jueves, 18 de abril de 2019

LA PASIÓN DE CRISTO — SEGÚN MEL GIBSON

Uno de los tantos afiches. Reflexiono ahora
en que muchas de las críticas que esta cinta
ha recibido se basan en la pura envidia por
haber hecho una obra maestra

Obliga la fecha recordar la impactante y polémica película de Mel Gibson, en la que, con aparente crueldad, refleja el aterrador via crucis que JESÚS sufrió antes de ascender al Gólgota para protagonizar un trascendente episodio de la Historia.

Gibson eludió, de provocadora forma deliberada, las ‘ingenuas’ recreaciones que, de este martirio, se han filmado o caracterizado, de uno u otro modo, durante este tiempo. Los Cristos que procesionan ‘evitan’ mostrar el andrajo al que reducen a JIM CAVIZIEL para no escandalizar a quienes ven estas imágenes con mayor/menor grado de fervor o fe. Empero, sujetos a los hechos y a la violencia de la época, es una imagen falsa y endulzada de una salvaje realidad con la que Gibson quiso ser fiel. O, al menos, consecuente.

Todos recuerdan esas (y con razón) escalofriantes imágenes del Ecce Homo hecho un… ecce homo. Faltaría más. Aun así, la cinta acopia valores que suelen quedar solapados por la casquería. Hay dos momentos brutales: la flagelación y la crucifixión. El resto parece lo habitual en el actual cine de acción o policíaco. Por otra parte, el cine de terror tampoco es remilgado cuando decide descuartizar gente. ¿Se critica tanto? No. Ocurre que quien sufre es el Redentor, y toca sensibles e íntimas fibras del público.

El Sanedrín, corrupto, elitista, ahíto de privilegios que temía
perder, bien que se muestra sobornando a una parte pequeña
del populux para obtener su asesino fin. Culpar al pueblo
judío es falaz. Y así lo manifiesta MEL GIBSON

Es además película destinada al católico. Los cristianos en general pueden hallar algún grado de empatía con las escenas propuestas, pero son los católicos quienes, de verdad, sienten con mayor intensidad este padecimiento.

Aunque he mencionado que el filme posee otros méritos (presentarse en arameo y latín, las actuaciones, el poderío de momentos concretos del relato visual) donde unas figuras, por lo común maltratadas por la voluble Historia y los Evangelios, destacan sobre otras. Gibson, primero, refleja la época tal como era: el judío era un pueblo ODIADO por Roma y las tropas (auxiliares) no sentían ninguna simpatía por gente empecinada en su fe y el resentimiento de siglos de maltrato, y respondían por tanto con rápida violencia. Y lo hacen en un escenario similar al de un western-spaguetti, no en los precioso y limpios sets que suelen ofrecer LA TÚNICA SAGRADA o, pese a la querencia, BEN-HUR.

Si JUDAS ISCARIOTE representa al impulsivo socavado
por los remordimientos, PONCIO PILATO es el funcionario
aterrorizado trabajando en el peor lugar del ancho mundo

Sitio polvoriento, hostil, con la población fanatizada y tropas hastiadas de luchar contra toda una nación, tipos que ya de nacimiento repudiaban a los israelitas.

Uno de los llamativos personajes de la película es PONCIO PILATO. Irradia el estado de terror en que los romanos vivían bajo el imperio de TIBERIO, un emperador que suelen reducir al absurdo de su fealdad para, no sé por qué, tapar su brutalidad. Con la presión de un césar despiadado, Pilato se obliga a hacer lo que el envidioso y elitista Sanedrín exigía. Matar a un inocente, crear un mártir, dar origen, sin proponérselo, a una religión universal duradera en el tiempo… aunque ya no goce de su mejor momento.

Pilato es la angustia, el miedo del hombre corriente preso entre muelas de piedra que lo triturarán ignorando sus razones o la menor merced. La obstinación del Sanedrín por ver muerto a Jesús le produce el asco que devendrá luego en ODIO. No creo que la Historia trate a Pilato con la debida justicia. Es un extraño pelele que sirve para cierto cometido sin comprender sus circunstancias políticas o vitales.

Inevitable mostrar el sangriento estrago. Sin embargo:
la interesante e importante figura de MARÍA, que debe
contemplar impotente este salvaje martirio. Como madre,
¿qué llegó a sentir realmente?
 ¿ODIO por Dios?
Acusaron a Gibson de hacer una película antisemita por la insistencia del populux judío en matar a Jesús. Falso. Gibson mostró a una hipócrita casta corrupta de sacerdotes que sobornó a ruidosa gente (minoría dentro de la población de Jerusalén, ausente encima de las calles) para hacer su sucio trabajo. ¿Describir esto (que lo hace sin ambigüedad) es ser antisemita? Es, me parece, mostrarse demasiado puntillosos.

La Pasión de Cristo, en fin, es una de las grandes películas de la Historia. Evita las visiones cándidas para mostrar un sórdido periodo sangriento del mundo y la Historia, que no había tenido un adecuado retrato hasta ahora. Así debe contemplarse.

viernes, 12 de abril de 2019

LA LEGO PELÍCULA — BALADA DEL SEQUITUR HEROICO

Afiche. A un tiempo, apuesta por el
individualismo y la cooperación, no por
el ciego seguimiento de las doctrinas o
las masas que anulan al sujeto

Compleja y madura película rebosante de guiños freakies que la hacen, por tanto, mucho más del querer de los aficionados a los temas que toca. Son, sobre todo, cinéfilos: aunque claro, la presencia del torvo BATMAN, el pasota SUPERMAN o GREEN LANTERN tontaina (y, en favor de las damas, camionera WONDER WOMAN) remite a las viñetas, así que más/menos estamos pisando terreno familiar por todos lados.

Viéndola, pensé que los de DC-WARNER, o Warner-DC (tanto monta, monta tanto…) deberían haber pedido a los guionistas de este filme que se hicieran cargo del mamotreto catedralicio construido en torno a Superman y Batman y LA LIGA DE LA JUSTICIA para hacerlos menos Ocaso de los Dioses y arrimarlos más al paródico sol que calienta las (exitosas) producciones MARVEL. Pues los diálogos están tela de currados, llenos de la justa acidez para no ser desagradables, hacerte reír (con risa sana, además) y plantear diversas cosas que critican mediante una cómica parábola jugueteril sobre la Sociedad en que nos “desarrollamos”.

