la ley. Comprenden del entorno donde se mueven que confiarse puede ser fatal. Chulos, embusteros, ladrones, psicópatas, yonquis…, oportunistas donde las mujeres son muy agresivas, dispuestas a explotar su sexualidad sin remilgos feministas. En especial, según Himes, las mulatas, a las que presenta llenas de ambición, peligro y (bi)sensualidad basado, al parecer, en la explosiva mezcla de sus dos razas.

viernes, 15 de octubre de 2021

THE MATRIX — OLVIDADO FENÓMENO DE MASAS

 

Artístico afiche que congrega lo
esencial del elenco. Cuando se te
pasa el subidón de las siniestras
escenas apoqueclípticas y los
acrobáticos tiroteos, descubres lo
pasable/vacío que es todo

Vista con fría objetividad, pasada la oleada de estupor que produjo su estreno, aminorado el potente espectáculo visual que contiene esta cinta de los ¿HERMANOS, HERMANAS? WACHOSKI, The Matrix plantea más pregunta que respuestas. A voleo: si La Matrix ha descubierto que mediante las cabinas telefónicas entran/salen los rebeldes a capricho de su simulación, ¿por qué no las borra? ¿Por qué siguen siendo parte del paisaje urbano, tan meticulosamente reproducido para que los clones de los que extrae energía en esas barrocas torres negras sigan creyéndose en un deficiente mundo real? Pudieran alegar que así puede ir cazando rebeldes. Bien planteado…, si restasen cinco cabinas en toda la ciudad, estando supervigiladas.

Porque acceder a las viviendas podría ser opción para los rebeldes, claro, empero ¿por cuánto? Un tío vestido de macarra, su abrigo cuan capa de superhéroe, o una tía en atavío fetish, pega una patada a tu puerta, coge el teléfono de tu mesilla que ha empezado a sonar, y se desvanece en electrones libres. Un problema “de continuidad” para La Matrix explicarlo, sin duda. O acaso ventaja, dada qué pertinaz capacidad tienen sus AGENTES SMITH para robar identidades que emplean sin enojo para masacrar rebeldes. 

Entra el intruso, y tú, mirando la TV, de pronto “te desconectas” para convertirte en una máquina de pegar hostias supersónicas armado con un Desert E que descargas sin tregua sobre el invasor. ¿Qué pasa luego? ¿Vuelvo a mi identidad, o caigo frito en el sofá?

TRINITY en la reivindicación
del
fetish futurista... porque en su
realidad es una andrajosa de la
sostenibilidad. ¿Se ve así, en
realidad, y por eso adopta este rol?

Y si el objetivo del sobreactuado “místico” MORPHEO y su peña es rescatar a la Humanidad del autoengaño computarizado Matrix, ¡demuestran poco escrúpulo al tirotear policías! ¿No son víctimas del cruel sistema? ¿O les consideran inevitables víctimas colaterales, socorridos mártires de la causa?

Todo The Matrix se orienta al espectáculo visual, a SFX que han avejentado no muy bien. Cierto: abrieron la puerta a los actuales y fastuosos escenarios computarizados de los que se nutre la CF, sobre todo, hoy día. Pero les ve el truco, que no encajan tan de puta madre magistral en el encuadre. Son casi la stop-motion de los actuales SFX.

The Matrix ha envejecido mal. Todo lo jugó a la carta de anonadarte con el espectáculo basado en viñetas dibujadas por GEOFF DARROW para HARD BOILED y lo picante del vestuario de TRINITY. Y, como con otras fruslerías, la baza salió bien. ¿Qué ocurre? Hoy pocos recuerdan The Matrix. O no lo hacen con la solemne resonancia como se evoca LA GUERRA DE LAS GALAXIAS o la simpatía nostálgica de EN BUSCA DEL ARCA PERDIDA. Es explosiva macarrada que fue perdiendo potencia conforme estrenaban sus innecesariamente intrincadas secuelas. La primera entrega tiene la virtud de ser limpia respecto a su planteamiento, por cargoso que Morpheo se vuelva con lo del Elegido y tal. Envuelve el metraje de una santurrona suntuosidad que acaba volviéndose en su contra.

