viernes, 26 de septiembre de 2014

THE AUTHORITY VS. LOBO: JINGLE HELL — MITO DESLOMADO

Dos cubiertas: del tebeo reseñado y lo que ¿parece una
continuación, o portada alternativa?
¡Otra ronda pagada por SIMON BISLEY! Mensurado el conjunto de la historieta reseñada, tiene lógica que aquél que antaño aupara a “mito” a Lobo, le diera honrosa sepultura. Porque de esto se trata: dar un buen sepelio al ÚLTIMO CZARNIANO, que acabó masacrado por mor de sacarlo en tantas colecciones, y a la vez, que produjo hastío, hartazgo, desdibujaron su línea.

Para nutrir cartuchos de texto y bocadillos de palabras que más o menos justifiquen este JINGLE HELL, KEITH GIFFFEN y ALAN GRANT claramente se abocan empero a levantar la fama de unos advenedizos recién llegados a la Historia de la Historieta, estos tales The Authority, piña de abigarrados con problemas emocionales y traumas infantiles multicolores que suplen así el valor esencial del tebeo: entretener.

THE AUTHORITY estos viajan en esta
nave tan aparatosa
Vale, debe existir variedad. También tebeos “intelectuales”. Pero plomos, no. Y cada vez veo menos amistosamente el que, otrora, ALAN MOORE revolucionase el cómic con WATCHMEN, porque todo quisque con EGB terminada se lanza tanto a la emulación de esa obra como a barrenarnos con las angustias existenciales de tipos superpoderosos que están ahí para salvar el mundo. ¿O no? ¿Qué maldición arrastramos? ¿Debemos, podemos, queremos…? Todo así, hasta el fin del cuaderno. Y ¿qué te han contado?

La excusa para hacer electrizantes a The Authority es que son mendas con sexualidad ambigua o pasiones parafílicas más o menos soterradas, que acogotan con su espesa erudición y vocabulario, pretextos para escapar de los tratamientos simplistas del ayer. Son la alternativa, la evolución, a ofrecer al lector con las arterias endurecidas por las radiaciones Moore, emanadas de sus adultos conceptos, llenos de inmensas zonas grises y matices exculpatorios.

Vale, empezamos a liarla
Lo cierto es que autores como WARREN ELLIS, padre de The Authority, faltos de sentido del dinamismo y la acción, lo suplen con un fárrago pretensioso de mundos y sujetos alienados que logran disimular, bajo arquitecturas argumentales inextricables, sus carencias mencionadas. Desdeñan el agradecido papel de esparcimiento que ofrece el cómic para convertirlo en suerte de catedral de la cultura para culturetas que se pirran por la novela gráfica, a la que llegan, y de la que hablan, como verdaderos entendidos de las viñetas, ¡cuando ayer mismo las descubrieron!

Jingle Hell es presunta secuela de aquél Lobo PARAMILITARY en que, por encargo del CONEJO DE PASCUA, mató a SANTA CLAUS, un matón esclavista afincado en su fortaleza polar. Por mor de una chiquillada (jamás mejor dicho), The Authority exige cuentas de su nefaria proceder a Lobo, muy distante de su gloriosa irrupción en Década 90 en el tebeo, cosa que articula a Giffen y Grant, con las pilas creativas agotadas, a dar salida a este lamentable ‘argumento’, inexcusable masacre de árboles, por ende.

¡El MAIN MAN por fin en acción!
Pero, visto cómo acaba todo... ¿es
de verdad aquél
Main Man...?
Estas planchas certifican tanto la vacuidad del encargo, o lo que sea (pienso que darles el máximo relumbrón a The Authority a costa de la osamenta del czaniano), como que cualquier gloria que Giffen y Grant disfrutaran una vez quedó a años luz de distancia de ellos. Y podría ser que jamás vuelvan a conocerla.

Sobre Lobo…, éste intenta parodiarse, aun hacerse autocrítico, pero al querer encajar en el “nuevo modelo” (The Authority), se daña. Los tímidos guiños a su leyenda urbana espolean vivamente la nostalgia por “aquél Lobo” del matadestruyerraja del pasado. ¡Aflige comprobar que lo han convertido en suerte de telonero de grupo relativamente nuevo, situándose a un paso, pues, del olvido!

Es curioso, sin embargo, advertir que ha sido fagocitado por su propio “mito” procaz, irreverente, iconoclasta, provocador, “gestos” exacerbados en estas “nuevas generaciones” de “héroes” (todavía más paganos y ácratas que él). De veras, duele comprobar que, carente de pegada y empuje, una cría en plan SUMMER GLAU de SERENITY le propina una paliza mala y de verdad, y que un purrioso cualquiera lo chantajea. ¡Lo noquean unos controvertidos que aturden merced a sus tremendas palabrotas y facilidad para mostrar el culo, más que por sus presuntos poderes!

¡Dale caña, tío! No sé quién es ese con
trazas de
BATMAN, ¡pero dale caña!
Lobo, visto esto, parece haber quedado para el asilo de las viejas glorias, donde aguarda que algún inspirado QUENTIN TARANTINO del tebeo pueda rescatarlo de la decadencia, pues ahora mismo Lobo, aquél que se enfrentó a SUPERMAN, surfea la estela del declive total, rumbo a El Olvido.