Es verdad que La Lego película (con ese no obstante desconcertante final, que remite de soslayo a TOY STORY) en el fondo toca un tema manido de la narración, creo que, sobre todo, contemporánea: el individuo visto como un engranaje más de un deshumanizado complejo. El sujeto debe ser uniforme por doquier, sin salirse de la norma impuesta por no estamos muy seguros quién (en este caso, MEGAPRESIDENTE —que luego resulta ser peón de un Dios infantil [¿como nosotros?]—), concentrando sus esfuerzos en no destacar, sino encajar Encajar ENCAJAR aunque eso le sea, si no imposible, antinatura.

El elenco; con BATMAN, te partes. Pero destacamos al
protagonista, EMMET, que de forma áspera descubre que
es un donnadie; que sigue a la multitud porque lo mandan.. 
Luego están los disidentes MAESTROS CONSTRUCTORES. Al Sistema desafían más/menos construyendo cuando quieren lo que les parece. Desde la Óptica Social, son quienes originan modas punk, leen TBOs antes que ven deportes, leen libros, no siguen los convencionalismos sociales y son, por tanto, encuadrados más que, de raros, de locos. Merecen ser perseguidos hasta la extinción… o se amalgamen con la Norma imperante.

Peligroso para un estamento gubernamental “uniformista” una disidencia basada en la creación sin cortapisas. Lo curioso es que, cuando surge este tema, se piensa ipso facto en Gobiernos conservadores, cuando los de Ixquierdas laminan hasta más restrictivamente que los conservadores. Quizás en eso sean iguales. Pensemos en países como Cuba, China, Corea del Norte… bueno, en esa elite del comunismo. Norteamérica (Occidente, en conjunto) se las trae, aunque tiende a respetar más al individuo (o así nos engañan) y sus derechos y libertades. Procura no joderlo demasiado en la esfera privada.

Iconos clásicos de bizarras viñetas, un ejemplo de cuánto de
influyente es la CultuPop`en esta cinta. Recuerda un poco a
TOY STORY. los juguetes parecen cobrar vida en ausencia
de humanos; o ¿sólo son marionetas de la fantasía de un
niño solitario? ¿Cuánto de ellos es real, y cuánto inventado?
¿Imaginan ustedes a los punks de Moscú, o Pekín, durante el momento más duro del comunismo? Empero por Europa pululaban sin problemas, aunque destacando por sus pintas, eso sí. Furtivo, el Gobierno conservador (pienso más que la Sociedad en sí, con sus confusas normas a veces basadas en un mal entendido sentido de la religión, o la moral, otras en exabruptos de la progresía que condena con idéntico rigor todo cuanto vulnere sus planteamientos “libertarios”) puede ejercer algún control riguroso. Siempre cuesta de probar, sin embargo. Lo cierto es que esos que tanto hablan de libertad, luego aprietan el dogal hasta el doble de fuerte.

Apela La Lego película también al valor del simple ciudadano para salir de su costra (más que concha) y atreverse a hacer cosas… a su gusto. Satirizan al mesianismo (EMMET es un matao llamado a ser NEO) y lo que se predica es que el individuo pueda construir un entorno saludable con alegría. Hay alguna causa buena por la que luchar, y ésta, en este caso, es poner el tapón al bote de pegamento que esparce el anquilosamiento por la ciudad de bloques de plástico y sus paisanos. ¿Qué nos está paralizando a nosotros?

viernes, 5 de abril de 2019

ARMAGEDÓN 2419 DC — PELIGRO AMARILLO Y CELULARES

Portada edición española. Siempre
creí que BUCK ROGERS era más del
espacio que terrano. Empero, no. Lo
dicho: importa lo visionario que es

Los trekkies se ufanan afirmando que en STAR TREK apareció el celular por primera vez. Pues, no: ANTHONY ROGERS, el RIP VAN WINKLE atómico, una vez despierta en 2419, ya emplea uno. Desarrollado por los resistentes de los Estados Unidos que combaten, desde extensos bosques (en plan CURRO JIMÉNEZ, o alegres pillastres de ROBIN  HOOD en Sherwood) y, en apariencia, precarias condiciones, al decadente invasor mongol, omnipotente en las capitales que gobierna, permitiéndose desdeñar a esos rebeldes gracias a su poderosa flota llena de desintegradores y maravillas similares.

Es 1927, tal vez 1928. (Lo digo porque entre el desarrollo del concepto y la idea publicada pudiera mediar este paréntesis, o más. Hasta que PHILIP NOWLAN concibiera a TONY Rogers incluso al final de la Gran Guerra.) Esto hace más sorprendente este recopilatorio de los relatos de Rogers, en formato pulp, pues hacen gran visionario a Nowlan.

Por entonces, nadie decía “la Primera Guerra Mundial”. Era la Gran Guerra, la que debía terminar con todas. Parte del ancho mundo sigue embargado en la Belle Époque, la Gran Depresión ni siquiera se aventura, y aquí este señor, ¿arquitecto de nuestro ahora?, habla de cinturones antigrav, auras de energía, rayos repulsores, armas atómicas. Puede que en el ambiente científico de la época todo eso fuesen proyectos lanzados al etérico esperando encontrar elemento$ que los materializasen. Mas el innovador DOC SAVAGE no estaba tan avanzado, aunque en su arsenal contara con inventos a estimar futuristas. (Contemporicemos, y comprenderemos cuán pasmosos eran.)

PHILIP FRANCIS NOWLAN, en
un retrato un tanto decimonónico.
La de ocurrencias que este hombre
consigna en estas entregas
pulp
Aunque el querer escribir un hard science pulp de Nowlan a veces hacen tediosas estas historias, encaminadas a exaltar el espíritu combativo norteamericano, que frente a un invasor despótico, en este caso, el Peligro Amarillo (su gran némesis), está listo a lanzarlo a patadas al brillante océano por siempre jamás. Hay otros detalles que imputarle a la literatura de Nowlan; cosas quisquillosas, quizás, empero que reclaman atención.

Una: nunca define su escenario como Estados Unidos o Norteamérica, sino América. Engulle Canadá y Méjico. Y Centroamérica, me parece, si no engloba todo el Cono Sur. Ignora fronteras. Despoja a esas naciones de algún carácter propio o protagonismo en la lucha contra el invasor de ojos rasgados. De hecho, hasta su propia descripción de la Segunda Guerra de la Independencia es bastante chapucera. Detalla que los resistentes se agrupan en clanes que confraternizan en distinto grado unidos por la causa común por la libertad. Y que hay, aun así, clanes “afrancesados” con el invasor, siendo constante causa de problemas y bajas entre los rebeldes.