Por lo demás, The Matrix es la cinta de “chica ama chico” (confundido por un irreal entorno pasmoso), western del forastero (NEO) que llega a salvar el día, el malo (Smith y Cía.) contra el bueno, y cierto pseudomisticismo de secta, mesianismo inherente a la Humanidad cuando sufre periodos de opresión y exterminio. Esta es la médula de The Matrix. Típico Viaje del Héroe. Querer verle más es jactancia.

El TERMINATOR de esta saga.
SKYNET, por cierto, es más
eficiente que LA MATRIX.
Y dado que el afán del
AGENTE SMITH era salir de
la realidad computarizada, y
siendo él un programa más...
¿a dónde pensaba ir? Para
dedicarse ¿a qué?

Tampoco entiendes por qué La Matrix no va reduciendo las comodidades de finales del siglo XX en la mente de las siguientes generaciones para limitar las posibilidades de éxito de los rebeldes y el Elegido. ¿Sería The Matrix lo visionado de desarrollarse durante la Edad Media? Esa baza de miseria y superstición beneficiaría a La Matrix, que sólo precisa de nuestra controlada obediencia (porque esto sí destaca en The Matrix: todo va sobre el control; como el que Morpheo ejerce sobre Neo, o aun Trinity, condicionándolo a ser el Elegido) para extraernos el voltaje… Como si no quedase uranio en el mundo, ni esa pasmosa HITECH de la Matrix no pudiese extraer su fuerza del magma.

Sólo debían aturdirnos con los tiroteos y las acrobacias a lo JACKIE CHAN. El resto, paja.

martes, 12 de octubre de 2021

DÍA DE LA HISPANIDAD, 2021 — LA HISPANOFOBIA TAMBIÉN ES RACISMO

 

La presencia de un venezolano en aquella región hubiera resultado sorprendente si no fuese característica de la raza española distribuirse por todo el planeta y figurar, para bien o para mal, en todos aquellos sucesos más o menos importantes que se suceden en el mundo. En toda guerra, en toda revolución, en todo trastorno histórico, siempre hay un español o españoles cuya actividad es de gran importancia. Su exagerado individualismo les hace estar presentes en todos los puntos habitados del globo, sin importarles la no existencia de cónsules o representantes de su patria que les prive de la protección que otras razas juzgan indispensable.”

TRUENO NEGRO – SERIE EL COYOTE — JOSÉ MALLORQUÍ

CRISTÓBAL COLÓN llega a la actual Cuba y
pone en marcha un autentico Nuevo Mundo, no
sólo geográfico, sino histórico y cultural. ¿Los
promotores del cambio? Los españoles. Una
cosa de la que enorgullecernos

Así pensarían en tiempos de Mallorquí, porque hoy día tal sentimiento sobre las virtudes de nuestra sufrida piel de toro y sus habitantes, tan levantiscos como individualistas, tan osados como tendentes a la arrogancia, se desprecia.

Una sucesión de nefastos regidores gubernamentales, situados a ambos lados del espectro político (más claro a la izquierda, con su repulsiva excrecencia de la extrema izquierda populista, origen de la extrema derecha populista, otra de sus preocupantes “conquistas sociales”), han trabajado Trabajado TRABAJADO a destajo, desde Ministerios y escuelas, por minimizar, ridiculizar, negar, nuestros logros o contribución a la Historia Universal y qué impulso supuso, para naciones vecinas, el recrear nuestras gestas en Hispanoamérica u otros puntos del planeta. Australia debe su nombre a navegantes españoles. Una expedición española circunnavegó el planeta por primera vez. Extendimos un rico y vital idioma por vastas zonas de la Tierra. ¿Puede todo eso quedar reducido a la miseria destructora del mitin político de un sinvergüenza megalómano y otro egomaníaco? Pues, sí.