Esta historieta, finalmente, ejemplifica la extraña época que vive la industria del cómic. Orientada hacia el solaz de esnobs que en él ven un arte abstracto, maleable, lleno de imposibles reales, callejones sin salida con repentinas escapadas, méritos pluscuamperfectos inverosímiles, se avergüenza de sus orígenes, más simples y aun pragmáticos. El hacer dinero rápido ha matado el sencillo pero entretenido arte que inspirara STAN LEE, por ejemplo, quien bien conocía lo peligroso de matar a la gallina de los huevos de oro.

Esto hicieron con Lobo, despanzurrarlo, y ahora lo paga siendo felpudo de The Authority, a quienes él debería pisotear.

Vuestro Scriptor.

Adjunto:

sábado, 20 de septiembre de 2014

SERENITY — ANTIPÁTICOS ROBOTS TÓPICOS

Afiche foráneo. Aunque se estrenara
en cine, esto no deja atrás, para nada,
sus raíces televisivas. Actúan así
Tengo entendido que este largometraje es colofón de FIREFLY, teleserie obra de JOSS WHEDON. En EE.UU., un fenómeno mediático y todo lo demás asociado por mor de la querencia, o respeto, estadounidense por la ciencia ficción. Aquí, nada, aunque la hubiesen estrenado. Sin novedad en el frente, pues. Comidilla del puñado habitual de seguidores y detractores que marginalmente comentaran sus pecados o virtudes en blogs o redes sociales. Sutil fiebre freakie de ciertos foros.

Por lo tanto, quien visiona Serenity lo hace acaparando la progresiva sensación de llegar casi al final del espectáculo. Le surten importantes acontecimientos acaecidos de forma incompleta, o tangencial, debiendo por tanto improvisar a golpe de imaginación para meterse en la trama, o llenar los huecos.

Esto convierte el filme en refinado incompleto. Whedon se esfuerza por intentar tenernos tan al corriente como posible es. Pero no lo logra del todo. Algunos matices permanecen en lo ignorado, y sospechas que, de conocerlos, el disfrute de Serenity sería más amplio.

Fotograma a lo STAR TREK que engloba a los
inefables 'héroes' de esta producción. Ninguno se salva
No me gusta Serenity. Me cuesta aún que me entretenga. Al extremo del aborrecimiento, no llega. Pero antepongo otros muchos títulos a ver, o tener, a este. Con gran sentido de la justicia, empero he intentado comprender qué me repele de Serenity. El último pase lo desveló con claridad incomparable.

El elenco.

Justamente. Su tripulación de abigarrados ‘héroes’ no es sino una colección de manidos y acartonados estereotipos A-TEAM por completo huecos. Funcionan por impulsos preestablecidos en la ficción desde épocas remotas. Son desecados robots de lo típico.

Éste es el único con interés. Los malos de su clase tienen
siempre algo dentro que les hace intrigantes
No aportan nada, carecen de “atractivos”, no generan empatía. Siempre aferrados a una pose chulesca. Componen el habitual apiñamiento de desperados antisistema con buen corazón en clave western (cósmico) enfrentados a un piélago de adversidades, ora lanzadas por el Poder, ora por el avatar del mundo (todos demasiado idénticos al nuestro, por cierto) donde sus aventuras les arrojan por cualquier motivo.

Luego, valoras lo siguiente: una moribunda Tierra arroja a la Humanidad a una diáspora galáctica en pos de recambios terráqueos que nos perpetúen. Inician un plan agresivo de terraformaciones. Conforme. ¿No pueden emplear tales tecnologías para sanar nuestro mundo?

La nave de nuestros 'heroes' con vago perfil equino, que
sirve oara sustentar su clara influencia de Oeste espacial
Porque Whedon infunde la idea de que, esparcida la simiente, ésta, ingratamente, decide no devolver millones de años de cobijo abandonando la Tierra a su total agotamiento y extinción. Como si los colonos sintieran vergüenza de sus orígenes plebeyos y actuasen como nuevos ricos, ignorando acomplejados sus raíces pueblerinas. Como si reconocer su procedencia terrestre les impulsase a repetir graves errores. Una condena de SÍSIFO insoslayable.

Imagino que esta Tierra/a/límite aún tiene qué decir. Pero Whedon nos dispara por los años luz de la tenaz resistencia bandolera de la tripulación de Serenity contra un Poder dictatorial que disfraza sus mañas autoritarias ofreciendo HI/TECH total y presuntos milagros médicos a sus leales.

Estando estos dos chulos (pero chulos en mal sentido)
juntos, la Galaxia peligra. Irritantes, estereotipados,
tópicos, arrogantes...
Producen planetas paradisíacos a cambio de una sumisión a lo ROLLERBALL del personal. Los disidentes quedan abocados a una (romántica) vida forajida, o poco favorecida, en Mundos exteriores, con el agravante de ser asaltados por antropófagos estelares similares a los FANTASMAS DE MARTE de JOHN CARPENTER.

También el argumento de Serenity flojea. Recuerda demasiado el de EL IMPERIO CONTRAATACA. Prioritario capturar cierto personaje con determinado potencial que, a merced del Poder, podría garantizar su dominio completo sobre los sistemas aún rebeldes. El que los poderes psíquicos de SUMMER GLAU la hayan podido poner en línea con enormes secretos de esta versión Whedon del Imperio es trama secundaria. Accesorio para lucimiento del sicario y comidilla de una historia bastante raquítica.