Portada foránea un tanto a lo
BUCKMINSTER FULLER. Parece cosa
de Década 50, estilo
PLEASANTVILLE,
no del caótico ambiente de resistencia en
subterráneos y cuevas de los relatos
Emprenden un progrom contra una de esas comunas… y nunca sucede. Rogers, el forastero cuyas nociones de vet de la Primera Guerra Mundial organizan de puta madre magistral los comandos partisanos (eso lo ODIO. La verdad. Sea en este tío, o JOHN CARTER; ese mesianismo que quizás fuera muy efectivo a principios del pasado siglo, empero hoy semeja un afán de impropio protagonismo) para conducirlos a la Victoria Final que describe de forma apresurada, se enfrasca en una guerra aérea (eso le pone) para acabar cautivo de los mongoles, que, ¡al loro!, especifica en el epílogo (sucesión de ocurrencias súbitas) son alienígenas que, con los siglos y la opulencia de su HITECH, han degenerado en decadentes absolutos. (Como si China no se bastase sola para gobernar la Tierra, si se lo propone.)

También flaquea Nowlan en el diálogo; los evita cuanto puede, así como en destacar a la némesis de Rogers, su FU-MANCHÚ particular. Es fundamental en la ficción tener un adversario de enorme calado y dignidad. LUKE SKYWALKER sería un matao chulesco del espacio sin DARTH VADER (lo demuestra GALÁCTICA). Esa suerte corre Rogers. En todo caso: estas aventuras son notables no por qué cuentan (FLASH GORDON lo hace con más maña), sino por los actuales artilugios que, en su momento, debían ser imposibles destellos de pura fantasía irrealizable. Como el celular. ¿Oído, trekkies?

viernes, 29 de marzo de 2019

LOS SIMPSON: EL GOLPE LITERARIO — OTRA CAUTIVADORA DENUNCIA


Tropecientos mil episodios que parecen
escritos por un/una mismo/a autor/a. En
ese episodio de LOS SIMPSON delatan
la verdad, al respecto. No hay tanta
habilidad ni capacidad narrativa
El enésimo capítulo de la famosa familia amarilla televisiva comienza como siempre: un acontecimiento de apariencia mínima-nimia conduce, minutos después del inicio del episodio, a lo que ciertamente quiere contarse. Esta vez: qué grosera adulteración hacen las editoriales sin escrúpulos (¿o supervivientes?) de los ‘géneros’ literarios y timan a sus compradores, ergo también: lectores.

LISA, la ecofeminibudistariana etc. (una marisabidilla sabihonda que hace tanto de conciencia del espectador como de la más irritante muestra de la progresía de endeble fortaleza moral), impostada en la serie para burlarse de refinada manera de esos movimientos tan “modernos” y corrientes de opinión buenistas, en contraposición a un establishment conservador militarista-expansionista (o imperialista, según quién) hace el cítrico descubrimiento que, por milésima vez, estragará sus poderosas convicciones hasta que la más pragmática sabiduría doméstica de MARGE la ponga de nuevo sobre los rieles. 

Hoy, la listilla advierte que su autora favorita de fantasía es, en realidad, un grupo de escritores “sombra” (otrora llamados “negros”) que trabajan como esclavos para poner en su imaginación las imágenes que las escogidas palabras transmiten a su erudito (aunque infantil) cerebro... susceptible a éste u otros engaños parecidos.

Baladí bombazo literario. Filfa que,
empero, pese a estar en la onda de
DE SADE, no irrita a las feministas.
¿Será porque lo escribe una autora?
(Porque a de Sade se la tienen jurada)
Un ejemplo de cómo las editoriales
trilean con nosotros
Desde esta decepción, el episodio satiriza las modas de dragonadas y magufadas (creo son los términos), emporcadas todavía más con las vampiradas y licantropadas. Desvela que una editorial concibe una serie aprovechando una aritmética elemental donde tiene base fundamental la explotación de los cándidos sentimientos de pertenencia o empatía con el protagonista de sus jóvenes lectores. No importa la calidad, lo creíble de la trama. Concierne inventarse algo que tenga un glamour pasajero (y es la palabra: glamour) y forrar$e. Una atractiva campaña publicitaria, un argumento intemporal que se refresca a ritmo de Taylor Swift u otra penca parecida y… he voilà! ¡Un best-seller! seriado.

Lleva la industria literaria años timándonos de esa manera. Un lector con lecturas, y más, maduro, o sea, baqueteado en varios sentidos, puede comprobarlo en una gran superficie que venda libros. Verificará que las esplendentes camisas de los libros “juveniles” hieden a basura aun a esa distancia. La temática ha quedado antes expuesta: dragones, magos púberes, pruebas dignas de un argonauta artúrico… y un amor adolescente que pone a prueba las convicciones del chaval y estremece su acné.

Libros vacíos, insustanciales, dependen del voluble capricho despótico dictado en una junta de editores y encargados de marketing durante la reunión donde proyectan las campañas literarias en base a necedades. Los lectores de una saga (venga, el farragoso HARRY POTTER —por cierto, ¿por qué no es HARRIET POTTER? Lo escribe una autora, ¿no?—) acaban admitiendo que la frescura de los dos primeros libros desapareció a mitad del tercero. Empero la manivela sigue girando; las novelas, por nefanda que sea ya su calidad, salen de la máquina como las salchichas de la trituradora. Se venderán.

También los Grandes Nombres se
pueden prestar al chanchullo. La
pregunta es desde cuándo se usaba
un "negro-sombra" en el trabajo
que se firmaba como propio
So pretexto del best-seller, cuan canción del verano, una cocción literaria rápida que por poco no resulta indigesta, las editoriales degradan la literatura hasta escandalosos niveles. Marginan a los buenos escritores, con vocabulario, porque han creado una legión de lectores de “libros rápidos-basura” cuyo nivel intelectual apenas exige algo. Para colmo, los que tienen lecturas se han vuelto eunucos tan arrogantes que se permiten despreciarlo todo, apabullando (o intentándolo) con sus “conocimientos”, que en verdad, de nada les sirven, porque, fuera del pomposo aquelarre troll de la AEFCFT, ¿quién se pone a discursear sobre DICK o SAN ISAAC ASIMOV sin parecer un freakie tarado made in THE BIG BANG THEORY? Nadie. Los listos cambian de tema pronto.

En fin. Otra sutil y agradable crítica procedente de Los Simpson para deleite de los cultos. Y una alarma sobre los extremos de la humillación cultural que está asfixiándonos.

viernes, 22 de marzo de 2019

ROBERT A. HEINLEIN/CHINA MIÉVILLE: COMPARATIVA — O ¿POR QUÉ UNOS PUEDEN EXPRESARSE COMO QUIERAN Y OTROS DEBEN CALLAR?