En su momento máximo de expansión, así era de
grande nuestro Imperio. No siempre magnífico,
empero ¿hay otros imperios que puedan estimarse
ejemplares? También el inglés y el francés, en las
Américas, tuvo sus porquerías, y colosales

Últimamente, “nativos” caníbales hispanófobos, para tapar sus incompetentes políticas, e instalados en presidenciales poltronas, las utilizan para lanzar virulentos ataques xenófobos contra nuestra nación (ergo: nosotros), denigrándonos en cuantos ámbitos pueden. Vieja táctica racista para eludir sus problemas y que perjudica a su población, pues es vista como estos sujetos: racista. Encima, nuestro actual “Gobierno” no replica. Calla. Traga. Asume. En nombre de no sé qué progresía, está aún a un paso de contribuir a los discursos de ODIO que predican estas alimañas, plegándose sumisos a la maligna estupidez de admitir sus inventadas “demandas”.

Les designo hispanófobos con razón. Pero ¿os cuento un secreto a voces? Los peores hispanófobos no están en Méjico, Colombia, Perú, Bolivia, o Francia, Gran Bretaña o Alemania, donde también pululan, sino en la misma España. Y conocemos sus porcinas jetas de JUDAS por verlas en los telediarios. Es esa mierda nazionalistas, sobre todo vascuences y catalanes (tierras donde hay ciudadanos que sienten españoles, mas les impiden expresarlo por MIEDO a graves repercusiones, cosa intolerable en un país que tanto orea ser democracia que blinda el derecho de expresión y elección, sin que medie amenaza por medio luego), que han encontrado un jugoso cáncer favorable a sus insidias separatistas y racistas en las republicanas Izquierdas presidenciales.

HERNÁN CORTÉS, que con un puñado
de audaces y ayuda indígena, tumbó un
imperio corrupto que hoy quieren santificar
por espurios intereses políticos

Sí, racistas. Alientan el ODIO hacia sus compatriotas, a los que ven como sanguijuelas o bestias de los pantanos, incluso cuando succionan del erario público el dinero que esas carroñas, parloteando en sus dialectos que pretenden pasar por “idiomas”, nos sangran a todos, o sea, sus despreciados paisanos. Nos consideran los “opresores” que deben costear su “gloriosa independencia”.

Y proceden así porque tienen quien les respalde (ahora, este “Gobierno”), tanto en uno como en el otro bando ideológico.

Esta entrada es impropia de un día que celebra el inicio de un jalón renovador para el planeta. Europa iba despertando al Renacimiento, y saber de nuevos territorios situados non plus ultra estimuló, como pocos antes, la actividad del Viejo Continente. Lo suyo sería hablar de PIZARRO, CORTÉS, o PONCE DE LEÓN, que, desmitificados, siguen siendo audaces que crearon países en tupidas junglas, o se aliaron a poderosos guerreros de naciones amenazadas por incas o mayas, “minorías” ahora beatificadas, pese a su gusto por el arbitrario sacrificio humano y la opresión, y que vieron en el blanco del peto de acero, ¡MÁS ACERO!, cómo de zafarse de un yugo que, hoy día, averiados “historiadores” definen de “socialista”, en un inexacto sentido venturoso de la palabra.

Don CÉSAR DE ECHAGÜE,
alias
El Coyote, ya estaba bien
cabreado con los indigenistas
de su época, por embusteros e
hipócritas

Un servicio que hoy podemos, debemos hacer, a España, eludiendo el patrioterismo oportunista de algunos, es defender nuestros valores, los hitos brillantes de nuestra Historia y, sobre todo, combatir y repudiar la mezquina hispanofobia tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, ahora que estamos tan hypersensibilizados con cuestiones de ese tipo. Porque nos solapa como personas; nos reduce a clichés de la Leyenda Negra.

…complicada labor en esta “nueva” Sociedad española del yolandismo pablomita que quiere prohibir la palabra “España” (por producirles yagas en la boca, al loro), o que los niños vistan falda…