Pero al menos en este apartado barroco de naves y mundos
exóticos,
SERENITY se defiende con dignidad
Whedon únicamente está interesado en añadir al acervo étnico norteamericano otro capítulo de la eterna Conquista del Far West, la aplicación amplificada de su cultura (objetivo base de todo imperio) a las estrellas. Tiroteos y peleas de saloon, persecuciones frenéticas causadas por el sheriff o los bushwakers caníbales, un vago dibujo de “identidades” para demostrar que, en efecto, los de la Serenity tienen “emociones” dentro… ¿qué es? La opereta del Oeste de nuevo sobre la tarima.

De acuerdo: ofrece un espectáculo de cierta calidad con competentes FX puestos al servicio de nuestro ocio. Hasta ahí todo correcto y honesto. Jamás Whedon prometió salvar nuestras vidas, modificar nuestro credo por uno funcional de verdad, darnos el Secreto de la Vida. Sólo pretendió entretenernos.

Ah, sí, la chulería de la adolescente poseída superpoderosa
que arrasa con todos y no sé qué más. Poco visto está eso
Pero una vez despojas a Serenity de estas cualidades, cuanto queda es un estropajo amargo. Tópicos llevados a cabo por vesicantes fulanos desagradables harto vistos. Otros autores han ofrecido lo mismo, con idénticas pretensiones, y “han hecho Historia”. Puestos en faena, ¿tanto costaba pulir sus defectos para eliminarlos cuanto fuese posible? ¡El resultado podría ser épico!

Norteamérica siempre basculando entre una sana y cándida ingenuidad benefactora y la tenebrosa crueldad de las decisiones presidenciales capaces de generar genocidios. Y siempre buscando horizontes más Más MÁS lejanos para poner cuanta tierra sea posible entre su encomiable buen hacer y la sombra de sus peores errores.

Vuestro Scriptor.

lunes, 15 de septiembre de 2014

UNA HISTORIA DE LA FRONTERA, AÑO IV — EMPIEZA EL AÑO V

Es guay tener a una modelo de flamígero
pelo para promocionarte. Mejor que un
GIGER de chanclas para ilustrar tus
"cuentos"
…y espero no sea de vendetta, sino celebración de numerosos éxitos que anunciar tanto aquí como en el blog hermano, que agota su tercer año de existencia. Durante esta traslación solar ha sucedido un cúmulo de cosas que han tenido aquí su reflejo. Sobre todo, destaco la e-publicación de una nueva novela, firmada por mí, que inaugura una saga que, espero, tenga la (gran) resonancia debida.

Aprovecho la innovación de AMAZON para dar salida a material literario. Los severos ajustes económicos de la crisis han reducido, aún más, el tamiz editorial “tradicional”. Me refiero a LA ROCA TARPEYA, título que engloba el serial mencionado, y que combina, con energía, éxito y fantasía, elementos de espada-y-brujería con steampunk.

Ha cosechado una primera ¡y positiva! reseña que contiene un notable encomio hacia mi prosa. Uno de esos elogios que te dejan tan aturdido como temiendo no haber correspondido adecuadamente al detalle. Confío en que sí. Debo admitir que es lo más grande nunca dicho sobre mi trabajo. Creo que cuesta hallar cómo agradecerlo.

Portada de la primera entrega del serial.
En pocas semanas, aparecerá el segundo.
Uno de los hitos laborales de hogaño
También este blog ha mostrado la práctica e incisiva evolución de mi faceta como crítico. Este año celebro el décimo de mi tarea como tal, iniciada, con notable impericia, en TEBEOSFERA. Insisto mucho sobre este avance porque me parece un pequeño hito personal. Manejo mejor, con mayor soltura, las palabras. Su composición. Cómo éstas contienen tal fuerza que no produce indiferencia al lector. Esta mejoría también afecta a mis narraciones.

No he sometido, sin embargo, este blog al “examen” de concursos de bitácoras virtuales porque tienen más parcialidad y tongo que los premios literarios. Es una corriente de opinión, aún embrionaria, subterránea, que aleja empero de esos “certámenes” a mayor número de bloggeros. Participas el primer año, descubres el pastel de amiguismos y componendas. Decides ignorarlos a partir de entonces.

Y nueva portada para una gran novela.
Está feo lo diga yo, pero la crítica lo
confirma por mí
(Casi) V años “en antena” han generado, entrambos blogs, más de seiscientas opiniones. Supongo que este (casi) lustro de trabajo proporciona a Una historia de la frontera algún tipo de significación, de galardón, por continuidad. Una que espero se mantenga largo tiempo. Nació “la frontera”, principalmente, como portal para mostrar, a un potencial número de interesados, la calidad de mi obra. Enamorarlo de ella. Tanto de mi carrera como escritor y como de dibujante. Por ese flanco, me alegra informar que llegan pequeñas y alentadoras alegrías. Ciertas esperanzas.

También TERHLI evoluciona (¡y cómo!). Y me enorgullece, al fin, considerarme un dibujante decente. Muy lejos de los grandes nombres de la Historia de la Historieta, por supuesto. Pero a los que ya no deseo emular. Hallé mi estilo, en él me desenvuelvo cómodamente, y desde esta sólida base, pretendo progresar más Más MÁS, aún.