De PREMIO HUGO a  panfleto militarista
y machista (todo se andará) decidido
por una Ixquierda ignorante cargada
de prejuicios fanáticos

[Caveat lector: es justo reconozca que parte de este comentario se efectúa sobre rumores que pudieran ser tendenciosos.]

La conocida historia es vieja; a Heinlein, Gran Maestre de la Ciencia Ficción (algo así como el Papa del género), alguien hace años le echó el baldón contaminante de ser un fascista (al parecer, por un comentario sobre la mili, y dos novelas, una la de TROPAS DEL ESPACIO) y el bulo prosperó. Creo que esto sucedió a comienzos de Década Setenta, cuando las convulsiones sociales hippies que han ido cambiando el ancho mundo, se esperaba que para mejor, aunque en lo más importante seguimos más o menos estancados. Hay algún progreso. Mas, por desgracia, hasta eso está siendo arteramente podrido por ideologías indeseables antagónicas a lo que, dicen, Heinlein representaba: la Derecha Clerical Atlantista Monárquica Capitalista Militarista Colonial, suerte de sombra de la inteligencia, la moral, los derechos, la pluridad/diversidad, que pretende encadenar a la Humanidad en las mazmorras de Mordor in saeculae saculorum, amén.

Heinlein, apenas le tildan de lo que no es, pierde entero el derecho no sólo a publicar, sino a expresarse. Y quienes le PROHÍBEN este derecho, considerado universal y que debe beneficiar y bendecir al colectivo sin discriminación, resulta ser la Xtrema Ixquierda Populista Libertaria Transgénero Feminista Republicana que siempre anda con campartas y pancartas abollando cacerolas exigiendo Exigiendo EXIGIENDO a las autoridades (de Derechas) que la libertad (como la de expresión y/o creación) sea libre, universal, sin discriminaciones… siempre y cuando el autor sea “uno de los nuestros”.

Un libro aburrido y pretencioso que
posee esos galardones sólo porque el
criterio de los jurados se ha atontado.
En todo caso, y siempre a tenor de
ciertas afirmaciones que pudieran ser
sesgadas, lo que cuenta es que la
ideología del autor es la IN, en tanto
la de HEINLEIN es la OUT
Meter la política (un sucio invento, PEPPONE dixit) militante en la ciencia ficción es malo, mas peor es segregar por las creencias personales que, se supone, son sagradas. Puedes (ahora, obligan a) creer en el transgenerismo femimarichulerista republicano y que los emigrantes campen por donde quieran sin contribuir en nada, que para eso hay sesenta mil idiotas mal pagados cotizando como cabrones para mantenerlos. Eso, es del todo/completamente aceptable, maravilloso, en absoluto criticable. Humanista. Podría Heinlein poner sensatos reparos a un buen puñado de estos aborrecibles buenismos que se han transformado, no sólo en mandamientos, sino en armas de discriminación masiva empuñadas contra la parte de la Sociedad que mira, ceñuda, todos esos aberrantes excesos dialécticos populista gestando reacción.

China Miéville (un escritor aburrido, todo el mundo me afirma) supone el opuesto de lo que “defiende” Heinlein. Es progre. Es avanzado. Es transgenerista femimarichulerista-pro-migrante republicano. Pongamos, ¿de acuerdo? Invitado a una ComicCom, disparata cuanto desee contra el Capital Atlantista Monárquico Clerical Colonialista… ¡y sale cuan torero, sobre hombros de enfebrecidos lectores, y bajo palio si se tercia! Heinlein debe huir por la puerta trasera, que toda esa masa de pelucas moradas pro-marichulería (léase: AEFCFT) desean lincharlo por hablar bien del servicio militar, algo despreciable, retrógrado, machista fuerza de opresión de los ricos, como la policía… hasta que los necesitamos, para defender el chalet de la Casta del líder plutoproletario bocazas.

Linda instantánea donde vemos miembros y simpatizantes
de la AEFCFT quemando aquella literatura que consideran
conservadora, machista, militarista... Puro
SOGUETTO, vaya
Entre las notables infamias que arrastra la Ixquierda está el haber robado, al Colectivo, a la Humanidad, crear en libertad y a hacerlo en virtud a nuestras creencias. Luego habrá jueces que limiten el exceso. Pensemos que la Ixquierda que tanto pide ¡LIBERTAD! a lo WILLIAM WALLACE en verdad está deseando prohibir todo cuanto no siga su “corriente de acción”. Y aplasta oposición, como HULK, con las mismas perturbadoras técnicas de un fascismo que pide desaparezca, aunque bien aprovecha sus métodos de coerción, ostracismo, acoso, persecución, represión.

La Humanidad jamás progresará mientras no admita esta brodignaniana hipocresía y, arremangándose, la elimine. Debemos cercenar estos desmanes de la Ixquierda pero YA, porque la (creciente) reacción va a ser harto virulenta y, de veras, no la necesitamos.

viernes, 15 de marzo de 2019

DEADPOOL — MÁXIMO ESFUERZO

Afiche. DEADPOOL es una grata
sorpresa más que nos llega desde 
la factoría MARVEL

RYAN REYNOLDS se rehabilita tras la fallida GREEN LANTERN, peli glamourosa empero con claro sigul televisivo pese a sus pretensiones de cara a la pantalla de plata. Y lo hace encarnando al gárrulo MASACRE, rocambolesco personaje de factoría MARVEL que riza el rizo convirtiéndose en otro portentoso éxito de taquilla… y hace sientas más interés por el TBO de un tipo cuyo aparente único superpoder es ser bocazas.

El filme rebosa brío, autoparodia, autocrítica, buenos SFX, que desarrollan un elaborado libreto que sigue pautas del recopilatorio que cuenta los trapos sucios del proyecto ARMA-X según puedes leer en LA GUERRA DE WADE WILSON, aunque eliminan la parte gubernamental para centrarse en un mundo más turbio, secreto, de fabricación de mutantes como armas de destrucción masiva, o simples esclavos al servicio de terroristas de cualquier nacionalidad.

Wade, que no es el "hombre menstrual" que exigen los marichulos "tiempos modernos" y los trolls acosadores llorones de la AEFCFT, curra como mercenario un poco “tirado”; acepta encarguillos mínimos-nimios de intimidar a acosadores y trabajos así. Hasta que el karma se la juega. Le detectan varios tumores mortales que terminan empujándole a aceptar la oferta que encierra trampa. Tarde descubre qué nefandas intenciones tienen sus presuntos benefactores (como el tocapelotas inescrutable de FRANCIS), lo cual le lleva a revolverse contra quienes pretenden explotarle de la peor forma imaginable.