Y, mientras, la poderosa novela gráfica, ¡a
todo trapo! TERHLI lista a surfear hacia
los grandes éxitos del tebeo
Tanto ese estilo gráfico, como el literario, son mi sigul, mi huella de identidad, cómo deseo ser recordado sobre los demás autores que podrían estar aquejados de “atonía” estilística (constante que he señalado en varias reseñas), que me destaque sobre ellos pero en el sentido de que el lector afirme: Este relato es suyo. El estilo es inconfundible. Hace mucho que dejé de creerme “mejor” o “superior” a quien fuese. Sólo trabajo de modo distinto a otros. Es lo que finalmente te hace original. Tal fidelidad a ti mismo.

Espero seguir contando con vuestra compañía muchos más años. Doy la bienvenida a los recién llegados y agradezco, un año más, la fidelidad de los constantes veteranos.

Hasta la próxima reseña.

Vuestro Scriptor.

viernes, 12 de septiembre de 2014

THUM´P GUTS — DESPILFARRO

Portada ejemplar A; el más coherente y
redondo de la "trilogía"
La alianza previa a POR UN PUÑADO DE SANGRE del talentoso SIMON BISLEY y el inefable KEVIN EASTMAN (el de las TORTUGAS NINJA), fue este artefacto de difícil descripción. No es comic-book, no es novela gráfica, es algo encuadernado con perfiles de historieta y que rinde un ciego propósito que sólo aporta lustre a sus creadores.

Incluso cuesta definir si es una parodia de los superhéroes, una ocurrencia desbocada, un experimento desproporcionado, épica post-nosequé, anarquía iconoclasta. Posee elementos (ceñidos únicamente al grafismo bisleyiano) que concitan interés, pero cuando se analiza la obra con rigor cabal, acabas descubriendo que estás ante una tomadura de pelo… o algo que lo parece demasiado.

Por abundar la reseña, resalto que es Bisley el masivo y principal reclamo de este experimento con tres finales distintos, acaso el del tomo A el más coherente con el concepto “desarrollado”, o mejor: “por desarrollar”. Para entender este fenómeno, mejor nos remontamos a 1994, entras en la tienda, ves este tebeo en la estantería, y lo trincas porque dibuja Simon Bisley El Potente, el que dejaba patitieso con sus planchas de SLÁINE y siniestramente alborozado con su LOBO, al que sacó de una especie de ostracismo estúpido (por su “uniforme”) al transfigurarlo en un GENE SIMMONS de KISS letal con garfio como arma principal.

Portada ejemplar B; éste y el C tienen
unas seis páginas distintas del A. Y
poco nutritivas, hay que admitir
Porque Eastman era… el tío de las Tortugas, y si tienes tirria por los quelonios, ahí se queda el cómic. Bisley debía saber esto, que el potencial de Eastman como relatador es mínimo-nimio. Pero se ha pegado a él; Eastman tiene reputación. Supongo que eso suple su falta casi total de talento.

Para las nuevas generaciones, Bisley será una vieja gloria que no aturde, como nos sacudía a nosotros. Y seguro que, porque contraméritos acapara, Thum`p Guts es una de esas cosas junto al Arca de la Alianza, perdida en la memoria del colectivo tebeístico.

Porque era una extravagancia, y eso pudo ayudar a condenarlo. Siempre vuelve la palabra “experimento” a definir esta obra porque es la que mejor la describe. Thum`p Guts coincidió, en el tiempo, con la poderosa génesis de IMAGE y los cocinados editoriales de DC COMICS y MARVEL de portadas alternativas, rótulos holográficos, colores de éstos distintos y paridas similares para envolver la misma historieta del interior. Ejemplo: las versiones de LA BROMA ASESINA con distinto color de letra.

Ilustración para el ejemplar C,
barroca y aparatosa. Puro SIMON
BISLEY, ya te digo
Image pegó fuerte al principio. Luego perdió todo fuelle; historia harto sabida. Pero se ve que las Editoriales, clásicas o independientes, se lanzaron al experimento de hacer historietas de corte salvaje y gamberro para competir. Thum`p Guts es la muestra de ese tiempo desnortado en que cualquier cosa podía valer si la vendían al personal arropada por Poderosos Nombres en Portada. Caso: Bisley.

Dentro de sus viñetas, encontramos un ser extraño y altamente letal, CABEZA MENTAL (si algo destaca a Thum´p Guts, es la desacertada elección de nombres de sus participantes), prisionero en el núcleo del planeta purgando un antiguo genocidio. Una entidad, PADRE, lo vigila desde los eones esos anteriores a todos los evos, como solía escribir ROY THOMAS para CONAN, esperando que jamás se libere este monstrum.

Accidentalmente, lo ‘excarcelan’. Padre impide a Cabeza Mental (un mesomorfo de ésos que Bisley dibuja de puta madre magistral) escapar de la Tierra, derribándolo sobre Northampton (detalle: villa de ALAN MOORE). Cabeza Mental monta en cólera e inicia la destrucción.

Todos estos elementos, claros sujetos del grafismo más
delirante y mejor cabado que en
POR UN PUÑADO DE
SANGRE, debían liquidar al mesomorfo protagonista
de las portadas previas
Al parecer, Padre cuenta con ayuda, unas especies de arcángeles punk o cyberpunk, otra cosa difícil de concretar, que llevan morando entre los humanos, bajo apariencias mortales, desde los eones, etc., aguardando la fatídica fecha.

Llegada, se lanzan, como héroes definidos por un crucial destino, a combatir a Cabeza Mental. Éste justifica plenamente su reputación, dando una paliza mala y de verdad al grupo que pareciera inadecuado para vencerle.

Los tres finales alternativos son el otro interés para comprar Thum´p Guts, pero en justicia debo advertir que de nada, o poco, bueno sacamos de ellos. Una vez y otra nos aborda la palabra “experimento” para aceptar esta publicación. Porque la razón dice que, si bien no es directamente un timo (podemos recrearnos en la desinhibida línea de Bisley), se aproxima.

Splash page del final del ejemplar C;
Bisley metió personajes de su cocción
para redondear el interés de la "saga"
Terminas concluyendo que fue un exceso, un derroche, de ambos autores que quedaron convencidos de que el espíritu iconoclasta de la “narración”, en aquellos “turbulentos” tiempos, les haría gozar de un margen de beneficios respetable que, además, ampliase su reputación cara a futuros proyectos.

Porque Thum`p Guts no cuenta nada; te esfuerzas por hallarle deleite. Hay que tener espíritu liberal para leerlo sin complejos. Lo mejor es aceptarlo, tal cual, y recrearse en el trazo de Bisley. Quienes anden buscando algo narrado estilo Alan Moore, ya pueden olvidar esta historieta. No van a encontrarlo, porque Eastman, y cuanto Bisley aportara, no es de esa categoría de profundos cuentistas.

Vuestro Scriptor.

Adjunto:

domingo, 7 de septiembre de 2014

STAR TREK — SEGÚN J.J. ABRAMS

Afiche para una nueva mirada a un mito
aburrido y cansado por culpa de una
tanda de ostentosos mediocres
 
Este hombre debe ser el aficionado más feliz del mundo. Está tocando (casi) cuanta ficción inspiradora de alto nivel quiere. Implicado en los nuevos episodios de STAR WARS, llega a ellos curtido en las aventuras espaciales de la competencia de la Doble Santa Trilogía: Star Trek, esa versión cósmica de la Conquista del Oeste llena de individualistas oficiosos y oficiales reglamentarios.

Sin duda, sujeto ambicioso que está en la línea de suceder, por méritos propios, tanto a GEORGE LUCAS como STEVEN SPIELBERG, a quienes podemos considerar pilares fundamentales de las más conocidas sagas de ciencia ficción y aventura fantástica de las últimas décadas y la CultuPop referente ineludible.

Atribuyen a Lucas haber sacado a la ciencia ficción del guetto donde vetusta crítica mal intencionada la había recluido. El género, por respetable que es, por anticipaciones acertadas y visiones peligrosas que posea, ha sido siempre maltratado por una minoría estúpida y clasista dispuesta a negar méritos a todo cuanto le desagrade en atención a anquilosados cánones culturales.

Nuevas caras para viejos conceptos que corrompieron con
ideas
sublimes que llevaban a callejones sin salida. Esta vez,
MR. SPOCK tiene corazón, aunque le cuesta demostrarlo
en público
Su prodigiosa habilidad para persuadir, grácil verbo y dardo en la palabra, enquistó al público en contra de la ciencia ficción. A la CF le ocurre lo que al tebeo; se etiqueta de “cosa de críos”. Nada respetable. Que una y otro estén manteniendo fuerte a la industria del esparcimiento, no parece mérito que dignifique, sino suerte de “maña de judío” que amasa avariento dinero sacrificando la pureza sublime del Arte.

Aquí debemos estar por las cagadas góticas y las pavadas de JULIA ROBERTS o WOODY ALLEN. Si después su recaudación es ínfima, o el interés general del filme apenas convence, no supone desdoro para la crítica venenosa a la que aludo. Hay que ¡aclamarlos! porque así lo dictaminan, ¡y guay de llevarles la contraria! Te ponen el capirote con orejas de burro de zumbao que degusta tebeos y películas de monstruos. ¿Será crío?

Puesto que J.J. ABRAMS está tomando cuanto quiere de
STAR WARS, tampoco se priva de mostrar impresionantes
obras de ingeniería, impensables en la saga anterior
Lucas, con Star Wars, demostró que la ciencia ficción puede ser un elegante vehículo excelente tanto de ocio como de Propaganda. Imagino que jamás tuvo tal intención. Se limitó a rodar una idea posteriormente arrolladora, carismática. Prendió la imaginación de millones; ensanchó, como nunca, fronteras encorsetadas por escrupulosos miramientos localistas.

Abrams ara ese surco. A posteriori, se antoja que remozar Star Trek era, a un tiempo, fácil y difícil. La creación televisiva de GENE RODDENBERRY acumulaba tal cantidad de hediondez autocomplaciente sobre el núcleo del concepto que resultaba fácil meter el bisturí y cortar toda su gangrena arrogante e inútil. Formaba como un nítido sedimento geológico.

Cartel de la (mal) disimulada versión
trekkie de EL ATAQUE DE LOS CLONES
El ejemplo en que me apoyo es Star Trek X: NÉMESIS. Aburrida, mal interpretada, semeja un sarao de trekkies lleno de bromas y (auto)referencias que únicamente ellos, clan cerrado y discriminatorio, entendían, y donde unos pocos feos punks vandálicos irrumpían, malogrando la convención de chándales y pijamas.

Creo que Abrams miraba todo eso denostándolo. Preguntándose por qué algo con tal potencial debía languidecer así. Estar en manos de tanto incompetente y actor aburrido de su minúsculo rol.