Venganza y observaciones sarcástica a mogollón; con
dosis de humor de sal gruesa ocasionales
El amor (VANESSA) ha entrado en su vida; si acepta el peligroso trato es para sobrevivir, para llevar una vida con esa mujer (vehemente, apasionada, solícita) que todas las señales indican es la ideal, la que necesita, la de su vida. Esa parte de la cinta, con el drama de su transformación en monstruo (a lo DARKMAN), intenta darle profundidad a un tipo que derrocha superficialidad, especializado en fanfarronadas/ser fanfarrón. Y consigue, si no hacerlo por entero, acercarse con bastante eficacia.

Tras ese “lapsus”, DeadPool, logra ser competente diversión para mayores a quienes no trata como estúpidos; se sirve de las fluentes chorradas impregnadas de palabrotas, los temas más/menos polémicos (asesinar a dos sicarias: ¿es o no sexista? —Estoy como él: confuso—), los tiroteos donde Wade va de sobrado… y busca entroncarlo con el resto del Universo Marvel que está cosechando tan pingües beneficios en taquilla. Aparecen dos X-MEN, que juegan cierto papel relevante en el desenlace de la historia, mas sirven, sobre todo, con objeto de allanarnos una secuela, así como eso: enhebrar DeadPool con el resto de la producción que, años ha, IRON MAN iniciara con magnífico resultado.

La pareja está dispuesta a continuar
su romance donde lo empezaron,
acaso constituyendo una singular
unión
Una conveniente observación al respecto: DC COMICS y su wagneriana panoplia de legendarios iconos ha tirado la toalla. Todo ese Universo a imitación del Marvel (más ligero, más irreverente —como demuestran LOS GUARDIANES DE LA GALAXIA, o la actitud de TONY STARK—, más colorido y centrado hacia la simple evasión humorística) con unos glaciales/góticos BATMAN o SUPERMAN, una LIGA DE LA JUSTICIA que parece perseguir ser “el hermano mayor” de THE AVENGERS, cuando les copia con poco descaro (vaya, WONDER WOMAN no es CAPTAIN AMERICA de casualidad), no puede competir con ellos. Se prepara un reebot, supongo que esperando impregnar todavía más sus imágenes del cromatismo irreverente de los Marvel. Supongo. Por si cuaja.

Los Marvel triunfan por la cercanía con el espectador y lo poco que se toman en serio. El SPIDER-MAN homecoming está más cerca del de SAM RAIMI que “la continuación”, con un PETER PARKER con el cual sintonizas. El previo, no. Estuvo ese resbalón de LOS 4 FANTÁSTICOS indescriptibles, empero insinúan enmendar el entuerto. Y DeadPool hace máximo esfuerzo por mantener el pulso, siendo fiel a una… “tradición”… que está enriqueciendo a Marvel Studios… mientras sus TBOs carecen de toda su frescura, fuerza, ingenio, haciéndote preguntar si, de veras, pertenecen a la misma empresa. ¿Por qué este abismo? Lo ignoro. Sin embargo, disfruto con películas como ésta. Me vale.

viernes, 8 de marzo de 2019

MASACRE – LA GUERRA DE WADE WILSON — LA VOLUBILIDAD DE LA VERDAD

Portada. Dentro, espléndido dibujo
aparte, una muy competente trama

Entre los atractivos de este recopilatorio vendido como novela gráfica (el sagrado término que hace que los esnobs veletas que desprecian al TBO ahora lo amen porque piensan que tiene algo superior, les sitúa en la cresta de la ola) está el dibujo de JASON PEARSON (¡admirad al dibujante!), quien presta su considerable talento para ilustrar una historia que, en el fondo, es deudora de LA BROMA ASESINA.

Por mor de su exitosa aparición en la pantalla de plata, muchos hablan mucho de BATMAN. Lo siguiente a apreciar es si, realmente, han seguido con profundidad o interés la aventuras del Murciélago. Los entendidos enseguida habrán comprendido mi alusión a la novela gráfica (esa, sí) de ALAN MOORE y BRIAN BOLLAND (¡más aclamados!), con ese viraje final que aparece también en estas aventuras del inefable DEADPOOL, quien, ante una comisión senatorial norteamericana, presidida por un cameo de RONALD REAGAN (una deliberada mofa), cuenta a la opinión pública estadounidense, in albis de los trapos sucios de sus distintas Administraciones, cómo durante años una cuadrilla secreta de personajes mutados ha cometido asesinatos de Estado, propiciado golpes de estado y enturbiado la política internacional.

Trata el relato, en primera instancia, de denunciar que la real politik carece de escrúpulos con la decencia, la verdad, la moral, lo ético, lo justo. Intereses oscuros, que se mueven en un espectro casi imposible de apreciar, modifican nuestras vidas de un modo que puede ser irrevocable. Países amigos pueden ser enemigos debido a esos tejemanejes que proporcionan en la inestabilidad pingües beneficios a terceros; esto es, a naciones como EE.UU., que están detrás, muy en la sombra, moviendo los hilos.

Entre sarcásticas bromas, Estados Unidos
hace uso de sus más peculiares agentes
para imponer su Reich al margen de la
ley, la moral, sin ahorrar violencia
Rusia tiene también su parte. Es todavía más peligrosa, porque lo lleva todo aún con más secretismo; carece de las suficientes parcelas de libertad periodística como para, con cierta regularidad (seguro que eso también forma parte del plan dentro del plan en el plan, VLADIMIR HARKONNEN dixit), denunciar conductas tan inmorales. 

Crear un superenemigo islámico puede favorecer a los fabricantes de armas y empujar a naciones dubitativas a buscar la ayuda de GEORGE W. BUSH y su poderoso ejército…, a cambio de ganar una mayor presencia norteamericana en la zona. Eso, de paso, permite a BILL GATES y adláteres vender lo que sea made in USA sobre lo made in EU.

Esto cuenta en esencia la historieta, un esfuerzo a un tiempo lúdico y crítico de hablar de las mezquindades a las que un puñado de personajes muy gris Grey pueden someter a una gran nación, polarizando su opinión pública de modo lesivo para el resto de la comunidad internacional, y exaltando “valores nacionales” que distorsionan hasta transformarlos en algo digno del III Reich. Lo norteamericano es lo mejor; el resto… bah.

Porque Norteamérica, para subsistir, ha ido inventándose graves amenazas que tienen al populux en ese estado de neurosis descrito por GEORGE ORWELL en 1984. Primero, el Peligro Amarillo (tras la amenaza que suponíamos los españoles durante la Guerra de Cuba y las Filipinas); después, la Amenaza Roja stalinista, que duró hasta que cayó el Muro de Berlín; luego, la Eurobasura de la Unión Europea. Retoman el Peligro Amarillo, y para bellum con China. Siempre hay un Supervillano foráneo al que las cándidas, honestas, puras Barras y Estrellas debe combatir... o morir. Deshacerse en un compendio de conflictos internos territoriales.