Y entra ¡a saco! renovando la propuesta de Roddenberry, quitando toda la pus sin compasión. Esto es lo difícil, pues el sectarismo trekkie es tope reaccionario. Tocarle los sagrados bemoles a su incompetencia inoperante tiene ¡peligro, WILL ROBINSON, peligro! de excomunión in saecula saeculorum, amén.

El mérito de Abrams, no obstante, queda atenuado (y cómo) por el hecho de estar ‘recreando’, con gran elegancia, eso sí, Star Wars. Las dos cintas hasta ahora filmadas siguen, a modo, pero muy evidentemente, patrones figurados por Lucas.

En esta regeneración, están sacando caretas aliens por un
tubo, demostrando que el
Trekkieverso es más amplio que
el decorado habitual. Esto me recuerda el foribundo
ataque que SAN ISAAC ASIMOV hizo de
STAR WARS,
indicando que todos sus aliens eran demsiado "humanos".
Vaya, ¿qué hay de los que salen en
STAR TREK? Ah, no
cuentan, porque era cosa de su especial querencia
En el Star Trek de 2009, Abrams convierte Vulcano en el Alderaan trekkie. La nave del rencoroso y desesperado CAPITÁN NERO (ERIC BANA), es la Estrella de la Muerte. Grande, aparatosa, “futurista”, emplea un rayo para hendir la corteza planetaria y abrir un canal por donde inyectarle materia roja, que colapsará el mundo creando una singularidad cósmica.

Saca un calco del planeta Hott. Y, mirando atentamente, CHRIS PINE, el nuevo JAMES T. KIRK, se parece bastante al HAYDEN CHRISTENSEN de EL ATAQUE DE LOS CLONES. Su actitud altanera y temeraria también compatibiliza con la del indócil padawan ANAKIN SKYWALKER, ¿eh?

Aunque ruinosa, he aquí la versión del Superdestructor del
Imperio Galáctico. ¿Será por tener cosas de
Star Wars en
Star Trek, hombre?
Pero donde verdaderamente Abrams no logra ocultar la emulación, donde está empotrando argumentos de Lucas, es en INTO DARKNESS. Es El ataque de los clones, si no plano-a-plano, sí en esencia. El imperioso KANG (BENEDICT CUMBERBATCH) es un clon que intenta recuperar a sus camaradas, también refinados por una avanzada eugenesia, para liderar la Federación, a un paso de una guerra estelar. Vaya, ¿no suena de algo?

Aun el combate que MR. SPOCK (ZACHARY QUINTO) sostiene con Kang sobre las arcologías de San Francisco… ¿no semeja la frenética persecución que Anakin hace por capturar al sicario que atenta contra PADMÉ (NATALY PORTMAN) en Coruscant?

La mujer que robó el corazón a Mr. Spock. Cosa muy
agradable, porque aumenta el carisma del personaje, ya
marcado, repudiado, por su sectaria Sociedad por culpa
de su naturaleza mestiza
Abrams está regenerando Star Trek pero desde la sólida osamenta de Star Wars. Si alguien desea elogiar su labor, puede hacerlo con toda tranquilidad. Agitar el ruidoso e improductivo avispero trekkie tiene mérito. Mas que eleve loas recordando la impronta de Lucas.

Empero, dado el alto nivel de tirria e irritación que por Lucas sienten (sólo por haber triunfado con “niñerías”), también querrán negar esta clamorosa evidencia, e imputar a Abrams toda originalidad.

Vuestro Scriptor.

lunes, 1 de septiembre de 2014

ALUZINE CÓMIX PRESENTA: ALUZINE CÓMIX – ROMERO EL CAMIONERO – VENDETTA MEN — SIN PRISAS PERO SIN PAUSAS

Portada de GUILLERMO ESTEPA para
otra entrega de este constante
fanzine 
Quiero empezar agradeciendo a los autores responsables de esta plétora de aventuras, cuentos y talento la generosidad manifiesta en la entrega de sus ejemplares. No es únicamente servicio de prensa, como el que efectúan algunas Editoriales. Se trata de una sincera muestra de aprecio y respeto. Confío estar a la altura del encomiable detalle con esta reseña.

Debo también recordar que el tronco principal de los autores de estos fanzines: SERGIO “SERGEUS” GONZÁLEZ, JUAN MANUEL CASTILLO y ALEJANDRO “MAESE ABL” BARBA, son los decanos del fanzine en Sevilla. Pueden tardar en publicar, pero lo hacen. Se mantienen fieles y constantes al trabajo (no remunerado; rara vez reconocido; apenas comentado) de plasmar las notables inquietudes artísticas que bullen en su interior, llegando al extremo de expresarlas en estas viñetas o relatos. Otros, con ese mismo hormigueo correteando por su ser, se limitan a no hacer nada. (Bueno, ahora están las redes sociales: sueltan una vacua parida de apariencia ingeniosa y quedan como Dios ante un público “seguidor-me gusta” casi analfabeto.)

Barroca cubierta de MAESE ABL,
con cierto tinte a
THE SIMPSONS, para
una obra de tintes semibiográficos.
(Consultar el completo mapa de la
contraportada para saber más)
ALUZINE Cómix (cuya génesis presencié) apareció en una época en que la actividad fanzinera local cobraba cierto impulso. Conviene resaltar la trascendencia del hecho, dado el costumbrista museo barroco que verdaderamente supone el hálito cultural hispalense. (Todo lo demás, es de locos, o maricones.) Esos fanzines suponían una fuerza contra corriente a ese… establishment… de los capirotes y las castañuelas. Una voz recabando respeto por quienes no queremos ser encuadrados en un tópico típico subvencionado con largura y que ya otros desearíamos pillar… aun una sola vez.

Durante ese estallido fulgurante pareció posible partir la baraja. Que íbamos a obtener un delta (angosto, mas perdurable) de respeto y atención. Alumnos de Bellas Artes tenían un proyecto (medio pagado por la Facultad). Nosotros, EDISIONES GASPASHO y PRODUCCIONES DESPERADAS. Sergio y JuanMa, Aluzine (luego se incorporó Alejandro, con su cartera de historietas). Sí. Sí. ¡Buenos tiempos para el fanzine! Trampolín, esperábamos, para lograr la curiosidad editorial potente… y pagada.

La potente descarga satírica de SERGEUS
contenida en sus
VENDETTA-MEN
Casi pasó eso. Algo cambió. Necesidades pragmáticas y perentorias dieron al traste con todo. Sucumbió esa luz. Sin embargo, de toda esa energía creativa, cuyo fruto podía o no gustarte, pero que estaba ahí, quienes han sobrevivido son los autores englobados en el modesto sello editorial de Aluzine Cómix. Decanos. Héroes del fanzine. A estas alturas. Impresionante.

Autodidactas con un afilado sentido de la observación y la reflexión que ya quisieran muchos con escuela. Ofrecen un compendio de “miradas” que abarcan desde el socarrón superheroísmo “de baratillo” de los Vendetta-Men (sin olvidar al iletrado y confuso héroe “en alpargatas” del CAPITÁN TORRE DEL ORO), a la introspección reflexiva que JuanMa Castillo imposta en su labor, a las desinhibidas aventuras de ROMERO EL CAMIONERO, el currante que encuentra (super)problemas inesperados en el curro cotidiano.

Fragmento de la historieta de JUANMA
CASTILLO, un tanto a contracorriente del
sarcástico aire
mainstream de sus amigos
El conjunto de historietas y relatos presente en los ejemplares reseñados (marco para colaboraciones de otros autores) rebosan ingenio. De nuevo, cítricos exámenes sobre el fandom del tebeo, un zombi de criterio voluble que se amolda deprisa a la moda del momento, y que defiende numantinamente como si de toda la vida (y no de pocos números recién leídos) hubiese seguido tal colección. Individuo irritante por lo veleta de sus querencias.

También he destacado la profusa actividad de Alejandro Barba. Es autor que tiene (y quiere) mucho que contar. Y lo hace mediante gran número de bocadillos y cartuchos de texto. Se ve que la influencia de ALAN MOORE es fuerte en él. (No en vano es co-autor/co-responsable —junto a MR. WOLFVILLE— de EMBRYO, e-zine dedicado al escritor británico.) Y no sólo abunda en letras sus trabajos; participa entusiasta en las demás publicaciones.

Las fichas de los integrantes de estos
cómics es otra particularidad que les
une, junto al elaborado mundo donde
sus tramas suceden
Parece agradecido de poder colaborar en esta iniciativa, que honra con su abundante producción y la atención que le pone.

Los responsables de Aluzine Cómix (en cualquiera de sus vertientes) demuestran poseer una buena dosis de erudición. No han lanzado al éter fanzinero cualquier cosa. La primera ocurrencia sin sentido. Se lo han pensado, y repasado, antes de hacerlo. Han puesto lo mejor de sí, sus inquietudes, y análisis individuales de las fobias y filias sociales y particulares, esperando darnos una agradable sorpresa (conseguido) con su trabajo final.

Pero, muchachos, en obsequio a mi sentido de una labor crítica honesta, no puedo dejar pasar la reseña sin recordaros que ¡hay que cuidar la anatomía!, al menos, lo suficiente para hacer más remarcable el contenido de vuestros argumentos. 

Lo dicho: más fichas técnicas
Sabéis poner la tilde, destacar lo bobo o aberrante, encontrar el giro a la historieta, diseccionar lo burdo y localista que quieren hacer pasar por sigul de “enriquecedora” cultura autóctona… mas ¡hay que cuidar la anatomía!

Deseo que vuestra iniciativa perdure; que multiplique su presencia en ejemplares. También, que logre la gran difusión que recompense lo constante, o empedernido, de vuestro esfuerzo.

Vuestro Scriptor.

Adjunto:

martes, 26 de agosto de 2014

TRANSFORMERS — ¿PARIENTES DE AVENGERS? (POR LO DEL TESERACTO CÓSMICO)

Peazo afiche cuajado de maravilla y polvo
y androides gigantes, y...
MICHAEL BAY, tutelado por STEVEN SPIELBERG, construye un fastuoso juguete virtual/visual cuyas únicas pretensiones son obtener un taquillazo récord. Lo demás es un aditamento empalagoso, ñoño y estereotipado con regusto a plástico duro. El elenco lo demuestra, excluyendo la prodigiosa obra de ingeniería por computadora que los Transformers resultan ser en sí (muy alejados de los conocidos de la serie de animación de Década 80). Los actores, empezando por MEGAN FOX, similar a maniquí animado y cincelado con instrumental estético especializado, no son sino sombras de personas que remata la inefable interpretación de JOHN TORTURRO.