Un testimonio dispuesto a sanear el
Reverso Tenebroso de la política USA
Y la nación, ceñida a su gente, alienta con susto cerrando las mentes, siguiendo ciega las consignas pregonadas por el Gobierno, que medio consiente éste a LOS SIMPSON hacer sorna al respecto para demostrar que la democracia, al menos en USA, funciona como su Constitución afirma hace.

No es tan baladí este TBO como parecer pudiera. E inesperado giro argumental final aparte, que impregna de duda, Pearson es un talento nada desdeñable.

viernes, 1 de marzo de 2019

MORTAL ENGINES — LOS SEÑORES DE LA TIERRA

Afiche. SFX aparte, cada vez parece más
disparatado que existan ciudades rodantes.
Otra fantasía post Milenio Trágico

Aunque la película en la que PETER JACKSON (quien parece preferir las trilogías —¿por qué será?—) está más/menos involucrado, proceda de una novela, o saga, son demasiado obvios los paralelismos con LOS SEÑORES DEL CIELO como para ignorarlos. Por eso creo, a falta de una versión filmada de las novelas de JOHN BROSNAN, acertado que esta reseña continúe a la de ese libro.

Sospecho empero que muchos lectores encontrarán peregrina mi afirmación, aunque mi récord respecto a encontrar paralelismos entre lo que aparentan no tenerlos sigue imbatido. Por otra parte, recuerdo que hay novelas llevadas al cine que se parecen a su adaptación como un huevo a una castaña. Como BLADE RUNNER. Coges la idea, la pones en un contexto pre-cyberpunk, aturdes al público, enojas a la crítica que luego la ¡aclama!, contrastas libro con filme y aprecias que concuerdan en pocos detalles. Así que la novela en que basan esta dinámica aventura postapoqueclipse en un Remoto Futuro de nuestro planeta puede ser bastante fiel a lo filmado o ser su antónimo. READY PLAYER ONE casi sufre ese avatar. (Y eso que el libreto es, en parte, de su propio autor.)

Dos elementos destacan en una película de un vehemente cromatismo insoslayable; es acaso su efecto más sugerente. La ingeniería computarizada de los SFX hace muy tangible mucho de lo que sabemos es un fondo de color verde. Los actores parecen acostumbrarse a este detalle e intentan adecuar con naturalidad su interpretación a unos escenarios fantabulosos que sólo viven en la imaginación. Este es uno de los elementos a considerar: que la película es, como casi todas de un tiempo a esta parte, un festín salvaje de SFX epatantes más que de diálogos o actuaciones deslumbrantes.

A una nación de piratas le corresponde un futuro de país de
saqueadores terrestres. Pasmosa mole rodante siempre
hambrienta circulando por una Europa del Remoto Futuro 

El otro es la endeble trama, sazonada con el eterno combate entre el Bien y el Mal, la corrupción, la ambición, el honor, los amores “imposibles” debido a las diferencias de clase, etc. Funciona merced a un apartado visual exuberante, seductor. Mas cuesta creer que una urbe, aunque minimizada a su esencia monumental más histórica, ruede por esos páramos dejados de la mano de Dios sobre una pavorosa arquitectura steampunk en pos de combustibles hasta un brodignaniano dique forrado de acero, ¡MÁS ACERO! y la artillería de una fortaleza moderana descollando en su cumbre para conquistar la otra parte del ancho mundo sin sufrir aparatosas averías, guerras devastadoras con competidores de igual tamaño, cualquier otra calamidad potencial.

Cuanto más lo pienso, sí, ajá, mucho debe esta película, y quizás su novela, a Los Señores del Cielo. Hasta hay un guiño a tal serie en los piratas aéreos que, suicidas, intentan parar la ciudad rodante de Londres para evitar cause mayores estragos. Así que los futuros espectadores estáis avisados. Esto vais a encontrar.

Un visionario ávido del poder definitivo.
Sabe que las Grandes Metas exigen
Grandes Sacrificios. No lo pararán las
nimiedades morales
Una última cosa: pese a las objeciones que pueda plantear a Mortal Engines, debo reseñar: aparatoso aparato de Hollywood aparte, la película viene de Nueva Zelanda. Casi el culo del mundo, sin querer faltar. Por tanto se infiere que es un lugar hum… provinciano. Atrasado con lo que sería el flujo dinámico de novedades de Europa. Pues bien: ¿cómo hacen semejantes películas, y nosotros estamos en la comedieta gilipollas que parecen refritos de episodios de SEINFELD o FRIENDS? ¿Qué sucede: carecemos del arrojo, el talento, la iniciativa, para imitar a personas, nada excepcionales, que se supone viven en apartadas granjas? Porque Jackson empezó con filmes cutres de terror y termina rodando, SEÑOR DE LOS ANILLOS aparte, cosas de esta envergadura.

¿Qué hacen los directores españoles? ¿El gamba? ¿Refugiarse cobardes en lo de que “allí está el $, aquí el talento”? ¿En Nueva Zelanda? ¿O Australia? ¿El $? ¿Por qué no podemos ser como ellos? Nada nos diferencia. En lo sucinto somos seres humanos con capacidad para CREAR. Les diré dónde están: escondidos en las ramerías (de rameras) culturetas de Ixquierdas y los clichés del “artista” entre lo bohemio y el comprometido social, en vez de forjando leyendas. Quejarse es mucho más productivo que ser… productivo.

viernes, 22 de febrero de 2019

LOS SEÑORES DEL CIELO — LAS CRÓNICAS DEL JAN DORVIN (I)

Portada. Novela que critica, además de
los excesos del femirulismo, la ruptura
de las naciones y la manipulación de la
Historia al antojo de los mandamases

Desde las antípodas JOHN BROSNAN escribe/desarrolla la primera entrega (de tres) de una fantasía postapoqueclíptica del siglo XXVI, puede que incluso el XXVIII. Hay un momento en que las fechas se confunden, debido a una acumulación de acontecimientos ‘históricos’, sembrándote la duda. La Tierra sufre un avanzado Cambio Cli que merma los recursos agrícolas. Obliga a los granjeros a replegarse a ciudades precarias que tienen sesgo medievalista. Minerva, la urbe natal de nuestra protagonista, una amazona que aún arrastra flecos de la adolescencia, incapaz de destacar en algo encima, es un feudo feminista donde los hombres son del prototipo exigido por Gillete y viven contentos, como dopados, siendo poco más que objetos de relativa utilidad (sexual), ajenos a los crecientes peligros que van alineándose ante los muros de Minerva.