Su desquiciado agente de agencia ultrasecreta, de las que traían de cabeza a FOX MULDER, carga, es pesado, y circula por parámetros que previos actores, jugando a lo mismo, han impostado en la memoria del espectador para su hartazgo.

Todo va del pringao este que es un tocapelotas que recuerda
al de
REGRESO AL FUTURO, pero en más moderno, y sin
ninguna gracia, y su coche parlante
Pero Transformers, mero y potente espectáculo de ocio frenético, arroja sin embargo un par de oscuras lecturas que consiguen afear notablemente la imagen de Estados Unidos. No sé si sus autores lo han tenido presente, u ocurrido.

Desde el primer fotograma, casi, Bay se esfuerza por mostrar un potente músculo bélico norteamericano que funciona como un bien engrasado FUSA. Panoplia de aviones, blindados, portaaviones… y, sobre todo, excelentes soldados dignos de una historieta de SERGEANT FURY o SERGEANT ROCK. Estamos aquí, en el arenoso culo del mundo, luchando por la paz, la libertad y la tarta de manzanas, respaldados por un arsenal metálico que corta el hipo.

Sin pretender imponernos, pese a que este despliegue pueda desprender esa idea.

Tiene esta familia, que parece más irreal que sacada de unos
cromos de fútbol, y su césped, que no es parlante
Esa exhibición “matonesca”, a la que sin duda el Departamento de Defensa estadounidense ha colaborado entusiasmado (“mirad el tamaño de nuestros cojones, rojos”), pretende darle al mundo motivos para temer a EE.UU. Te pasas con nosotros, y te arrollamos. (Que luego hayan perdido la guerra contra un puñado de beduinos afganos, es harina de otro costal.)

Sin embargo, toda esa quincalla marcial queda absolutamente anulada por el poder de los androides cósmicos. Uno solo barre toda oposición fuertemente encastillada en una de sus bases. ¿Qué mensaje están lanzando Bay/Departamento de Defensa? ¿Que un Transformer tiene tal capacidad de combate que supera muy mucho cuanto poseen, por destructivo que sea, y debemos invertir en armas aún más poderosas? ¿O que, pese a todo, no tienen tanta fuerza como aparentan?

Y de estos dos; de, JON VOIGHT, que parece recubierto de
plástico fino a punto del infarto, y JOHN TORTURRO,
un incalificable secreta de los más secretos posibles
Finalizada la reseña. Porque he hecho un adecuado resumen de la película, afirmando que las actuaciones son de risible cartón piedra metrosexual, los Transformers están hechos de puta madre magistral (acaso un pelín barrocos), el guión parece improvisado, y hay un aspecto sombrío en todo esto que tampoco quita el sueño.

He tirado a la vertiente propagandística militarista por darle miga al tema. Acaso es el ángulo decente por el cual debemos enfocar Transformers. Norteamérica ha digerido fatal el 11-S 2001, y es evidente que ante el planeta, y su propia clientela, debe demostrar que no son un artificio de poder sin verdadera sustancia detrás del decorado, sino que hincha los bíceps y se le ponen del tamaño exagerado de HULK.

Salen camiones abusones, y la niña esa, que parece una
BARBIE MALIBÚ anoréxica con limitada inteligencia
Es como un sigul que ejecutan ante otro macho cuando pretenden conquistar a la hembra de la manada. Con esos limpios, laaaargos y elípticos planos, de hombres luchando en la abrasadora arena del desierto, protegiendo la vida de nativos que luego les minan el paso del convoy, Bay se ha puesto en la estela de LENNY RIEFENSTHAL, pero en colores USA. Tiene derecho, desde luego.

Mas convendría recordar que estamos ante una evasión a la que se le espera contenido, por mínimo-nimio que sea, en virtud a sus realizadores. Irrita comprobar que todo el drama se limita a un adolescente con más años que un nudo lloriqueando por tener su primer coche, y mostrar esa imagen acomodada y redonda del burgués norteamericano medio que puede derrochar cuanto le venga en gana. El resto del ancho mundo lo paga.

Y toda esta asombrosa ingeniería computarizada que hacen
increíbles a los TRANSFORMERS combatientes. Se las
apañan para acumular un huevo de chatarra y escombros
A cambio, nos amparan con la apabullante alharaca de su armamento…, que puede ser fácilmente aplastado por un reducido escuadrón de androides cósmicos andante-pensantes mecánico/metálicos.

Transformers no está diseñada ni para salvarte el día ni para ser la película de tu vida. Sus motivaciones, muy falsas, responden a impulsos nerviosos extremos que recuerdan el consejo de STAN LEE para dar aspecto vivaz a una plancha de cómic. Bay sabe buscar el encuadre. Pone la cámara allá donde el efecto será más notable. Realza el heroísmo al de las gestas auspiciadas por la Propaganda fascista. Y, además, vende la idea de que sus autores son demócratas. Pero no le pidan nada más. Un instante de profundidad, de introspección, de análisis. De sombras.

¡Preparados para despegar al aeropuerto de la secuela!
Todo es esa apariencia de plástico bruñido que muestran los semblantes de los actores, resplandor capaz de competir con el del metal pulido de los Transformers. Si les abres por dentro, les encontrarás huecos. Pero bien por Bay: logró el GRAN taquillazo.

Vuestro Scriptor.