Donde aún padecen/recuerdan qué efectos tuvieron las fatídicas Guerras Genéticas, sucedidas siglos atrás. Sus secuelas pueblan los páramos de esta Tierra en desertificación progresiva. Plagas micóticas, animales andante-parlantes, reptiles y plantas mutadas, brindan notables dosis de colorida violencia a este, en principio, monocromo panorama.

JOHN BROSNAN, finado en 2005. Parece
contento de, al menos, dejarnos este simpático
legado literario
Para más inri, las minervanas (que llevan centurias alimentando una religión retrógrada donde la primacía femenina es innegable; siempre lo fue, como ordenó DIOS MADRE) están obligadas a tributar a uno de los Señores del Cielo, la inmensa nave del misterioso LORD PANGLOTH, señor feudal que, para magnificar su poder, consigue explotar los ‘misticismos’ supersticiosos de sus siervos en tierra (a quienes desprecia sobre todo).

Este proemio concluye abruptamente cuando las minervanas, acosadas por el hambre (la fértil tierra se agosta), deciden derribar la gigantesca nave y concluir su servidumbre, a cada estación más onerosa. Mas el fracaso pone a prueba a Jan, sin particulares talentos, bélicos, de ingenio, de carácter. Un puñado de espinosas aventuras y trato con singulares sujetos (como el inefable MILO HAZE) la sitúan en una posición que jamás soñó podría alcanzar, temiendo las sombras de aguzado perfil que punzan sus esperanzas.

La aventurera novela adolece de dos defectos; uno es inevitable. Afecta a toda la literatura pre-celulares, la “universalización” de las computadoras personales e internet. Pese a su inventiva, todo el tinglado de las Guerras Genéticas, las biomodificaciones de los sujetos pudientes, el aparato… hum… cyberpunk de los Señores del Cielo (hay varios; se repartieron el planeta, aprovechando su agresiva imponencia HITECH), lo que relata Brosnan suena anticuado. Las ciencias avanzan que es una barbaridad, y algún día aun WILLIAM GIBSON parecerá EDGAR RICE BORROUGHS. La ciencia ficción no puede competir con la HITECH actual, por muy inspiradora que de ésta sea.

Luego viene ésta. Los elementos están
ya situados; lo que queda es tralla ya,
y algún pasaje que otro romántico o
dedicado al suspense
La segunda es que el correcto estilo literario del australiano le impide ser brillante. Bien maneja el vocabulario (reconforta volver a leer palabras otrora acentuadas, como “rió”, “guión”, “frió”) y urde sugerentes párrafos. De hecho, es hábil creando en algunos episodios buenas dosis de suspense (del de “sigamos leyendo, ¡está interesante!”). Es muy del “continuará”. Empero… está esa… monotonía en su redacción, que… Es lo que tiene el academicismo: supura impersonalidad. Esterilidad. No es DAVID MORREL en PRIMERA SANGRE, o JACK HIGGINS. (No digo ya LESTER DENT, de quien “toma”, me arriesgo, el decisivo párrafo corto, o JAMES ELLROY —¡aclamad al escritor!—.)

Y este detalle: pese al claro aire femirulista de la obra, creo que Brosnan ridiculiza a las feministas. Termina pintándolas como avinagradas tecnófobas ignaras que, ante la disyuntiva de aceptar que los machos creamos algo espectacular en el Remoto Pasado, o negarlo, aceptan lo último. Por embriaguez de arrogancia que perjudica, y mucho, a la joven/pequeña Jan, antaño modificada genéticamente, como sus compatriotas, para disfrutar ciertas ‘superioridades’ físicas (como la ausencia de vejez o supersanación).

Veremos cómo concluye esta trilogía. Promete, por lo leído hasta ahora. Sí. Ajá.

viernes, 15 de febrero de 2019

IRON SKY — LA DISFUSA LÍNEA DE LA IDEOLOGÍA

Afiche. El Ocaso de los Dioses está a
punto de sonar. Esta es la obertura. Y
lo precipitará la lucha por un
combustible milagroso

Coproducción europeo-australiana con buenas dosis de imaginación e interpretaciones correctas dispuestas a referir un par de cosas, sobre Norteamérica y los ‘lenguajes’ de Propaganda. Cuando cuentas con pre$upue$to limitado, debes, si estimas posees un relato de calidad que merece la máxima difusión, compensar las carencias en SFX con actuaciones meritorias, ideas ingeniosas, planteamientos novedosos (o lo aparenten).

SAM RAIMI, ROBERT RODRIGUEZ o KEVIN SMITH pueden orientarnos al respecto; ¿falto de ca$h? Imaginación, macho. Descaro. Osadía. Inventiva. Nada de arrugarse, como si pretendieras rodar una película en Salamanca, o Palencia, empero como tienes rapados los wevos y mínimo-nimio deseo de trabajar, prefieres lloriquear como una de esas damiselas del decadente gótico del monumento a GUSTAVO ADELFOS BÉCQUER para hacerte la victimita importante e inspirar inmerecida compasión a tontainas.

Bueno, al lío. Esta comedia de aventuras con dosis steampunk cuenta que los nazis se trasladaron a la cara oscura de la Luna y allí han continuado el Reich Milenario preparando un contraataque que dejará al planeta temblando, ansiando postrarse ante el Poder Ario. Una (oportunista) expedición de la NASA aterriza próxima al vasto complejo nazi, siendo uno de los astronautas capturado, interrogado, sometido a un singular proceso de “depuración racial”, con objeto de infiltrarlo junto a un comando selecto en la Casa Blanca y obtener nuestra tecnología de computadoras y celulares.

Llegas a su Guarida del Lobo selenita, ¿y qué encontramos?
Estos tipos pálidos con cata de verdura pasada; el futuro de
una Humanidad de estándares arios de belleza y pureza
Ahora empieza la película a ponerse interesante; de momento, fue tirando de algunos clichés resultones (los nazis siempre lo son; pregúntenle, si no, a HELLBOY). Cuando el aspirante a Nuevo Fhürer contacta con la Presidenta de los Estados Unidos de las Américas (una mofa sobre OBAMA) y su asesora de imagen (una agresiva amazona de preferente vestuario de cuero negro —y tacones afilados, oigan—), ambas quedan magnetizadas por el viejo mensaje de supremacía, unidad, uniformidad. (Pretextos, no obstante, para aferrarse al poder.)

La Presidenta encabeza una administración desacreditada. Mandar una nueva misión a la Luna parecía una acertada decisión, audaz. Un fiasco. Mas cuando escucha las voces que tronaban en la Alemania nazi, su mensaje, cómo se solapan y pueden integrarse las ideas que sostienen sus políticas (somos un solo populux, las mismas metas perseguimos, el futuro nos pertenece por destino manifiesto…) ve su salvación. Los EE.UU. estilo BRUCE SPRINSGTEEN viran hacia una avanzada concepción de la superioridad aria con acento de Tejas. ¡Comparten Propaganda! Remonta la popularidad de la Presidenta. (Se ve que el simple hecho de elegir a una mujer como Lideresa del Mundo Libre no obra un inmediato milagro regenerador. Resulta como los hombres: todo puede empeorar bajo su férula. ¿Quién afirmó lo contrario?) Y busca una guerra para afianzarla.

Toda esta peculiar banda sabe qué hacer para que todo
funcione como es debido; tienen un plan
fashion infalible
Y mientras la Tierra de la Libertad se transforma en una sutil distopía totalitaria, la profesora encargada de predicar la benevolencia del régimen de la cruz gamada a sus alumnos (convendría discutir sobre cómo crecerían personas en una gravedad tan baja como la de nuestro satélite), fanatizados desde alevines, descubre que ha estado viviendo una poderosa mentira edulcorada por carecer de otros fiables patrones de comparación. Desnazificándose sola, se impulsa a desprogramar a sus alumnos, tras un azaroso retorno a la Luna. Expresa la insidia de Propaganda. Cómo sus palabras desvirtúan la realidad.

Otro mensaje es que: Norteamérica inicia guerras que enseguida precisan le cubran las espaldas. Su temerario arrojo es suicida, e implica a sus aliados en problemas que no necesitan. Su rapacidad por el “helio-3” le pinta como un codicioso socio desleal, listo a romper graves acuerdos y batallar con tal de perpetuar… su Reich Milenario.

Artefactos espaciales nazis con marcada aire steampunk
Iron Sky es, acabando, producción que se defiende. Le falta algo del toque Hollywood, mas es que sus recursos no son los nuestros. Improvisaremos según llegan, por tanto.

viernes, 8 de febrero de 2019

NEXUS (TOMO 1) — ME ABURROO

Puede que en el siguiente recopilatorio
la cosa alcance el grado de esplendor
que dicen tiene la colección. Aquí cuesta
vérsela

Tal vez sea un tanto exagerado lo de “me aburro”, empero lo sugiere para el lector, tanto el avisado como el que llega “neófito” a estas páginas sobre un “verdugo” espacial con una maldición que abruma sus días. De hecho, Nexus empieza prometedor/bien. Nace a comienzos de Década 80; la debacle que MARVEL va a sufrir todavía está lejos, aunque ciertos indicios ya se atisban en el horizonte, y modestas editoriales indie prueban con material capaz de rivalizar con los iconos de las Majors que todos conocemos hoy gracias a la potencia visual que el parásito real, el cine, ha inyectado a las viñetas antaño (¿seguro; el prejuicio al fin desapareció?) desprestigiadas.

Nexus está en la pionera posición de salida; el que, a modo, anticipará a LAS TORTUGAS NINJA o HELLBOY, o la patulea (seamos honestos, lo es) de personajes supercopiones que autores ofendidos como TODD MCFARLANE o ERIK LARSEN plasmaron bajo el sello IMAGE.

Nexus reside en una remota luna, santuario de una multitud de víctimas de los déspotas que asolan nuestra Galaxia (en el futuro tendremos nuestra cuota de tiranos aplastando el rostro de los aliens nativos en el fango… por encargo o propia iniciativa). De pronto, Nexus tiene un sueño. Visiones pavorosas. Aterradoras series de genocidios y genocidas. Las voces de los muertos reclaman justicia.

Así se ve todo muy brioso y tal; luego,
las acrobacias van justitas de
presupuesto
Entonces Nexus ¡actúa! Y lo hace de manera más ‘cerebral’, más ALAN MOORE, que los habituales iconos Marvel o DC, con sus bizarros disfraces y poderes que dinamizan un colorido espectáculo circense. La acción/violencia en Nexus está muy contenida (algo de lo que te avisan si indagas sobre el premiado personaje) y, conforme las planchas, más que andanzas, del justiciero estelar se amontonan, más se diluye, menos vemos a Nexus ejecutar a quien tan merecido lo tiene, o dar bronca.

Adviertes pues que continúas leyendo por la creciente calidad que el dibujo de STEVE RUDE va alcanzando, línea límpida, clara, a lo BRIAN BOLLAND, modelando lo que MIKE BARON va considerando es la vida, obra, milagros, sombras, de Nexus.

Un ejemplo de cómo discurre todo: al principio, Nexus se dispone a ajustar cuentas a un verdadero terror del Cosmos, un tipo muy miserable/malvado que te recuerda, no sé por qué, al GRAN MOFF TARKIN. El pánico por la leyenda urbana de inexorable vengador que envuelve a Nexus domina la sede de gobierno de ese sujeto, y antes de ser muerta por él, la esposa de este perverso dictator se suicida.

Nexus, ante esta calamidad, se repliega; se arrepiente. Ve “algo” y le da cosa ejecutar la condena que tantas almas martirizadas le exigen. Y sospechas: ¡Ya está! El dictador ahora montará en cólera al ver que el ser más amado de su vida sucumbe por culpa de Nexus y le perseguirá con su terrible flota estelar hasta el infinito y más allá. ¡Venganza! Enfrentamiento, batalla, carnicería. Elementos de análisis psicológicos, de por qué Nexus es así, cómo el otro descubre que sus actos han conducido a la tragedia personal, etc., etc., etc., que es de lo que va Baron. Pues ¡no! Nanay. De eso: olvídate.

El menda ese de la cresta mohawk viene
a ser el anti-NEXUS (quien aparece de
civil en las primeras viñetas)
Baron desaprovecha esa jugosa trama para emporcar a Nexus en otra con un esclavista, luego con su propia ascendencia, después con la novia que se ha echado, con un viaje a la Tierra estilo Mega City One…, todo cada vez más diluido, disperso, falto del brío que se supone tiene el personaje. Eso que Baron afirma en el prólogo de este tomo sobre el comunismo y PHILIP JOSÉ FARMER u otras inquietudes de nuestra Historia cara al futuro, queda en nada, apuntes como mucho que parecen perecer ahí.

Arte aparte de Rude, no sé de dónde obtiene Nexus su reputación. “Decepcionado” puede ser duro adjetivo que endosarle. Sin embargo, no cumple las expectativas alentadas por su notoriedad. (Al menos, en mi humilde parecer.)